SÍNTESIS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA CATÓLICA EN COSTA RICA.

 

MAPA DE COSTA RICA CON SUS PROVINCIAS:

1.- San José, 2.-Alajuela, 3.-Heredia, 4.-Cartago, 5.-Puntarenas, 6.-Guanacaste y 7.- Limón.

  Resumir cerca de cinco siglos de Historia de la Iglesia en un solo tema, es hacer en verdad una Síntesis, que como tal ha de ser necesariamente abreviada, sin embargo, por mucho que la misma se abrevie siempre resultará larga para un lugar como éste, esta longitud aparece ya en el índice que vamos a seguir en la exposición del tema:

 1.- El paso de Cristóbal Colón por Costa Rica.

2.-Época de la pre-evangelización.

3.-El ” milagro” de la Virgen.

4.-Primera Semana Santa en Costa Rica.

5.-El asesinato del primer obispo de la diócesis Nicaragua – Costa Rica.

6.- Inicio de la Evangelización. Fray Juan de Estrada Rávago.

7.- Los franciscanos en la evangelización de Costa Rica.

8.- La vida en los centros de misión.

9.- Asesinato de un misionero.

10.- Organización de las parroquias.

11.- Otras actividades religiosas.

12.- La Iglesia durante la época de la Colonia. El Obispo D. Pedro Villarreal.

13.- El obispo Fray Benito de Valtodano.

14.- Nuevos obispos en la diócesis.

15.- Hallazgo de la imagen de Ntra. Sra. de los Ángeles y el “rescate” de Nuestra Señora de Ujarraz.

16.- Visita Pastoral de Monseñor Bravo Laguana.

17.- Corrección de misioneros y clérigos.

18.- La labor misionera a través del siglo XVII.

19.- Declaración de la independencia y erección de la diócesis de Costa Rica.

20.- El primero obispo de la  nueva diócesis.

21.- Santos y mártires de Costa Rica.

22.- La Iglesia de Costa Rica en el siglo XXI.

23.- La devoción a la Virgen María

24.- Fuentes.

 1.- EL PASO DE CRISTOBAL COLÓN POR COSTA RICA.

 Según el escritor Ricardo Blanco Segura en su obra Historia Eclesiástica de Costa Rica, el primer español que puso pie en el territorio costarriqueño  fue el mismo Colón , aunque su permanencia en el mismo fue únicamente de unos 20 días. Posiblemente allí celebró la primera misa fray Alejandro,  fraile jerónimo que además de religioso parece desempeñaba el papel de tesorero y que acompañaba al almirante en su cuarto viaje, que duró del 1502 al 1504  en dirección al centro del continente.

             En el viaje descubrirá varias islas en las Antillas Mayores: Caimán Brac y Pequeño Caimán, y la costa de Centroamérica por la zona donde actualmente se encuentran Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, hasta llegar al Golfo de Urabá, entre Panamá y Colombia.

            En lo que se refiere a la estancia de Colón en Costa Rica parece ya haber acuerdo de que el lugar  donde estuvo fue en Cariay en el puerto de Limón y la fecha de su llegada el 18 de septiembre de 1502, lugar donde fray Alejandro celebraría la misa pues parece esta ser una costumbre  del Almirante.

            Después del descubrimiento de Colón, se le comenzó a llamar Veragua, nombre de origen indígena que comprendía todo el territorio ,desde el golfo de Urabá hasta el cabo Gracias a Dios.

 GIL GONZÁLEZ  DÁVILA.

2.-ÉPOCA DE LA PRE-EVANGELIZACIÓN.

 La  pre-evangelización de Costa Rica   comenzaría  con la expedición de Gil González Dávila en el año 1522.

            En esa expedición llevaba Gil González uno o dos capellanes, de quienes nos consta el nombre de uno, el Presbítero Diego deAgüero, que fue el primer sacerdote que estuvo en Costa Rica y Nicaragua

            Traía el Padre Agüero una imagen de la Santísima Virgen, de quien tan devotos se mostraron siempre los conquistadores y a cuyo culto se debió, accidentalmente, la salida de un grave apuro que en esta expedición sobrevino a los aventureros.

 A PESAR DE ESTAR LEVANTADA.

3.- EL ” MILAGRO” DE LA VIRGEN.

 El propio Gil González nos narra el suceso:”Dende a quince días que llegué, llovió tantos días que crecieron los ríos tanto que hicieron toda la tierra una mar, y en la casa do yo estaba, que era lo más alto, llegó el agua a dar a los pechos a los hombres; y de ver esto la gente de mi compañía, uno á uno me pidieron licencia para se ir fuera del pueblo á valerse en los árboles en derredor y quedé yo con la gente más de bien en esta gran casa esperando a lo que Dios quisiese hacer, creyendo que no bastaría el agua á derribarla; y estando ellos y yo a media noche ,con harta sospecha y temor de los que acaesció, teníamos en lo alto de la casa por de dentro una imagen de Nuestra Señora é una lámpara de aceite que la alumbraba; y como la furia del agua creciese mientras más llovía, a la media noche quebraron todos los postes de la casa y cayó sobre nosotros y derribó la cámara donde yo estaba, y quedé yo con unas muletas que traía, de pies encima de la dicha cámara, el agua a los muslos, y llegaron las varas de la techumbre al suelo, y quedaron los compañeros el agua á los pechos, sin tener parte por do resollar plugo a Dios, por quien El es, que con cuanto golpe la casa hizo al caer, no se murió la lámpara que teníamos delante la imagen de Nuestra Señora; y fue la causa que, como la casa dio sobre el agua y vino poco a poco sin dar golpe en el suelo,no hizo fuerza para que la lámpara se muriese; y como quedamos con lumbre, púdose hallar manera con que saliésemos de allí, y fue que rompieron con una hacha la techumbre de la casa y por allí salieron los compañeros que conmigo se habían quedado y a mí me sacaron en los hombros, que los otros todos el día de antes se habían ido con mi licencia a salvarse en los árboles y sus indios que traían de servicio.

            La importancia que para nosotros tiene esta expedición, estriba en que durante ella se empezó por “hacer cristianos” a los habitantes de las tierras exploradas.

            Para esa labor llevaba el capitán al Padre Agüero, quien bautizó una considerable cantidad de indios a lo largo de todo el recorrido de la expedición, o sea desde la región de Burica hasta las inmediaciones del lago de Nicaragua.

             González recorrió las regiones de los caciques Garobareque, Cochira, Cob, y otros muchos y llegó al puerto que él llamó de San Vicente, hoy Caldera. Allí se encontró con Andes Niño y luego se separaron; siguió Gil por tierra recorriendo el territorio de la actual provincia de Guanacaste habitado por los indios chorotegas. Allí conoció al cacique Nicoya con quien trabó amistad, convirtiéndole al cristianismo con sus hijos y mujeres juntamente con muchos de su pueblo en un total de 6063 almas, catequización llevada a cabo en el término de diez días, según las relaciones existentes acerca del suceso, y con mucha sinceridad por parte de los neófitos.

            Gil González prosiguió su viaje y conoció al cacique Nicaragua, personaje interesante con quien sostuvo conversaciones sobre temas bastante serios, como Dios y los astros, y entre ambos se entablaron relaciones más o menos amistosas.

            Luego de otros sucesos que no vienen al caso en este lugar, se fue González a Panamá el 5 de junio de 1523.

            El propio Gil González afirmó en carta al emperador Carlos V, que se habían bautizado durante su viaje treinta y dos mil almas”y dejo tornadas cristianas treinta y dos mil ánimas, asimismo de su voluntad …”.

 

PEDRO ARIAS DÁVILA.

 Pedrarias Dávila fue el primero en aprovecharse de los descubrimientos de Gil González y organizó en 1523 una expedición al mando de Francisco Fernández de Córdoba,. En la expedición de Fernández de Córdoba iba también el más tarde  célebre Hernando de Soto. Acompañó a esta aventura el Padre Diego de Agüero, capellán de Gil González, que ya conocía muy bien el terreno. En la ruta se siguió el mismo itinerario de Ponce y Castañeda en 1519; así llegaron hasta el Golfo de Nicoya y cerca de allí fundó Fernández la villa llamada de “Bruselas”, en la región de Orotina, entre los ríos Aranjuez y Chomes, según la opinión de don Cleto González Víquez.

PESCADORES EN EL GOLFO DE NICOYA. COSTA RICA.

            La villa de Bruselas fue la primera población que fundaron los españoles en Costa Rica;  se verificó allí el primer repartimiento de indios hecho en el país, tomados de las diferentes tribus de Nicoya, Huetares y Chira.

            .De Bruselas siguió Fernández hacia el norte y en el mismo año de 1524 fundó las ciudades de León y Granada. Algún tiempo después y viendo la posibilidad de sacar con ello ventajas personales, Fernández se rebeló contra Pedrarias, alardeando de depender exclusivamente de la audiencia de Santo Domingo y contra el parecer de algunos de los más concienzudos de sus compañeros, como Hernando de Soto, a quien encerró por oponérsele

            .Hernando de Soto y Francisco Compañón escaparon a Panamá para informar a Pedrarias de lo ocurrido y este último no esperó segunda orden para venirse a castigar la osadía de Fernández.

            Pedrarias salió de Panamá a principios de 1526. Le acompañó en este viaje el Presbítero don Diego de Escobar en calidad de capellán

            .En marzo de 1526 llegó Pedrarias a la isla de Chira y allí celebró el Padre Escobar los oficios de semana santa con la aprobación del gobernador, quien se empeñó en la catequización de los indios.

            Después de la toma de posesión de la isla se cantó un solemne Te Deum, luego de haber destruido los ídolos paganos. Instalóse luego un sitio decente para la celebración de los oficios de la Semana Mayor y en él se coloco una imagen de la Virgen. Los oficios comenzaron el domingo de Ramos, con el canto de la Pasión y se hizo lasolemne bendición de las palmas. Igualmente y como de costumbre ,celebraron los oficios del jueves santo; el viernes santo se cantó otra vez la Pasión, se hizo la adoración de la cruz y entre las oraciones del ritual se incluyó la siguiente: “Señor Jesucristo, suplicámoste por                         tu santa cruz que nos salves y recibas en tu guarda y amparo, debaxo del cual te plega, Señor, por tu santa pasión que estemos y andemos en tu santo servicio y nos des gracia para que plantemos y se extienda tu santa fe cathólica en estas bárbaras naciones. Amén”. Todos respondieron y se hizo una aspersión con agua bendita.

             Fue esta la primera Semana Santa celebrada en Costa Rica .

            Una vez que hubo llegado a Nicaragua, Pedrarias procesó a Fernández de Córdoba y éste fue decapitado en la plaza pública de León.

