BANDERA DEL PUEBLO GITANO.

LOS GITANOS  UN PUEBLO MARGINADO EN EUROPA.

En el próximo Consejo Europeo los líderes de los Veintisiete abordarán uno de los mayores problemas, olvidados, de la UE: cómo mejorar la integración de los gitanos.

Para los expertos supone un éxito que el problema esté en la agenda. En mayo, en una reunión extraordinaria del Consejo de Empleo, Política Social, Sanidad y Consumidores se adoptaron las conclusiones sobre el Marco Europeo de Estrategias Nacionales de Integración de los Gitanos, que serán presentadas al Consejo Europeo. Antes de 2012, los Veintisiete deben elaborar sus planes nacionales y estos recibirán la valoración de la Comisión EuropeaDesde Bruselas recuerdan que hay dinero disponible por parte de las instituciones europeas para trabajar en la inclusión de esta minoría, la mayor de la UE, pero critican que no se usa todo lo eficientemente que se podría.

Entre otras posibles aportaciones, millones de euros del Fondo Social Europeo podrían ser gastados tanto en proyectos de campo como en la rehabilitación de viviendas, uno de los puntos débiles.

El comisario europeo de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión, László Andor, lleva años trabajando, primero en diagnosticar el por qué de la falta de eficiencia de los Fondos, y ahora en presionar a los gobiernos para que hagan políticas eficientes de inclusión en las que, por cierto, suele destacar a España como un buen ejemplo.

 Para tratar de conocer la realidad del problema, visitó hace unas semanas un gueto en Eslovaquia “Nosotros también tenemos nuestros sueños, nuestras ambiciones, el problema es que nunca perseguimos nada”. Así resume una joven gitana la idiosincrasia de su pueblo. Ella está en el lado de las excepciones. Ha estudiado y encontrado un trabajo, el vehículo que le ha conducido fuera de la marginalidad de su barrio.

Vivía en Lunik IX (Kosice, Eslovaquia), prueba viva de la catástrofe del pueblo gitano. El lugar impresiona. Pese a las sempiternas sonrisas de los niños, la visión de los enormes bloques de edificios, con aspecto de estar abandonados aunque están superpoblados, le hace al visitante preguntarse cómo es posible semejante abandono.

 En palabras del comisario Andor, “es deprimente”. Mientras que en los apartamentos de tres habitaciones de los edificios de Lunik IX se hacinan como mínimo tres familias, los barrios en los que antes vivían la mayoría de estos romaníes se han convertido en zonas de lujo.

Kosice

 CIUDAD DE KOSICE.

Kosice, la segunda ciudad de Eslovaquia, tiene 250.000 habitantes de los que más de 20.000 son gitanos, según fuentes del Gobierno plenipotenciario para la comunidad gitana. En 2009 el barrio en cuestión tenía 6.184 residentes registrados, de los que 1.120 eran menores de siete años, 2.654 tenían menos de 16 y 3.104, menos de 19. Fuentes del único centro social público en la zona explican que actualmente la población es de 6.300 personas en verano y de 8.000 durante el invierno. Y lo llamativo es que la policía ha constatado que tan sólo unas 200 van cada día a la ciudad. Es decir, miles de personas, la mayoría menores, pasan sus días hacinados en las sucias calles de entre los bloques de Lunik IX.

“No tenemos nada, nos tienen como animales, ¡mira cómo estamos!”, dice a gritos una mujer gitana madre de siete hijos y abuela de innumerables nietos. El joven Julius Jano se queja de lo difícil que es vivir en esas condiciones. Él trabaja como barrendero en la ciudad. El blanco de su camiseta destaca en medio de los colores apagados y sucios de la mayoría que de los que le rodeaban.

España es otro de los lugares donde podemos encontrar numerosos grupos de etnia gitana.

