23 junio 2012 in 13.-Dos testimonios sobre la vida de los cristianos en Argelia en el siglo XXI, | Etiquetas: , , , , (Editar)

DOS TESTIMONIOS SOBRE LA VIDA DE LOS CRISTIANOS EN ARGELIA EN EL SIGLO XXI.

El primero de los dos testimonios a los que alude el título del tema es de una religiosa la Hermana Sandra Catapano quien responde en su testimonio a esta pregunta: ¿ Cómo viven la unidad los cristianos de Argelia , que represetan aproximadamente el 1% de la población en país de mayoría musulmana ? 01/20/2012

«En la tierra de San Agustín, en el Siglo III, la cristiandad era floreciente -nos explica sor Sandra Catapano, del instituto misionero Nuestra Señora de los Apóstoles, y que vive en la ciudad de Orán-, pero después de diversas colonizaciones islámicas sobrevivió sólo gracias a la transmisión de la fe de generación en generación.

En el siglo pasado, además, sufrió dos pérdidas: la primera, la salida del país de un importante número de fieles franceses, que regresaron a su patria tras la independencia de Argelia en 1962; luego, la privación de muchas propiedades y actividades. Ahora, es una presencia humilde, que socialmente agrada a muchos y es oficialmente tolerada»

.

INMIGRANTES SUBSAHARIANOS.

Pero, inesperadamente, es la inmigración lo que da vida al cristianismo en Argelia.

            Hace seis años, la llegada de numerosos cristianos provenientes de otros países del África subsahariana, estudiantes y emigrantes por motivos de trabajo, constituyó una realidad que ha interrogado y estimulado a la comunidad de Orán y que alimenta el deseo de conocimiento y participación entre las diversas confesiones:

CATEDRAL DE SANTA MARÍA DE ÁFRICA EN ARGEL. 

«Nuestra parroquia, la catedral de Santa María, ha abierto las puertas a cientos de fieles de la iglesia evangélica y pentecostal, de la protestante, a los egipcios copto-ortodoxos y copto-católicos, a miles de inmigrantes trabajadores asiáticos, que necesitan tanto un lugar de culto autorizado como responsables “in loco”.

De este modo nos encontramos acogiendo en nuestra iglesia, tras las celebraciones, diferentes grupos de oración. Durante las grandes fiestas además, todos permanecen en el centro dedicado a nuestro obispo emérito, monseñor Pierre Claverie, asesinado en 1996, para compartir con fraternidad una comida festiva preparada cada día por uno de los diferentes grupos.

            Con algunos responsables de las comunidades étnicas luego, apoyamos al párroco en la visita a los inmigrantes hospitalizados. También han sido numerosos los nacimientos durante los últimos meses y las solicitudes de padres, incluso pertenecientes a otras confesiones cristianas, de suministrar el bautismo a los recién nacidos.

CRISTIANOS  EVANGÉLICOS ARGELINOS.

            También el consejo pastoral diocesano es ecuménico, con veinticinco miembros, entre los cuales cinco son responsables de otras confesiones religiosas, todas ellas que participan en la vida del único lugar cristiano disponible, la parroquia de Santa María.

Entre ellos, se encuentran también algunos jóvenes, como Tiaret: «La última vez –recuerda sor Sandra- nos habló de su alegría cuando había visto nacer un grupo de oración entre los jóvenes protestantes. Los jóvenes de nuestra comunidad participan en su oración y los protestantes comparten con nuestros jóvenes la Eucaristía de los viernes; lo mismo sucede en la ciudad de Tremecén. No es raro que nos digan: “¡la Iglesia católica, aquí en tierra argelina, es nuestra familia, es el lugar de nuestra integración!”». ( Tomado de vaticaninsider.lastampa.it/…/algeria-ecumenismo-ecumenism-11841/)

EL ACTUAL ARZOBISPO DE ARGEL. AÑO 2012          

El segundo de los testimonios procede El Arzobispo de Argel, Mons. Ghaleb Bader. El dice cosas como éstas:

En Argelia, quien no forme parte de la mayoría musulmana suní siempre vivirá expuesto a cierto grado de arbitrariedad.

