DIFERENTES PERO IGUALES.

IMPORTANCIA DEL CONOCIMIENTO DE LAS DIFERENCIAS  HOMBRE – MUJER  PARA LA  CONVIVENCIA  

            El título ya nos sugiere el contenido de este Tema que estará centrado sobre la importancia que tiene el mutuo conocimiento para el éxito de la vida en pareja entre un hombre y una mujer.

            Anticipamos en el siguiente INDICE el contenido del tema:

1.- La importancia del conocimiento de las diferencias existentes entre el hombre y la mujer.

2.-Dos prototipos diferenciadores extremos.

3.-Factores diferenciadores de tipo estructural

4.-Diferencias de orden cognoscitivo.

5.-Diferencias en la afectividad.

6.-Diferencias en las motivaciones e intereses.

7.-Diferencias en la eroticidad.

 LLAMADOS A ENTENDERSE.

1.-LA IMPORTANCIA DEL CONOCIMIENTO DE LAS DIFERENCIAS HOMBRE MUJER.

            Lo primero que se quiere subrayar es que el tema del conocimiento mutuo entre el hombre y la mujer para logar una vida en pareja positiva no es un tema  baladí y sin importancia, sino que es decisiva para el buen desarrollo de la convivencia. Este conocimiento tiene como objeto descubrir las diferencias existentes entre el hombre y la mujer

            Cuando hablamos de conocimiento ¿de qué tipo de conocimiento hablamos?

 Digamos que hay, en primer lugar,  un conocimiento genérico que es aplicable a todo hombre y a toda mujer: todos los  hombres tienen un conjunto de aspectos comunes a todos ellos y de igual forma entre las mujeres existen ciertos aspectos que son comunes a ellas. Estos diversos aspectos son diferenciadores entre el hombre y la mujer en un plano genérico.

            Este conocimiento genérico se adquiere a través del estudio, de la lectura,  de la observación común y mucho más de la observación  científica.  Tal conocimiento no estorba ni mucho menos para la convivencia  en pareja sino que más bien hay que tenerlo como base para luego llegar a un conocimiento aplicable a cada individuo , a éste hombre y a ésta mujer concretos.

            Al conocimiento particular de los integrantes de cada pareja se llega a través de la convivencia y de la experiencia personal, pero como ya hemos sugerido anteriormente, guiados por el conocimiento genérico que hace que la pareja sepa que existe una diferencia de género.La existencia del dimorfismo sexual es un hecho que cualquier observador puede advertir. Ello no quiere decir que las diferencias hombre- mujer sean sencillas de explicar, ni que sea posible distinguir con facilidad lo biológico y lo cultural

CON TODA NATURALIDAD.

2.- DOS PROTOTIPOS DIFERENCIADORES EXTREMOS.

 A la hora de hablar de las diferencias hombre mujer debemos huir de caer en ninguno de los  que hemos llamado dos prototipos extremos, el primero un prototipo en el que todos los rasgos diferenciadores entre hombre y mujer se adscribían a factores de biosíquicos  con los que se habían  dibujado los rasgos de lo masculino y lo femenino.

            Dentro de los rasgos masculinos estaría la agresividad, la fuerza lógica, la actividad, la decisión, la confianza en sí mismo, la ambición, la independencia, el dominio, el idealismo. Por contraposición a la mujer se le asignaba la ternura, la compasión, la pasividad, la dependencia, la emotividad, la sumisión, la subjetividad, la indecisión. Con el conjunto de esos rasgos se construyó un modelo, el icono de lo masculino y lo femenino que se trasmitió de generación a generación.

            Estos rasgos y  modelos  difícilmente pueden ser admitidos en la actualidad pues los hechos y la ciencia  han demostrado que los mismos  no se  correspondían con la  realidad, pero a la vez que se rechazaban estos modelos se tendía a ver en lo cultural todos los rasgos diferenciadores entre hombre y mujer negando la existencia de factores biopsíquicos  en los que fundamentar tales diferencias lo que es también una postura extrema.

             Como en la mayor parte de los casos se puede también decir que la virtud está en el medio, es decir que las diferencias entre hombre y mujer algunas son de orden biosíquico, otras culturales y otras fruto de múltiples causas aunadas cuya naturaleza son difíciles de determinar.

 

3.-FACTORES DIFERENCIADORES DE ORDEN ESTRUCTURAL.

 Nos referimos en este punto a factores que desdicen la teoría de que todas las diferencias entre hombre y mujer son de orden cultural y educacional y que no existen grandes diferencias en la estructura natural .

 Factores Genéticos.

 El varón  tiene un cromosoma x e y, frente a la mujer que tiene  xx. Lo que hace que en  la concepción el género venga  determinado por el varón.

 Factores Fisiológicos.