“Históricamente, la presencia de los gitanos en España está datada en el siglo XV. Llegados a la península a través de los Pirineos, el primer documento que atestigua su presencia data de 1425, cuando el rey Juan II de Aragón concede una cédula de paso a Juan y Tomás, que se hacen llamar condes de Egipto Menor. Precisamente del nombre “Egipto Menor” surgiría la palabra “gitano”, que es como se conoce en español a los romà. A partir de entonces los gitanos se dispersarían por el resto del país. 

Los gitanos forman actualmente una comunidad de 500.000 a 600.000 personas en España. Por regiones, la que agrupa a mayor cantidad de gitanos es Andalucía, donde viven cerca de 300.000, lo que supone un 5% de la población total de esa zona.

Su importancia allí es tal que en octubre de este año el Parlamento andaluz ha declarado el día 22 de noviembre “Día de los Gitanos Andaluces”. Ese día se conmemora la llegada de los gitanos a Andalucía, el 22 de noviembre de 1465. Tras Andalucía, son Extremadura, Madrid, Valencia y Cataluña las regiones donde se concentra gran parte de la población gitana. Las regiones del norte (Galicia, País Vasco, Asturias) son las que menos población gitana tienen. 

[1227608743352_gregorio_20081122_170741.jpg]

CELEBRANDO EL DÍA DEL GITANO ANDALUZ.

Sus principales problemas se centran en la educación, el empleo, la vivienda y la cultura. El gitano ha sido desde siempre un pueblo de tradición oral. Nunca ha escrito nada. Como consecuencia, la tasa de analfabetismo entre los gitanos ronda el 60%. Nos encontramos, pues, ante un pueblo que no dispone de la preparación necesaria para afrontar los retos de la sociedad actual y, sobre todo, que se encuentra indefenso ante la sociedad mayoritaria.

En la enseñanza nos encontramos con un doble fenómeno. Numerosos centros educativos ponen impedimentos a que las niñas y los niños gitanos acudan clase en compañía de niños que no son gitanos.

 Temen que los padres de estos alumnos se movilicen y se opongan a que sus hijos vayan a clase con gitanos. Pero, de igual forma, la escuela convencional no recoge entre sus planes de estudio elementos de cultura o de la estructura social del pueblo gitano. Por ambos motivos, no todas las escuelas se encuentran en disposición de acoger a escolares gitanos ni todos los padres y los niños gitanos ven en la escuela algo útil para su futuro. La consecuencia es evidente: entre los escolares gitanos se registra una amplia tasa de absentismo escolar.

EN LA ESCUELA DE VERANO EN LA ASOCIACIÓN GITANA.

Algo parecido puede decirse en el terreno laboral. Atrás quedaron los tiempos en que los gitanos eran reconocidos por su trabajo en la forja o por sus conocimientos en caballerías.

La mayoría de gitanos vive en la actualidad de la venta ambulante, pero la práctica de esta actividad laboral se ve dificultada por las reticencias de las autoridades locales a facilitar permisos de venta. El resto de actividades en las que trabajan los gitanos, a mucha distancia de las anteriores, son las actividades agrícolas, la recogida de papel o chatarra, las antigüedades o el mundo artístico.

En otras actividades los gitanos se encuentran frecuentemente con problemas, principalmente derivados de la falta de cualificación profesional y de la carga de prejuicios que conlleva trabajar con un gitano.    

            Pocos empresarios se atreven a contratar y, aún menos, a dar trabajos de responsabilidad a los gitanos. Como consecuencia, a falta de datos precisos, el índice de paro entre la comunidad gitana es muy alto. Afortunadamente la situación está cambiando y en la actualidad el número de universitarios gitanos es cada vez mayor. 