            Después de la malograda intentona de Fernández de Córdoba, fue nombrado el capitán Felipe Gutiérrez gobernador de Veragua el 24 de diciembre de 1534. Recorrió nuestro territorio, visitó la bahía de Zorobaró y llegó a fundar una. colonia de muy corta vida cerca del río Belén. A Felipe Gutiérrez lo acompañó un sacerdote llamado Juan de Sosa y probablemente fue el único; en el acto de capitulación para poblar la provincia de Veragua, se lee: “… y terneys con los dichos yndios un clérigo y dos religiosos de buena vida y ejemplo que los bautizen, yndustrien, y enseñen en las cosas de nuestra santa fee cathólica; y si conviniere que aya más clérigos o Religiosos,los pornéis; é no aviendo en la dicha tierra diezmos que se paguen los teméis a vuestra costa todo el tiempo que no oviere los dichos diezmos… é viniendo a recevir la doctrina cristiana les haréis sus yglesias, según la dispusición de la tierra, en que la recivan.. .”

   IGLESIA DEL PUEBLO DE CHOMES.    

En el año 1554 la Audiencia de Guatemala nombró a Pedro Ordoñez de Villaquirán corregidor de Nicoya y de los puertos de Chira y Paro. Gobernó durante dos años en forma más o menos pacífica y que tiene un motivo de especial interés para la Historia Eclesiástica, a saber, la fundación de la iglesia del pueblo de Chomes, la segunda, según Monseñor Thiel, que se edificó en Costa Rica ya que la de Nicoya había sido edificada hacia 1544 y se la consideraba como la primera.

            Por una cédula del 18 de diciembre de 1559, consta que la fundación de dicha iglesia, a la cual dotó de ornamentos Villaquirán, le atrajo la benevolencia de los indios; dejó allí a un sacerdote encargado de la administración, pero no nos quedan datos precisos de su labor, por haber sido probablemente muy corta su permanencia en el lugar.

5.- ASESINATO DEL PRIMER OBISPO DE LA DIÓCESIS DE NICARAGUA- COSTA RICA.FRAY ANTONIO DE VALDIVIESO.O.P.

  Monseñor Valdivieso fue el primer obispo de Nicaragua- Costa Rica en la mayor exactitud de la expresión. El  territorio de Costa Rica había estado bajo la jurisdicción de Panamá, hasta que una cédula real del 9 de mayo de 1545, ordenó a Monseñor Valdivieso que entendiera en las cosas espirituales de por acá. En la cédula se encargaba al nuevo obispo ocuparse de las cosas de Cartago “entre tanto se proveyese de prelado”, recomendándole el servicio de las iglesias en orden a la limpieza, ornato, decencia y culto divino .

             Otras estipulaciones referentes a los clérigos, que debían cuidar de la administración de los sacramentos y de los diezmos, de los cuales “había de llevar la cuarta parte y las restantes debían quedar para los ministros”.

             Figuraba entre los clérigos recomendados el Presbítero Francisco Bajo, capellán de la expedición de Diego Gutiérrez y uno de los pocos que escaparon con vida de aquel desastre, para cura de la villa de Santiago, pues el gobierno español aún ignoraba la tragedia de Gutiérrez.

            Así desde el 9 de mayo de 1545, se siguió llamando la hasta entonces diócesis de Nicaragua, “Diócesis de Nicaragua y Costa Rica”, nombre que conservó hasta 1850, cuando se hizo la separación.

            Hay que tener en cuenta, que aunque se trataba de una orden real, no fue esta la solemne unión de ambos territorios en una sola diócesis ya que eso ocurrió posteriormente por una Real cédula de6 de julio de 1565. Hasta esa fecha se trataba de algo nominal.

            En agosto de 1545 Valdivieso escribió al Consejo de Indias refiriéndose a la población de Costa Rica. Comenzó a interesarse como nuevo objeto de su cuidado pastoral, especialmente haciendo referencia a las nuevas cristiandades, aunque muy escasas y mal instruidas.

             Para ese fin se reunió en Gracias (Honduras) con el obispo de Guatemala, Monseñor Marroquín, y el obispo de Chiapas ,Monseñor Bartolomé de Las Casas, para pedir a la Audiencia el cumplimiento de las nuevas leyes en favor de los indios, petición que no recibió aquella de muy buen grado.

            El 20 de septiembre del mismo año, recibió Monseñor Valdivieso las bulas que lo acreditaban como obispo de Nicaragua, y Costa Rica. Recibió la consagración de manos  de los obispos Bartolomé de Las Casas y don Cristóbal de Pedraza, obispo de Honduras, el domingo 9 de noviembre de 1545, en Gracias.

      CONSAGRACIÓN DE VALDIVIESO EN GRACIAS. COSTA RICA. 

Una vez consagrado se dirigió Monseñor Valdivieso a su diócesis y allí tropezó desde el principio con la mala voluntad de los españoles, particularmente con la familia de  Hernando Contreras  que acabaría con su vida,

                        Como hemos dicho  Hernando  Contreras, emparentado con Pedrarias  y que se sublevó contra la corona queriendo restaurar el imperio Inca,  acabó dando muerte al Obispo Valdivieso , el 26 de febrero de 1549  compinchado con algunos enemigos del obispo, se dirigieron a su casa y allí con sus propias manos lo apuñaló de tal forma que los dos religiosos que estaban con él nada pudieron hacer por salvarle. Uno de ellos lo confesó y le dio la absolución, el obispo expiró mirando a un crucifijo que pusieron en sus manos.

            Con la muerte de Monseñor Valdivieso quedó abierta otra vez la vacante, y durante la misma actuaron como Vicarios Capitulares, los Presbíteros Martín Hernández de Herrera de 1550 a 1555 y Juan Alvarez, de 1555 a 1557. Durante esta vacante se retiraron  los Padres dominicos de León por orden del provincial de Guatemala, con lo cual quedó la diócesis muy escasa de clero.

            Después de siete años de vacante, la corona presentó el 2 de mayo de 1556 al licenciado Lázaro Carrasco, clérigo secular de Bruselas, quien pasó a Nicaragua en 1557, aún sin confirmación de la Santa Sede y sin consagrarse. El 20 de noviembre de 1562 murió Lázaro Carrasco sin haber recibido las bulas de su nombramiento.

 RUINAS DE LA SEGUNDA IGLESIA DE CARTAGO.COSTA RICA.

6.-INICIO DE LA EVANGELIZACIÓN DE COSTA RICA. FRAY JUAN DE ESTRADA RÁVAGO.

 A Monseñor Carrasco le sucedió como Vicario Capitular el Presbítero Pedro de Pazo, deán de la catedral, quien permaneció en ese puesto hasta 1572, en vista de las dificultades Durante el gobierno de Monseñor Carrasco tuvo lugar la expedición de Juan de Cavallón y el padre Estrada Rávago.

Cuando murió el señor surgidas a raíz de la elección de dos obispos (Fuentes y Fernández de Córdoba) durante la vacante.

            La llegada a Costa Rica de Juan de Cavallón se produjo por petición propia,   era natural del Castillo de Garcimuñoz en la provincia de Cuenca, Castilla la Nueva, y siendo Alcalde Mayor de Nicaragua,  de 1553 a 1555, solicitó  permiso  para llevar a cabo  la empresa de poblar y descubrir la tierra y provincia de Nuevo Cartago y Costa Rica, desde la provincia de Nicaragua.

            La Audiencia de Nicaragua  confirió tal poder el 30 de enero de 1560 en la Ciudad de Guatemala, haciendo además la observación de que al momento de partir desde Nicaragua hacia Costa Rica, debía dejar necesariamente el cargo que tenía allí.

            Para realizar la empresa de conquista de Costa Rica, debió Cavallón buscarse un buen socio que pudiera aportar los dineros de que carecía, dado que los preparativos de dicha entrada demandaba muy fuertes inversiones, dinero con el que él no contaba.

            Lo encontró en la persona de don Juan de Estrada Rávago,  ex fraile de la orden de San Francisco, natural de la ciudad de Guadalajara en Castilla la Nueva, quien si regresaba a España debía devolver, según disposición real, los dineros ganados en el Nuevo Mundo. Al prestarse a la colaboración para el descubrimiento y conquista de nuevos territorios  tal obligación quedaba anulada.

            Hecha la sociedad, el licenciado Cavallón hizo el plan para penetrar   en el nuevo territorio,  según este  plan el padre  Juan marcharía  primero , saldría de la ciudad de Granada, embarcándose en el Lago para proseguir por la vía del Desaguadero y después salir al Mar Caribe, seguidamente navegaría la costa hacia el Sur-este, hasta hallar el sitio, donde habría de erigir una ciudad, a la que  daría el nombre de Castillo de Austria, posteriormente  trasladó   este asentamiento a  la boca del Rio Suerre  lugar en el que  tampoco  logró subsistir. Posteriormente se reunió con su socio en el interior de Costa Rica.

            De esta forma se puede decir que a partir del  padre Juan de Estrada  Rávago se inició  la verdadera evangelización  en Costa Rica, terminando la etapa anterior que podríamos denominar de pre-evangelización.

LOS PADRES FRANCISCANOS Y COSTA RICA.

Esta tarea se llevó  a cabo con los franciscanos  entre los cuales es necesario nombrar a Fray Pedro de Betanzos, fray Lorenzo de Bienvenida, fray Diego Salinas y otros  que  insistieron en que en Costa Rica se aplicaran las Leyes Nuevas dimanadas de España prohibiendo que los trabajaran en las minas, ni como esclavos ni como naburios.

            Debido a esta actitud de los misioneros con relación al trato de los indígenas las relaciones entre Juan de Cavallón y el padre Estrada se tensaron hasta que Cavallón marchó a Guatemala definitivamente  para ejercer un nuevo cargo.

Estrada en  enero de 1562 quedó al mando de la provincia y desempeñó el cargo de Alcalde Mayor interino hasta en  el mismo  año  de  1562, asumió esas funciones Juan Vàzquez Coronado.

Una vez con las riendas del mando en sus manos, comenzó el padre Estrada una obra verdadera de edificación, amasada con su propio sacrificio, abnegación, y más que todo con la dulzura de su carácter, bondad y caridad para con los indios que llegaron a amarle entrañablemente.

Estrada Rávago aprendió la lengua de los indios, compró víveres, ropa, provisiones de toda especie, etc., que distribuyó luego a manos llenas entre indios y españoles sin distinción alguna, captándose así la simpatía general. Se preocupó sobre todo de la propagación de la fe y dedicóse a fundar cuantas iglesias pudo, dotándolas de su propio peculio de cuanto les era menester para el ejercicio del culto.

GARCIÑUÑOZ Y SU CASTILLO. COSTA RICA.

