NICARAGUA EN EL AMÉRICA CENTRAL.

SÍNTESIS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA CATÓLICA EN NICARAGUA.

1.- EVANGELIZACIÓN DE NICARAGUA DESDE LA CONQUISTA HASTA LA INDEPENDENCIA.

 a) Conquista y evangelización.

 En Nicaragua como en el resto de las tierras conquistadas por los españoles en América, la evangelización estuvo inicialmente unida a la conquista, pues aunque los conquistadores  llegaron a esas tierras internamente  movidos por intereses especialmente económicos, externamente por mandato de los reyes  españoles a quienes los Papas les habían concedido el dominio de las tierras descubiertas habían de ocuparse también de la evangelización de los indios.

                    El fin principal de esta concesión la expresa el Papa Alejandro VI en la encíclica “Inter Caetera”, del 4 de mayo de 1493,  Nos deseamos que los indios se conviertan a nuestra santa fe católica y sus ánimas se salven, porque este es el mayor bien que les podemos desear, para lo cual es menester que sean informados en las cosas de nuestra fe, para que vengan a conocimiento de ella; tendréis mucho cuidado de procurar, sin les hacer fuerza alguna, cómo los religiosos que allá están los informen y amonesten para ello con mucho amor, de manera que lo más presto que se pueda se conviertan … “

            Los conquistadores iban siempre acompañados de uno o más capellanes que aunque tenían como fin principal la atención espiritual de los españoles, en muchos casos anunciaban el evangelio y bautizaban a los indios.

 MAPA DE NICARAGUA.

 b) Incursiones transitorias.

 En 1502, Cristóbal Colón fue el primer europeo que llegó a lo que hoy es Nicaragua, navegó hacia el sureste del Istmo de Panamá. En su cuarto viaje, Colón exploró la costa de Misquitos en la costa atlántica de Nicaragua,

             Posteriormente y prácticamente también de paso,  desde Panamá llegaron los primeros conquistadores, entre ellos Gaspar Espinosa (1519) y, algo más tarde, Gil González y Dávila y Andrés Niño (1522). Se habla de que al  paso de estos primeros exploradores se llegaron a bautizar hasta unos 30.000 indios.

            El 13 de septiembre de 1519 zarpó una   armada desde Sanlúcar de Barrameda, en España, llevando como Capitán a Gil González Dávila y como piloto y asesor a Andrés Niño. Gil González por tierra y Andrés Niño por mar llegaron hasta el golfo de San Lúcar, a la altura de Nicoya (Costa Rica). Allí acordaron separarse y Andrés Niño continuó por mar pisando por vez primera lo que luego fue gobernación de Nicaragua, tomando puerto el 23 de febrero de 1523 en lo que se llamó Río de la Posesión (actual puerto de Corinto). Luego siguió descubriendo el golfo que denominó Fonseca.

 LAGO DE NICARAGUA.

c) Fundación y evangelización de Granada: Los franciscanos en Granada.

 No fue sino hasta 1523-24  en el que se llevaron a cabo los primeros asentamientos permanentes por los españoles. 

Francisco Hernández de Córdoba fundó dos de las principales ciudades de Nicaragua en 1524: Granada en el Lago de Nicaragua fue el primer asentamiento, seguido por León en un lugar al este del lago de Managua. Córdoba pronto construyó defensas de las ciudades  para defenderse de las incursiones de los demás conquistadores.

            El desarrollo de la vida religiosa se expresa en  la erección de templos,  este hecho nos puede servir de guía para el conocimiento del desarrollo evangelizador en Granada.

TEMPLO DEL CONVENTO DE SAN FRANCISCO. GRANADA. NICARAGUA.  

Cuatro son los templos que en Granada se construyeron prácticamente alrededor de su fundación: Las primeras iglesias de la ciudad de Granada en el período de implantación entre 1526 y 1536 fueron en el siguiente orden: San Francisco,   Jalteva,   La Parroquia y   La Merced

            Según se desprende de las crónicas de Fray Agustín Marel de Santa Cruz, de su visita a la antigua Parroquia en el año 1751, ésta presentaba en ese entonces un aspecto de extrema sencillez, sin adornos de ninguna clase.

            El 27 de Noviembre de 1856, durante la Guerra Nacional, el General Hanningsen, antes de abandonar la Plaza de Granada, destruyó las torres del templo parroquial hasta hacerlas desaparecer de sus cimientos con cargas de pólvora, por órdenes del Filibustero Walker, provocando el incendio total de la antigua parroquia.

            Una vez fundada la ciudad de Granada no tardaron en llegar los franciscanos a la misma, la historia de la construcción de su primer convento nos ilustra acerca de algunos aspectos de su presencia

            En 1529 se construye el monasterio titulado de la Inmaculada Concepción.        

La dirección de las obras estuvo a cargo de Fray Toribio Benavente Motilina, dejando asentada  la orden de los Franciscanos.

            En 1554, Fray Juan de la Torre, provincial del Convento de Sacapulas nombra vicario del mismo a Fray Tomás de Cárdenas. Fray Juan de la Torre llega a Nicaragua y establece nuevas leyes y órdenes rigurosas a los padres del Convento de la Concepción. Los religiosos no se sometieron a ésta disciplina, solicitando al Vicario Provincial les permitiera volver a España.

            En 1555, una vez que los padres abandonaron el convento, Fray Juan de la Torre regresa a Guatemala, cargando con todas las alhajas y muebles del convento.

            Los dominicos se hicieron cargo del convento  durante la ausencia de los franciscanos.En el  Convento de San Francisco, vivió y predicó Fray Bartolomé de las Casas, el protector de los Indios, yendo de  paso.   

            En 1536 predicó en dicha Iglesia contra la quinta expedición al Río San Juan, comandada por el Capitán Diego Machuca de Suazo.

            En 1579, llega a Granada Fray Pedro Ortiz con 30 religiosos, estableciéndose la Orden Franciscana de forma estable.

            En 1580 se inician los trabajos de reconstrucción del Convento y el Templo de San Francisco, para ese mismo año se debieron concluir los trabajos de reconstrucción, siendo habitado por 30 religiosos.

            En 1665 el pirata inglés Henry Morgan invade Granada y la incendia parcialmente. Estas invasiones se produjeron tres veces más. De estos asaltos, el que afecto directamente al Convento es el que cita Gámez en su historia y fue el 7 de abril de 1685.

            En 1751 fue reconstruido por Morel de Santa Cruz en mampostería y teja.

En esta época apenas se vislumbrara la organización de Granada, con la exploración del desaguadero (Río San Juan) en 1536 por orden de la Real Cédula que dio a la Ciudad de Granada las enormes posibilidades que tuvo en el siglo siguiente para enriquecerse, y consecuentemente ser víctima de la piratería y llegar a ser una de las más opulentas ciudades de América Central.

            Hasta hoy, en una de las torres se lee una inscripción cuyo texto indica que la obra inició el 6 de agosto de 1781 y concluyó el 23 enero de 1783 .

 TEMPLO DE LA MERCED DE GRANADA NICARAGUA.

d) Los mercedarios y su convento en Granada.

 La fundación de iglesia  de la Merced surge en medio de una crisis religiosa y política, primero con el abandono de los padres dominicos  del Convento de San Francisco quedando la ciudad sólo con el Convento de los mercedarios y segundo cuando se especulaban los altos cargos de alcaldes, regidores etc. perjudicando esta situación la administración de los intereses públicos y por tal motivo se creó o se formó el grave vicio del oficialismo ineficaz, porque en 1562, la audiencia para ayudar a la Ciudad de Granada por la pobreza en que se encontraba acordó: “Que toda fragata que arribara al Lago debía pagar un real y otro por cada arroba de mercancía.  ( Cf. Contribución de la historia de Centroamérica Monografía Documentales, Sofonías Salvatierra, Tomo I Tipografía Progreso

            La  orden de los mercedarios en 1534   construyó el templo y convento de La Merced de  Granada signo de los orígenes de  la evangelización de aquella región por el padre Lázaro de Guido de la Orden de los mercedarios por el año 1536  En este período de implantación de  la Merced de Granada  la iglesia y convento estaba construida de madera tosca y paja , . ( Cf.Expansión de La Merced en la América Colonial José M. Castro Seano. Revista de Indias No. 13 pág. 422.)

            La Información de la primera piedra del templo de La Merced de la Ciudad de Granada está grabada sobre una lámina de plomo en frases en Latín y con una serie de abreviaturas, que  el padre Monseñor Francisco Romero y Guerrero los tradujo. 

            En aquel momento que fue encontrada cuando se efectuaban unas excavaciones en la nave de Dolores del mencionado templo y si su memoria no le es infiel decía: “Siendo Sumo Pontífice su santidad Pablo IV, rey de las Españas Felipe II y Prefecto General de la Orden de Santo Domingo de Monrrey, se puso la primera piedra de esta Iglesia. Seguían unas abreviaturas que no pudo dar con el significado, actualmente el Profesor Carlos A. Bravo conserva la placa.

            En el Siglo XVII tenía la Merced seis religiosos con 1090 pesos, en capellanía y aniversarios, 200 pesos anuales de esquilmos de ganado mayor y cortas limosnas (Expansión de La Merced en la América Colonial José M. Castro  Revista de Indias No. 13 pág 422). Aquí el Templo adquiere más importancia por su Convento, es la época de oro de la economía de Granada.

CARABELA DE THOMAS CAPE.

Más tarde en 1673 el predicador inglés Thomas Cape en su visita a Granada dice, lo que vimos más notable en la ciudad de Granada son dos conventos de los religiosos de la Merced y de la Orden de San Francisco (   Cf. Visita de Thomas Cape a Nicaragua 1673  Revista Conservadora.). 

            Dieciocho  años más tarde La Merced es saqueada por incursiones piráticas quedando por esta razón paralizadas las obras de mejoramiento de dicha Iglesia hasta que en 1740 hay un resurgimiento económico de la Ciudad que permite continuar la edificación del Templo.

