UN MATRIMONIO FELIZ.

SUGERENCIAS PARA QUE EL AMOR CONYUGAL NO PASE NUNCA.

Música de otro tiempo. si desea escucharla pinche en reproducir.

Al dar comienzo a este tema tengo que empezar por decir que he ensayado otros títulos, para él  y también añadir, que una vez puesto, tampoco me ha dejado satisfecho, sin embargo  he decidirlo dejarlo con la esperanza de que en el desarrollo del tema se entienda que es lo que con él se quiere decir. Para anticipar el contenido del tema adelanto el INDICE que en el mismo se va a seguir.

 1.- Algunas bases en las que fundamentar el matrimonio.

2.-Para que el  amor no pase nunca: La comunicación.

3.-Para que el amor no pase nunca: El perdón.

4.-Para que el amor no pase nunca: Potenciar la convivencia.

5.-Para que el amor no pase nunca: Cultivar el amor.

6.-Para que el amor no pase nunca: No  herirse.

7.-Para que el amor no pase nunca: Pedir ayuda a Dios.

 ¿  PUEDE  FORMAR PARTE EL PERRO DE ESTE MATRIMONIO?

1.-ALGUNAS BASES EN LAS QUE FUNDAMENTAR UN MATRIMONIO.

 a)    Partir de que el matrimonio es una aventura que ha de sortear serías dificultades. Quien crea que el matrimonio es un camino de rosas y que es algo que funciona por sí mismo, sin el esfuerzo común está completamente equivocado. Cuando dos personas comienzan su vida en común están empezando algo que es completamente desconocido para ellos

b)      Si el matrimonio no es una cosa que funciona por sí mismo, el matrimonio tiene que nacer de una decisión libre, consciente de dos  personas, hombre y mujer,  que han decidido poner su vida en común.

c)      Si el matrimonio nace de una decisión libre de poner la vida en común , puede ser  importante cuidar la elección de la pareja con la que se quiere convivir, si existen aspectos comunes aún antes de convivir mejor, por ello es bueno alcanzar la mayor paridad posible en la cultura, en  las creencias , en lo económico, en la madurez personal, etc.  aunque algunos de estos aspectos se puedan relativizar es posible valga también hoy  el  dicho de que “cada oveja con su pareja.” Por más que existan casos en los que este dicho no funciona.

d)     Si el matrimonio debe nacer de una decisión libre y consciente, hay que evitar que el mismo se fundamente en algo que le viene sobrevenido a la persona, que le venga dado de fuera : no debe nadie casarse por no quedarse soltero, porque esté mal visto, porque siempre se ha hecho así, por no disgustar a los padres, por tener hijos, por razones económicas, etc.

e)      Una de las bases que pueden impedir la libertad y decisión consciente de las personas humanas son los instintos, y en este caso el instinto erótico  puede convertirse en un trampa para el matrimonio. El instinto erótico  se convierte en una trampa cuando el mismo no está regulado por la razón, cuando se  hace del instinto erótico  la única base del matrimonio, cuando la sexualidad humana se identifica con la eroticidad.

            Los instintos, todos los instintos, también en la persona humana que es el animal que más instintos tiene, por más que estos puedan ser modificados  por la naturaleza humana, tienen un proceso de desarrollo por el que nacen, crecen, pierden su vigor y pueden terminar apagándose del todo con una especie de muerte, esto es especialmente aplicable al instinto erótico que por más que este desarrollo pueda ser distinto en cada una de las personas, participa de ese principio general de su variación,  por lo que nunca se puede hacer del mismo la  única base del matrimonio.

            Esta idea está ratificada por la experiencia, es expresada en los relatos literarios, en la música, en los cancioneros…frente a ese cuando el amor se va debe prevalecer el amor no pasa nunca.

LOS ELEMENTOS DE LA COMUNICACIÓN.

 2.-PARA QUE EL AMOR NO PASE NUNCA: LA COMUNICACIÓN.

  La comunicación es uno de los pilares básicos en los que se apoya toda relación y es sorprendente ver cuantas parejas carecen de habilidades para comunicarse de forma adecuada, dando lugar a malas interpretaciones de los hechos.

            Para que haya comunicación son necesarios tres elementos un emisor, un receptor, y un medio a través del cual se ponen en contacto el emisor y el receptor, por ejemplo una persona que  habla es el emisor y otra que escucha, es el receptor, el medio de ponerse en contacto puede ser por ejemplo el teléfono,  si falla alguno de estos elementos  es imposible que exista la comunicación.

            En el matrimonio la comunicación se da siempre que funcionan estos tres elementos, y  para que estos tres elementos se den y funcionen bien, es necesario que los dos aprendan :

            1º A ser emisores es decir a estar dispuestos a comunicar con su pareja  todo lo que le pasa, cuando se va al matrimonio cada uno ha de estar dispuesto a abrirse al otro sin reservas de ninguna clase, hay que derribar todas las murallas,  nadie tiene derecho a reservarse ninguna parcela como  un coto al que el otro/a no tenga acceso

            2.- A ser receptores, hay que aprender a escuchar, estar dispuestos a intercambiar los papeles, nadie debe erigirse en ser siempre el emisor dejando que la otra parte sea siempre el receptor, de esta forma la comunicación se convierte en un dialogo, ahora yo digo lo que me gusta, lo que me pasa, lo que deseo, lo que me molesta, lo que siento, como me encuentro, y tu escuchas, después el tu que ha escuchado dice lo que siente, como se encuentra, lo que desea  etc y el yo es quien escucha. Nadie puede tener la sensación de que alguno de los dos lleve siempre la voz cantante.