De esa generosidad nos han dejado cuenta los documentos relativos a su persona en admirable acuerdo. El Cabildo de GarcíMuñoz en carta al rey fechada el 22 de agosto de 1562 dice lo siguiente:

            “E así, el dicho Juan de Estrada, siguiendo el orden que tenía empezado, con el celo é voluntad de servir á V. M. sustentó é proveyó la dicha jornada, porque se ofrecieron en este cometido muchas necesidades, las cuales todas el dicho Juan de Estrada á su costa remedió, yendo por su propia

persona a comprar bastimentos é provisiones para el aumento de la dicha ciudad, é trayéndolos él mismo por la mar en canoas, é poniendo su persona a gran riesgo, todo con fin de que se conservase la dicha población. En el ínterin de lo cual, el dicho Juan de Estrada, con dádivas y presentes, sermones é persuasiones, por vía de paz, con mucho amor é regalo, atrajo al conocimiento de Dios, é a que diesen el dominio y reconocimiento a V. M. a muchos indios é principales de las dichas provincias, é así de presente sirven en ellas á los vecinos de esta ciudad de su propia voluntad é muy contentos. E ha hecho é fundado iglesias, teniendo gran cuenta de las proveer de establos, ornamentos, cálices y campanas y libros y lo necesario, todo á su costa, predicando y doctrinando la ley evangélica, así á los españoles como á los naturales, atrayendo á los dichos naturales a nuestra práctica é conversión; é así de todos ellos es querido é amado é respetado”*

            En esta obra edificadora de la Iglesia tuvo el Padre Estrada un auxiliar de primer orden: fray Pedro de Betanzos. Este santo franciscano, misionero abnegado y admirable, aprendió la lengua de los indios y se dedicó durante nueve años a la predicación de la doctrina cristiana en Costa Rica  con ardentísimo celo.

RUINAS EN GARCIMUÑOZ.

Al celo del padre Betanzos y a la generosidad y dulzura de Estrada, obedeció el cariño que ambos se ganaron entre los indios y vecinos de Garci Muñoz, quienes pidieron al rey, el 22 de agosto de 1562, el nombramiento de Estrada como obispo de Costa Rica, insinuación que ya habían hecho en otra oportunidad y que de nuevo resultó infructuosa.

Dos días antes del envío de esta carta, el 18 de agosto, había salido para Costa Rica Juan Vázquez de Coronado, quien había sustituido a Cavallón el 2 de julio de 1561 en la Alcaldía Mayor de Nicaragua y más tarde, el 2 de abril de 1562, se le había puesto al frente de Costa Rica.

A principios de septiembre llegó Vázquez  a Nicoya, llevando entre sus hombres a fray Maxtín de Bonilla a quien recomendó mucho la instrucción de los indios. El 20 de noviembre del mismo año llegó a Garci Muñoz. Por lo que se puede entrever de los escritos de ambos, parece que el padre Estrada y Vázquez de Coronado no se llevaron muy bien.

El padre Estrada continuó como misionero, aunque ya no alcalde, y resentido, como él mismo lo dice, “por haber Juan Vázquez de Coronado, por siniestra información (ganado) el adelantamiento de Costa Rica” lo cual “no sé si fue acertado, advirtiendo como advertí al señor fiscal en secreto que no convenía al servicio de S. M. ni al bien de la tierra, y dando para ello mis razones bastantes… y cuando se me pidiese razón yo la daría muy cumplida…”

            Estrada en  enero de 1562 quedó al mando de la provincia y desempeñó el cargo de Alcalde Mayor interino hasta en  el mismo  año  de  1562, asumió esas funciones Juan Vàzquez Coronado .

Por los  disgustos con éste marchó a España en 1563. Regresó a Costa Rica en 1566 y durante varios años desempeñó el cargo de cura párroco y vicario de Cartago. Después regresó a su ciudad natal, donde falleció.

Vázquez de Coronado envió expediciones pacificadoras y él mismo hizo varias correrías por el interior del país. Le acompañaron los padres Betanzos y fray Martín de Bonilla. En 1563 Vázquez fue a reconocer el valle del Guarco, que encontró agradabilísimo y apto para fundar una ciudad; allí trazó la ciudad de Cartago a donde hizo trasladarse en 1564 a los vecinos de Garci Muñoz. Más tarde descubrió los lavaderos de oro del valle de Duyen el río de La Estrella, e hizo la repartición de lo adquirido tomando en cuenta al padre Estrada Rávago, a quien por justicia correspondía una parte.

IGLESIA DE OROSÍ EN COSTA RICA.

7.- LOS FRANCISCANOS EN LA EVANGELIZACIÓN DE COSTA RICA.

 Después de largo recorrido por los pueblos circunvecinos, entre los cuales se encontraba una colonia mejicana de indios chichimecasa cuyo cacique, Iztolín, exhortó a convertirse al cristianismo, durante los meses de febrero, marzo y abril de 1564, volvió Vázquez a Cartago en mayo del mismo año.

Cuando llegó a Cartago se encontró Vázquez con una agradable sorpresa: la llegada del franciscano de gloriosa memoria, fray Lorenzo de Bienvenida, quien había llegado de Guatemala con fray Diego de Salinas y fray Melchor Salazar, “aunque viejo y cansado de tantos trabajos como había pasado” se vino a cumplir su misión a Costa Rica

Aquí lo encontró Vázquez de Coronado en mayo de 1564.Con fray Lorenzo de Bienvenida eran ya cinco los sacerdotes con que contaba la naciente colonia, (Padres Bonilla, Betanzos,Salinas y Salazax) número sumamente exiguo para atender a las necesidades misioneras, por lo cual los religiosos acordaron conforme a la opinión del Cabildo y vecinos de Cartago, enviar al padre Bienvenida a España, a la Corte de Felipe II, agregado a la embajada que saldría ese mismo año para tratar de los asuntos inherentes a la nueva provincia. El objeto era exponer al rey las necesidades espirituales y materiales de la obra catequizadora de Costa Rica, y traer, si fuera posible, un número considerable de misioneros.

Felipe II acogió con mucha benevolencia a los representantes de Costa Rica A Vázquez de Coronado le dio el 4 de abril de 1565 el título de Adelantado, hereditario, y un sueldo de mil pesos anuales, que aumentó con otros dos mil al nombrarle gobernador el día 8 del mismo mes. y a fray Lorenzo de Bienvenida le atendió muy dignamente.

El 29 de julio emitió el rey las dos cédulas reales en favor de la misión que representaba el padre Bienvenida. En la primera le daba 500 ducados de la real caja para comprar cálices, ornamentos, misales, campanas y otros instrumentos necesarios para proveer una iglesia; y suponiendo que iba a fundar conventos, para lo cual llevaría consigo trece religiosos, se le dio la facultad de proveer, a cuenta de la real caja, de vino, aceite, cálices y copones durante seis años.

IGLESIA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN. COSTA RICA.

LA ÉPOCA DE LA COLONIA.

            El 19 de julio de 1566 Felipe II nombró a Pero Afán de Ribera, más conocido como Perafán de Ribera, gobernador de Costa Rica. Con él se cierra el período de la conquista de Costa Rica, y empieza, con el gobierno de Anguciana de Gamboa, la época de la  colonia. Desde el punto de vista religioso este periodo se cubrió con el episcopado de fray Jerónimo Fernández que parece recibió de mala gana su nombramiento episcopal gobernando la diócesis entre 1571 y 1574 a monseñor Gómez le sucedió el franciscano Fray Antonio Zayas con el  que se inicia la serie de obispos de la época colonial.

            Esta época,, abarca desde la última tercera parte del sigloXVI (1573) hasta la independencia en 1821.

Es admirable en medio de la modestia de los recursos y la pobreza del ambiente el avance de la fe en Costa Rica.

Figuras centrales de ese movimiento fueron los frailes franciscanos, a quienes debemos lo más grueso del bagaje de nuestra civilización figuras heroicas y sacrificadas; pechos inflamados de verdadera intrepidez; dispuestos siempre a derramar su sangre generosa para abonarla naciente semilla de nuestra fe y nuestra cultura.

VOLCÁN  POAS . COSTA RICA.

Durante este tiempo se fundaron nuevas parroquias; de día en día crecieron más las doctrinas donde los misioneros debían ser sacerdotes y maestros; se hicieron los malogrados pero heroicos intentos de abrir a la doctrina cristiana las montañas de Talamanca y en el pueblo empezó a formarse el concepto de la vida realmente católica, aunque no exenta de los extremismos y conceptos erróneos a que puede llegar la genteen su condición de masa.

Se va formando aquella generación que hoy día llamamos de “nuestros abuelos”, que regía sus costumbres según los principios cristianos más elementales y que aún no era capaz de apostatar en la práctica y a vista y paciencia de todos, de la fe que profesaba.

Bien es cierto que el cristianismo engendrado en la colonia no se conservó en toda su pureza y fue poco a poco convirtiéndose en una mezcla de tradiciones y creencias, que llegaron hasta suplantarlo verdadero por lo falso.

Pero igualmente cierto es que la pura doctrina, ha constituido la base de la espiritualidad católica y muchas veces de la unión de la familia costarricense. De allí la importancia de la era de la colonia, no sólo para la Historia Eclesiástica, sino para el estudio del desenvolvimiento de la personalidad individual de los habitantes de Costa Rica.

La  designación de monseñor Zayas data de 1574; el 5 de abril se le dieron las ejecutoriales y llegó a Nicaragua a principios de enero de 1576. durante la ausencia ocupó su lugar el deán Pedro de Pazo, ya experto en el desempeño de tales funciones.

            En este interregno  era gobernador de la provincia Anguciana de Gamboa, entre las desgraciadas actuaciones del mismo referida al aspecto religioso fue el prendimiento de los frailes franciscanos de Cartago.

 CONVENTO FRANCISCANO.          

El origen de las dificultades con los religiosos se remontaba a tiempos anteriores. Alrededor de 1577, los padres habían fundado las doctrinas de Barba, Aserrí y Curridabat, y en los años sucesivos las de Ujarráz, Pacaca y Quepo.

Dadas las dificultades encontradas para llevar a cabo su misión decidieron marcharse a Filipinas, donde detenían por delante una obra más positiva .Esa determinación la comunicó al gobernador fray Ricardo de Jerusalén exponiéndole claramente las razones de su marcha. No hubo fuerza capaz de convencer a Anguciana de que autorizara la salida de los padres y ante la insistencia de éstos no se anduvo con contemplaciones: los tomó presos y por espacio de dos meses los tuvo cargados de grillos, hasta que la fuerza de las circunstancias lo obligó a desistir de su empeño.

Los frailes se quedaron mal de su grado. Más tarde fray Pedro Ortíz escribió al rey el 24 de marzo de 1576 informándole detalladamente del asunto y lo mismo hizo fray Juan de Torres el 12 de marzo de 1577, sin que las quejas lograran mejorar la situación de los padres.

Por estas fechas llegó a la diócesis monseñor  Zayas con él  llegaron  fray Pedro Ortíz y otros treinta franciscanos para engrosar el número de los que trabajaban en Nicaragua y Costa Rica; entre ellos probablemente los padres Baptista, Delgado, Juárez y Jiménez, que tomaron a su cargo el cuidado de diferentes lugares en ambos países. Un mes después de su llegada, se verificó el capítulo franciscano de León y resultó electo provincial fray Pedro.

El gobernador Anguciaga fue sustituido por el capitán Diego Artieda y Chirino. Artieda salió de España en abril de 1575 y llegó el 16 de junio de 1576 a Nicaragua; el 11 de febrero de 1577 vino por primera vez a Costa Rica. Anguciana fue residenciado por Artieda y poco tiempo después debió rendir cuentas a la Audiencia por otros asuntos graves.

Durante el período de gobierno de Artieda hubo sucesos de importancia para el desarrollo de la iglesia costarricense. Ya antes de su llegada, el obispo  Zayas conocía por informes las nuevas disposiciones reales en cuanto a los sueldos de los curas y sacristanes de Cartago y Esparza.

