LAS CRISIS CONYUGALES. PRIMERA PARTE.

 

 El título del tema nos sitúa ya en su contenido, vamos en él a estudiar  los siguientes aspectos:

 1.- Que es una crisis.

2.-Clases de crisis: naturales y circunstanciales, su definición.

3.-Las crisis natural  de la primera juventud.

4.-Las crisis  natural del “ demonio meridiano” o de la edad media de vida.

5.-Las crisis circunstanciales

 Este esquema nos indica que el estudio de las crisis conyugales lo vamos a llevar a cabo dentro de un marco inicialmente teórico y científico para descender luego a sus aplicaciones prácticas en el campo matrimonial.

 1.-¿ QUÉ ES UNA CRISIS ? SEPARAR-RECONSTRUIR.

 La palabra crisis viene  del  griego Krisis y ésta del verbo Krinein que significa separar y decidir. Así que desde el análisis de la palabra  indica algo que se  ha separado,  se ha roto  separándose en trozos  y que por ello hay que analizarlo para ver porqué se ha roto.

            Desde es el punto de vista de la realidad no sólo  desde  del significado de la palabra, la crisis es una situación  temporal por la que se rompe el equilibrio y organización  existente en cualquier aspecto de la vida y que la persona es incapaz de restablecer con los medios que anteriormente había utilizado para la solución de un problema, por lo que necesita buscar nuevos medios de recomposición del equilibrio y organización

            Una crisis es pues una amenaza, un peligro, pero junto a ello una oportunidad.

 CRISIS DE DESARROLLO EXISTENCIA. ADOLESCENTES

2.- CLASES DE CRISIS : NATURALES Y CIRCUNSTANCIALES,  SU DEFINICIÓN.

Las crisis pueden ser naturales y previsibles  o dependientes de circunstancias,  y son  imprevisibles.

            Las crisis naturales y previsibles son las que están ligadas al desarrollo de las personas en el paso de una a otra etapa de su vida: niñez, pubertad y adolescencia, primera juventud, de la edad media, la crisis del demonio meridiano o edad media de la tercera edad.

            Las crisis circunstanciales son como, se ha dicho dependientes de unas circunstancias exteriores, especialmente de situaciones ambientales. Son imprevisibles y llevan  una alteración psíquica y de la conducta ante  la pérdida o amenaza de pérdida de los valores básicos de la persona   bien sean físicos , como la salud, bien psicosociales, como el divorcio o psícoculturales como la pérdida del trabajo.

 3.-LAS CRISIS NATURALES  DE LA PRIMERA JUVENTUD.

La primera juventud o adultez temprana en líneas generales, pues no hay que olvidar nunca los aspectos individuales, comienza alrededor de los veinte años llegando sobre los cuarenta años   es una etapa en la  se llevarán a cabo unos proyectos  vitales para la persona. Entre esos proyectos están los referidos a la vida profesional y familiar La vida del individuo gira en torno de dos mundos principales, el trabajo y la familia.

 1.- 3.-EL MUNDO LABORAL

                La obtención del primer trabajo es una motivación  de primer orden, no solamente por el ingreso económico, lo que ya es muy importante , sino por  que significa la afirmación de la identidad individual mediante el ejercicio de una actividad.

                El trabajar supone una forma de vida distinta a la del  o de la estudiante que depende de su familia y diferente de la del y de la desempleado que sobrevive en medio de privaciones.

            La incorporación al trabajo está  lejos de ser una transición sin obstáculos debido a la escasez de posibilidades si no también a la dificultad de encontrar el trabajo deseado, para el cual se ha venido preparando y con el cual en el mejor de los casos, identifica sus aspiraciones.

            Así como una buena inserción laboral de las personas influirá de forma positiva en su psicología, en su forma de relacionarse con los demás etc si esta inserción en esta etapa no se realiza de forma positiva, su vida estará constantemente amenazada por las crisis personales, descontento, inseguridad, deseo de cambio,  crisis que pueden llegar a enquistarse de tal forma que se conviertan en permanentes variando el carácter de las persona y su forma de relacionarse con los demás y en especial con su pareja.