            La información más acertada de la organización de Granada ha sido descrita por Fray Pedro Agustín Morel de Santa Cruz ,Obispo de la Diócesis de Nicaragua durante los años comprendidos de 1749 al 1753 en su visita pastoral realizada el 8 de septiembre de 1752. Informa lo siguiente: En 1751 Granada estaba formada por 4,000 casas de tejas y más de 200 de paja y comprendían cuatro calles en ambas direcciones, y habían siete Iglesias a saber: La Parroquia, San Francisco, La Merced, San Juan de Dios, San Sebastián, Guadalupe, La Asunción de Jalteva, además la Casa de Ayuntamiento y la Sala de Armas y de la Reserva de la Polvora. ( Cf. Visita apostólica, topográfica, histórica, estadistica de todos los pueblos de Nicaragua y Costa Rica por el Obispo Fray Morel de Santa Cruz 1752. Revista Conservadora N0. 8 ). 

            Estas Iglesias eran focos de catequización emplazada a lo largo del camino real.

.           “La Merced consta de un cañón – que es más alto y capaz que todas las demás iglesias; en él y en la Capilla Mayor y sus colaterales hay nuevos altares, los trés con algún adorno y los restantes sin el.  

  INTERIOR DE LA IGLESIA DE LA MERCED DE GRANADA. NICARAGUA.         

Este Templo lo formaba una sola nave, sólo la parroquia constaba de tres naves. “Trabajase en el donado del retablo mayor y en la reedificación de las celdas, claustros, oficinas y cercas que estaban muy deterioradas; tiene un órgano y coro alto sobre el cual están las campanas y finalmente la comunidad se compone de 6 a 8 religiosos”. 

            Fue hasta fines del Siglo XVIII (1775), que el Convento constaba de 16 religiosos que se habían de reducir a 15 con 4000 pesos de venta. ( Expansión de La Merced en la América Colonial José C. Castro Revista de Indias No. 13). La Iglesia adquiere en este período su mayor importancia.

            En 1781 fue iniciada la erección de la torre por los frailes mercedarios durando su construcción dos años. No sabemos las causas que 8 años después en 1791, de edificada, la torre, se haya reducido a 2 religiosos la comunidad.  ( http://www.manfut.org/granada/IglesiaMerced.html‎.)

 e) Fundación y evangelización de la ciudad de  León.

            Como se ha dicho anteriormente Francisco Hernández de Córdoba, sobre el año 1524 fundó junto con Granada la ciudad de León.

            Sus construcciones se levantaron, en un inicio sobre materiales utilizados por los indígenas: horcones de manera, paredes de caña y barro, teniendo todas pisos de tierra.

            Entre sus edificaciones más significativas, estaba la iglesia, las casas del gobernador, dos conventos: uno construido por el vicario general de los dominicos Fr. Diego de Loayza; y el de Nuestra Señora de la Merced, hecha por Fr. Francisco de Bobadilla, con cuatros religiosos.

            . Los mercedarios llegaron en 1528 con Pedrarias Dávila, que  murió el 6 marzo de 1531 en León, y a su entierro asistieron además de los clérigos, religiosos «de los monesterios de San Francisco e Santo Domingo e Nuestra Señora de la Merced», según escribe el licenciado  Castañeda a Carlos V el 30 mayo 1531.

CATEDRAL DEL LEÓN. NICARAGUA. LA IMAGEN DE LA VIRGEN CORONA EL EDIFICIO.

f) Creación de la diócesis de León.( LEÓN VIEJO)

            La diócesis de León de Nicaragua  fue creada por el Papa Clemente VII el 26 de febrero del 1531 .

            Desde su fundación a petición del Rey Carlos V fue puesta bajo la invocación de la gloriosa Madre De Dios, con la Advocación de Santa María de Gracia y erigiendo como primera Catedral la Iglesia de Nuestra Señora de la Piedad.             La Bula “Aequum Reputamos” del Papa Paulo III confirmó tal elección.10 obispos se sucederían en la ciudad del denominado León Viejo dado que la ciudad sería trasladada de lugar en 1610.

            El  primer Obispo de la Diócesis de Nicaragua fue  Fray Diego Álvarez de Osorio, quien falleció en 1536, bajo la Gobernación de Rodrigo de Contreras, yerno de Pedrarias.

            Contreras persiguió al Obispo Osorio, por no haber querido colaborar con él en el juicio que entabló contra el Obispo Fray Bartolomé de las Casas, prohibiendo a los comerciantes de León que le dieran al fiado y quitándole a la Iglesia la Encomienda de Nindirí con la cual se daba manutención al Obispo de León.

            El Obispo Osorio murió enfermo y abandonado en el Hospital de León, fundado por los Hermanos de san Juan de Dios, siendo sepultado en su Catedral, para permanecer vacante la Sede Episcopal hasta que llegó a León el nuevo Obispo Fray Francisco de Mendavía, en el año de 1540.

            Poco duró este nuevo Obispo, pues cuarenta días después de su arribo a Nicaragua, murió de muerte súbita un día después de haber ordenado como Deán de Catedral a su hermano e Pedro de Mendavía, a pesar de las amenazas que sufrió si hacía esta ordenación de parte de allegados de Contreras, quienes no querían ningún Juez Eclesiástico en León

.

REPRESENTANTES DE LA UNESCO  HAN VISITADO  LAS RUINAS DE LEÓN VIEJO.

            Pedro Mendavía tuvo que enfrentar la persecución de la familia Contreras y sus seguidores, confrontándose valientemente contra el propio Rodrigo de Contreras, a quien encarceló en Panamá y remitió a España como reo, acusado por la Santa Inquisición de violar las normas Eclesiásticas en relación con los derechos de los indígenas y de las Viudas de León y Granada. 

            Sin embargo, esta fue una victoria pírrica, pues no tardó en regresar Contreras de España, absuelto de todos los delitos por el Obispo de Toledo, de quien era amigo, mientras que. Mendavía  fue capturado por Pedro de los Ros, tesorero de Contreras en Nicaragua, en Mayo de 1543,para ser enviado encadenado a España acusado de deslealtad al Rey, cosa que por ser falsa no prosperó en España, pero al menos evitó que éste volviera a León. Durante su captura fueron asesinados cuatro laicos leales a la Iglesia y un Fraile Franciscano.

             Con estos antecedentes, el Obispo Fray Antonio de Valdivieso, dominico, fue nombrado Obispo de la Diócesis de Nicaragua en el año 1543, para llegar a su sede episcopal entre mayo y abril del año 1544, coincidiendo con el retorno de Contreras a Nicaragua y con el juicio de residencia que se le abrió a éste Gobernador en el mismo año, y que concluyó con su destitución del cargo de Gobernador y su exilio temporal de León, hacia Granada.

             El Obispo Valdivieso inició su pastoral y su misión episcopal teniendo como propósito PLANTAR UNA NUEVA IGLESIA Y CONVERTIR NUEVAS ALMAS en estas tierras de Nicaragua, para lo cual se dedicó con ahínco a construir capillas en diferentes comunidades. En una de sus cartas al Rey informa de casi 40 capillas construidas en dos años de pastoral, así como la remodelación y conclusión de la construcción de la Catedral de Nicaragua en León.

             Sin embargo, el obispo está claro que la misión fundamental, más que construir edificio y cobrar las rentas del Obispo, es CORREGIR LOS VICIOS, FUNDAR VIRTUDES Y LLEVAR A ESTAS GENTES AL CONOCIMIENTO DE NUESTRO REDENTOR”.

            Pero dejo que sea la voz escrita del Obispo quien defina esta misión y que en sí misma explica la causa de su muerte en una Nicaragua dominada por la ambición desmedida de la familia Contreras y de sus allegados:

 Dice Valdivieso: “El Obispo no es sólo para tener mitra y renta, sino para usar jurisdicción, corregir vicios y fundar virtudes y remediar las opresiones que se hacen a sus ovejas”

“.

SEPULCRO DE FRAY ANTONIO DE VALDIVIESO OBISPO DE LEÓN. NICARAGUA.

            Y las opresiones que se hacían a las ovejas del Obispo de Nicaragua eran muchas. Y en esto no podemos dejar de recordar que cuando Valdivieso recibió su misión Episcopal, también recibió de parte del Emperador Carlos V, la tarea de traer e imponer en Nicaragua las Nuevas Leyes de Indias dictadas en 1542, las cuales implicaban el despojo de parte de los encomenderos y autoridades reales, de sus tierras e indios en encomiendas, lo que resultó  ser  un verdadero obstáculo para la misión evangelizadora del Obispo y para su misión Imperial.

            Durante sus seis años de Episcopado, antes de su asesinato, el Obispo Valdivieso tuvo que enfrentar la persecución de la familia Contreras y sus allegados, al punto que en cierto tiempo tuvo que enviar por diferentes rutas,  dos cartas idénticas al Rey, para burlar el control de la correspondencia que ejercían sus enemigos, y de igual forma tuvo que vivir enclaustrado en Granada para evitar ser asesinado en la calle.

            Durante su episcopado, Valdivieso llegó a concluir, junto con Fray Bartolomé de Las Casas, que los indígenas de Nicaragua no podían recibir otra clasificación más que la de MISERABLES, PAUPERRIMOS E IMPOTENTISIMAS PERSONAS, frente a sus opresores, razón por la cual reclamó el derecho de defenderlos por medio de la justicia Eclesiástica, y fue este argumento y reclamo básicamente lo que en el futuro le causaría la muerte brutal de mano de los encomenderos rebeldes a las Nuevas Leyes de Indias. (pg. 44, Valdivieso).( Cf. http://www.lascasas.org/obispo.htm‎)

            Los restos de Fray Antonio de Valdivieso, , fueron  encontrados  recientemente por arqueólogos nicaragüenses en las ruinas de la Catedral de León Viejo.