IGLESIA DE ESPARZA EN COSTA RICA.

El sueldo de los curas había sido fijado en 50.000 maravedís anuales y el de los sacristanes en 30.000, pagados por la corona. Esas cifras perduraron inalteradas hasta 1627.

El 11 de febrero de 1577 llegó Artieda a Costa Rica y una de las medidas que tomó en primer término fue informar al rey acerca del estado de los asuntos religiosos; le escribió una carta fechada el 1 de marzo de aquel año y entre otras cosas le informaba:

“En lo que toca a la doctrina de los naturales hallé muy mala orden en ella, por causa del poco calor que los gobernadores pasados han dado á los religiosos, mayormente por los malos tratamientos que el alcalde mayor Anguciana les ha hecho y diferencias que con ellos ha tenido, como ya creo V. M. habrá tenido noticia, que fue causa de muchos dellos salirse de la tierra los quales se han vuelto conmigo y se han juntado doze failes. Espero en Dios de oy más se hará mucho fruto porque con toda diligencia lo procuran”‘

Igualmente los padres fray Lorenzo de Bienvenida y fray JuanTorres, escribieron al rey justificando el poco fruto espiritual obtenido en aquel entonces por la indolencia y malos tratos de los gobernadores, especialmente Anguciana. Otras actividades de Artieda fueron el nombramiento del padre fray Diego de Molina para cura de la ciudad de Artieda, fundada en diciembre de 1577 en Bocas del Toro, y el establecimiento en 1578 de los diezmos del añil y de la grana. En 1579 pidió al rey el envío de más religiosos para su gobernación, y en 1581 volvió a informar acerca del cristianismo en la provincia diciendo que en cinco años los franciscanos habían bautizado alrededor de 7.000 indios. Con igual diligencia informó en 1582 acerca de la muerte del heroico padre fray Juan Pizarro.

.De las actuaciones del obispo Zayas tenemos pocas fuentes. Repetidas veces informó al rey respecto a su diócesis y el período de su episcopado se distingue por la intensa labor llevada a cabo por los misioneros franciscanos.

A partir de 1581 tuvo serias incidencias con el tesorero general de León Juan Moreno Alvarez de Toledo, el cual llegó hasta urdir conjuraciones contra el prelado, sublevando al clero, divulgando libelos y recogiendo firmas contra el obispo.

Cooperó a esta campaña cierto obispo venido de Sur América, que llegó a Nicaragua en 1580 con humos de visitador del Santo Oficio de México. Según el criterio de Monseñor Thiel este prelado se llamaba fray Alonso Guerra y tenía la sede en el Paraguay.

Tan serias y amargas intrigas, decidieron a Monseñor Zayas a renunciar; lo hizo el 8 de marzo de1582, pero no tuvo aceptación. el mismo año de su renuncia falleció, el 16 de octubre, en León.

Hasta el  año 1603 no se conoce con certeza el nombre del obispo que estuvo en la diócesis,  en esa fecha fue elegido Don Pedro de Villarreal.

.En 1588 vino a Costa Rica fray Alonso de Fonseca en calidad de Comisario Visitador de los Franciscanos. El 28 de enero, fue celebrado en Cartago un capítulo con numeroso concurso de frailes; entre otras determinaciones, se tomó la de escribir al rey solicitando su favor para la conquista de Talamanca.

Ese mismo año de 1588 llegó fray Agustín de Ceballos quien tan intensa y fructífera labor realizó en Costa Rica. A fines de 1589 el gobernador Artieda se fue a Guatemala llamado por la Audiencia y fue privado de sus poderes y dignidad.

File:IglesiaDesamparados.JPG

IGLESIA DE DESAMPARADOS. COSTA RICA.

8.-LA VIDA EN LOS CENTROS DE MISIÓN.

 Veamos ahora algo acerca de la vida en común en esos centros de misión. En primer lugar, las actividades de los misioneros eran múltiples.

El doctrinero tenía que hacer de maestro, agricultor y a veces hasta de juez en regiones en que se veía solo y con una grey no muy sumisa que digamos. Esa labor de los misioneros dio origen ya desde los principios de la colonia, a las famosas reducciones, o sea concentraciones más o menos regulares de indios, hechas con el fin de mantenerlos unidos para recibir las enseñanzas en materia de fe, e instruirlos en otras disciplinas de rudimentaria cultura, de la cual fueron entre nosotros los primeros heraldos los padres franciscanos.

Por una parte, estas reducciones tenían la ventaja de librar a los indios del atraco de los colonos a quienes se prohibía habitar en lugares cercanos a las reducciones.

Los  franciscanos realizaron una labor muy efectiva como nos lo atestiguan los datos escasos que tenemos de su labor en aquellos años.

Tomando en cuenta el deficiente personal y las necesidades que debían afrontar, su actuación siempre resulta muy positiva; en todo caso, más humana que la de aquellos cuyas miras se regían únicamente por los intereses materiales y que a su vez no constituyeron ningún modelo a seguir en el trato con los indios. El trabajo de los misioneros abarcaba varios ramos. no sólo los estrictamente espirituales y religiosos sino también los culturales y artesanales propios de los más variados oficios: carpinteros, zapateros, pintores, albañiles…

 TESTIGOS DE EXCEPCIÓN.

9.- EL ASESINATO DE UN MISIONERO.

 El padre Pizarro había venido en 1564 con fray Lorenzo de Bienvenida y cuatro padres más; era originario de Extremadura y pertenecía a la provincia de San Miguel. Fue varón famoso por sus virtudes y de un celo apostólico a toda prueba, tanto, que le llevó a la trágica muerte que tuvo. Según la versión más común de los hechos, el padre Pizarro se fue a Quepo, lugar denominado por el gobernador Artieda como “aun no bien doméstico”, con ánimo de conquista espiritual y sin permitir que le acompañara ninguna escolta de soldados. Se hizo acompañar únicamente por tres muchachos indios bautizados, confiado tan sólo en la Providencia.

TEMPLO DE NARANGITOS EN QUEPOS. COSTA RICA.

Llegó a Quepo y allí, según nos cuenta el gobernador Artieda  en carta al rey, de marzo de 1582 azotó a un hermano del cacique y a otros indios principales; eso provocó la furia de los demás indios, que lo apresaron y mataron.

La muerte de fray Juan Pizarro es, junto con la de fray Rodrigo Pérez en el siglo siguiente, uno de los ejemplos heroicos de lo que costó nuestra fe católica, y nos muestra, una vez más, el valor de la obra misionera en nuestro país.

RUINAS DE LA PARROQUIA ANTIGUA DE  UJARRAZ.

10.- ORGANIZACIÓN DE LAS PARROQUIAS.

 Pasemos ahora a ver lo que era, en términos generales, el sistema de organización parroquial, si es que puede llamarse así en aquellos tiempos; el estado de las iglesias del país, administración, y otros aspectos interesantes del tema.

De las incipientes parroquias de aquel tiempo, Cartago era la principal; de allí que sea siempre, o casi siempre, de la vida de la misma de la que se toman los datos principales o características para poder sentar un criterio sobre el tema que nos interesa.     De las demás parroquias, Nicoya desde 1544, Esparta desde 1574 y Ujarráz, Barba, Aserrí, Pacaca y Curridabat desde 1575, no nos han quedado documentación alguna directa, ya que, o no tuvieron archivo debidamente organizado, o bien la escasa documentación que poseyeron se ha perdido empezando con los datos a ellos referentes ya bien entrado el siglo XVIII.

 PROFESIÓN  EN EL CONVENTO FRANCISCANO DE CARTAGO.

Todos esos lugares tenían su ermita, naturalmente de adobes o paja, muy toscas, y eran atendidas por un doctrinero fijo o que hacía visitas temporalmente. Por lo que a Cartago se refiere ya en el año 1578 había allí dos iglesias y una ermita; una de las iglesias era la parroquia, construida en substitución de la levantada por el padre Estrada Rávago y la otra la del convento de San Francisco; la ermita estaba situada en el barrio de San Juan de los Navoríos.

La parroquia la atendía un sacerdote secular y fue su primer cura y vicario el padre don Juan de Estrada Rávago; como indicamos anterioremnte .

De 1594 a 1599 fue cura y presbítero Martín Muñoz con el título de Vicario y en 1599 el presbítero Lope de Chavarría, de tan famosa memoria. El padre Chavarría permaneció en su puesto hasta 1605,volviéndolo a ocupar en otras ocasiones.

El convento de Cartago tuvo cinco guardianes, hecha la exclusión de los primeros años en que los padres vivían en una pequeña comunidad bajo la tutela de fray Lorenzo de Bienvenida. Los cinco guardianes fueron: de 1575 a 1576, fray Juan de Torres; de 1576 a1582, fray Ricardo de Jerusalén; de 1588 a 1593, fray Juan de Osorio;de 1593 a 15 96, fray Bartolomé Galeas y de 1596 a 1604, frayAntonio Carranco.

  ALTAR EN LA IGLESIA DE OROSÍ.         

Las iglesias y ermitas eran muy pobres, También las oficinas parroquiales y los archivos eran de lo más humilde. Por uno de los curas de Cartago, el presbítero Baltazar de Grado, sabemos que el papel de los libros que se usaban para apuntar las defunciones, los matrimonios y los bautizos, era sumamente malo y de ahí que muchos documentos de aquella época se hayan perdido irremisiblemente..

Por lo que puede concluirse de los informes de los gobernadores y de los misioneros, ya que no de los libros perdidos, al terminar el siglo XVI los misioneros habían bautizado alrededor de 10.000 indios y tomando en cuenta la labor de años anteriores puede decirse que Costa Rica era ya fundamentalmente cristiana, excepto Tala-manca y algunas regiones de Quepo.

 HERMANDAD PASIONAL DE CARTAGO.

11.-OTRAS ACTIVIDADES RELIGIOSAS.

 Todavía nos resta dar un vistazo sobre las actividades religiosas en Cartago al finalizar el siglo, y el fomento de la vida cristiana especialmente a raíz de la fundación de cofradías y asociaciones piadosas. Desde 1577 ya existían en nuestro país cuatro cofradías, en cuanto los documentos permiten suponerlo.

La más antigua de ellas era la de Nuestra Señora del Rosario, fundada aquel año en la parroquia de Cartago; la segunda era la del Santísimo Sacramento, fundada entre 1577 y 1580; la tercera la de la Santa Vera Cruz, aprobada por monseñor señor Zayas en marzo de 1580 y establecida en Cartago l3 de mayo de 1582; la cuarta era la de la Pura y Limpia Concepción probablemente del año 1593 y cuyos estatutos trajo de Guatemala el presbítero Diego de Aguilar .

IGLESIA DE LA PURA Y LIMPIA CONCEPCIÓN.

Todas estas asociaciones tenían sus insignias, estandartes y uniformes con toda   la vistosidad propia de tales tiempos, pero los relatos acerca de sus actividades públicas que hoy poseemos datan del siglo XVII.