            3.- En tercer lugar hay que aprender a descubrir cuales son los medios para llevar a cabo la comunicación y el modo y el cuando utilizarlos.

            Desde luego que la palabra hablada es uno de los medios para establecer la relación, es necesario tener tiempo para hablar y hablar de nuestras cosas, es posible que sea necesario hasta institucionalizar la comunicación hablada, es decir, determinar hasta los tiempos mínimos de realizar el dialogo, no siempre se puede  dejar que pase el tiempo sin realizar un diálogo explícito, ni siquiera con el pretexto de que siempre estamos juntos y que los dos nos conocemos, y que por ello no hay necesidad de ponerse exprofeso a dialogar.

            Pero  además de la comunicación a través de la palabra hablada existe también la palabra escrita, muchos expertos en comunicación matrimonial aconsejan a las parejas a que pongan por escrito lo que le sucede, lo que desea, lo que le satisface, lo que le molesta, sus insatisfacciones,  frustraciones.etc

            Pero también puede y debe establecer la comunicación a través del cuerpo, la corporeidad, el tener un cuerpo es el medio que tiene la persona humana para comunicarse con los demás, esta comunicación corporal es muy importante en el matrimonio, por ello es necesario desarrollarlo, utilizarlo, con muestras de ternura, por medio de los besos, los abrazos, a veces el simple hecho de  ir cogidos de la mano sintiendo el calor del otro es un medio  para establecer una intensa comunicación, otras veces la comunicación se establece  en el silencio, a través de la mirada, del estar el uno junto al otro, posiblemente en este caso se pueda aplicar aquella sentencia : “ cuando hables que tus palabras sean más bonitas que el silencio,

             Naturalmente que la comunicación corporal en la pareja a través del uso del matrimonio llevada a cabo de acuerdo, con la satisfacción mutua, con el placer mutuo, con el respeto mutuo, sin violencias, sin sentimientos de culpabilidad, sin la utilización del otro como quien usa un objeto,  es un hermoso medio de comunicación que debe aprenderse para logar la mayor coordinación en la utilización del mismo.

            4.– En el matrimonio esta  comunicación debe estar presente siempre, también cuando las cosas marchan bien y precisamente para que ellas sigan así, no se  puede por ello dejar la comunicación sólo para  cuando aparezcan  las crisis matrimoniales, las desavenencias. Porque quien no  ha aprendido a comunicarse y no se ha ejercitado en ella cuando todo iba bien, difícilmente podrá comunicarse cuando las cosas van mal.

            Cuando aparezca una crisis lo mejor es abordar el problema cuanto antes, todas las crisis matrimoniales son en sí mismas un fallo de la comunicación, si se retarda en restablecer la comunicación, la crisis se puede enquistar y la convivencia hacerse imposible.

TIRANDO DE LA MISMA CUERDA EN DIRECCIONES DISTINTAS

3.-PARA QUE EL AMOR NO PASE NUNCA: EL PERDÓN.

           En las relaciones humanas de cualquier tipo es muy importante el saber pedir perdón y el saber y estar dispuesto a perdonar, tal disposición nace del convencimiento de que nadie es perfecto.

            Esta actitud del reconocimiento de los propios errores es fundamental  para la convivencia matrimonial..

            El reconocimiento de los propios errores es la raíz para estar dispuesto a pedir perdón, la persona autosuficiente, quien se cree perfecta, quien cree que siempre lleva la razón, que es la otra persona la culpable difícilmente estará dispuesta a pedir perdón, y quien no sabe pedir perdón difícilmente podrá esperar  ser perdonado.

            En la vida conyugal hay situaciones en las que la única solución es el perdón pedido y concedido, con tal de que el mismo no viole la justicia, no degrade a la persona que lo otorga, no favorezca la repetición del agravio por parte de la persona  que ha ofendido, mostrando que está arrepentida y que ha hecho un propósito firme de no reincidir en la misma ofensa.

 4.-PARA QUE EL AMOR NO PASE NUNCA: POTENCIAR LA CONVIVENCIA.

 Además de dar participación a través de la comunicación es bueno y en la mayor parte de los casos positivo, el realizar el mayor número de acciones juntos,  que potencien la convivencia, salir a pasear, ir a espectáculos, si son creyentes participar en las celebraciones, orar juntos, hacerse partícipes de las acciones de la otra persona, de sus éxitos y fracasos en el trabajo; poner en común los proyectos, sentirse interesado por lo que está haciendo su pareja,  someterlos al juicio del otro, potenciar especialmente la convivencia interior comunicándose los sentimientos de todo tipo etc etc de forma que se pueda decir que literalmente están con-viviendo.