            Este hallazgo fue a finales de noviembre del año 2000, gracias a las excavaciones que hacen en esa vieja ciudad los arqueólogos Edgar Espinoza y Ramiro García, trabajos en los que también han hallado otras osamentas que podrían ser de los primeros frailes dominicos que vinieron al país, como Fray Diego Alvarez Osorio, muerto en 1536; Fray Francisco de Mendavía, muerto en 1540, y de Fray Lázaro Carrasco, muerto en 1562.

(Cf.archivo.elnuevodiario.com.ni/2001/enero/03-enero…/nacional12.html‎).

TRASLADO DE LA SEDE  DE LA DIÓCESIS .CATEDRAL . LEÓN.

            El 16 de Enero del año 1610, siendo obispo Don Pedro de Villarreal se efectuó el traslado de la ciudad de León de Imabite, a León vecino de Sutiava. Este traslado lo presidia el Santísimo Sacramento, y se dice que venían las imágenes de un crucificado (Cristo de Pedrarias) y de la Virgen María (N. S. de la Merced) mismas que se conservan hoy en la Catedral y en el Templo de la Merced de nuestro León actual.

            Se dice que venía además, una imagen de Santiago apóstol en dicha procesión. Caminaron 6 leguas y se detuvieron en una hermosa llanura, agradable y fértil a media legua del caserío de Sutiava; el alcalde Mendiola hizo levantar el acta de la ciudad puso una cruz, donde se levantaría la Catedral, puso horca y cuchillo en la plaza en nombre del Rey, e hizo repicar campanas en serial de posesión. Los pueblos vecinos, Sutiava, Telica y Quezalguaque, los recibieron con inmenso júbilo.

            El 17 de enero de 1610 se celebró la primera Misa en la improvisada Catedral y hubo procesión con el Santísimo Sacramento para dar gracias a Dios. Ya en la nueva ciudad de León, hay que hacer recuerdo de algunos de los obispos que han pasado por esta sede episcopal:

Andrés de las Navas y Quevedo, fundador del Colegio San Ramón.

El Obispo Juan de Rojas, quien muere el año de la invasión de los piratas (1685).

El Obispo José Jirón de Alvarado, primer nicaragüense en ceñir la sagrada mitra.

El Obispo Leandro Marín Bullón y Figueroa a quien se debe la decisión de la construcción de nuestra catedral actual.

El Obispo Morel de Santa Cruz, quien escribió como fruto de su visita pastoral preciosos datos históricos de la Iglesia en el S. XVIII.

El segundo obispo Nicaragüense Juan Carlos Vílchez y Cabrera fue el gestor principal de la construcción de la Catedral actual, poniendo como se conoce por tradición de su propio peculio, una fuerte cantidad de dinero para realizar avance en esa construcción.( Cf. http://www.diocesisdeleoncmcs.org/index.php/…/devocionpurisima.

MONUMENTO A  FRAY BARTOLOMÉ DE LAS CASAS.

 g).  Dominicos, franciscanos y mercedarios  en León.

 Dominicos.

            Año 1532. Están en Nicaragua Fray Bartolomé de las Casas, Fray Bernardino de Minaya y Pedro Angulo y, por petición del obispo de León, fundan una casa dominicana. Se le da el nombre de San Pablo, así lo afirma el P. Remesal, historiador de la Provincia de San Vicente Ferrer.

            Fray Bartolomé de las Casas se traslada a La Española y regresa a Nicaragua con un grupo de religiosos, entre ellos el P. Luis Cáncer, quien ejercerá una labor apostólica admirable en la Verapaz y, posteriormente, será martirizado en la Florida.

            Unos años después, los dominicos hacen presencia en la ciudad de Granada.

            Los Padres franciscanos habían dejado el convento edificado por Fray Toribio de Montolina y lo recibieron los dominicos. Este convento de Granada lo tuvieron los dominicos por poco tiempo.

            Los dominicos, por esas fechas, no ocultan, por donde pasan, su proyecto de evangelización pacífica y la defensa del indígena.

            Hay enfrentamientos con la familia Contreras. El P. Las Casas se opone a que utilicen a los nativos como burros de carga para la expedición que proyectan hacia el lago de Nicaragua. La controversia dura varios años; de la documentación escrita, conocemos las causas y la doctrina sostenida por los    religiosos dominicos:

• Hay que tratar al indio como a los españoles.

• La conquista del lago de Nicaragua se debe hacer de modo pacífico.

• Se niega la comunión a quien tenga indios en encomienda.

            También el obispo dominico de la ciudad de León, Fray Antonio de Valdivieso, sostiene la misma doctrina. Se ha opuesto rotundamente a los proyectos esclavistas de la familia Contreras. Como se indicó anteriormente fue asesinado, en el 1550, en su casa y robados todos los bienes de la diócesis por los hermanos Contreras.

CONVENTO DE SANTO DOMINGO . LEÓN. NICARAGUA.

            Por los años 1552- 53 hay seis religiosos en el convento de León y otros tantos en el convento de Granada. Dice Remesal que todos ellos conocían la lengua de los nativos y atendían varias doctrinas.

            El deseo de los Superiores, desde Guatemala, de aplicar con rigor Las Constituciones, promueve un cierto disgusto entre los religiosos. “Se cerraron esos conventos con disgusto de los frailes”. El mismo P. Juan de la Torre, posteriormente, será uno de los restauradores de la vida dominicana en tierrasde Nicaragua.

            El gran terremoto del año 1610 destruye la ciudad. Cuando se traslada donde está hoy día, los dominicos no están presentes.

 Mercedarios.

 Encargada de la enseñanza por tradición medieval, la iglesia desarrollaba en los conventos del Nuevo Mundo labores educativas. Aunque reducidas a un nivel inferior –catequización, primeras letras y, a veces, música.

            El primer convento de la provincia mercedaria en Nicaragua  fue fundado en León Viejo en 1528 por los mercedarios que trajo el gobernador Pedrarias o, para ser exactos, por el Provincial de la Orden de la Merced Fr. Francisco de Bobadilla. 

            Tanto su iglesia como la “residencia” eran de paja. Sin embargo su primer superior, Fr. Diego de Alcaraz, después de presenciar el incendio que hizo desaparecer ambos “edificios”, construyó un nuevo de piedra, ladrillo y techo de teja, cuya Iglesia constaba de tres naves y varias danzas de arcos blanqueados con cal.

            A dicho convento se refiere el Alcalde Mayor Francisco de Castañeda en su carta al Rey sobre la muerte de Pedrarias y sus consecuencias, fechada el 30 de Mayo de 1531.  “En esta ciudad de León -escribe- hay un monesterio de Nuestra Señora de la Merced”.

            Y en Octubre de 1539 Fr. Sebastián de Betanzos, uno de sus primeros pobladores, pide regresar a él y que le dejen traer dos esclavos negros, uno albañil y otro carpintero. De las primeras construcciones “al uso de España”,

            Este convento  tuvo encomendado desde su fundación a  los indios de Mabitia (sic) o Moabite y sus religiosos sirvieron en la iglesia Catedral que había quedado desamparada al marcharse al Perú sus cuatro capellanes, dejando solamente al Obispo Diego Álvarez Osorio y al sacristán Cristóbal García.

Casi un siglo más tarde fue trasladado y levantado con su iglesia en la nueva ciudad de León, a ciento cincuenta varas al norte de la catedral.

Franciscanos.

            Los franciscanos, también establecieron conventos en León Viejo. De los moradores del mismo informa escuetamente Castañeda que eran “dos (religiosos) de (la orden de) San Francisco’ con intenciones de abandonar Nicaragua, lo que hicieron al poco tiempo.

            Pero algunos franciscanos permanecieron en la ciudad, como Fr. Juan de Gabaldo o Gandabo que se hallaba todavía en 1536 trabajando con Fray Francisco de Aragón.

   RETABLO EN LA IGLESIA DE SAN FRANCISCO. LEÓN. NICARAGUA. 

La provincia (franciscana) de San Jorge de Nicaragua, fundada en 1550 por Fr. Juan de Betanzos, tuvo de primer maestro provincial a Fr. Pedro Ortiz -electo en 1580- y en 1587, doce conventos y sesenta y siete frailes; en 1680, catorce conventos y ciento cuarenta frailes; y en 1700, igual número de conventos y ciento cuarenta y ocho frailes . “En forma decente y regular“, Fray Pedro de Zúñiga edificó en 1639 el convento franciscano de León; y, entre los más importantes de la provincia, estaban el de la Asunción de León  Viejo, el de Santiago en Jinotepe, el de la Concepción en Rivas y el de San Antonio en El Realejo.  ( Cf. http://www.manfut.org/leon/sanramon1.html‎ ).

CATEDRAL DE MANAGUA

            Después de habernos ocupado de la fundación y evangelización de las dos anteriores ciudades no podemos terminar esta sección sin hacer mención de la que posteriormente sería la capital de Nicaragua: Managua.

            La historia de Managua, parte desde los remotos tiempos de la Prehistoria en los que nuestros antepasados dejaron el perenne testimonio de su paso, en lo que hoy conocemos como las Huellas de Acahualinca.

            A la llegada de los conquistadores españoles en el siglo XVI a Nicaragua, son fundadas en 1524 las ciudades de Granada y León. Managua era un asentamiento indígena sin importancia de cuarenta mil habitantes, extendido a lo largo de las costas del lago Xolotlán.

            El domino español se mantiene hasta el siglo XVIII desde aquellas ciudades con el predomino comercial y la otra con el poder militar.

 EN NUEVA SEGOVIA. NICARAGUA.

 h)  Conquista y evangelización de otras zonas de Nicaragua.

            Con ocasión de la descripción de la  evangelización de la zona costera del pacífico  de Granada, y León, han aparecido otros territorios de la actual Nicaragua en la que también se llevó a cabo la conquista y evangelización.