[P1150023.JPG]

   MERCADILLO        

En el terreno de la vivienda, encontramos fenómenos análogos de discriminación. Los pocos gitanos que viven de forma itinerante por el continente europeo ven condicionados sus desplazamientos por numerosas ordenanzas y legislaciones que vetan el derecho de acampar en terrenos públicos. Hoy la población gitana europea es mayoritariamente sedentaria. Un buen número de ellos se ve obligado, por sus condiciones económicas, a vivir en condiciones de insalubridad, en zonas marginales de las grandes ciudades europeas. Los numerosos programas de realojamiento que se llevan a cabo encuentran como principal obstáculo el rechazo de los vecinos a que los gitanos vivan en su barrio. 

            Por último, los gitanos son un pueblo cuya cultura permanece casi olvidada. La mayoría de las instituciones tiene del pueblo gitano una concepción más social que cultural. Resulta evidente que el pueblo gitano tiene en el trabajo o la vivienda problemas prioritarios. Pero no debemos olvidar que la identidad colectiva del pueblo gitano depende en gran parte del hecho de poseer un pasado histórico común, una lengua propia, unos usos sociales y, en definitiva, una historia común.

 En este sentido son todavía pocos los esfuerzos que se realizan en la promoción de la cultura gitana o en la enseñanza de su lengua, el romanó. 

JUAN DE DIOS RAMÍREZ HEREDIA.GITANO Y FUNDADOR DE LA UNIÓN ROMANI EN ESPAÑA.

            Nos encontramos, pues, que la falta de preparación académica y de formación laboral, la falta de viviendas dignas o la falta de reconocimiento de la idiosincrasia del pueblo gitano aboca a una buena parte de sus miembros a vivir en condiciones de marginalidad, habitando en infraviviendas, y a ganarse la vida en condiciones muy difíciles. Algunos de sus miembros, incluso, se ven empujados a la delincuencia como medio para procurarse la subsistencia. Como consecuencia, la sociedad mayoritaria acentúa su discriminación contra el pueblo gitano y le niega oportunidades para salir de esa situación.

A este proceso no permanecen ajenos numerosas instituciones y medios de comunicación. Estos últimos fundamentan muy a menudo sus informaciones sobre estereotipos, lo que no ayuda a que la comunidad gitana y la sociedad mayoritaria puedan convivir armónicamente.

            Pero también los españoles no gitanos tienen numerosas deudas con el pueblo gitano. Son muchas las aportaciones que la lengua española ha recibido del romanò, y existen muchas palabras españolas que provienen directamente de la lengua gitana (chaval, por ejemplo). También la influencia de la cultura gitana a la cultura española en general es muy importante. Así, por ejemplo, se dice que en Andalucía “no se sabe dónde acaba lo gitano y dónde empieza lo andaluz”.

Entre las labores para la mejora de la calidad de vida del pueblo gitano español y de la promoción de su cultura hay que destacar la gestión de Juan de Dios Ramírez-Heredia, gitano, diputado a las Cortes españolas (1977-1985) y al Parlamento europeo (1986-1994), hoy presidente de la Unión Romaní española y representante español en la Comisión Consultiva “Racismo y Xenofobia” del Consejo de la Unión Europea. 

            En la actualidad, el Estado español (a través de la Administración central, regional o local) tiene diversos medios de ayuda al pueblo gitano. En general podemos afirmar que existe un cierto compromiso de las autoridades con los problemas del pueblo roma´ní, si bien aún podría ser mayor. La mayor parte de las ayudas las proporciona el propio Estado a través del Plan Nacional de Desarrollo Gitano, que en 1996 ha contado con cerca de 500 millones de pesetas

EN EL MARCO DEL DIA INTERNACIONAL DEL PUEBLO GITANO

            Buena parte de los esfuerzos para la promoción social y cultural del pueblo gitano se debe al esfuerzo de los propios gitanos. A mediados de los años 60 los gitanos españoles comenzaron a organizarse y a crear asociaciones dedicadas a conseguir el reconocimiento de sus derechos, la mejora de su nivel de vida y la promoción de su cultura. Hoy las asociaciones gitanas canalizan buena parte de las ayudas del Estado. 