Las diferencias son evidentes y objeto de una observación común: El aparato genital  masculino  es más externo como si fuera un añadido a él, mientras que el aparato genital femenino tiene una mayor interioridad y está integrado en todo su cuerpo lo que influye en la  diferente manera de experimentar la sexualidad

             El hombre crece un 7% más y hasta una edad superior,  tiene una mayor tendencia hacia la calvicie.  Su sistema óseo es más resistente, sus manos miden casi 2 cms más, viven menos, tienen la voz más grave y casi el 40% de su peso es fibra, frente al 23 % de la mujer.

 Factores Sexuales.

 El hombre genera millones de espermatozoides frente a un solo óvulo de la mujer, Su capacidad para engendrar se mantiene casi toda la vida mientras en  la mujer la declinación sexual  física es más rápida  y declina más pronto. 

 Factores Neurológicos.

  El hombre tiene un cerebro 14% más voluminoso, y  con una unidad  menor de sus dos  hemisferios, lo que hace que le cueste mucho mas trabajar en varias tareas al mismo tiempo. Le cueste  también más  expresar sus sentimientos y emociones, las cuales están colocadas en el  hemisferio derecho, mientras que la capacidad verbal esta en el lado izquierdo. El hombre utiliza más el hemisferio derecho, donde se dan las tareas de orden cognoscitivo como la abstracción, síntesis contemplación etc).

 En cuanto a los sentidos.

 Los hombres tienen peor sensibilidad en  el oido, pero mayor  agudeza visual, y mayor sensibilidad y capacidad de observar diferencias en la luz. Tiene en cambio peor ángulo de visión  y ve peor en la oscuridad. Percibe  mejor los sabores salados, frente a la mujer que detecta mejor los dulces y amargos. Tiene peor olfato y un timbre de voz más  grave. La mujer tiene una abrumadora mayor sensibilidad en su piel que el hombre.

            Todos estos factores son la base de las:

1.-diferentes maneras de conocer que se dan en el hombre y en la mujer,

2.- las diferencias en la emotividad,

3.-las divergencias en cuanto a las motivaciones e intereses de uno y otro sexo,

4.-la forma distinta de vivir la eroticidad.

             Nos ocupamos brevemente de estos cuatro factores.

 RAZONANDO Y CONTEMPLANDO.

4.-DIFERENCIAS DE ORDEN COGNOSCITIVO.

 Cuando hablamos de diferencias en la forma de conocer del hombre y de la mujer no estamos diciendo  de que tales diferencias supongan la carencia total de esas formas en ninguno de los dos sexos, sino que se dan de forma preferente en uno u otro sexo.

            Así decimos que la manera de conocer del hombre es preferentemente  abstracta es decir a base de ideas que  son sustitutivos de la realidad y que   son combinadas a través de razonamientos lógicos, bien sean deductivos o  inductivos  este conocimiento permite tener  un primer conocimiento diríamos global, sintético  de la realidad, para luego pasar a  una visión particularizada de cada uno de los elementos que están incluidos en ese primer conocimiento que es  como un esquema previo.

            Esta forma de conocimiento permite al hombre tener una visión del las cosas que se proyecta hacia el futuro, siendo en alguna forma previsor de ese futuro,  a   la vez que tiene el peligro de estar desligado de lo presente y concreto.

            Por ello  puede tener el peligro de estar desligado de lo vital y vivencial pues en él no suelen entrar elementos de carácter afectivo teniendo como principal meta el descubrimiento de la verdad en general y  menos el descubrimiento de lo concreto,  bueno, útil en el momento presente

            En ocasiones este conocimiento puede llevar a indecisiones a la hora de actuar, a no aventurarse si no sean visto con claridad los resultados, ventajas y desventajas de la acción que se quiere emprender.

            El conocimiento de la mujer es preferentemente intuitivo, el conocimiento intuitivo es un conocimiento inmediato, directo de la realidad, en la que median menos las ideas que las vivencias personales, las experiencias.            

Las mujeres, al decidir, se apoyan más en la información que procede de estas vivencias personales, por ello el conocimiento en la mujer está menos desligado de los elementos afectivos  y por lo mismo  el objeto preferente de ese conocimiento son las realidades concretas, la vida, el presente.

            La intuición es, según la Real Academia Española, la “facultad de comprender las cosas instantáneamente, sin necesidad de razonamiento”; también, una “percepción íntima e instantánea de una idea o una verdad que aparece como evidente a quien la tiene”.

            Las mujeres hablan a veces de un como  sexto sentido que se activa por lo que se ve, se escucha, produciendo un conocimiento muy veloz, es como una sensación que aparece en la cabeza y recorre todo el cuerpo, pero que aun no se sabe definir” dice una mujer. También  se dice que la mujer sabe leer de una forma casi inconsciente  los gestos  corporales.     