            Una región que acaparó la atención, primero de Pedrarias Dávila y, posteriormente, de Rodrigo de Contreras, fue la zona de Nueva Segovia. Allí, en 1543, el capitán Diego de Castañeda, enviado por Pedro de los Ríos, teniente de gobernador por Contreras (Rubio Sánchez 1977:750) fundó la ciudad de Nueva Segovia. Ésta se situaba a 30 leguas al norte de León (Herrera yTordesillas, 1991: 173) en cuya comarca se sacaba mucho oro y de los indios que hay en ellos no hay relación ” (López de Velasco 1971: 471). Según relación circunstanciada de la Provinciade Costa Rica que envió Juan Dávila en 1566, los naturales de la zona protagonizaban constantes levantamientos por lo que se sucedieron las campañas de “pacificación”

            En carta al rey español le  dice:Después de lo cual, fuí con vuestro capitán Francisco del Barco á la conquista y pacificación de la Nueva Segovia, que en aquel tiempo los naturales de ella se habían rebelado; (…) de donde redundó descobrirse en dicha ciudad de la Nueva Segovia y su comarca muchas minas de oro, con que vuestra real hacienda ha sido muy acrecentada.” (CDHCR: 3: 34).

            En realidad, la zona norte y este de Nicaragua se convirtió en una zona de frontera, en la que los escasos asentamientos hispanos se hallaron constantemente amenazados, tanto por los ataques de la población indígena como por los perpetrados por otras potencias.

            Gracias a las crónicas de los Frayles de la Provincia del Santísimo Nombre de Jesús de Guatemala, especialmente del Cronista Francisco de Asís Vázquez de Herrera, conocemos a los religiosos que penetraron a la Taguzgalpa y Tologalpa, a evangelizar a los indios de la región.

Por el cronista Vázquez se sabe concretamente de los primeros frayles que penetraron a ella. Estos fueron: Antonio de Andrade, Francisco de Salcedo y Esteban de Verdelete. No hay noticias de los resultados de su misión; sólo que para el año de 1596 se encontraban de nuevo en Guatemala. Igualmente sabemos que el Mercedario Fray Juan  había penetrado por Sébaco a las montañas, convirtiendo a muchos indios de la región de la Taguzgalpa y llevando seis de ellos a Guatemala.

             Lo cierto es que por más de dos siglos Nueva Segovia fue el punto de entrada de expedicionarios y misioneros, para la conquista y conversión de la Taguzgalpa o Mosquitia, cuya historia está íntimamente ligada a otro lugar de Nicaragua como es  Jinotega

.

 Indicamos  también que  por su situación estratégica el puerto de El Realejo (actualmente conocido como Corinto), tan solo a 11 leguas de la ciudad de León que fue durante la expedición de Gil González Dávila y Andrés Niño cuando se tomó “(…) posesión de aquella tierra por el rey de Castilla, en el río que llamó de la Posesión (…)” (López de Gómara 1941: 2:207). Manuel Rubio Sánchez (1977: 10) afirma que lo denominaron Puerto de la Posesión debido a los asuntos posesorios realizados allí por éstos.

            No debe confundirse con la villa de El Realejo, situada a una legua del puerto, que no fue fundada hasta 1534 por Pedro de Alvarado en su viaje hacia el Perú.

            Según la documentación de la época, el puerto de El Realejo era “(…) de los mejores y más seguros que hay en toda aquella costa, en que se hacen navíos por la madera que hay para ellos.” (CDI: 15: 472). El puerto tenía dos bocas y un estero por el cual se accedía al pueblo de El Realejo “Los barcos que van a Nicaragua por el mar Austral, entran por un canal veinticinco millas aguas arriba hasta un pueblo llamado Realejo, que tiene cerca de doce casas de caña habitadas por españoles (…)”

 CATEDRAL DE MATAGALPA. NICARAGUA.    

 Es de destacar la presencia de misioneros en la  región de Matagalpa Los matagalpas se destacaron por ser los primeros en dar combate frontal a los españoles cuando Francisco Hernández de Córdoba, Hernando de Soto y sus tropas quisieron penetrar en 1525 a su territorio en Joana Mostega, a 13 leguas al noreste de Telica.

En 1530 fray Lázaro de Guido comienza la evangelización de los matagalpas en la zona de Sébaco y las sierras circundantes, misión continuada por fray Juan de Alburquerque en 1600 un poco más al interior.

            En un acuerdo convenido entre los matagalpas y los españoles, y exigido por estos indígenas, se debía garantizar que al recibir el bautismo no les harían emigrar de sus tierras, que mantendrían la patria potestad sobre sus hijos y que los soldados españoles no entrarían a sus poblaciones.

            En 1628 se crean las reducciones, de San Ramón Nonnato y de San Pedro de Metapa, que son los primeros pueblos establecidos por los misioneros.

             Eran reducciones de indios matagalpas que los misioneros mercedarios habían traído de las montañas de Tababaca (entre Matagalpa y Muy Viejo), a 28 leguas al este de Sébaco, donde Fray Juan de Alburquerque les había cristianizado entre los años de 1606 y 1610.

  BIENVENIDOS A SAN JORGE HOY. NICARAGUA.

Terminamos este apartado  refiriéndonos a San Jorge que  es un municipio de gran importancia histórica, por haber sido su actual planta urbana asiento de la capital del reino de los nicaraos o Nicaragua.

            La historia registra varias versiones sobre el origen del nombre del municipio, aunque parece ser que en la década de 1550 a 1560 llega a la región de Rivas el misionero franciscano fray Pedro de Betanzos y fundó en la periferia un convento que llego hacer la cabecera de la “provincia franciscana de San Jorge”.

            En el municipio de san Jorge existe un lugar llamado cruz de España el cual fue testigo de un pacto o convenio entre el conquistador español Gil González Dávila y el Cacique Nicarao- Calli o Nicaragua, el resultado del pacto fue, el bautismo de  de más de 1000 bravos guerreros indígenas.

            Podemos afirmar que en la época de la colonia todo el territorio de la actual Nicaragua había sido prácticamente evangelizado. En esta tarea habían participado el clero secular que en su mayoría ejercía los cargos en la Curia  y en las parroquias de los pueblos. Las órdenes religiosas entre las que sobresalen los dominicos, franciscanos, mercedarios y posteriormente los jesuitas.

2.-LA IGLESIA  DESDE LA PROCLAMACIÓN DE LA INDEPENDENCIA HASTA NUESTROS DÍAS.

a) La Independencia.

            Tanto la sociedad nicaragüense como la Iglesia habían vivido tiempos de tranquilidad y de paz mientras se consolidaba el modelo colonial. En torno a 1811 se dan alzamientos populares, movimientos independentistas contra la colonia española, en León, Masaya, Granada y Rivas. En Chontales y Las Segovias, aunque lo intentaron, no se produjeron estos levantamientos.

            En la sociedad colonial la Iglesia era un poder constituido, aglutinante, unido a otras estructuras de poder existente. En la mentalidad religiosa de la gente destacaba mucho su influencia, introyectando en sus conciencias una importancia decisiva.

            El pueblo espontáneamente participa en los movimientos sublevados. El clero, por su parte, está dividido y se hace presente en ambos bandos. Por un lado hay sacerdotes diputados del pueblo, varios también participan como capellanes de las tropas insurrectas y están presentes en los mismos enfrentamientos y combates; por otro, un gran sector se opone activamente a las protestas y luchas independentistas.

            Se supone que todos los movilizados eran católicos. En el clero, por un bando, se destacan Fr. Antonio Moñino, franciscano expulsado de su convento por sus ideas contrarias al dominio español; Fr. Benito Miguelena, mercedario, y Tomás Ruiz, chinandegano, primer sacerdote indígena que se involucra en los sucesos independentistas hasta el año 1814. Los conflictos con la jerarquía, por sus ideas independentistas, le llevaron a la cárcel y murió enfermo y en el exilio en México.

            En el otro bando estaba Fr. Nicolás García Jerez, obispo de León, monárquico convencido y defensor de las ideas del rey de España, por algún tiempo jefe político, religioso, y hasta militar en cierto modo, de Nicaragua. controlados por el propio obispo, por lo que el movimiento popular fue declinando.

            En Granada, el Presbítero José Antonio Chamorro exhorta a que el pueblo no puede ir contra las autoridades constituidas -monárquicas- concluyendo: “Se deduce con toda evidencia que el pueblo insurrecto ha sido y es un traidor a Dios, a la Religión, al Rey y a la Patria…”.

 WILLIAM WALKER.              

b) Después de la Independencia.

            Expulsado el obispo de León y después de muchos años de sede vacante, es nombrado nuevo obispo en 1842 Jorge Viteri. En esa misma fecha se separa Costa Rica de la diócesis de León. Crece la población y se van construyendo nuevos templos en diferentes lugares del país.

            Durante las luchas entre demócratas liberales, en León, y conservadores, en Granada el clero estuvo dividido y presente en ambos lados del conflicto con algunos puestos destacados.

            También hubo clérigos a favor de las políticas invasionistas de William Walker y participaron en su gobierno con altos cargos así como sacerdotes patriotas que se opusieron activamente al proyecto del invasor yanqui.

            El obispo Viteri, convencido de la influencia de la religión en la sociedad, apoyó al presidente Fruto Chamorro contra los representantes de las ideas democráticas o liberales. Durante su período se firma el Concordato con el Vaticano el 16 de enero 1862, expresión de la permanencia de antiguos vínculos e ideales identificados con una posición de cristiandad, en el que ambos poderes -civil y religioso-se legitiman y apoyan mutuamente.

             En 1858 la Constitución señala: “La religión de la República es la Católica, Apostólica, Romana; el gobierno protege su culto”. Así la confesionalidad del Estado compensa la legitimación que la jerarquía hace del mismo.