            Afortunadamente España no es un país en el que se registren casos de racismo violento, a diferencia de Alemania, Austria o los países de Europa del este (Rumanía, Bulgaria o la República Checa, sobre todo). El último caso de racismo violento tuvo lugar en 1993 en la localidad de Mancha Real (Jaén, Andalucía), donde el alcalde de la ciudad incitó a los vecinos a que quemaran las viviendas de los gitanos y les expulsaran así del pueblo. Sin embargo, el racismo existe.

            Existe una forma de discriminación más sutil pero constante, que hace que cuando se pronuncia la palabra gitano se asocie ésta casi automáticamente con actividades delictivas. Sin ir más lejos, al propio secretario general de la Unión Romaní, Antonio Torres, le fue impedida este verano la entrada en una discoteca de Santander, por el hecho de ser gitano.

Casos así son muy frecuentes, y todavía resulta una práctica muy habitual entre los policías pedir la documentación a los romà por la calle, simplemente por el hecho de ser gitanos. No olvidemos que hasta 1976 el Reglamento de la Guardia Civil aún tenía algunos artículos que permitían a los guardias actuar aleatoriamente con los gitanos y pedirles, por ejemplo, que demostrasen con facturas que la ropa que llevaban era suya. 

NOTA. Algunos párrafos de este artículo están tomados de       AGUSTÍN VEGA CORTÉS.

EL OBISPO DE SIGÚENZA GUADALAJARA  MUESTRA SU PRECUPACIÓN POR LA EXPULSIÓN DE GITANOS EN FRANCIA.

José Luis Palacios) El obispo de Sigüenza–Guadalajara y presidente de la Comisión Episcopal de Migraciones, José Sánchez, ha mostrado su preocupación ante la expulsión de gitanos rumanos y búlgaros emprendida por el Gobierno francés. “Nos trae un recuerdo terrible, que nos remite a estados totalitarios, xenófobos o racistas como el régimen nazi y el de Stalin”, ha declarado a Vida Nueva quien fuera secretario general de la Conferencia Episcopal.

LEYENDO EL DECRETO DE EXPULSIÓN DE LOS GITANOS DE FRANCIA.

El obispo responsable de la pastoral con inmigrantes expresa su inquietud por que pueda “tener un efecto expansivo, favorecido por las actuales leyes de inmigración, hospitalidad y de asilo, que son notablemente más restrictivas de lo que lo han sido en otros tiempos en Europa”. Las expulsiones masivas son, en su opinión, “un signo de una actitud drástica frente a una situación que plantea sus problemas y dificultades, como, por otra parte, ha planteado siempre la existencia de una población extraña, diferente en otro país”. Por ello, Sánchez apuesta, más que por políticas coercitivas, por “buscar soluciones”.

Aunque el Gobierno francés asegura que las repatriaciones están siendo mayoritariamente voluntarias –incentivadas por unos cientos de euros y por veladas amenazas–, la escalada verbal del propio jefe del Estado francés, Nicolás Sarkozy, y sus ministros, así como el hecho de que el 90% de los repatriados sean de la etnia gitana, preocupa a los defensores de los derechos humanos. De un total de 8.030 personas, 1.291 fueron “obligadas” a regresar a sus países y 6.739 lo hicieron “voluntariamente” en 27 vuelos “especialmente contratados” para ellos, según el ministro de Inmigración e Identidad Nacional galo.

Sánchez, que fue delegado para los capellanes españoles en Alemania, pone especial acento en el hecho de que las expulsiones de gitanos de Francia se estén llevando a cabo de forma masiva o en grupo: “Suenan a deportación, lo que hace recordar fechas que creíamos felizmente superadas”, reconoce a esta revista.

 En la misma línea apunta Benjamín Cabaleiro, de la Fundación Secretariado Gitano, quien no duda en calificar de “barbaridad” el hecho de criminalizar a toda la comunidad gitana por lo que puedan haber hecho algunos que viven en zonas marginadas”.