Como último detalle justo es recordar aquí el estado de la enseñanza en aquellos tiempos, por cuanto ésta dependía exclusivamente de los clérigos. Ya desde la época del padre Estrada, y aun antes, fue preocupación constante de la corona que al lado de la catequización de los indios se diera especial importancia a la enseñanza.

De esta enseñanza se ocuparon los misioneros, dando a los indios los primeros rudimentos de gramática y otras ciencias elementales, para lo cuales era muy útil la enseñanza gráfica catequística; . antes de que hubiera escuelas los misioneros fueron los que enseñaron; cuando hubo una escuela, el primer maestro fue un sacerdote.

ESCUELA AMIGA. COSTA RICA.

La primera escuela fue fundada en Costa Rica por un sacerdote llamado Diego de Aguilar, el primer maestro de Costa Rica. Era una escuela elemental que existía ya antes de 1594 y al frente de la cual permaneció el padre Aguilar hasta 1623. Este sacerdote parece que fue un gran amante de la enseñanza a la cual dedicó casi cuarenta años de su vida y en aras de la cual sacrificó otros puestos más lucrativos y honoríficos.

En cuanto a la moral pública, dejaba mucho que desear. Indios y colonizadores vivían muchas veces muy apartados de los centros religiosos y costaba hacerlos cumplir con sus deberes, debiendo ser llamados casi siempre “por descomunión” como dice don Juan de Chávez y Mendoza en una carta al rey en 1649. Así terminó el siglo XVI, con todas las caracterìsticas de una ruda incipiencia, tanto en lo civil como en lo eclesiástico.

 CONSAGRACIÓN DE UN OBISPO POR EL PINTOR GELASIO GIMENEZ.

LA ÉPOCA DE LA COLONIA. EL OBISPO PEDRO VILLARREAL12.-LA IGLESIA DURANTE .

 Un hecho a recordar a principios de este siglo es la reiteración de la petición de creación de una sede episcopal en Costa Rica independiente  de la de Nicaragua con la que estaba unida, tal petición que era la tercera que se hizo hasta el momento no fue tampoco atendida.

Don  Juan de Ocón y Trillo fue uno de los primeros gobernadores que llegaron a Costa Rica en los comienzos del siglo  llegando a tierra costarricense el 1604 para seis años. Su  nombramiento coincidió con la elección del nuevo obispo de Nicaragua y Costa Rica, llevada a cabo el mismo año recayendo en la persona de don Pedro de Villarreal.

Entre estos dos personajes, gobernador y obispo, se sucedieron no pocos incidentes que como mínimo fueron causa de extrañeza y escándalo para los feligreses de la iglesia de Cartago, especialmente, alguno de ellos con motivo tan irrelevante como el disponer de silla en el presbiterio para el gobernador.

Don Pedro Villarreal  llevó a cabo la primera vista pastoral en Costa Rica. Un año duró esta visita pastoral, de enero de 1608 a enero de 1609. El fruto principal de la visita fue la administración del Sacramento de la Confirmación, que nunca había sido administrado en nuestro país hasta la fecha. Por los datos que quedan de aquel tiempo, la proporción de confirmados fue muy poca, con un mínimo de dos personas en un día y un máximo de cuarenta y nueve.

También el obispo Villareal  hizo la publicación solemne de la Bula de la Cruzada, enriquecida con nuevos privilegios en julio de 1573  por el Papa Gregorio XIII, y extendida a América de acuerdo con el pontífice por real cédula de 15 de setiembre del mismo año por orden de Felipe II.

  La publicación de la Bula se hizo en un solemne acto , era la primera vez que se publicaba en Costa Rica y Monseñor Villarreal quiso dar al acto la mayor solemnidad; desfiló por las calles engalanadas de Cartago revestido de pontifical  a la parroquia, donde se hizo la publicación de la misma.

[basilica+ns+de+los+angelews.jpg]

IGLESIA DE NTRA. SRA. DE LOS ÁNGELES EN COSTA RICA.

Otro acto pastoral del sr. obispo fue la celebración de ordenaciones sagradas en Costa Rica. De las ordenaciones que realizó en Cartago no tenemos noticia específica relativa a los nombres de los clérigos, con toda probabilidad religiosos en su mayoría y unos pocos seglares.

Cuando Monseñor Villarreal regresó a Nicaragua se llevó a un joven de Cartago llamado Baltasar de Grado para que cursara estudios eclesiásticos más amplios en Nicaragua, donde fue ordenado de sacerdote. Fue el primer nativo de Costa Rica que ingresó en el clero.

También por estas fechas se llevó a cabo la construcción de una nueva iglesia en la parroquia de Cartago debido al mal estado en que se encontraba la primera. La misma se construyó bajo la dirección del párroco el  cura de Cartago, padre Lope de Chavarría

REPRODUCCIÓN DE LA ANTIGUA IGLESIA DE CARTAGO.

Por este tiempo había sido fundada la ciudad de Santiago de Talamanca y en lo religioso  la atendían los padres Juan Díaz de Ribera y  fray Andrés.

El gobierno de la provincia había cambiado desde 1612, año en que sucedió a Ocón y Trillo don Juan de Mendoza y Medrano, quien tomó posesión en 1613

.Durante este gobierno, tan cruel que la Audiencia se vio obligada a mandar a prender y procesar en Guatemala al gobernador, ocurrieron varias sublevaciones de indios, de las cuales fue la más célebre la de Aoyaque, señalada por la heroica muerte de fray Rodrigo Pérez. Su ejemplo junto con el de fray Juan Pizarro, es una de las estrellas luminosas de nuestra Historia Eclesiástica y su muerte uno de los precios más elevados que se pagó por nuestra fe cristiana.

REBELIÓN DE LOS INDIOS RIO RIAXOLA.

13.- EL OBISPO FRAY BENITO DE VALTODANO.

Para suceder a Monseñor Villarreal fue designado fray Benito de Valtodano, benedictino. Era un personaje distinguido, que había ocupado relevantes puestos en su orden, como abad de San Clodio y visitador general por algunos años. Su presentación tuvo lugar en agosto de 1620, y su episcopado puesto en relación con los de aquel tiempo, especialmente los que le siguieron, fue relativamente largo, pues se extendió hasta 1629.

El nombramiento de monseñor  Valtodano concordó casi exactamente con el de don Alonso del Castillo y Guzmán, sucesor de don Juan de Mendoza y Medrano en 1618, como gobernador de Costa Rica. Igual que sus inmediatos antecesores, don Alonso poseía un carácter en extremo violento y por añadidura con fuertes tintes de liberal, blasfemo y mal hablado

.           Una de las primeras medidas de don Alonso fue salir a castigar a los indios rebeldes y tomarles cuentas por la muerte de fray Rodrigo Pérez, fraile, pero español ante todo. Se proveyó de soldados en Cartago y tras un día de viaje sentó reales a orillas del río Sixaola.

Aquí se valió de un ardid que no se justifica más que por la época en que fue cometido y la manera de pensar hace trescientos años. Temiendo una emboscada de los indios que en son de paz habíanse acercado al real de los españoles, don Alonso mandó edificar una iglesia o ermita de horcones y caña; allí y so pretexto de celebrar una misa metió a los indios, los cuales fueron apresados.

De estos indios, juntamente con los arrestados en los alrededores, se enviaron cerca de cuatrocientos a Cartago donde fueron encerrados en la iglesia de La Soledad.

El suceso, sean cuales fueran sus fines, no puede ser más deplorable, ya que los indios, si bien es cierto que eran crueles en sus castigos como nos lo muestra el martirio de fray Rodrigo Pérez, luchaban por su libertad con los medios que tenían a su alcance.

Durante el gobierno de don Alonso del Castillo y Guzmán se hicieron intentos de poner a Costa Rica bajo la jurisdicción de la Audiencia de Panamá algo que se llegaría a intentar varias veces posteriormente sin resultado.

UN DIA DE MERCADO EN CARTAGO.

El suceso que más nos interesa de este tiempo, es la visita que hizo en 1625 Monseñor Valtodano. En marzo de ese año el señor obispo realizó la segunda visita pastoral de nuestra Historia.

Datos explícitos no nos quedan de la obra efectuada por el prelado en aquella oportunidad y el único indicio de la estancia del señor Valtodano en Costa Rica nos lo dan las partidas de confirmación que en número de 685 se han conservado de aquellos años.

Monseñor Valtodano murió en noviembre de 1629 y fue precisamente en este mes y año en que el obispo de Panamá fray Cristóbal Martínez de Salas y su cabildo dieron su parecer favorable a la agregación de Costa Rica a la jurisdicción de Panamá.

Después de la muerte de Monseñor Valtodano, se sucedieron varios episcopados cortos entre 1630 y 1650, dos de los cuales no llegaron a presentarse en la diócesis por razón de sus enfermedades y muertes.

EL OBISPO FRAY ALONSO DE BRICEÑO.

14.- NUEVOS OBISPOS EN LA DIÓCESIS.

.Monseñor Núñez Sagredo falleció en Nicaragua en 1639 y para sucederle fue presentado en 1644 fray Alonso de Briceño, franciscano. El señor Briceño había nacido en Chile, país donde desempeñó los cargos de comisario de su orden y después fue algunos años guardián de Lima. Hasta 1653 recibió las bulas que le acr

Vacante otra vez la diócesis hasta el 8 de juliode 1633, fue nombrado el trinitario Fernando Núñez Sagredo quieno cupó la sede hasta 1639.Llegó Monseñor Sagredo a Nicaragua en 1635 y dos años después (1637) hizo la tercera visita pastoral a Costa Rica. Un año antes de su nombramiento, en 1634, un incendio destruyó la iglesia de Nicoya con su respectivo archivo, pérdida lamentabilísima, pues privó a las generaciones siguientes de un rico acervo documental relativo al desarrollo de la religión en aquellos lugares.

Una de las medidas tomadas por Monseñor Núñez Sagredo fue probablemente la queja elevada por intermedio del gobernador Sandoval el 18 de mayo de 1637 denunciando los hechos punibles de los corregidores de pueblos, tendientes a impedir la buena marcha de las doctrinas. Abusaban del trabajo de los indios, los retenían en sus granjerias hasta los días festivos y les impedían ir a misa, “de modo que los indios se están en los umbrales de la fe como el primer día que se convirtieron“, dice la denuncia

Llegó el señor Briceño a Trujillo en 1659 y no pasó nunca a Caracas’ » a pesar de haber permanecido nueve años en la primera. Murió allí el 16 de noviembre de 1668 sin que sepamos las razones por las cuales no tomó posesión de su sede en la cual se encontraban sus bulas desde 1660.

NUESTRA SEÑORA DE LOS ÁNGLES. LA NEGRITA DE COSTA RICA.

15.- HALLAZGO DE LA IMAGEN DE NUESTRA SEÑORA DE LOS ANGELES Y  EL “RESCATE” DE NUESTRA SEÑORA DE UJARRAZ.

En este tiempo ocurrió el hallazgo de una imagen de la Virgen Maria conocida como Nuestra Señora de los Ángeles a este hecho nos referiremos más extensamente más abajo.