            En esta época las costumbres religiosas del pueblo son las de toda América española, la gente participa en un gran número de devociones Así manifiesta su pertenencia a la Iglesia participando en las fiestas patronales de San Jerónimo en Masaya, la Merced en León, la Concepción en Granada, la Purísima en León y el Viejo.

            En la década de 1870 la burguesía agro-exportadora comenzó a presionar sobre las tierras de las comunidades en poder de campesinos sin título.

            El presidente Chamorro promulga las leyes de Reforma Agraria. Los primeros artículos se dirigen a la apropiación de las tierras comunales de los indios y las ponen en venta. Los primeros beneficiados de estas leyes serán los arrendatarios de las mismas tierras y pasarán a su propiedad mediante indemnización.

KIOSKO EN MATAGALPA . MURIERON MILES DE INDÍGENAS.

             Estos hechos desencadenan la guerra de las comunidades indígenas a partir de 1881. Los jesuitas, acusados en Matagalpa de ser los instigadores de este alzamiento, fueron expulsados del país. Tras numerosas batallas, las fuerzas indígenas salieron derrotadas por la irregularidad de sus milicias y falta de armas.      

Las tierras que pertenecían a la Iglesia o a las cofradías caen en manos de la burguesía cafetalera en ascenso. Este hecho será motivo de serios conflictos y de choques frontales entre la Iglesia y el Gobierno.

            Con la revolución liberal de 1893 llegan al poder los nuevos terratenientes cafetaleros, que encuentran en la agro-exportación y en los planteamientos liberales nacionalistas su credo económico y político.

             El hombre clave es el liberal José Santos Zelaya, que siendo presidente dictó varias leyes que cercenaban el poder económico de la Iglesia hasta entonces basado en gran parte en la propiedad de bienes agrarios.

            Asimismo anuló los privilegios de manos muertas, reguló el funcionamiento de capellanes y dictó las leyes de las cofradías, por las que de hecho era expropiada la Iglesia de muchas propiedades.

            El hecho más detonante fue la promulgación de la Constitución, donde se expresan radicalmente los postulados liberales. Proclama el estado y la educación laica y desconoce la religión católica como religión oficial.

            Ante estos hechos se movilizan los conservadores y forman la Unión Católica de Nicaragua. Las tensiones entre la Iglesia y el gobierno liberal cada día se hacen más virulentas. En una circular el vicario general de la diócesis ordena al clero que al terminar la misa, junto a las preces de costumbre, agreguen lo siguiente: El Señor salve a la República, el Señor salve a su pueblo”. El clero se convirtió en uno de los baluartes de la lucha contra Zelaya. Por parte del gobierno se dan expulsiones de sacerdotes y religiosas; el mismo obispo Pereira Castellón sale al exilio .

 c) Intervencionismo exterior.

 El ambiente se va tensionando, la vieja burguesía se siente desplazada junto con las nuevas masas populares y Estados Unidos no admite el nacionalismo de Zelaya, sobre todo cuando pone en cuestión su hegemonía sobre el tráfico marítimo internacional a través del canal interoceánico que se proyecta realizar.

BENJAMÍN ZELEDÓN.

            Termina eliminando a los liberales y pone de presidente al conservador Adolfo Díaz. La intervención político-militar en el país es el signo de esta época. El asesinato de Benjamín Zeledón, jefe de la resistencia nacionalista contra el yanqui invasor, marca el inicio del control por los EE.UU. de las principales fuentes económicas del país, como bancos, aduanas, ferrocarriles y cualquier otro síntoma de la identidad nicaragüense.

            La Iglesia. recupera la confesionalidad católica en la constitución del 21 de diciembre de 1911, que dura hasta 1939, esta vez más por motivos sociológicos que teológicos, propios de la dinámica del poder. La tolerancia de la nueva constitución con los evangélicos se impone por la presencia de iglesias protestantes en el país, sobre todo en el Atlántico, que no se podía cuestionar. Esta apertura llega a molestar a católicos intolerantes.

CATEDRAL DE MATAGALPA.

            La Iglesia se consolida como estructura ideológica del régimen impuesto por los Estados Unidos. Erigen las nuevas diócesis de Managua, Granada y Matagalpa e ingresan al país nuevas congregaciones religiosas femeninas y los Hermanos de la Salle para dedicarse a la educación y la salud, y regresan nuevamente los franciscanos y dominicos dedicándose a una amplia tarea evangelizadora a través de las giras misioneras y de la organización y fortalecimiento de las asociaciones laicales propias de cada congregación.

            El primer arzobispo de Managua es Monseñor José Antonio Lezcano, hombre sencillo y popular, cuya acción pastoral se integra muy bien con el populismo reinante de la época.

            Coronó a la hija de Somoza con la corona de oro de nuestra Señora de Candelaria en una celebración masiva y nombró al asesinado Somoza García en su funeral “príncipe de la Iglesia”.

            Monseñor Canuto Reyes, al tomar posesión del obispado de Granada, resalta la importancia que ha tenido la gran unión y armonía existente entre el poder civil y eclesiástico, merced a la cual se goza de mediana paz y los pueblos al ver en sus gobernantes al representante de Dios, les aman y les obedecen sin protesta.

            Un elemento nuevo en la vida de la Iglesia que supera el tradicionalismo es la inserción de los organismos laicales al servicio de la jerarquía, entre los cuales se destaca la Acción Católica.

            Hay dos figuras que merecen mencionarse y son: el P. Azarías H. Pallais, poeta y párroco de Corinto; había estudiado en Lovaina, un claro exponente de la oposición somocista; y Monseñor Calderón Padilla, que promueve la proyección social de la Iglesia en las comunidades campesinas de Matagalpa a través de la Acción Católica.

             Es el tiempo de las luchas nacionalistas de Sandino en Las Segovias. La jerarquía no se implicó mucho en el conflicto, los obispos sólo piden que el ejército de Sandino deje las armas, algo muy acorde con el gobierno norteamericano y la oligarquía del país.

            La Iglesia, apoya ingenuamente un populismo sin conciencia crítica y el pueblo cristiano está entregado  en su religiosidad popular; los religiosos misioneros mantienen su trabajo pastoral visitando las comunidades campesinas y animando las viejas cofradías y terceras órdenes laicales. Las religiosas se mantienen en sus colegios, más unidas a la oligarquía conservadora de Granada o a la burguesía liberal de León, sin participar activamente en la tarea pastoral y evangelizadora.

CONGREGACIÓN DE LOS PADRES DEL CONCILIO VATICANO II.

d) La renovación conciliar.

            La expansión capitalista en América Latina se enmarca en la Alianza para el Progreso, y la inserción del país en el mercado del trabajo impone el algodón como principal producto agro-exportador en el país, con ello grandes masas de campesinos son despojadas de sus tierras dedicadas al cultivo tradicional. Esta situación agudiza la crisis política.

             También se favorece la instalación de empresas por la mano de obra barata y la liberación de impuestos tributarios. Esto hace que la política somocista entre en contradicción con la oligarquía latifundista tradicional, dando origen al somocismo sin Somoza.

            La ejecución de Somoza García en 1956 y las luchas estudiantiles en León originan el movimiento revolucionario precursor del Frente Sandinista, principal protagonista de las luchas guerrilleras contra la dictadura.

 JUAN XXIII. OBRA DE Mª JESÚS MARTÍNEZ. PARROQUIA DE MIGUELTURRA, ESPAÑA.          

Estamos en pleno movimiento de renovación eclesial iniciado por el papa Juan XXIII en el Concilio Vaticano II. En este mismo año se crean la diócesis de Estelí y la prelatura de Juigalpa. También se reorganiza la diócesis de Managua e inicia sus tareas docentes la Universidad Centroamericana (UCA).

            En enero de 1969 se celebra el Primer Encuentro Pastoral para poner en práctica las orientaciones conciliares y las conclusiones de la Segunda Asamblea del Episcopado de América Latina, celebrada el año anterior en Medellín.

            De las conclusiones de este encuentro podemos obtener esta visión de la Iglesia: Una mayoría de los católicos viven un cristianismo tradicionalista acompañado de ligeras adaptaciones al siglo XX.

            Otro sector se abre a la renovación conciliar, no es grande y no acepta transformaciones ni cambios radicales. Con la crisis nacional agudizada por el terremoto de Managua en diciembre del año 72, el grupo se radicaliza en sus compromisos sociales y políticos y muchos participarán activamente en el proceso revolucionario.

             En su origen fue animado por un grupo de sacerdotes formados en el extranjero en los tiempos del Concilio, que regresan al país con los aires renovadores de la época. Participan con ellos religiosos y religiosas extranjeros animados por el proceso de renovación que vive la Iglesia postconciliar.

            Este movimiento despertó mucho entusiasmo en obispos, sacerdotes y religiosos, entre los que se destacan los capuchinos norteamericanos en la Costa Atlántica, iniciadores del movimiento de los Delegados de la Palabra, que se extiende a todo el país. Los trabajos de este grupo preocupado por organizar la pastoral de conjunto ponen las bases para una proyección social y el compromiso político posterior.

          Un tercer sector, deseoso de poner en marcha la renovación conciliar -sin pensar en los alcances que en otros lugares de latinoamericana la Iglesia logra con las orientaciones de Medellín- acepta la opción por los pobres como criterio de verificación de la fe cristiana.

            Se hace sentir en el encuentro de pastoral y cuando un laico de la UCA presenta la realidad humana de Nicaragua destacando los problemas graves que atraviesa la sociedad, provoca una reacción inmediata del presbítero Vega, que apresurado toma la palabra para decir que el informe era la opinión del ponente, no de la asamblea.

            En este ambiente nace la comunidad de Solentiname, animada por el sacerdote y poeta Ernesto Cardenal. Se inician las Comunidades Eclesiales de Base en la parroquia San Pablo Apóstol en Managua y se forman los equipos de pastoral rural. Instituciones como el CEPA (Centro de Educación y Promoción Agraria) y Escuelas Radiofónicas harán un gran servicio a esta causa.