PROTESTA DE GITANOS EN FRANCIA.

Sánchez no ha querido ocultar el temor a que lo sucedido en el hexágono francés sirva para exasperar la intolerancia en nuestro país. Según datos del Secretariado Gitano, se calcula que en la actualidad los gitanos extranjeros entre nosotros rondan los 50.000, si bien se tratan de aproximaciones pues la etnia no es un dato que se recoja en los censos oficiales. Con respecto a la comunidad gitana, el obispo de Sigüenza–Guadalajara reconoce que “faltaba una pastoral específica, aunque se decía que las iglesias y los servicios estaban abiertos a ellos”.

ANTONIO JESÚS HEREDIA SACERDOTE GITANO CELEBRANDO LA EUCARISTÍA .

Antonio Jesús Heredia, director del Departamento de Pastoral Gitana de la Conferencia Episcopal, ha coincido en señalar que “siempre son injustos los procedimientos de expulsión masivos en los que no hay diálogo, y más en un mundo globalizado donde se comparten tantas cosas”.

Recién nombrado párroco de la iglesia del granadino barrio de Almanjáyar, este sacerdote gitano afirma que la prioridad de su Departamento pasa por dejar de considerar a la persona gitana como una persona pobre para pasar a verla “como un agente a evangelizar”. Este cura nacido en Órgiva defiende la necesidad de permitir al pueblo gitano que “exprese su fe según su sentir y su cultura”.

Una de las causas de la marginación que sufren los gitanos en la U.E. es el desconocimiento de su cultura pues Rechazamos lo que desconocemos”, y aún más cuando nos situamos por encima de ello, ostentamos el poder y nuestra cultura es la dominante.

            La mayor parte de los payos  poco pueden decir de los gitanos, y la imagen que la la mayoría tienen de ellos  se fundamenta en los estereotipos, prejuicios y generalizaciones que durante siglos se han formado en su entorno.

            Debemos partir del conocimiento y respeto que se merece la otra cultura, de este modo lograremos un enronquecimiento mutuo, pues siempre tendemos a marginar a esos grupos minoritarios que no se corresponden con la imagen social predominante.

            Al pueblo gitano   se  suele tachar de “inculto” sin darnos cuenta de que forman parte de una cultura muy rica en su contexto, y que sin embargo difiere bastante de la nuestra.

A pesar de ser culturas diferentes, no son incompatible, y de hecho, si se comenzase por aceptar estas diferencias, la convivencia entre payos y gitanos sería algo factible, cada uno con su cultura, dentro de sus normas, pero sin que una intente anteponerse a la otra.

EXPOSICIÓN SOBRE LA HISTORIA Y CULTURA GITANA. ESPAÑA.

Casi la totalidad de los animadores que trabajan en los programas de intervención para esta comunidad no son gitanos; esto implica una dificultad añadida, puesto que carecen de la cualidad de “miembro” de la comunidad; generándose de esta forma unas actitudes de descalificación mutua.

            No hay que olvidar que las actitudes de la población mayoritaria es la que ha generado esa problemática, los dirigentes gitanos han expresado a la Comisión Europea el escepticismo generalizado en nuestra gente por las ayudas que destina Europa para el pueblo gitano.

            De cómo éstas, aun siendo cuantiosas, sistemáticamente se han “perdido en el camino” A ello el propio Comisario Europeo Laszlo Andor reconoció que sería necesario un cambio profundo, no solo en el establecimiento de prioridades respecto al pueblo gitano en las diferentes políticas y programas europeos, tal y como se ha venido haciendo, sino también, en la manera de aplicar dichas políticas y de evaluar los proyectos destinados al pueblo gitano.  Estos mismos dirigentes  nos dicen.

Nuestro pueblo, más que nunca, necesita muestras creíbles de que se está haciendo algo por rescatarlos del abismo económico, laboral y social en el que actualmente nos encontramos .