            Los patrones demográficos de encuestas del MBTI muestran que el 60-75 % de las mujeres prefieren sentir y el 55-80% de los hombres prefieren pensar.

            Ambas formas de conocimiento son complementarias: sin el punto de vista masculino, la forma de actuar femenina podría degenerar en una actuación excesivamente pragmática, e imprevisible,  y al contrario, sin el punto de vista femenino, la forma de actuar masculina tendería peligrosamente a perderse en planteamientos generales centrándose en temas que nada sirven para la vida y existencia aquí y ahora, y caería en un racionalismo exagerado.

             La forma de pensar y conocer del hombre resulta especialmente útil a la hora, por ejemplo, de definir los objetivos que se podría marcar  la pareja en su proyecto de vida en común, las metas a lograr en los diversos aspectos de la vida,     mientras que el conocimiento experimental de la mujer podría dirigirse  al cómo se lograrán esos objetivos,  crear las condiciones que deben ser respetadas en el camino hacia su logro.

DOS CORAZONES CON DIRECCIONES DISTINTAS.

 5.-DIFERENCIAS  EN LA AFECTIVIDAD.

 Resulta difícil sintetizar aquí no ya sólo las diferencias en la vida afectiva de la mujer y del hombre, sino sencillamente de describir que es lo que se entiende  por afectividad humana.

            La palabra afectividad y todas las relacionadas con ella pueden servir para dar una idea de lo que ella es. La afectividad es la capacidad que tiene la persona humana de sentirse afectada, impresionada.

            Por  regla general esta cualidad humana sigue a un conocimiento, lo que vemos, oímos, olemos, tocamos, conocemos, produce determinadas reacciones en las personas,  a estas reacciones se les llama afectos, por ejemplo  gozo, alegría, ira, tristeza , amor, odio etc. y sentimientos, tanto los afectos como los sentimientos son fenómenos de la vida afectiva, los afectos son reacciones  más pasajeras mientras que los sentimientos son estados permanentes por ejemplo el sentimiento de bienestar, impotencia, desilusión, pesimismo,etc.se dice esta persona está en un estado de …

            Tras este apunte pasamos a analizar las diferencias más constatables entre el hombre y la mujer .

            A menudo se suele decir que  la esencia de lo femenino es la afectividad .       

Desde el punto de vista  de la sicología y filosofía esto no es cierto. La afectividad es un ingrediente de la persona humana, tanto el hombre como la mujer tienen afectividad y sentimientos.

            La diferencia está fundamentalmente en la mayor emotividad de la mujer.       

Decir que la mujer tiene mayor emotividad es decir que sus  afectos  y sentimientos tienen una mayor manifestación y  expresión, con repercusiones en el cuerpo:  llora, ríe, se le pone carne de gallina, grita, se enfada etc. más fácilmente que el hombre.

            La mujer  se mueve a manifestar sus sentimientos. Se impresiona más fácilmente por todo y frente a un mismo estímulo sus respuestas son, de ordinario, más intensas que en el hombre. 

            Esta mayor emotividad de la mujer está íntimamente relacionada con su manera de conocer, volcada más hacia lo vital y concreto. También en el hombre la emotividad está relacionada  con su modo de conocer más racional,

            La diferencia entre la mujer  y el hombre está en que éste controla más sus sentimientos y afectos,  por lo que  sintiendo  igual o   más que la mujer,  se deja llevar menos de esos sentimientos.

            El mayor control de la emotividad en el hombre puede llevar a éste a sentir con mayor intensidad el estrés , el hombre se extresa más fácilmente que la mujer, por esa tendencia suya a mantener ocultos  sus sentimientos y afectos  y esa situación puede influir en varios aspectos en él, en la vida diaria, en la relación con su pareja, en su  actitud con los hijos y hasta en su fisiología, los hombres padecen más enfermedades a causa de este control,  llegando incluso a reducir las expectativas de vida entre hombres y mujeres.

            La mujer tiende a manifestar sus emociones,  a contarlas a los demás, se desahoga contando a otros sus sentimientos, esto puede producir la sensación de que la mujer es inestable, cambiante, imprevisible, cuando en realidad lo que está haciendo es defendiéndose mejor de las situaciones estresantes.

            Esta forma de defensa tiene en muchos casos aspectos negativos para la mujer pues produce en ella dependencias con relación a los otros, teniendo necesidad de que alguien la escuche y a su vez inseguridades en sí misma, con  miedo a la soledad y puede aparecer la tendencia posesiva, egoísta, de querer al otro para sí , de dominarlo para no perderlo etc.etc

           De todo lo  dicho se infiere la gran importancia que tiene tanto para el hombre como para la mujer que viven juntos ,el conocimiento de esta diferente manera de sentir que existe en el hombre y en la mujer. Trabajando por ponerlas en común mediante un diálogo abierto y constructivo

.