EL PADRE GASPAR GARCÍA LAVIANA.

            Es un tiempo de creatividad y apertura eclesial, que va creando expectativas en todos los sectores de la Iglesia y de la sociedad, pero pronto surgirán las tensiones y los conflictos tanto internos como externos, en la medida que este movimiento va tomando un perfil más crítico y profético. En este grupo se inicia el padre Gaspar García Laviana que caerá en combate el 11 de diciembre de 1978.

            Se perfilan con nitidez tres grandes grupos en el país. El primero articulado en torno a la dictadura corrupta de los Somoza; el segundo, formado por la burguesía dependiente, termina en la propuesta de un somocismo sin Somoza; el tercero es el movimiento nacionalista popular y revolucionario. En los tres grupos hay cristianos de todos los estratos sociales.

            La jerarquía sigue su viejo esquema de alianza con el poder, aun cuando éste fuera detentado por la camarilla de los Somoza. Así lo demuestra el obispo de Granada, que en su celebración de las bodas de plata hace una alabanza a Somoza allí presente.

    

MONSEÑOR MIGUEL OBANDO.

Monseñor Miguel Obando, nombrado arzobispo de Managua, pronuncia este elogioso discurso a la guardia nacional el 8 de mayo de 1970 en el casino donde asiste con todos los obispos: “Nunca en nuestra modesta vida de orador cristiano habíamos experimentado emoción tan intensa como la que vivimos en este momento… emotivas palabras de gratuidad, en el homenaje tributado, tan cordial, tan cristiano, tan fraterno, a nuestra humilde persona. Cordial, dijimos, por cuanto las invictas Fuerzas Armadas de la Patria, símbolo genuino de la soberanía de la República, por conducto de la palabra autorizada y franca de su comandante supremo, jefe director, el general Anastasio Somoza Debayle, han patentizado los nobilísimos valores cristianos que animan a cada uno de sus miembros...”

            Pero no dejan de manifestarse ya los conflictos entre la Iglesia y el gobierno de Somoza; el mismo nombramiento de Monseñor Obando como arzobispo de Managua estuvo cargado de tensiones.

            Años después, en la toma de posesión del triunvirato que consagraba el pacto de la dictadura somocista con los conservadores, por primera vez la jerarquía se niega a participar en este acto público. Y el 19 de marzo de 1972 aparece una carta pastoral distanciándose del gobierno y haciendo críticas del poder establecido. Los sectores burgueses reciben este hecho con grandes elogios.

            Ya en agosto de 1970 un grupo de estudiantes católicos, sacerdotes e intelectuales se toman la catedral de Managua para protestar por la injusta situación que se vive en el país. Este hecho es el comienzo de una presencia cristiana militante. Las presiones de los estudiantes logran que el padre León Pallais -familiar de Somoza y fundador de la UCA-deje la rectoría.

            Inspiradas por la corriente renovadora del Concilio y Medellín varias comunidades de religiosas dejan los grandes colegios y se van a los barrios pobres incorporándose a la pastoral.

            Un grupo de jóvenes de la burguesía universitaria, animados por el franciscano Uriel Molina, forman la comunidad del barrio Riguero; integrados a la lucha sandinista participarán en puestos destacados de las estructuras revolucionarias y del gobierno.

            También sectores de la burguesía unidos al movimiento de Cursillos de Cristiandad participan de este proceso renovador y se incorporan a la Revolución.

 IMAGENES DE LA REVISTA LIBERACIÓN DE NICARAGUA.

e) La Iglesia Católica en la Revolución.

            La plaza central de Managua, desbordante de gente en su mayoría católica, recibe a los jóvenes guerrilleros el 20 de julio de 1979.

            Muchos combatientes portaban signos religiosos al pecho, y después del reencuentro familiar pagaron promesas por medio de sus mamás en las iglesias y santuarios más tradicionales del país.

            En la Junta de Gobierno y en el gabinete hay un reconocido grupo de personalidades y laicos católicos. Cuatro sacerdotes ocupan puestos importantes en el gobierno. Diferentes grupos e instituciones saludan el triunfo de la Revolución; nacen nuevas instituciones con el fin de acompañar la reflexión cristiana y se multiplican las reuniones y eventos para hablar sobre la participación de los cristianos en el proceso.

            El triunfo ha despertado expectativas internacionales en el movimiento cristiano y en los teólogos de la liberación, que inician su peregrinación a Nicaragua. Los mismos obispos reciben esa influencia y a través de una celebrada Carta Pastoral del 17 noviembre de 1979 dan su visto bueno a la Revolución, reconociendo un socialismo compatible y hasta aconsejable con las enseñanzas cristianas.

             El pueblo celebra la victoria con numerosos actos populares en los que se incluye la misa como parte central de los programas.

 CONFERENCIA EPISCOPAL DE NICARAGUA. 

Pero no tarda en aparecer el conflicto, solapado desde el inicio.

            Monseñor Obando había apostado por una tercera vía, que no se logró configurar en las negociaciones antes del triunfo sandinista. Desplazado por los líderes de la Revolución, irá poco a poco mostrando su malestar y descontento por el ritmo que va tomando. Ya la primera carta pastoral del episcopado, escrita a los pocos días del triunfo, muestra claramente temores y sospechas que se irán expresando progresivamente en los diez años del gobierno sandinista.

El conflicto estalla en mayo de 1980, cuando la burguesía representada por Alfonso Robelo y Violeta de Chamorro se retiran de la Junta de Gobierno formada por mayoría sandinista.

            Estos años están señalados por un vaivén de conflictos y tensiones, que no podemos presentar en este breve trabajo. Sólo voy a señalar el comportamiento de las diferentes fuerzas y sus opciones en las luchas ideológicas y políticas de la época.

            El Frente Sandinista, constituido por la unidad de tres tendencias en sus filas, toma el poder en un momento coyuntural favorable de la política internacional y de la estrategia de los derechos humanos promovida por Carter en el Continente. Aunque en la insurrección se incorporan grandes masas cristianas y laicos destacados, el tema religioso y sobre todo la relación del Frente Sandinista con la Iglesia pilla por sorpresa a los líderes de la Revolución.

            Eufóricos por el triunfo y empeñados en transformar la realidad del país, dejan a un lado estos problemas y se olvidan de realizar una adecuada política en las relaciones con la Iglesia.. El asunto religioso que  es tan importante para la política norteamericana  es olvidado por los Sandinistas

            Por otro lado la Revolución ha despertado gran interés en los movimientos progresistas, de modo especial en los ambientes cristianos.

            Para muchos teólogos Nicaragua se presenta como el laboratorio donde puede realizarse la experiencia soñada de una sociedad socialista con rostro humano y con una presencia definida y destacada de los cristianos. Estos  hechos hace que el Frente se acomode a la nueva situación y comience a interesarse de forma más orgánica por el tema religioso y por las relaciones con estos sectores cristianos. con este fin elaboran un Documento

            Este documento de la Dirección del Frente Sandinista fue elaborado sin la participación de los grupos cristianos de base, llegó tarde y tuvo mayor resonancia en los ambientes internacionales y movimientos revolucionarios extranjeros que en el país.

            Este  problema se agudiza por la presencia de una ideología que reclama no solo un estado laico, sino revolucionario y popular, y sobre todo por el surgimiento de un movimiento de Iglesia que aboga por un modelo eclesiológico más cercano a la propuesta del Concilio y de la Teología de la Liberación.

             La posibilidad de consolidarse este movimiento hizo que la jerarquía se opusiera con todas sus fuerzas, y lo que era un planteamiento con hondas raíces bíblicas, teológicas y pastorales, se vio como una amenaza de división promovida por el Frente Sandinista.

            Esta propuesta de ruptura histórica de la Iglesia con las clases dominantes y con el poder político exigía, no sólo un cambio institucional sino una nueva mentalidad y la creación de un nuevo “imaginario social” diferente al consolidado en la tradición católica desde Constantino y reafirmado en el Concilio de Trento.

            Esto, unido al  nacimiento y crecimiento de la contrarrevolución, levantada en armas,  a la crisis interna causada por la guerra y la salida masiva del país de gente descontenta del proceso revolucionario, hace que la Iglesia se comprometa claramente con el proyecto contrarrevolucionario. Se niega a entablar un diálogo abierto con el gobierno sandinista, promueve conflictos y tensiones que ella misma capitaliza para acusar al gobierno de persecución religiosa y falta de libertad en repetidos comunicados y cartas pastorales, en varias ocasiones pidiendo diálogo con los alzados en armas, propuesta inaceptable en aquellos momentos.

RECORDANDO LA VISITA DEL PAPA A NICARAGUA.   

La visita del Papa y el nombramiento de monseñor Obando como Cardenal son los hechos más destacados de la convergencia entre la propuesta de la jerarquía de Nicaragua y la solidaridad internacional que la Iglesia católica mantiene contra la revolución.

            La Iglesia católica cierra filas en torno a un modelo eclesiológico-conservador, autoritario, que se va imponiendo en torno a la figura del Papa y en Nicaragua se fortalece como estrategia confrontativa al estilo de los países del Este europeo, sobre todo de Polonia.

             Promueve un plan en contra de los sacerdotes y religiosos, especialmente extranjeros comprometidos, negándoles las licencias pastorales y muchos tienen que abandonar el país. Llegan otros religiosos ilusionados por la posibilidad que ofrece la Revolución para fortalecer un cristianismo comprometido, pero no reciben el visto bueno de los obispos y tendrán que trabajar al margen de la jerarquía.

            Este modelo eclesiológico autoritario olvida por completo las líneas inspiradoras del Concilio y de la teología latinoamericana presentes en los dos grandes encuentros del Episcopado: Medellín y Puebla.

            Algunas órdenes y congregaciones se mantienen en sus compromisos proféticos con acciones y declaraciones públicas, creando así grandes tensiones con la jerarquía, que en varios casos se mantienen hasta hoy. Se destacan los conflictos con los dominicos, jesuitas y franciscanos. En este ambiente va preparándose una generación de clero diocesano distante del compromiso con la realidad, con una marcada tendencia nacionalista y una fuerte inclinación al clericalismo preconciliar.