Uno de los aspectos en los que la convivencia se debe potenciar más es el aspecto económico, aunque pueda parecer en principio que ocuparse de este aspecto en la vida conyugal es algo prosaico, sin embargo es muy importante aprender  a compartir en este asunto.

Ambos han de considerar que los bienes económicos generados en la vida conyugal son comunes, con independencia de que uno tenga mayor o menor sueldo si es que trabajan los dos, o que uno es quien aporta, con su trabajo y el otro por no trabajar  no aporta, la administración económica tiene que ser compartida, nunca impuesta, hay que saber administrarse de forma que la previsión regule los gastos acomodándose a los ingresos, nadie debe exponerse a que una mala administración económica ponga en peligro la convivencia familiar, ni por razones internas ni externas, es necesario aprender a vivir de acuerdo con los recursos reales que se tienen y nunca vivir por encima de ellos.

También es necesario que la convivencia abarque el compartir las tareas de la casa, en todos los aspectos, especialmente cuando los dos trabajan fuera de casa.

 5.-PARA QUE EL AMOR NO PASE NUNCA: CULTIVAR EL AMOR.

 El amor aunque sea fuerte como la muerte, necesita ser cuidado, cultivado, como un árbol.

             Una de las cosas que ayudan al cultivo del amor es el estar atento a los pequeños detalles:

            Un regalo,  dejar una carta escondida,  ir a  cenar juntos  llevar la foto en la cartera o en el bolso, ,sorprender con  una invitación al cine,  al teatro, a un concierto de música. a un viaje sorpresivo,  decir una palabra de alabanza, mostrar que se han dado cuenta del cambio de ropa, en el peinado, que tal cambio  le sienta bien si ello es cierto,y si no lo es indicarlo con delicadeza,   saludarse  todas las mañanas cariñosamente, como si se acabaran de encontrarse, despedirse  con un beso cada vez que se  salga de casa, informar de adonde  se va y cuando esperan volver, celebrar  los  cumpleaños, el día del  aniversario  de boda, las fechas que sean importantes; también los hará sentirse más unidos  el llevar siempre el anillo de bodas, o el regalo que se hicieron, etc, etc y otras muchas cosas que alguien las puede calificar   de nimiedades y cursilerías, pero que sin embargo ayudan a que la flor del amor  no se marchite, cayendo en la rutina de estar haciendo constantemente las mismas cosas.

 HERIDOS Y DESAVENIDOS.

6.-PARA QUE EL AMOR NO PASE NUNCA: NO HERIRSE.

 Si en el matrimonio el conocimiento mutuo se ha desarrollado  satisfactoriamente, tal conocimiento puede hacer que ambos conozcan cuales son las partes más sensibles de su pareja, sería no sólo cruel el utilizar este conocimiento para emplearlo en las crisis arrojándoselos como cuchillos hirientes, además de ser cruel podría llegar a una situación en la que la convivencia se hiciera imposible.

 Una persona puede sentirse herida por muchas cosas, porque  se habla mal de su propia familia, por verse menospreciada en público, por sentirse marginada ante los amigos, porque no se ha contado con ella en las decisiones importantes…  

            La mayor herida que se puede causar a la convivencia matrimonial es la infidelidad, es ésta una herida que va directamente dirigida contra la esencia del amor.

            La fidelidad no abarca sólo la exclusión de las relaciones matrimoniales íntimas con otras personas , sino también a  otro tipo de relaciones,  por lo que debe extenderse a los pensamientos, a las palabras, a los gestos, a los comportamientos,  de una forma tal que nunca se dediquen a ninguna otra persona comportamientos que se consideren que son exclusivos de las personas que se han unido en matrimonio.

            Esta fidelidad no sólo será el fundamento de una confianza,  y seguridad mutuas sino también el mejor medio para  defenderse de una enfermedad que puede terminar con la vida del amor como son los celos infundados.

 ORANDO JUNTOS.

7.-PARA QUE EL AMOR NO PASE NUNCA: PEDIR AYUDA A DIOS.

 Esto es necesariamente importante para los creyentes que han celebrado un matrimonio religioso a impulsos de su fe, pero  podría también ser válido para cualquier persona, sea creyente o no, pues la realidad objetiva es que el amor humano es un destello del amor de Dios, el cual existe con independencia de lo que creamos o dejemos  de creer las personas, siempre en este tema hay que dejar la puerta abierta a admitir que podemos estar equivocados al pensar que la verdad está en el sujeto que la piensa, y no en el objeto, que no depende de ese pensamiento.

            Terminamos el tema con  la advertencia con la que lo empezamos, el matrimonio es una aventura en la que para que salga bien es necesario estar  mutuamente comprometidos, siempre activos y atentos.

QUIZÁS TAMBIÉN LA INTERESE DEL BLOG:ARGAMASILLA DE ALBA

 sanchoamigo.

 
Música de la misma cuerda. Si desea escucharla pinche en reproducir.

Anuncios