AYUNTAMIENTO DE ALCOBA. PROVINCIA DE CIUDAD REAL. ESPAÑA

ALCOBA Y LOS MONTES DE TOLEDO

El dìa 25 de junio del año 1576 en presencia de Francisco Muñoz escribano público de este lugar, se juntaron Bartolomé Herrera y Juan Garcia Valeruelo el viejo, personas nombradas por los señores Bartolomé Martínez y Juan Gómez, alcaldes y Pascual Fernández y  Francisco López, regidores, para declarar lo que su Magestad manda que se haga en todos los pueblos de España, que es contestar la instrucción de su Magestad acerca de las cosas referentes a este lugar.

PLAZA DE ALCOBA DE LOS MONTES.

Este lugar siempre se ha conocido con el Nombre de Alcoba siendo el motivo probable de llamarse así porque junto a él pasa un arroyo que le llaman Alcobilla.

            Es Alcoba un pueblo nuevo que tendrá unos 70 años, pues Bartolomé de Herrera y Juan García recuerdan que en este lugar no había más que una casa y que el dueño y fundador de la misma se llamó Juan Real.

COMARCA DE LOS MONTES DE TOLEDO.

Tiene en la  actualidad setenta vecinos, poco más o menos, siendo todos los vecinos labradores y trabajadores que la mayoría son más pobres que ricos pues el medio de vida más común es un poco de labranza.

           El lugar pertenece a la jurisdicción de Toledo en cuyo reino está y la comarca comúnmente se llama los Montes de Toledo.

            El primer pueblo que hay hacia donde sale el sol se llama los Cadocos y que es más antiguo que este lugar, y tiene ocho o nueve vecinos que son labradores pobres.

UNA MUESTRA DE LOS VIEJOS ÁRBOLES DE ALCOBA    

Hacia el poniente, camino derecho, está un anejo de Alcoba, al que hay una legua pequeña, y que este anejo se llama Sanguijuela, y entienden que este nombre le viene por causa de tener una fuente que tiene muchas sanguijuelas. Tiene este anejo once o doce vecinos labradores, y más adelante camino derecho está el Bodonal que está a cuatro leguas de Sanguijuela.

            El primer pueblo a la parte del norte se encuentra el lugar de Retuerta que está cinco leguas largas y de mal camino.

            En el lugar hay abundante leña de monte común, montosa y áspera, más sana que enferma, tiene jarales, encinas , madroños y se crían en ella lobos, osos y zorras además de conejos, ciervos, libres y perdices.

 LOBOS DURANTE EL INVIERNO DE LOS MONTES       

El lugar tiene además otro anejo que se llama el Rostro que tiene unos once o doce vecinos.

            El pueblo está falto de aguas para moler pues no tiene sino algunos arroyos de invierno y el río que se llama Bullaque que está a cuatro leguas y que el tal río se suele secar en verano. Para moler en verano hay que ir a Guadiana que está cuatro leguas de mal camino o al Avellanarejo, que hay dos leguas hasta el lugar de los molinos. Para beber se proveen de una fuente que han hecho los vecinos que nace de la sierra llamada la Fuente del Alcornoque, la cual viene encañada, es decir encauzada, hasta el pueblo.

EL RÍO BULLAQUE A SU PASO POR LOS CADOCOS ALDEA DE ALCOBA DE LOS MONTES.

La tierra de labranza es poca, en años abundosos cogen pan para la tierra y que lo que más se coge es miel y cera, y esto es de los herederos de Toledo, todo lo más común. Además se crían bueyes y cabras y ovejas, no en gran cantidad a causa de las alimañas y de pocos pastos y montosa. El lugar es falto de vino y también de pan cuando falta y se provee de ambos de la Mancha

            Se han descubierto en este lugar algunas minas, tres o cuatro, de plata, pero que de ellas se han sacado solo los gastos.

 INTERIOR DE LA IGLESIA CON EL SMO. CRISTO QUE SE CELEBRA EN ALCOBA EL 14 DE SEPTIEMBRE.

 En el lugar hay una iglesia parroquial cuya advocación es la de Nuestra Señora de la Consolación que tiene un teniente cura,  la iglesia anexos  a los  pueblos de Hontanarejo, Arroba y Navalpino  y Arroba y se hace un fondo de renta de los frutos que se cogen cuyo total de renta no saben pues será en Arroba donde podrán dar cuenta de ello. 

 IGLESIA DE NTRA SRA DE LA CONSOLACIÓN       

Hay además en el lugar una ermita cuya advocación es de san Sebastián y el anejo de los Cadocos tiene una ermita de santa Quiteria y el anejo del Rostro una ermita de san Juan.