Por SIC el 11 de junio de 2011

 EL PAPA PIDE QUE NUNCA MÁS EL PUEBLO GITANO SEA MARGINADO.

BENEDICTO XVI.

“Del tumentsa o si!” [El Señor esté con vosotros!] con estas palabras en lengua romaní, Benedicto XVI ha saludado a los 2.000 gitanos que, de toda Europa, han peregrinado a Roma, a la tumba de Pedro, “para manifestar su fe y su amor a Cristo, a Iglesia y al Papa” ha dicho el Santo Padre.

En su discurso en el Aula Nervi del Vaticano, Benedicto XVI ha recordado, según ha informado Radio Vaticano, que su antecesor, el Papa Pablo VI dirigió a los gitanos en 1965, estas inolvidables palabras: “Vosotros no estáis al margen de la Iglesia, en cierto aspecto, estáis en el centro. Sois el corazón mismo de la Iglesia”.

También yo hoy repito con afecto: ¡vosotros estáis en la Iglesia! ¡Sois una parte muy querida del Pueblo peregrino de Dios, y nos recordáis que “no tenemos, aquí, una ciudad permanente, sino que caminamos en busca de aquella futura”. También a vosotros os ha llegado el mensaje de salvación, al que habéis respondido con fe y esperanza”.

El Pontífice ha señalado que el pueblo gitano ha enriqueciendo la comunidad eclesial con creyentes laicos, sacerdotes, diáconos y religiosos de esta etnia; y ha dado a la Iglesia el beato Zeferino Giménez Maya, del que celebramos el 150 aniversario de su nacimiento y el 75 aniversario de su martirio

.

 BEATO CEFERINO GIMÉNEZ MAYA.

“La amistad con el Señor ha hecho de este Mártir un testigo auténtico de la fe y de la caridad. Con la intensidad con la que quería a Dios y descubría su presencia en cada persona y en cada ocasión, el beato Zeferino amaba a la Iglesia y a sus pastores. Su profunda fe religiosa encontraba expresión en la participación diaria en la Santa Misa y el rezo del Rosario”.

Hoy este “mártir del Rosario”, cuya corona llevaba siempre en el bolsillo, que fue causa de su arresto y que no dejó que se la quitaran ni en el momento de morir” -ha explicado Benedicto XVI a la comunidad gitana-, os invita a seguir su ejemplo y os muestra el camino: la oración y en particular el rosario, el amor por la Eucaristía y los sacramentos, la observancia de los mandamientos, la honestidad, la caridad y la generosidad hacia los demás, especialmente hacia los pobres. “Esto os hará fuertes para hacer frente al riesgo de las sectas y otros grupos que quieran poner en peligro vuestra comunión con la Iglesia”.

“Vuestra historia es compleja y, en algunos períodos, dolorosa. Sois un pueblo que, en los siglos pasados, no vivió ideologías nacionalistas, no aspiró a poseer una tierra o a dominar otras gentes.

Os habéis quedado sin patria e idealmente habéis considerado todo el continente como vuestro hogar. Sin embargo, persisten graves y preocupantes problemas, como las relaciones, a menudo difíciles, con las sociedades en las que vivís”.

GITANOS ESPAÑOLES.

El Papa ha repasado la historia “desafortunada, a lo largo de los siglos” del pueblo gitano: “el sabor amargo de la no acogida, la persecución, los miles de hombres, mujeres y niños brutalmente asesinados en los campos de exterminio durante la 2ª Guerra Mundial.

“Durante mi visita al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, el 28 de mayo de 2006, recé por las víctimas de la persecución y me incliné frente a las lápidas en lengua Romaní, que recuerdan a vuestros caídos. ¡La conciencia europea no puede olvidar tanto dolor! ¡Nunca más vuestro pueblo sea objeto de hostigamiento, de rechazo y de desprecio! Por vuestra parte, ¡buscad siempre la justicia, la legalidad, la reconciliación y tratad de no ser nunca causa de sufrimiento de los demás!”