El hecho más sobresaliente ocurrido bajo el episcopado de Monseñor bravo de Laguna fue el llamado “rescate” de Nuestra Señora de Ujarráz o sea la atribución que se hizo a la Virgen, como suceso milagroso, de ser la causa de la huida de los piratas cuando estuvieron en nuestro país

Los piratas, al mando de los famosos Mansfield y Morgan, desembarcaron en Pórtete en número de 500 a 700 hombres. Un indio llamado Esteban Yaperí o Yapurí, se escapó e informó al doctrinero fray Juan de Luna, quien a su vez transmitió la noticia al gobernador López. Este mandó construir una trinchera en Quebrada Honda reforzada con 600 hombres

.

IMAGEN DE LA LIMPIA Y PURA CONCEPCIÓN PRIMERA PATRONA DE COSTA RICA.

LOS PIRATAS EN COSTA RICA.

El 15 de abril de 1666 El 15 de abril de 1666 los piratas llegaron a Turrialba y hasta ese lugar se dirigió el sargento Alonso de Bonilla para hacer una exploración del terreno y de las posibilidades bélicas de los piratas, que, sin que poseamos datos claros al respecto, se volvieron atrás y se embarcaron en Pórtete el 23 de abril.

Mientras esto sucedía en Turrialba, en Cartago se hacían rogativas a Nuestra Señora de la Limpia Concepción, muy venerada en aquellos tiempos en que Nuestra Señora de los Ángeles apenas comenzaba a insinuarse en nuestras devociones populares.

OTRA IMAGEN DE NUESTRA SEÑORA DE LA LIMPIA CONCEPCIÓN.

Sea como haya sido, la devoción atribuyó a milagro de la Virgen la huida de los piratas y en adelante se le siguió llamando “Nuestra Señora de la Limpia Concepción del Rescate de Ujarraz”. Él hecho dio lugar también a nutridas y solemnes funciones de parte de las autoridades y del pueblo, y años más tarde, en tiempos de don Miguel Gómez de Lara , se construyó en memoria del milagro el famoso templo de Ujarraz cuyas soberbias ruinas en lamentable abandono subsisten aún como monumento perenne a la fe de nuestros antepasados.

 ARCHIVO NACIONAL DE COSTA RICA.

16.- VISITA PASTORAL DE MOSEÑOR BRAVO DE LAGUNA.

 En 1674 Monseñor Bravo de Laguna hizo su visita pastoral a Costa Rica, cuarta durante el siglo XVII. Llegó a Cartago en febrero de aquel año acompañado de una nutrida comitiva de secretarios, reposteros y servidores.

De esta visita, al menos en sus detalles secundarios podemos saber algo hoy en día gracias al “Inventario” de los bienes de Monseñor Bravo de Laguna que se conserva en los Archivos Nacionales. Allí están descritos no sólo una serie de enseres personales del obispo, sino hasta la propia vajilla “con la marca de su Ilustrísima“, que se vio obligado a traer dada la miserable escasez de todo ello en nuestro medio.

Traía también todas sus vestimentas pontificales y su joyería, compuesta de pectorales y anillos, algunos de considerable valor, como un anillo con “un ojo de esmeralda grande” y dos pectorales de diez esmeraldas cada uno, montadas en oro y otros anillos de piedras moradas (probablemente amatistas).Es muy probable que igual inventario se haría de las otras visitas y que iguales o parecidos arreos debían poseer los otros prelados, pero en el caso presente el escrito tiene más importancia ya que el obispo murió en Cartago entre el 8 y el 9 de junio de 1674 y debió levantarse una información exacta de sus bienes.

.Los funerales se efectuaron en la iglesia parroquial de Cartago con asistencia de la flor y nata de la sociedad de aquel tiempo y del pueblo, que lloró sinceramente a su prelado. Por los mismos días de la visita de Monseñor Bravo, la corona nombró al maestre don Juan Francisco Sáenz gobernador de la provincia y el 27 de abril de 1674 ya había tomado posesión de su alto cargo.

17.-CORECCIÓN  DE LOS MISIONEROS Y CLÉRIGOS.

El  20 de febrero de 1675, el oidor don Benito de Novoa Salgado, visitador, dictó ordenanzas que tocaban asuntos eclesiásticos, por lo menos inherentes a las personas. Según parece, por las disposiciones de Novoa,  se ponía en evidencia la poca edificación que daban los misioneros, cuyas costumbres, o habían degenerado de su austero rigor o más bien existían entre ellos descarriados de otras provincias, por cuya conducta  se juzgaba a todos, como ocurre en todas las épocas.

Entre las ordenanzas figuraba una prohibición hecha a los misioneros de castigar a los indios, y a éstos se les prohibió pagar más de tres pesos y dos reales por los matrimonios. En un informe del mismo visitador fechado el 7 de agosto del mismo año los cargos antes plasmados en disposiciones restrictivas, tenían ya un carácter más grave. “Los doctrineros —dice Novoa— se hacen del uso de la tierra haciendo maizales y tabacales y cobrando raciones dobladas y llevando por el casamiento de un indio 6 y 7 pesos; y cuando se casa la india la depositan en su cocina, cosa mal parecida, pues les deben enseñar atendiendo más á que parezcan caridad sus acciones que no á ganancia; y dejo otras cosas pecaminosas por no escandalizar los oídos de V. M.”*

Un asunto poco edificante fue también la oposición que los franciscanos hicieron a la llegada a Costa Rica de otros religiosos; el caso concreto fue su oposición a la fundación de un convento de P.P. Agustinos en Cartago el año 1668. La oposición de los franciscanos fue tan fuerte y tan enrevesadas sus razones para oponerse a su instalación , que los agustinos después de haberse instalado en una capilla y restaurado un local para convento terminaron por marcharse por donde había venido comprendiendo que allí no eran bien recibidos.

Resultado de imagen de IGLESIA DE BORUCA COSTA RICA.

IGLESIA DE BORUCA COSTA RICA.

18.- LA LABOR MISIONERA A TRAVÉS DEL SIGLO XVII.

La labor en el campo de las almas, durante el siglo XVII, tanto de curas como de misioneros fue ardua. Por ese tiempo la provincia, aún en medio de sus penalidades económicas, había entrado ya en las vías de una rudimentaria organización en el aspecto religioso; se notan características parecidas a las de otros países más adelantados, y a mediados del siglo es cada vez mayor el número de aquellas famosas “capellanías”, a raíz de las cuales tantos disgustos como pleitos y desaciertos se originaron   sin embargo se puede hablar de un visible progreso en la evangelización a lo que contribuirían no poco las frecuentes visitas pastorales que en número    de cinco se verificaron en el siglo XVII.

IMAGEN DE LA IGLESIA DE TURRIALBA

En general, el número de partidas de bautismo que se conserva del siglo XVII asciende a 2170; las matrimoniales a 397 y las defunciones a 1074 entre niños y adultos.

En lo concerniente a la confirmación, existe una seguridad mayor en cálculos numéricos, ya que no sólo pueden concluirse por las partidas conservadas sino por tratarse de un sacramento cuya administración tuvo menos frecuencia. Por entonces la mayoría de los niños que nacían de españoles o de indios (si estos eran cristianos) se bautizaban.

IGLESIA DE TUCURRIQUE.

Tanto en el siglo XVI como en el XVII el número de sacerdotes que atendieron en diversas épocas y lugares las parroquias y doctrinas del país, no llegó a 100.

Frecuentemente se substituían entre los religiosos, que eran el mayor número, unos por otros, venidos de España o de otros países americanos. El clero secular era el más escaso y lo componían a lo sumo los curas de Cartago y uno u otro sacerdote residente allí mismo en calidad de coadjutor o de maestro; los religiosos tenían en sus manos el resto de las doctrinas del país so las parroquias.

Iglesia de Cot

IGLESIA DE COT. COSTA RICA.

En distintas épocas hubo en Cartago clérigos de órdenes menores y subdiáconos y diáconos, que acompañaban las más de las veces en calidad de pajes a los obispos, cuando venían en visita pastoral. Algunos minoristas fueron ordenados en Cartago

En 1680 Monseñor de las Navas y Quevedo fundó el Colegio Seminario de San Ramón, en León de Nicaragua. Allí cursaron sus estudios sacerdotales la mayoría de los integrantes del clero posterior, en medio de no pocas vicisitudes por las cuales atravesó la institución a través de la Historia. Con el correr de los años dicho seminario llegó a convertirse en la Universidad de León.

IGLESIA DE  QUIRCOT.

Ocho nuevas parroquias con verdadero carácter de tales se fundaron durante el transcurso del siglo XVII. Fueron: Boruca, en 1629; Turrialba, en 1650; Tucurrique, Cot, Quircot y Tobosi en1680; Bagaces, en 1687 y Térraba entre 1696 y 1700. Cada una de ellas poseía su iglesia, provista de las mismas condiciones modestísimas que los templos tuvieron desde sus orígenes en Costa Rica. Varios templos nuevos se construyeron en este siglo como el de Bagaces y la de Ujarraz, por ejemplo.

IGLESIA DE TOBOSÍ. COSTA RICA.

También durante el siglo XVII se construyeron varias ermitas o iglesias pequeñas; las principales eran la del Santísimo Rosario, la de los Angeles y la de San Nicolás de Tolentino, todas costeadas o al menos edificadas bajo los auspicios de las correspondientes cofradías.

El resto del país estaba sembrado de pequeñas iglesias, en realidad ranchos de paja, donde un misionero tenía su sede y celebraba con relativa frecuencia la santa misa. En tiempos de donMiguel Gómez de Lara se construyó buen número de tales iglesias,de adobes, como las de San Bartolomé de Barba, Curridabat y San Luis de Aserrí.Otros lugares que poseían iglesias por el estilo eran Cot,  Quircot,etc.,

IGLESIA DE BAGACES. COSTA RICA.

Las cofradías habían tomado ya en el siglo XVII un auge considerable, que tenía a veces papel decisivo en muchas cuestiones. Puede decirse que eran las únicas asociaciones piadosas que existían entonces y ellas eran las que sostenían el culto y el escaso esplendor que era dable en aquellos tiempos de Dios.

19.-.- INDEPENDENCIA Y CREACIÓN DE LA DIÓCESIS DE COSTA RICA.

Costa Rica se independizó del Imperio Español el 15 de septiembre de 1821, el ayuntamiento de Cartago emitió el acta del 29 de octubre, declarando su independencia, y, el 1 de diciembre, una Junta de Legados promulgó el Pacto Social Fundamental Interino o Pacto de Concordia, considerada la primera Constitución de la nación pues estableció el derecho absoluto de la provincia de constituir su propia forma de gobierno, se reconocieron los derechos civiles de los habitantes, se proclamó la libertad de comercio y se estableció que el gobierno quedase a cargo de una Junta Superior Gubernativa.

DOLOROSOS ENFRENTAMIENTOS TRAS LA INDEPENDENCIA.

A través de diversas vicisitudes y de guerras tanto exteriores como interiores Costa Rica logró su independencia total y su constitución como república independiente.

Casi de forma paralela a la independencia inicial como estado independiente, la Iglesia Costarricense luchó por su independencia eclesiástica  solicitando a la santa sede la creación de Costa Rica como diócesis independiente.