            El pueblo -mayoritariamente de tradición católica-, se dividió, por una parte los que participaron en la revolución, por otra los desafectos. Un pueblo que no había pasado por la modernidad, con un alto número de analfabetismo, sin conciencia crítica, se ve influenciado por las nuevas corrientes ideológicas y el nuevo pensamiento que viene con la Revolución.

            La misma Cruzada de Alfabetización, una obra heroica realizada por la juventud, llega con un bagaje ideológico obligando a dar un salto muy grande en la conciencia popular.

            Este hecho no fue pastoralmente acompañado, más bien -manipulado por los temores de la burguesía- provoca malestar y reacciones en algunos sectores más conservadores de la Iglesia. El conflicto se hace sentir con toda su radicalidad en la celebración de la misa de clausura de la Cruzada en la iglesia de Don Bosco de Managua en agosto de 1980.

            . Los Centros de Reflexión no logran articular un proyecto que convoque al pueblo cristiano y revolucionario y crece la indiferencia religiosa. El ideal de los cristianos revolucionarios expresado en la consigna “entre cristianismo y revolución no hay contradicción” quedará como signo de identidad de los grupos que ya habían hecho su compromiso cristiano antes del triunfo

.           Las tensiones y los conflictos impidieron el desarrollo y fortalecimiento del proceso renovador iniciado en torno al Concilio y no logra penetrar en las raíces populares ni crear el nuevo imaginario social que expresaba la consigna mencionada.

.VIOLETA BARRIOS DE CHAMORRO. EXPRESIDENTA DE NICARAGUA.  

f) La Iglesia en la época postrevolucionaria.

            La derrota electoral sandinista tomó por sorpresa a unos y a otros. El hecho cambió fundamentalmente la correlación de fuerzas en la realidad social del país. El fin de la guerra era un objetivo añorado por todo el pueblo.

            El hecho destacado que cambió de signo en las relaciones de la Iglesia con el poder temporal es la presencia de Monseñor Obando en la toma de posesión de doña Violeta. El discurso del Cardenal fue más largo que el de la Presidenta, presentó los puntos centrales de la visión católica sobre la sociedad democrática y aludió a temas pendientes con el sandinismo, como la ideologización atea en la educación y la falta de libertad.

            Destacamos los puntos más señalados del proceso de la Iglesia y de los cristianos en este período. La presencia de la jerarquía en los actos públicos con el afán de rescatar el espacio perdido durante el gobierno sandinista, afianzando así el modelo de neocristiandad añorado por los obispos y los sectores católicos más tradicionales.

            El segundo, la simpatía con los alzados en armas, expresada en distintas celebraciones, Monseñor Obando los llamará “paladines de la libertad”; y la desconfianza en el nuevo gobierno, formado por una generación de jóvenes tecnócratas, más interesados en la modernización del país en torno a un proyecto nacional que en la confrontación ideológica con el sandinismo.

            La visita del Papa es el hecho más destacado de esta búsqueda de articulación con el poder temporal y de recuperación del liderazgo perdido. Transcurrió en paz, fue un espaldarazo al proceso impulsado por doña Violeta, sus palabras espontáneas después de la misa fueron tomadas por los sectores más reaccionarios como consigna política en repetidas ocasiones.

            Esta segunda visita causó menos impacto en el pueblo católico en general y reafirmó el malestar en muchas conciencias de simples cristianos que se sintieron una vez más heridos con sus declaraciones

.

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE NICARAGUA.

             En una entrevista concedida a La Prensa, Monseñor Obando destaca tres instituciones significativas que fortalecen el proceso que vive la diócesis de Managua en esta etapa: la construcción de la Catedral, la fundación con ayuda del gobierno de la Universidad Católica y el Seminario Mayor para la formación del clero diocesano.

            Las notas más características para valorar la situación de los cristianos en este período son: la frustración y el desencanto generalizado en muchos sectores y de los grupos cristianos provocado tanto por el ritmo que han tomado los acontecimientos del país como por la postura manifestada por la Iglesia ante la realidad y el nuevo gobierno.

             Las comunidades comienzan a interesarse más por los problemas asistenciales  agudos, en la población más pobre, crecen los proyectos como la olla de soya y el trabajo con las jóvenes que tienen que buscar en la prostitución su forma de ganarse la vida.

            El mismo proceso se vive en los centros de reflexión que buscan superar la crisis orientándose más a la promoción de proyectos de desarrollo y administración de los fondos de la solidaridad.

            En los sectores populares se manifiestan los movimiento evangélicos como nueva fuerza social.

.

ARNOLDO ALEMÁN LACAYO, EXPRESIDENTE DE NICARAGUA.

g) La Iglesia y el gobierno liberal

            Es un período que aún no ha concluido, por lo tanto no podemos presentar el alcance de todo lo que está pasando, necesitamos distanciarnos en el tiempo para tener una visión más objetiva. Pero las acciones públicas de la Iglesia nos permiten presentar esta visión de los hechos. Claramente la jerarquía, representada sobre todo por el Cardenal Obando, toma una opción definida por el doctor Alemán en las elecciones y esto lo hace público en la homilía del jueves 16 de octubre, tres días antes de las votaciones.

             El miedo al retorno del sandinismo al poder y la ausencia de una propuesta que convocara a los indecisos ante la polarización, liberales frente  a  sandinistas, hace que la balanza se incline por los primeros, en gran parte, gracias a las acciones del Cardenal. Son los obispos los primeros en reconocer los resultados de las elecciones, antes que el Consejo electoral diera los resultados definitivos.

              La presencia oficial de la Iglesia en la toma de posesión del Presidente, con todo un ritual religioso más cercano a la liturgia de entronización de las autoridades del antiguo régimen medieval que a la relación de la Iglesia con un gobierno moderno de tradición liberal y democrática, expresa el alcance de la alianza entre la Iglesia y el Estado, que se va a ir consolidando en este período, una realidad ciertamente extraña tanto a la tradición liberal como a la propuesta teológico-pastoral que nos viene del Concilio y de la teología latinoamericana.

            La estrecha relación entre Iglesia y Estado va a ser el signo de este gobierno: presencia en actos públicos, bendiciones y cercanía de altos jerarcas en celebraciones familiares, sobre todo la firma de acuerdos bilaterales, unas veces públicos, otras conseguidos por amistades y conveniencias políticas, son la expresión de este modelo

            La Iglesia recupera su poder institucional y el Estado se legitima con el poder ideológico de la Iglesia. Esta bendice las obras del Gobierno, haciéndose presente en todas las celebraciones públicas como un quinto poder y el Gobierno participa en las celebraciones solemnes de la Iglesia ocupando un puesto destacado en los espacios religiosos.

            La Iglesia cumple una labor social en la educación y la salud, asumiendo responsabilidades propias del Estado y éste apoya a la Iglesia en la edificación de templos y centros pastorales y busca cómo fortalecer su presencia simbólica en la sociedad levantando signos religiosos en plazas y parques públicos sin aceptar las críticas y las opiniones de la sociedad civil que reclama el estatuto del estado laico.

 El gobierno se confiesa católico y la Iglesia lo bendice y lo legitima.

            En medio de las graves acusaciones de corrupción y autoritarismo al gobierno, no hay ninguna carta pastoral ni comunicados de prensa emitidos por la Conferencia Episcopal denunciando estos hechos, ni manifiesta una postura crítica, propia de su tradición profética, repetidamente proclamada con los gobiernos anteriores, más bien las declaraciones publicas de los obispos en este período se destacan por los elogios y felicitaciones al gobierno.

PEREGRINACIÓN A CUAPA .        

Con motivo de la celebración del año jubilar, la Conferencia Episcopal ha organizado peregrinaciones a Cuapa, poblado campesino del departamento de Chontales donde supuestamente se apareció la Virgen María en los años de la Revolución, hecho que fue interpretado con fines claramente ideológicos contrarrevolucionarios.

            Esto muestra que la Iglesia católica no ha superado el modelo conservador que históricamente se afirma en las relaciones estrechas con el poder político por una parte, y por otra en el control de la conciencia religiosa del pueblo a través de la promoción de celebraciones masivas en torno a signos y tradiciones populares, olvidando toda tarea evangelizadora más personalizada entorno al compromiso cristiano, a una moral consecuente y a una participación creativa y responsable en la comunidad cristiana como medio más eficaz de evangelización.

            Ese modo de ejercer la misión eclesial no responde a los nuevos desafíos; pues una gran población del campo y de la ciudad se siente más cercana a la influencia de los nuevos movimientos religiosos de tradición evangélica pentecostal, que llegan con su oferta de salvación más a la sensibilidad religiosa y responden con sus milagros y curaciones más a las necesidades vitales de la persona, e incluso con la insistencia en la conversión, aunque sea desde una espiritualidad intimista y milagrera, promueve el compromiso personal.

            Esta nueva propuesta religiosa, con todas sus contradicciones, está más cercana a la modernidad que la oferta de la religiosidad tradicional católica.

            La Iglesia, con su intransigencia en algunos temas de moral y sobre todo con su actitud pública con el gobierno actual, ha perdido el liderazgo en los grupos intelectuales y profesionales progresistas. Y al no encontrar un espacio adecuado dentro de la institución, crece la indiferencia religiosa y el distanciamiento de la vida eclesial.

             Los Centros de Reflexión que nacieron en torno al proceso revolucionario y otras instituciones como la UCA, por su trayectoria pasada no tienen aún la capacidad de convocar a esos sectores en torno a un proyecto de vida y de sociedad diferente.

 ( cf mercaba.org/FICHAS/IGLESIA/iglesia_nicaragua.htm‎ por fray  Rafael Aragón Marina, O.P.)