Oficialmente, en el segundo país más grande de África desde el punto legal existe  la libertad religiosa, pero en la práctica no es así.

En 2006 entró en vigor una ley que castiga cualquier tipo de evangelización, ya sea mediante la difusión de textos religiosos, el uso de medios audiovisuales o iniciativas de cristianos .No hace mucho un joven cristiano argelino fue condenado a tres años de prisión tras haber encontrado en su poder libros y hojas cristianas bajo la excusa de que” la fe de un musulmán podía verse perturbada”

PARA  QUE LA FE DE UN MUSULMÁN NO SE VEA PERTURBADA.

Esta ley fue una reacción a las numerosas conversiones de musulmanes al Cristianismo. Tras la guerra civil de los años noventa, que se cobró hasta 250.000 vidas, muchos argelinos se apartaron del Islam y se afiliaron sobre todo a los movimientos evangélicos.

Los grupos islámicos más militantes los observaban con recelo, porque los cristianos de por sí les irritan profundamente. Para contrarrestar esta tendencia, a principios de 2006 el presidente Bouteflika redujo por decreto la libertad religiosa de los no musulmanes.

Desde entonces, los cristianos están bajo continua observación: sus reuniones son controladas, no pueden practicar públicamente su religión y la obtención de donaciones del extranjero ha sido limitada.

            El Arzobispo de Argel, Mons. Ghaleb Bader, no se arredra ante estas medidas y nunca ha dejado de reivindicar el derecho a la libertad religiosa de los cristianos.

Para fastidio de los gobernantes, no ha dudado en recurrir en varias ocasiones a las más altas instancias del Estado cuando instancias inferiores amedrentaban a sus creyentes.

El Arzobispo Ghaleb Bader, oriundo de Jordania, ocupa el cargo desde 2008.             Representa una Iglesia que, “en el fondo, no es una Iglesia oriental”, según ha recalcado en una conversación con colaboradores de la asociación católica internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada.

UNA  IGLESIA NECESITADA.

Cuando Argelia alcanzó la independencia en 1962, dos millones de cristianos –mayoritariamente franceses– habían abandonado el país. Muy pocos se quedaron, y en la actualidad, el número de argelinos católicos no supera unos cuantos centenares; la mayoría de los católicos de este Estado del África septentrional proceden de Europa o de otros países africanos.

La mayor parte reside en la costa, en las diócesis de Argel, Orán y Constantina. En la diócesis más extensa –la de Laghuat–, a la que pertenece todo el sur del país, viven muy pocos creyentes.

Pese a ser una minoría, los católicos desempeñan, en palabras de Mons. Ghaleb Bader, una importante tarea: “Dan testimonio de Cristo y aseguran así la supervivencia de la Iglesia, y eso cuenta”.

Ciertamente, aquí y allí siempre surgen problemas con las autoridades, pero el prelado asegura que la mayoría de la población estima a los cristianos. “Un cristiano rodeado de musulmanes hace mucho, porque da un ejemplo diferente”, explica el Arzobispo. “Nuestra amistad y nuestro servicio despiertan la curiosidad de nuestros compatriotas musulmanes, que se preguntan: ¿Por qué hacen eso los cristianos? ¿Por qué viven con nosotros pese a correr peligro?”. (Cf.vaticaninsider.lastampa.it/es/…/africa-chiesa-church-iglesia-15192

LOS MONJES DEL MONASTERIO  DE TIBEHIRINE .

Así, por ejemplo, en 1996, el secuestro y asesinato de siete monjes trapenses produjo conmoción en todo el mundo. Su monasterio de Tibehirine, situado a unos 80 kilómetros al suroeste de Argel, sigue vacío. El Arzobispo Ghaleb Bader explica: “La reacción de la gente no deja de sorprenderme.

En estos momentos sólo utilizamos el monasterio para ejercicios u otros encuentros, pero los habitantes de la zona siempre me preguntan que cuándo volverán a habitarlo monjes, porque los echan de menos”.

Anuncios