CATEDRAL DE SAN JOSÉ DE COSTA RICA.

TRAS LA CREACIÓN DE LA DIÓCESIS DE COSTA RICA.

El 28 de febrero de 1850 se creó en Costa Rica con la creación de la diócesis de san José. El 7 de octubre de 1852 se firmó un concordato con la santa sede, en el que reconocía las religión católica como la religión oficial del estado. Tras la firma del Concordato entraron algunas órdenes e instituciones  religiosas como la Congregación de la misión, los lazaristas, los jesuitas quienes abrieron un Colegio en Cartago, entraron también algunas comunidades de religiosas.

Después de la creación del obispado, se plantea la inquietud de que Costa Rica debe tener su propio Seminario, para que los candidatos al sacerdocio no tengan que viajar a León o a Guatemala para formarse.

 Este asunto se liga a la declaración de la Universidad de Santo Tomás como Universidad Pontificia, punto tratado en el documento del Concordato, antes mencionado  y el Breve firmado en 1853. el año siguiente.

.           Los esfuerzos de Braulio Carrillo y de José María Castro Madriz, son pilares para el logro de la República soberana y, más adelante, de la independencia eclesiástica. Ambos factores muy significativos en la construcción del Estado Nacional en Costa Rica.

20.- EL PRIMER OBISPO DE LA NUEVA DIÓCESIS.

El primer obispo de la diócesis fue  don . Anselmo Llorente y Lafuente, quien hizo su entrada en San José en 1852. Anselmo Llorente, un nativo de la ciudad de Cartago, proveniente de una de las familias más antiguas de Costa Rica, con relaciones en los círculos de poder político y económico, pues sus sobrinos Francisco María Iglesias y Julián Volio jugarán un papel importante en la administración de Juan Rafael Mora

            Le sucedió en 1880 padre paúl  Bernard Thiel. La diócesis de San José fue elevada a sede arzobispal y metropolitana el 16 feb. 1921, dándole como sufragáneas la sede entonces erigida de Alajuela y el vicariato apostólico de Limón. El 19 ag. 1954 se erigió la diócesis de San Isidro del General, con la sección oriental pacífica, y el 22 jul. 1961, la de Tilarán, con la provincia de Guanacaste y parte de Puntarenas y Alajuela. Los paúles alemanes siguen con el vicariato apostólico de Limón.

Costa Rica como excepción con relación a otros estados americanos en el momento de la independencia no tuvo grandes tensiones con la Iglesia en este periodo.

21.-SANTOS Y MÁRTIRES DE COSTA RICA.

 EN LAS SELVAS DE QUEPOS. COSTA RICA.

EL PADRE FRAY JUAN PIZARRO.

El padre Pizarro había venido en 1564 con fray Lorenzo de Bienvenida y cuatro padres más; era originario de Extremadura y pertenecía a la provincia de San Miguel. Fue varón famoso por sus virtudes y de un celo apostólico a toda prueba, tanto, que le llevó a la trágica muerte que tuvo. Según la versión más común de los hechos, el padre Pizarro se fue a Quepo, lugar denominado por el gobernador Artieda como “aun no bien doméstico”, con ánimo de conquista espiritual y sin permitir que le acompañara ninguna escolta de soldados. Se hizo acompañar únicamente por tres muchachos indios bautizados, confiado tan sólo en la Providencia.

Llegó a Quepo y allí, se encontró con que los indios se encontraban en su maayor parte borrachos, los reprendió  y  según nos cuenta el gobernador Artieda  en carta al rey, de marzo de 1582 azotó a un hermano del cacique y a otros indios principales; eso provocó la furia de los demás indios, que lo apresaron y mataron.

            Según los historiadores es más que improbable que el religioso llevara a cabo la acción que le imputaba el gobernador, entre otras causas porque él se encontraba prácticamente solo en medio de todos los indios que estaban divirtiéndose locamente ( Cf Historia Eclesiástica de Costa Rica  Ricardo Blanco Segura.)

 CACIQUE DE COSTA RICA.Cacique Garabito del Escultor Gibran Jalil Tabash González

LA MUERTE DE FRAY RODRIGO PÉREZ-

.           Fray Rodrigo Pérez era, en toda la extensión del término, un sacerdote santo. Las referencias que de él nos quedan así lo atestiguan y había consagrado su vida al servicio de Dios y de las almas.

En una de sus correrías fuera de Aoyaque, fue apresado por Juan Serraba, uno de los caciques rebeldes de las inmediaciones, quien dio parte del suceso a sus compañeros que estaban indignados por la austeridad de vida del padre Pérez y por el orden y moderación que éste trataba de poner en sus disolutas costumbres paganas.

Serraba escondió al padre quien, mientras aquel buscaba a los suyos,se puso a confesar a un muchacho y así fue sorprendido por los indios quienes empezaron a lapidarlo.

Ante tan inusitada hostilidad fray Rodrigo inquirió las causas del ataque, alegando en contra el bien que procuraba sembrar entre los indios, y un tal Ladino le contestó que era “porque me habéis quitado dos mancebas y casándose una de ellas y porque me pedís los cuerpos de los caciques que sacamos de la Iglesia y enterramos en el monte”.

A esto respondió el padre Pérez con muy buenas y cristianas razones, doliéndose más que de su muerte, de la venganza que tomarían los españoles para mal de los indios.

Estos, más enfurecidos todavía, la emprendieron contra él a flechazos mientras el padre no cesaba, de encomendarse a Dios y a la Virgen; un flechazo en el pecho, una lanzada en el costado y finalmente un golpe de macana en la cabeza acabaron con su vida.

El cadáver, atado al cuello por el cordón de San Francisco fue arrastrado por las peñas y arrojado al río

SOR MARIA ROMERO MENESES.

Orientada en familia hacia los estudios artísticos, pronto revela su talento para la música y la pintura. A los doce años, en el colegio de las Hijas de María Auxiliadora, recién llegadas a su ciudad, empieza a conocer a don Bosco:

Hace su opción: Hija de María Auxiliadora (1923), y en el nombre de esta su Madre y “su Reina” – como ama invocarla – realiza una incansable actividad apostólica, dando vida a grandiosas obras sociales, especialmente en Costa Rica, a donde es enviada en 1931

Con viva sensibilidad evangélica y eclesial, conquista para su misión apostólica a las jóvenes alumnas que se vuelven “misioneras” (misioneritas, las llama Sr. María) en los pueblitos de los alrededores de la Capital, entre niños semi abandonados y familias desheredadas.

Luego, también adultos, empresarios adinerados y renombrados profesionales quedan conquistados por su devoción mariana, que obtiene gracias estrepitosas, y se sienten por lo tanto comprometidos a colaborar efectivamente a las iniciativas asistenciales que Sr. María, bajo la acción del Espíritu, va proyectando continuamente con la audacia de la más auténtica fe en la Providencia.

Sr. María sueña para sus pobres siempre nuevas soluciones a las urgencias apremiantes: obtiene primero visitas médicas gratuitas, gracias a la acción voluntaria de médicos especialistas, y con la colaboración de industriales del lugar organiza cursos de formación profesional para jóvenes y mujeres que en la pobreza hubieran encontrado una pésima consejera.

En esta forma logra dar vida en poco tiempo a un ambulatorio múltiple, con varias especialidades, para asegurar la asistencia médico-farmacéutica a muchas personas y familias privadas de toda garantía social. Al mismo tiempo crea cerca instalaciones adecuadas para Ia acogida de los pacientes – a veces familias enteras – como también salas para la catequesis y la alfabetización en los momentos de espera, además la capilla y un gracioso jardín, y hasta el balcón con los canarios.

 

Para las familias sin techo, reducidas con frecuencia a una vida precaria bajo los puentes de la periferia, hace construir – siempre con la ayuda de una sorprendente Providencia – “verdaderas” casitas, en las cuales limpidez y propiedad, junto con los colores de un pequeñísimo jardín, tienen la función pedagógica de recuperar personas amargadas, restituir dignidad a vidas envilecidas por el abandono, abriendo los corazones a horizontes de verdad, de esperanza y de nueva capacidad de inserción social. Surgen así las ciudadelas de María Auxiliadora: una obra que continúa todavía, debido al interés de sus colaboradores a través de la Asociación de laicos Asayne (Asociación de Ayuda a los Necesitados).

Su ideal: amar profundamente a Jesús, “su Rey”, y difundir su devoción junto a la de su divina Madre. Su íntima alegría es la posibilidad de acercar a la verdad evangélica a los niños, a los pobres, a los que sufren, a los marginados. La más ambicionada recompensa a sus sacrificios es a de ver reflorecer la paz y la fe en una vida “perdida”.

Haciéndose como el Apóstol, “toda para todos” y olvidándose de sí para conquistar cada vez nuevos amigos a su Jesús, se entrega hasta el último de sus días: el primero en el que decidió darse un poco de descanso. La esperaba allí el descanso eterno, con “su Rey” y “su Reina”. Era el 7 de julio de 1977.

(Biografía del Vaticano)

Fue declarada Venerable por el Papa Juan Pablo II el 18 de Diciembre del año 2000.Para muchos, Sor María fue todo un “Don Bosco” pero en femenino. En boca de su pueblo, fue una auténtica Santa y toda Latinoamérica, en especial Nicaragua y Costa Rica, celebró con un gran júbilo el día de su beatificación, que tuvo lugar el 14 de Abril de 2002 por parte del Papa Juan Pablo II.( Cf.Copy rigth 1195-2012. Cecill Torres Villar)

 CATEDRAL METROPOLITANA DE SAN JOSÉ DE COSTA RICA.

22.- LA IGLESIA CATÓLICA EN COSTA RICA EN EL SIGLO XXI.

 Con el fin de dar una visión de la realidad de la iglesia católica en Costa Rica presentamos ahora algunas de sus actividades como medio para alcanzar este fin.

 RELIGIOSAS DE COSTA RICA.

a) Algunos datos.

 La religión oficial es el catolicismo, determinado así por la Constitución de 1949. Alrededor del 76% de la población es católica romana, incluso si no son practicantes . La mayoría son seguidores que asisten a la iglesia con la misma regularidad de la mayoría de los seguidores en América del Norte, que se limita a las fiestas especiales como Navidad y Semana Santa y a la recepción de sacramentos como el bautismo y el matrimonio.

La minoría no católica mayor son los protestantes que representan cerca del 13%. Además en el país hay unos 96.000 budistas, unos 3000 judíos,2 unos 1500 musulmanes3 y unos 1000 neopaganos mayormente wiccanos y asatruar, además de hindúes, bahais, rastafarios, taoístas, jainistas y sijs.

 

b) Mensaje de la Conferencia Episcopal de Costa Rica ante las elecciones nacionales del 2010.

            Amadísimos costarricenses:

1. El próximo domingo 7 de febrero, los costarricenses hemos sido convocados a elegir a nuestros gobernantes. Ante este acontecimiento cívico, los Obispos, como pastores, queremos recordar al pueblo católico, y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, la obligación moral de participar en la elección de quienes regirán los destinos de nuestra querida Nación.