TU ERES PEDRO Y SOBRE ESTA PIEDRA EDIFICARÉ MI IGLESIA.

3.- ALGUNOS DATOS DEL CATOLICISMO EN NICARAGUA HOY.

1.- Número de católicos.

La denominación religiosa más seguida en Nicaragua es el catolicismo con 2 652 985 adeptos, lo que representa el 58 % de la población. Un segundo grupo religioso es el protestantismo que abarca un 21 % de la población y se encuentra dividido en varios grupos. Por su parte el 15 % de los nicaragüenses declara no seguir ninguna religión. ( Cf. Wikipedia Religión ) Estos datos reflejan el descenso del catolicismo en favor de las iglesias protestantes.

2.- Diócesis y obispos.

OBISPOS DE NICARAGUA

EJÉRCITO DE NICARAGUA.

3.- Valoración de las instituciones.

La institución policial  se localiza -con un 73.3 por ciento- en el tercer lugar de las instituciones más confiables del país, superada únicamente por el Ejército de Nicaragua (89.1%) y los medios de comunicación (79 por ciento). En el cuarto lugar se ubica la Presidencia de la República (70%), en quinto las ONGs con un 68 por ciento; la sexta posición fue para el partido de gobierno con el 67 por ciento, en séptimo lugar las alcaldías (66.6%), seguidas de la Iglesia Católica (66.2%), Fiscalía General de la República, con 62 por ciento, Consejo Supremo Electoral (58.5%), y la Corte Suprema de Justicia, con el 57.5%.La Iglesia Evangélica mostró un 56.2 por ciento de confiabilidad, los Comités del Poder Ciudadano (CPC) 42.9 por ciento, el Parlamento Nacional presentó el 38%; al Consejo Superior de la Empresa Privada, le adjudicaron un 34.8 por ciento, la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua reportó un 14.5 por ciento de confiabilidad y en último lugar, con un 14.5%, los partido de oposición.

4.-Cáritas Nicaragua.

Programas:

Cáritas Nicaragua promueve programas encaminados a atender las necesidades básicas de las personas más pobres sin crear dependencia. La adopción de un eficaz enfoque de género favorece la participación activa de las mujeres.

Los programas se proponen lograr los siguientes objetivos estratégicos:

  • desarrollo humano integral y sostenible – promoción de la salud comunitaria, incluida la capacitación de los trabajadores sociales y la atención primaria de la salud para las madres y los niños, la prevención del VIH/SIDA, el fomento de capacidad e incidencia en materia de derechos humanos y trabajo infantil, y la ejecución de proyectos de infraestructura social, con inclusión de planes de autoconstrucción de viviendas;
  • justicia y solidaridad sociales – sensibilización y fomento de la capacidad en materia de derechos y deberes ciudadanos, fortalecimiento de la participación comunitaria, apoyo a la creación de redes para trabajadores migrantes.
  • mitigación de la pobreza – promoción de microempresas y microcréditos, capacitación en agricultura orgánica para comunidades rurales pobres, diversificación de cultivos y conservación del medio ambiente.

5.- Universidad católica de Nicaragua.

La Universidad Católica Redemptoris Máter  es una institución de Educación Superior de inspiración católica  en el cual se forman profesionales integrales, con excelencia académica y humanística, capaces de responder de manera acertada a los retos que plantea el mundo actual.

            La UNICA fue fundada por Su Eminencia Cardenal Miguel Obando Bravo el 24 de febrero de 1992 quedando creada y constituida el 19 de marzo del mismo año. Esta reconocida por el Consejo Nacional de Universidades de Nicaragua.

La ÚNICA ha sido reconocida y acreditada como una Universidad de prestigio, con los más altos estándares de calidad por la Asociación de Universidades Privadas de Centroamérica, AUPRICA. Nuestra planta docente cuenta con profesionales nacionales e internacionales del más alto nivel asegurando así una educación pertinente, actualizada, globalizada y de calidad.

 La internacionalización de nuestros programas nos ha permitido formar redes internacionales de investigación, internacionalizar el currículo y la enseñanza-aprendizaje de lenguas extranjeras. El dominio del idioma inglés es ahora un requisito para graduarse de la ÚNICA y para esto ofrecemos, de manera gratuita, un novedoso programa con tecnología de punta a nuestros estudiantes.

Conscientes de que vivimos en un mundo que avanza a un ritmo vertiginoso, hemos fortalecido el departamento de posgrado, maestría  y educación continua para ofertar  una amplia variedad de posgrados y maestrías pertinentes a la realidad nacional y regional.

Nos sentimos completamente satisfechos que nuestra Alma Máter sea reconocida como el centro de educación superior donde convergen armónicamente ciencia, tecnología y humanismo para asegurar la calidad total en el profesional nicaragüense.

IMAGEN DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DEL VIEJO. NICARAGUA.

4..-LA DEVOCIÓN A LA VIRGEN MARÍA.

 El lugar que la Madre de Dios ocupa en la Iglesia católica, es, entre otras cosas, un signo distintivo de esta iglesia,  la misma está presente desde los orígenes del cristianismo pues ahonda sus raíces en el Nuevo Testamento, ya que  básicamente la mayor parte de  lo que se dice de ella en la Escritura, es expresión de la fe de los primeros cristianos, siendo mucho más numerosos los textos que hacen relación a esta fe que a hechos biográficos de supersona.

            Los españoles una de las cosas que importaron a las Américas fue la devoción a la Virgen. En Nicaragua esta devoción tiene múltiples manifestaciones, entre ellas  la más importante es la de la Inmaculada Concepción con su Imagen de íntimo sabor hispano.

En un documento de 1665, el carmelita Juan de la Plata dejó escrito: «Sabe Dios y su Madre santísima que a esta venerada imagen suya, de este pueblo de El Viejo, le hago todos los días recuerdo de su persona… Mi Santa Madre Teresa de Jesús se la dio a un hermano suyo, que pasó a estas partes y aquí murió y aquí la dejó».

Y otro carmelita, fray Isidoro de la Asunción, en 1674 abundaba en la misma afirmación, sobre el hermano de Santa Teresa, como portador de la imagen de,la Inmaculada Concepción que se venera en El Viejo, departamento de Chinandega, Nicaragua. Según esta tradición, sería don Rodrigo Cepeda y Ahumada quien llevó a Nicaragua la venerada imagen de la Virgen.

Sin embargo, estudios posteriores del arzobispo de Quito, Manuel María Polit, en su obra «Los Hermanos de Santa Teresa en América», defiende como más probable que podría tratarse de un Cepeda, primo o pariente de la santa, y no su hermano Rodrigo. El portador de la imagen, hermano o pariente de Santa Teresa, la donó a los franciscanos, que la colocaron en su iglesia, y alentaron su culto y veneración popular.

La imagen, según una antigua descripción, mide «media vara de alto (unos 42 centímetros), de rostro hermoso, trigueña, con los ojos mirando hacia abajo, y con las manos juntas delante del pecho».

Por diversas circunstancias, son varios los nombres que se dan a la Virgen María, Patrona de Nicaragua. Por una parte, es la imagen clásica de la inmaculada Concepción. De ahí el nombre oficial de Concepción

.

BASÍLICA DE LEÓN EL VIEJO. NICARAGUA.

Por otra parte, esta advocación se completa con el nombre del lugar donde se venera: El Viejo. Sin embargo, popularmente se la conoce como la Virgen del Trono o Nuestra Señora del Trono, aludiendo al trono sobre el que está la imagen, o al trono que tiene en cada corazón de los católicos nicaragüenses.

IMAGEN DEL ALTAR MAYOR DE LA PATRONA DE NICARAGUA.

Efectivamente, la imagen de la Virgen se encuentra en el retablo del altar mayor, guardada en un tabernáculo sobre un trono, cuya plataforma es rotatoria. Así, cuando se quiere, se pone a la vista de todos los que hay en el santuario; o se le da la vuelta y queda detrás del altar. Para verla de cerca, puede subirse hasta su trono. El altar y el tabernáculo que guarda la imagen están recubiertos con gruesas láminas de plata: la mayoría fueron donadas en 1678 por el capitán Francisco de Aguilera.

El nombre de la población de El Viejo, según una tradición, procede de un anciano indígena, cuya cara fue desollada con el fin de espantar a los españoles, al ver lo que podrían hacerles los indígenas. Hay otra leyenda, según la cual, el nombre procede de un cacique indio que gobernó hasta bien entrada su ancianidad, y dejó buen recuerdo entre sus súbditos.

En El Viejo está el santuario nacional de Nuestra Señora de la Concepción. La imagen de María, de gran belleza, atrae a miles de peregrinos de todo El Salvador y de las repúblicas de América Central. A lo largo de todo el año llegan devotos hasta el trono de la Madre de Nicaragua: a suplicarle, a contarle sus cuitas, a darle gracias por su protección. Pero el número de peregrinos es muchísimo mayor durante las famosas fiestas de diciembre.

Las fiestas comienzan con la novena preparatoria. El día 6 de diciembre tiene lugar uno de los actos más solemnes: la sagrada imagen es bajada de su trono y expuesta a la veneración popular, en medio de un clima festivo, con cantos, vivas a la Virgen .

La honda tradición inmaculista franciscana y española se ha convertido en fiesta, que culmina el 8 de diciembre, en El Viejo, en León, en Granada y en toda la República de Nicaragua. Una espléndida fiesta callejera y exterior, que siempre permite un remanso de paz para mirar cara a cara a la Madre, a la Inmaculada, verse imperfectos y manchados en el espejo de sus ojos, y pedirle que bendiga y aliente los deseos de amor al prójimo, de fe, de paz, de pureza.

FUENTES. Las indicadas a lo largo del Tema.

IMÁGENES QUE ILUSTRAN EL TEMA: Servidas por Google.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: ESTADOS UNIDOS NÚERO UNO EN RIQUEZA Y…

sanchoamigo.

Anuncios