            Además de este dato hay otros relacionados con la vida laboral en esta etapa y que pueden ser de un influjo negativo para la vida conyugal, lo que no quiere decir que la vida laboral sea en sí misma  perjudicial para la relación de las parejas, el trabajo tiene , cómo no, más valores positivos que negativos aunque sólo  estos son los que producen crisis en la vida conyugar.

             Entre ellos están los de tipo económico:1.- Una pareja lo primero con lo que se suele enfrentar es con la adquisición de una vivienda,  el 60% de los ingresos del matrimonio se dedican hoy  a la vivienda, lo que supone, en muchos casos, una escasez de ingresos para otras necesidades igualmente perentorias  2.-En otros casos  son la diferencia de ingresos que cada uno aporta a la casa. 3- Otras veces   es el desacuerdo en la administración de esos ingresos. 4.- En no pocos casos la administración económica se la reserva un miembro de la pareja, mientras el otro permanece voluntaria o involuntariamente  ajeno a la misma.

            Pero el trabajo puede ser también fuente de crisis de un carácter distinto: como

 1.- La conciliación de la vida laboral con la vida familiar, cada vez ambos cónyuges trabajan más horas fuera de casa lo que disminuye el tiempo de vida en común, del tiempo dedicado a la comunicación, el dedicado a la atención de los hijos

            2.- El mundo del trabajo es un mundo de relaciones interpersonales en el que cada miembro de la pareja se encuentra con personas de distinto sexo estableciéndose una relación especial entre ellas, que puede ser fuente de sospechas, de celos, de infidelidades  etc.

MOMENTOS DE FELICIDAD EN LA VIDA FAMILIAR.

2.-3-EL MUNDO FAMILIAR.

 Otro aspecto de la vida en esta etapa  es la formación de la pareja, bien a través del matrimonio o por cualquier otro medio, la llegada de los hijos, la formación en definitiva de una familia y vida  propia con independencia de los padres.

          Las crisis matrimoniales de esta etapa con relación a la vida familiar pueden tener muy diferentes causas:

            1.- La vida en pareja es inicialmente una aventura para ambos nadie nace enseñado, no es nada extraño que se produzcan desajustes a la hora de emprender esta nueva vida.

            En España según los datos  del  INE ( Instituto Nacional de Estadística,) las rupturas matrimoniales habidas en 2010 en el primer año de vida matrimonial entre las jóvenes parejas  han subido un 325% con relación a la decena anterior, esto nos da idea.

            2.- Una idea equivocada e idealizada de la vida conyugal. Todo es muy distinto de lo que se pensaba, estoy decepcionado/a.

            Hay una pérdida de una actitud y comportamiento complaciente: Un comentario que se escucha con mucha frecuencia, especialmente a las esposas, es que sus esposos no las escuchan.

            Aquel hombre que era todo oídos y toda atención para con ella durante el noviazgo, con los años de matrimonio tiende a perder la ‘sintonía’ o ‘salir de frecuencia’ tan pronto su esposa empieza a hablar.  Esto se debe a que el esposo ya no está pendiente de complacerla, de hacer todo lo que esté a su alcance para demostrarle que le importa

            3.- La permanencia excesiva de los lazos familiares de uno y otro cónyuge, con padres , hermanos, etc que impiden el inicio de una vida familiar propia y exclusiva.

            4.-Las comparaciones con relación a la vida en familia antes del matrimonio en todos los aspectos: comidas, organización de la vida , formas de educar a los hijos etc.

            5.- Haber llegado al matrimonio sin vocación matrimonial, o bien él o bien ella  o los dos lo que tenían en realidad era vocación de ser padre o madre pero no de esposos, el matrimonio no se ha valorado por sí mismo lo que se hace evidente cuando llegan los hijos.

            6.- En la actualidad se ha transmitido e impregnado la  sociedad de  la idea de que el divorcio constituye el mejor – y casi único- remedio para solucionar las crisis matrimoniales, rechazando la vía de la reconciliación familiar, camino éste mucho más angosto y complicado a corto plazo- sobre todo en los momentos de la crisis-, pero de consecuencias infinitamente mejores para los propios cónyuges, los hijos y por ende la sociedad.