2. En nuestra Exhortación Pastoral “Caminos hacia una auténtica democracia”, afirmamos que la política es una noble actividad, cuando la misma se orienta por los caminos de la justicia, del respeto de la vida humana, del matrimonio, de la familia, de la libertad religiosa y de la búsqueda del bien común.

3. Tenemos todavía la oportunidad de discernir, con la ayuda del Señor, sin apasionamientos, haciendo uso de la recta razón y en búsqueda de lo mejor para nuestra Patria, sobre cuál de los (as) candidatos (as), nos ofrece un plan realista para el desarrollo integral de la República , o “Proyecto País”.

4. Como nos recuerda el Papa Benedicto XVI: “El orden justo de la sociedad y del Estado es una tarea principal de la política.” Son muchos los problemas que atentan contra este orden y que preocupan en la actualidad a nuestro pueblo:

POBREZA EN COSTA RICA.

las grandes diferencias regionales, la inseguridad ciudadana y la violencia social, el irrespeto a la vida humana, la pobreza persistente, la inestabilidad del núcleo familiar, la brecha en la educación, la desigualdad económica, el desempleo, la corrupción, el narcotráfico, el daño al medio ambiente, la debilidad e insuficiencia de algunas instituciones del Estado, la inestabilidad jurídica, el desorden moral y relativismo ético, entre otros temas, que precisan de soluciones claras y propuestas realistas, justas y dentro de un marco ético.

Este es el momento oportuno para que los partidos políticos dediquen un amplio espacio en su campaña para atraer el voto electoral, para exponer, en un lenguaje asequible al pueblo, cuáles son sus propuestas concretas para responder a los problemas mencionados, que afectan seriamente a los costarricenses.

5. Les recordamos a los ciudadanos que confiesan la fe en Cristo, en especial a los cristianos católicos, que nuestra identidad de discípulos no es un dato marginal que se diluye en el ejercicio de la ciudadanía, si no que la fe cristiana tiene implicaciones ineludibles en el terreno de la moral política y en la vida pública.

6. Exhortamos a todas las personas de buena voluntad a analizar, con anterioridad, y discernir atentamente, a la luz de la razón y la ética, los contenidos de los distintos programas de gobierno, eso les permitirá dar su voto razonado y responsable.

7. “El desarrollo necesita cristianos con los brazos levantados hacia Dios en oración” Pidamos a Dios el don de la sabiduría divina para nuestros futuros gobernantes, con las palabras del rey Salomón: “Concede, pues, a su siervo un corazón que entienda para juzgar a tu pueblo, para discernir entre el bien y el mal,” 

8. En este momento importante de nuestra historia, invitamos a todo el Pueblo de Dios a invocar el auxilio del Señor y la protección maternal de la Negrita de los Ángeles, para que una vez más sintamos su presencia intercesora y nos lleve al fortalecimiento de nuestra democracia, en paz, justicia y libertad.

Unidos en oración ferviente por nuestra querida Patria, firman los Obispos de Costa Rica.

 

ENTREGA DE TÍTULOS EN LA UNIVERSIDAD CATÓLICA.

c) Universidad católica de Costa Rica.

Un saludo cordial a todas las personas que están interesadas en nuestra institución. Somos una Universidad “nacida del corazón de la iglesia”, como dijo el recordado Juan Pablo II, refiriéndose a que realmente las instituciones de educación superior nacieron en la iglesia Católica, junto a la Catedral de París.

Llevamos el nombre del primer obispo que tuvo Costa Rica: Mons. Llorente, un costarricense que había sido nombrado rector de la Universidad San Carlos de Guatemala, y fue electo para ocupar la sede del obispado de Costa Rica.

La Universidad Católica de Costa Rica es una institución joven, pero con un camino recorrido que no se puede ignorar. Hoy se requiere pensar la Universidad Católica desde su esencia misma y su razón de ser en el s. XXI, dado que la primera institución de educación superior  en Costa Rica nació al amparo de la Iglesia Católica, también desde su corazón: la Universidad de Santo Tomás, que ostentó además el título de” Pontificia”, una herencia que, aunque pocas veces reconocida, recoge la Universidad de Costa Rica.

Entre nuestros retos y nuevos desafíos citamos:

1.-El impacto que debemos conseguir en la sociedad; por ello formamos profesionales conscientes de su “responsabilidad social”.

2.-El desarrollo del binomio academia-investigación, pues una auténtica academia se sustenta en la producción del conocimiento mediante la investigación científica.

3.-El hecho innegable de que la docencia requiere especial atención, por lo que deseamos hacer de los miembros del personal docente, profesionales en la pedagogía y la didáctica, sin importar la formación de base que posean.

TODO EN FUNCIÓN DEL SERVICIO A LOS POBRES.

4.-La necesidad de hacer efectivo el avance en cuanto al aprovechamiento de los recursos tecnológicos, no solo en la aplicación de estos en los procesos de enseñanza y aprendizaje, sino también en la multiplicidad de opciones que pueden derivarse de su uso, para optimizar la gestión universitaria.

5.-El imperativo de marcar una diferencia por lo que hacemos, en tanto lo hacemos con calidad, de manera que un estudiante nuestro jamás perderá de vista que la educación superior inicia por el aporte de la iglesia a la sociedad.

6.-Somos parte de la Federación Internacional de Universidades Católicas (FIUC), y tenemos convenios internacionales que posibilitan a nuestros estudiantes escoger entre 213 universidades alrededor del mundo, para continuar, ampliar o diversificar su experiencia de aprendizaje.

La Universidad Católica de Costa Rica les abre las puertas, en espera de que pronto sean parte de nuestra comunidad académica.

 P. Fernando A. Muñoz M., Rector.

Iglesia de Tacares

d) Vida Parroquial. Parroquia de Tacares.

 Avisos parroquiales.

 1.Se les invita a participar de la jornada de señoras los días: 3, 4,5 de mayo para inf: con Socorro al 24-58-21-24 o al 86-11-29-83 o Nidia Araya al 24-58-31-36.

2.Se invita a participar del viacrucis el próximo 15 de marzo a las 7:00 p.m. En los diferentes sectores calle latas, urd. Doña Luisa, calle flores, calle el porvenir.

3.El Pbro., José Alberto Barquero convoca a reunión a la comisión de la mountain naight el próximo lunes 11 de marzo a las 7: 00 p.m.

4.Se convoca a reunión al Equipo Pastoral de Carrillos Alto a las 7:00 p.m. en el salón amarillo.

5.La Renovación y el Grupo Mariano de la Parroquia del Centro les invita a la Noche de Reflexión y Alabanza este martes 12 de marzo, 2013 a las 7:30pm en el Templo Parroquial, con doña Jenny y Jenny María Hidalgo.

6.El Pbro. Fernando Barrantes convoca a reunión a la Pastoral Social del centro el próximo jueves 14 de marzo a las 3:00p.m.

Lema: Parroquia de Tacares

“Casa y Escuela de Comunión”

 VOLVERÉ A LA CASA DE MI PADRE Y LE DIRÉ…

“IV DOMINGO DEL TIEMPO CUARESMA”MARZO 2013.

LA ALEGRIA DE DIOS AL PERDONAR.

 De cara a la parábola del Padre Misericordioso que con asombrosa benevolencia diriges la frágil naturaleza humana.

            En este relato está en juego la acción maravillosa del Padre por recuperar a su hijo. El Padre es la compasión infinita fue tan derrochador en el amar como el hijo prodigo en gastar y malgastar.

            Al verlo llegar le dice hijo mío, la mirada el abrazo sus besos todo nos habla del verdadero Dios que debemos intentar encontrar en esta cuaresma.

            El evangelista Lucas que tiene una visión optimista del ser humano entiende que la humanidad es sujeto del amor misericordioso del Padre y da a comprender que la conversión es obra gratuita de Dios. En esta parábola se expresa de forma hermosa el carácter gratuito de la conversión porque lo que mueve al hijo a regresar a la casa es el recuerdo del Padre, el Dios que nunca abandona a sus hijos.

            Nuestra atención de bienestar puesta en el hijo mayor no tiene mentalidad de hijo, no ama a su hermano tiene egoísmo, se ha quedado en casa del Padre pero está enfermo de soberbia. Él lo único que quiere es que su Padre sea sin misericordia para con su hijo, se escandaliza de que su padre le dé oportunidad al pecador.

            El Padre no permitió que el hijo extraviado terminara su confesión, sale a su encuentro para hacerle menos penosa y hacer su regreso más humano, el “Cardenal Nouwen Escribio” el miedo a Dios es una de las grandes tragedias humanas, el evangelio de hoy nos ayuda a cambiar ese temor que le tenemos a la confesión por la confianza que da el saberse esperado y abrazado por un Padre que nunca regaña, ni nos amenaza.

            En conclusión Lucas acentúa la participación del ser humano en el acto de conversión pero la parábola recibe toda su extraordinaria fuerza en la actitud amorosa del Padre.

            No compartimos la actitud del hermano mayor que asume una posición de enjuiciar y este gesto se observa en total contraste con el amor del Padre. Es la hora de llamar a la reconciliación, un corazón arrepentido Dios no lo rechaza.

Pbro. Fernando Barrantes Solano. ( San Lucas 15,1-3.11-32).

 LA VIRGEN DE LOS ÁNGELES .

23.-LA DEVOCIÓN A LA VIRGEN MARIA.

 Oh Soberana Reina de los Ángeles, Madre amorosa que te dignaste escoger a nuestra amada Patria para que fuera el trono de tus misericordias, te damos gracias por los innumerables beneficios recibidos de tu intercesión poderosa y te suplicamos que nos protejas en todos los momentos de nuestra vida, sobre todo cuando nos aflijan las preocupaciones; a esa hora, Oh Virgen y Madre de Dios, haz valer tus prerrogativas de Reina y de Madre ante la Santísima Trinidad; socórrenos desde el cielo con amor de Madre y con esplendidez de Reina. Vela por nuestra amada patria, Oh Reina Soberana de los Ángeles y sálvala por amor a Cristo, Nuestro Rey y Señor. AMEN.

ROMERÍA A LA VIRGEN DE UJARRAZ.

Nuestra Señora de Ujarráz,  es otra  de las advocaciones de la Virgen María en Costa Rica, de su imagen dice Ricardo Blanco Segura: tanto por su manufactura como por la situación de la provincia en los años cuando se encontró por primera vez en Costa Rica y los regalos que Felipe II dio a fray Lorenzo de Bienvenida, el lugar para las conclusiones es más amplio, y la posibilidad, hecha seguridad, de que se trata de un regalo del rey no es dudosa, con detrimento de las leyendas de su aparición milagrosa, muy desprovistas de veracidad en el campo de los hechos.”

 24.-FUENTES. La Principal : Historia Eclesiástica de Costa Rica por Ricardo Blanco Segura. A quien agradecemos los datos aportados en esta obra y que hemos utilizado en muchos casos de forma literal, tal como se encuentra en línea.

Historia de la Iglesia en Costa Rica. Enciclopedia GER. Canal Social.

Vikipedia: Costa Rica.

Pagina Conferencia Episcopal de Costa Rica.

Página de la Universidad Católica de Costarica.

Página de la Parroquia de Tacares.

sanchoamigo.