Benedicto XVI ha reconocido que hoy en día, gracias a Dios, la situación está cambiando, nuevas oportunidades se abren para la comunidad gitana, que ha creado una cultura con la música y el canto, que han enriquecido a Europa. Por otra parte “muchos grupos étnicos ya no son nómadas, y buscan la estabilidad con nuevas expectativas ante la vida”.

EN LA IMAGEN EL ATLETICO DE BILBAO CON TELMO ZARRA HIJO DE PADRES DE ETNIA GITANA.

¡Os invito, queridos amigos, a escribir juntos una nueva página de historia para vuestro pueblo y para Europa! La vivienda, el trabajo digno y la educación para los hijos son la base sobre las que construir aquella integración que os beneficiará a vosotros y a toda la sociedad. Dad también vuestra activa y sincera colaboración, para que vuestras familias se inserten dignamente en el tejido civil europeo!

“Vuestros hijos -ha añadido el Papa- tienen derecho a una vida mejor”. Custodiad, por tanto, la dignidad y el valor de vuestras familias, para que sean verdaderas escuelas de humanidad. Finalmente el Papa les ha invitado a participar activamente en la misión evangelizadora de la Iglesia, promoviendo la actividad pastoral en sus comunidades. Y en lengua Romaní se ha despedido de ellos.

“Muchas gracias a todos vosotros, que habéis venido a la Sede de Pedro para mostrar vuestra fe y amor por la Iglesia y por el Papa.

Que el beato Zeferino sea para todos vosotros un ejemplo de una vida vivida por Cristo y la Iglesia, guardando los mandamientos y amando al prójimo. El Papa está cerca de cada uno de vosotros y os recuerda en sus oraciones”.

“Somos las flores de este mundo y somos pisoteados, maltratados y asesinados en Hungría, en la República Checa, en toda Europa”. Ha sido la breve intervención de Ceija Stojka, una gitana católica, superviviente de los campos de concentración de Auschwitz-Birkenau y Bergen-Belsen, que ha ofrecido su testimonio en este encuentro con el Santo Padre. Ceija Stojka pertenece a una numerosa familia de gitanos austriacos de los que sólo seis sobrevivieron al extermino. Stojka fue deportada a los 9 años de edad a Auschwitz junto a su familia y ha expresado su deseo de que los gitanos sean tratados con más respeto y que nunca más suceda lo que ocurrió en aquel campo de concentración.

OLEO DE CEIJA STOJKA

Durante su testimonio Ceija Stojka ha recordado con horror aquellos asesinatos y ha advertido que lo que sucedió en Auschwitz podría ocurrir de nuevo y dirigiéndose al Santo Padre le ha dicho que él sabía de qué estaba hablando.

Otro de los testimonios ha sido el de Carlo Mikic, un gitano de 18 años, nacido en Roma y que siempre ha vivido en los campos nómadas.

Carlo ha lamentado el trato recibido por el sólo hecho de ser gitano, la distinta consideración que ha tenido en función de su etnia y las dificultades de encontrar trabajo cuando en los documentos de identidad se lee la proveniencia de un campo de nómadas. El joven ha reconocido que hay gitanos que se equivocan, que se comportan mal, pero “la responsabilidad es siempre individual –ha dicho- y la culpa no es nunca de todo un pueblo o una etnia”.

“Yo he nacido en Roma, aunque por desgracia todavía no soy ciudadano italiano. Aquí he estudiado y tengo tantos amigos y aquí estoy buscando trabajo, querría formar una familia y vivir mi vida. Cuando pienso en el futuro, pienso en ciudades y países donde haya también sitio para nosotros, siendo ciudadanos iguales a los demás, no como un pueblo al que aislar y del que hay que tener miedo”.

QUIZÁS LE INTERESE DEL BLOG: OBISPOS: ESPAÑOLES HABLAN CONTRA LA CRISIS.

sanchoamigo.