            Así, silenciosamente, casa por casa se ha ido transmitiendo una mentalidad rupturista, en la que el divorcio se ha concebido como una conquista social. Por otra parte, el individualismo que impregna la mentalidad social en nuestros días ha desnaturalizado, a través del divorcio-consensuado, la institución matrimonial, anteponiendo unos pretendidos derechos individuales de los cónyuges a los de la familia resultante de dicha unión.

 3.-3.- SUGERENCIAS PARA LA SOLUCIÓN DE ESTAS CRISIS.

 Las hemos abordado directamente en el tema anterior: PARA QUE EL AMOR NO PASE NUNCA a él nos remitimos, aunque aquí simplemente las enunciemos:

 1.- LA COMUNICACIÓN.

 2.- EL PERDÓN.

3. POTENCIAR LA CONVIVENCIA.

4.-CULTIVAR EL AMOR.

5.-NO HERIRSE.

6.-PEDIR AYUDA A DIOS.

 4.3-  SENTENCIAS PARA LAS CRISIS DE LA PRIMERA JUVENTUD. SEGUNDA PARTE . (Tomado de  francisco@micumbre.com)

          1.-Antes del matrimonio hay que tener los ojos bien abiertos, después suele ser ya muy tarde.

            2.-Casarse sin conocerse es jugarse la felicidad a cara y cruz.

            3.-El amor del noviazgo abre el paréntesis, el matrimonio lo cierra.

            4.-El matrimonio es al amor lo que el aire al fuego; cuando no lo enciende, lo apaga.

             5.-El matrimonio es una barca que lleva a dos personas por un mar tormentoso; si uno de los dos hace algún movimiento brusco, la barca se hunde.

            6.-Envejecer juntos es la máxima felicidad del matrimonio, cosa que los jóvenes suelen ignorar.

            7.-Es difícil encontrara a la persona adecuada para el matrimonio. El primer paso es, ser nosotros la persona adecuada.

            8.-Hay que decir a la pareja, al menos una vez al día, lo sensacional que es y lo que la   amas.

            9.-Hay que elegir a la pareja con mucho cuidado. De esta decisión dependerá el 90% de la felicidad o la tristeza; pero después de elegir cuidadosamente, empieza el verdadero trabajo.

            10.-La oración, el amor, la educación y el respeto son los secretos para tener éxito en el matrimonio.

            11.-Los matrimonios felices y duraderos, los grandes amigos y la buena salud, se obtienen a través del esfuerzo.

            12.-Si el amor ha sido una comedia al casarse, forzosamente terminará en drama.

            13.-Si se ama a la pareja, no se le puede engañar.

            14.- El matrimonio es una ciencia que nadie estudia, se aprende haciendo camino.

            15.- Un buen matrimonio divide las penas y multiplica las alegrías.

 4. LA CRISIS NATURALES DE LOS CUARENTA A LOS SESENTA.

            Se habla   de que entre las  etapas del desarrollo humano se encuentra la que va de los cuarenta a los sesenta años, más menos, y dependiendo de las características particulares de cada persona.

            Se suele llamar la etapa de la  madurez  porque es  el periodo del máximo rendimiento humano, donde la experiencia se junta con el  conocimiento, pero a su vez  es una etapa en la que suele apuntar desde sus comienzos una crisis de la personalidad  que puede alcanzar su culmen  según se va acercando a su final, es la etapa del llamado desde antiguo del  demonio meridiano.

            La crisis se relaciona en primer lugar con los cambios biológicos y físicos: aparecen las canas la calvicie o debilidad pilosa, arrugas, pérdida  de la fuerza muscular y de la rapidez de reacción ante los hechos, acumulación de grasas  en determinados sectores del cuerpo

            Físicamente, en la mujer  se vive la menopausia (45-50). Andropausia en los hombres.

            Estos cambios afectan a la imagen física de la persona que si no son integrados en la personalidad suele tener grandes repercusiones en la autoestima.

             La crisis también puede estar relacionadaS con los cambios en la actividad laboral, las personas pueden verse afectadas por la competencia de las nuevas generaciones, con mejor preparación con nuevos conocimientos, que pueden crear la conciencia de que se han quedado desfasadas.

            La crisis y los cambios en las relaciones afectivas con los demás:1.- con los padres posiblemente ligados a la dependencia por su vejez, 2.-con los hijos que se consideran autosuficientes.