 ALEJADOS 

5.-DIFERENCIAS EN LAS MOTIVACIONES E INTERESES.

 Hombres y mujeres tienen necesidades y ambiciones distintas y ello influye de manera notable en sus logros. En general, los hombres buscan el éxito, el poder, más que otras cosas y para conseguirlo no les importa asumir el riesgo. Las mujeres tienen tendencia a la seguridad.

            Se suele decir que al hombre le interesan más las cosas que las personas. Por regla general el hombre suele dedicar más tiempo, esfuerzos y atenciones a su trabajo, la autoestima la alcanza el varón a través de la consecución de sus logros.

            El varón se suele autodefinir por las metas que ha alcanzado, su identidad personal viene definida  más por lo que ha hecho que por sus relaciones afectivas

            La mujer consigue su autoestima, más bien en el éxito de sus relaciones personales. La mujer parece estar más necesitada de los otros que el varón, alcanza su madurez personal en el hecho de amar y ser amada.          

            Esta característica sería la responsable de la mayor vulnerabilidad de la mujer a las separaciones afectivas y a la pérdida del ser  querido.             Las chicas dudan más de su valía personal y esto es lo que más llama la atención en cuanto a las experiencias hechas en las motivaciones de hombres y mujeres.

            En la mujer es mucho más alta la tendencia a dudar de su capacidad para controlar sus propios destinos, además de faltarles confianza en sí mismas. Por estas dos características son más negativas que los hombres y tienen una mayor tendencia a la depresión.

            Es bastante llamativo el hecho que se puede constatar que en la etapa de aprendizaje, en sus estudios, la mujer suele alcanzar mayores éxitos que el hombre, pero cuando se despierta en ellas la afectividad se produce una alteración que hace descender sus evaluaciones.

            El hombre es más agresivo y le importa mucho más el éxito profesional, la mujer sabe que tiene que dividir sus esfuerzos, su tiempo y su energía entre su trabajo y sus intereses de esposa, madre.

            Tanto el hombre como la mujer desean casarse, el hombre al casarse  suele alcanzar su estabilidad y a partir de ahí dedica más su atención a buscar el éxito profesional, en cambio la mujer al casarse busca más su propia seguridad y estabilidad afectiva, mientras que en  el plano profesional se conforma con menos, y busca menos el éxito.

            Los hombres son más competitivos y agresivos por alcanzar el poder de cualquier tipo y en ello influyen sus hormonas sexuales masculinas que rebajan el umbral de excitación de ciertas estructuras del cerebro para que estas se activen más fácilmente

.

 AHORA SÍ.

6.-DIFERENCIAS EN LA EROTICIDAD.

 En   la experiencia  de la eroticidad tienen también claras diferencias:

            En primer lugar el placer sexual en el hombre está localizado prácticamente en los órganos sexuales, mientras que el placer de la mujer, dada la configuración de sus órganos sexuales, se localiza en todo su cuerpo. Los efectos del acto sexual en el hombre pasan igualmente de forma más rápida mientras que en la mujer pueden durar horas e incluso días.  

            Las contracciones orgásmicas típicas de los hombres no duran más que un par de segundos, mientras que en las mujeres, duran más de un minuto.

            Según algunos expertos el 75% de los hombres suelen tener el orgasmo entre los dos primeros minutos después de haber iniciado el acto sexual, para las mujeres el promedio de tiempo para alcanzar el orgasmo está en diez y 20 minutos.

            Esta rapidez en el hombre  puede impedir que la mujer alcance la culminación de su orgasmo por penetración durante mucho tiempo, dando la idea de que las mujeres eran muy frías en este aspecto, no hay mujeres frígidas, decía Marañón, sino hombres  inexpertos.

             Es importante que la relación sexual se realice de una forma humana y no a base de meros impulsos instintivos, de forma que esa unión tan intima por la que el hombre  y la mujer se entregan el uno al otro se convierta en un medio para reforzar la unidad mutua y no en una agresión del uno sobre el otro, o en un mero objeto para la propia satisfacción.

            Si el amor personal es quien impulsa la realización del acto sexual este se eleva a una categoría verdaderamente humana, y hace que el mismo sea vivido  en sí mismo como una realidad completamente buena, sin ningún tipo de sospecha acerca de su bondad y belleza.

            La diferente forma y tiempo de las reacciones del acto entre el hombre y la mujer urgen el acuerdo mutuo para que el mismo sea un acto placentero tanto para el hombre como para la mujer, de otra forma, este acto puede ser vivido por la pareja como una especie de agresión o prostitución de alguno de los dos.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: LA VIRGEN DE GUADALUPE Y EL MISTERIO DE SUS OJOS.

 sanchoamigo.

sanchoamigo es también quijotediscipulo y bachiller sanson carrasco y el cura del lugar. Todos blogs en wordpress.com.

 

Anuncios