            Los padres   pueden sufrir al saber que ya no son fuente de identificación de los hijos; ellos reconocen defectos y critican abiertamente.

 1.-4. LA CRISIS Y LOS  CAMBIOS EN LAS RELACIONES DE PAREJA.

La crisis de esta etapa entre la pareja puede estar relacionada con la aparición   de conflictos que estaban latentes a lo largo de la vida de la pareja que no se habían resuelto por alguna razón.

            El pasar más tiempo juntos puede  producir  dificultades en la relación diaria.

            La sensación de soledad por el abandono de los hijos puede llevar a la dependencia de los mismos tratando de atraerlos por toda clase de medios.

            En el ámbito sexual: el juego de seducción es diferente, el coito también.

            Hay una visión distinta del tiempo, los años comienzan a pasar más deprisa  y se comienza a atisbar la presencia de la vejez.

 2.-4.- SUGERENCIAS PARA SUPERAR LAS CRISIS DE ESTA ETAPA.

Ver los muchos aspectos positivos que tiene esta etapa especialmente para la vida conyugal:

            a).-La   pareja sólo por haber permanecido y  compartido todo un pasado común manifiesta su éxito, también para abordar juntos un futuro en común.

            b) La soledad que puede suponer la independencia de los hijos debe ser aprovechada  para reforzar la mutua unión haciendo que la misma sea como una vuelta a los mejores momentos de la vida conyugal .

            c) La diferente seducción en el campo erótico  puede hacer  que el uso del erotismo  se convierta  en algo de carácter más personal  y menos instintivo.

            d) La mayor disponibilidad de tiempo puede ser aprovechada para la implicación común en actividades de voluntariado.

            e) Es una etapa para ir aprendiendo a vivir  y simplemente a vivir : cultivando la persona en su saber, en su gozo por la cultura, por la convivencia social, por el arte, la música, la lectura, el uso de internet etc etc.

            d) En definitiva los cambios de todo tipo  que se pueden tener en esta etapa  pedirán una reorganización de la propia vida volcada a la creación de nuevos proyectos, una vez cumplidos los de la etapa anterior

.

 3.-LA CRISIS OCASIONALES DE LAS PAREJAS.

 Hemos visto algunas de las crisis propias del desarrollo de la vida humana y su incidencia en la vida de la pareja, vamos a hora a referirnos ahora a algunas   crisis circunstanciales.

Las crisis circunstanciales son inesperadas, accidentales y dependen de factores externos principalmente  ambientales. La crisis circunstancial tiene cinco características:

 1) Es repentina: aparece de golpe.

2) Es inesperada: no puede ser anticipada.

3) Es urgente, pues amenazan el bienestar físico o psicológico.

4) Masiva: muchas crisis circunstanciales afectan a muchas personas al mismo tiempo (por ejemplo desastres naturales).

5) Peligro y oportunidad: la crisis puede desembocar en un mejoramiento o empeoramiento de la situación de la persona.

  Las más frecuentes pueden tener las siguientes causas: La separación conyugal, muerte de algún ser querido, enfermedades corporales, desempleo, trabajo nuevo, fracaso económico, pèrdidas  de bienes por causas naturales, incendios, lluvias, terremotos etc etc.

            Todas estas causas influyen fuertemente en la personalidad del que las sufre, entre ellas son especialmente dañinas las separaciones conyugales y el desempleo, pero también pueden terminar en un mejoramiento dependiendo del modo como se haya enfrentado  la ,misma y de la capacidad para superarla.

            Estas crisis son una ocasión para descubrir cuáles son los verdaderos apoyos  con los que siempre se puede contar: familia, esposo, esposa, amigos etc.

            Ayuda a descubrir  los  verdaderos valores en los que fundamentar la existencia.

            Ayuda a  aprender a corregir los errores que puedan haber generado algunas de estas crisis para evitarlos en lo sucesivo.

            En la mayoría de los casos pueden reforzar la vida de la pareja produciendo una mayor unión.

             Y a vivir de una forma más prudente de cara al futuro.

            No hay que olvidar que cada una de estas crisis dependen de la causa que las haya producido por lo que su solución siempre deberá acomodarse a estas causas.

 sanchoamigo.