Vida de san Sebastían Martir:

Hijo de padres ricos y nobles, nació en Narbona, de Francia, y muy joven recibió el Bautismo. Se alistó en el ejército romano precisamente para practicar la religión verdadera ocultamente y convertir al cristianismo a sus camaradas y a cuantos gentiles pudiese. Creía que podría hacer un gran servicio a la Iglesia. Fue martirizado en el año 288. — Fiesta: 20 de enero.

Era Sebastián un soldado valiente y muy apuesto, que formaba parte de la guardia del palacio imperial.

El emperador era entonces Diocleciano. Y dícese que Sebastián era por él muy apreciado porque tenía un aire guerrero y a la vez sumiso. Se atraía las simpatías de cuantos le iban conociendo. No es extraño, pues, que Diocleciano le hiciese capitán jefe de su guardia personal, y le distinguiese con otros honores.

Pero no sabía el emperador que un tan aguerrido oficial fuese cristiano y no adorador de los dioses del Imperio. En cuanto lo supo, dejó ya de ser su preferido, tuvo que padecer los más crueles castigos, hasta morir por no haber querido renegar de su fe. El que se había ganado la confianza de Diocleciano por haberse destacado en muchas batallas como uno de los soldados más intrépidos, y también por sus costumbres ejemplares, alejadas de los libertinajes de la milicia, desde que confesó paladinamente ser cristiano se convirtió en pesadilla y obsesión suya, fue odiado por él con verdadera ferocidad

. OTRA IMAGEN DE SAN SEBASTIÁN

Hacía algunos años que los cristianos de Roma estaban algo tranquilos. Parecía que no habían de volverse a ver unas persecuciones tan duras como las del tiempo de Nerón y de otros emperadores. Y aunque había que andar con mucho cuidado para no excitar nuevamente los odios de los paganos, nadie molestaba a los seguidores de la doctrina de Cristo.

Aquella temporada de paz permitió que Sebastián trabajase mucho, como se había propuesto, propagando la verdadera religión dentro del ejército y entre muchas personas distinguidas de la gran Urbe. Es claro que todo debía realizarlo con prudentísimo secreto. Nadie podía asegurar que la persecución no era posible que estallase de un momento a otro.

Así pudo convertir a Cromacio, uno de los principales personajes de Roma; a los dos hermanos Marco y Marcelino; a Zoé, esposa de Nicostrato y señora muy ilustre, que bien pronto sufrió el martirio; y a muchos más, que, después, cuando la persecución se renovó, supieron ofrecer generosamente su sangre en defensa de la verdad.

PLAZA EN ALCOBA DE LOS MONTES.

 Encuadrando el glorioso apostolado y el martirio de San Sebastián en los relatos tradicionales, debemos decir que fueron anteriores a los decretos de persecución general, dados por Diocleciano y Maximiano hacia el año 303, cuando el primero se había incorporado al segundo a su mando, con igual poder, tomando ambos el título de augustos y dividiéndose el Imperio en oriental y occidental, para gobernar en Oriente Diocleciano, establecido en Nicomedia, y en Occidente Maximiano, con residencia en Italia.

Es más: sabido es que cada uno de ellos se adjuntó un segundo con el título de césar, y así el gobierno del Imperio quedó de hecho transformado en una tetrarquía. Todo ello se hizo a fin de poder administrar mejor tan vastos territorios… Pero el martirio de San Sebastián tuvo lugar antes de estar implantada esta reorganización: algunos años antes de terminar el siglo tercero, cuando se iniciaba la persecución, que se limitó al principio casi exclusivamente a los oficiales y soldados del ejército.

MARTIRIO DE SAN SEBASTIÁN POR G. GENGA.

Influyó, sí, Maximiano en la inmolación de Sebastián. Compañero, ya en Roma, de Diocleciano en las tareas del mando, y casi mandante como él, supo de algunos soldados que eran cristianos, y los hizo matar despiadadamente. Sebastián, ayudado por el sacerdote Melquíades, que algunos años más tarde fue Papa, recogió los cuerpos de aquellos sus compañeros mártires, enterrándolos con gran veneración.

Tomó también parte en un proceso celebrado contra unos cristianos, defendiéndolos animosamente. Por otra parte, como estaba acentuándose la persecución y no pocos cristianos habían sido ya detenidos, no cesaba de avisar a los que estaban en peligro de detención ni de visitar y consolar a los prisioneros.

Por fin, convertía más y más número de gentiles, a veces con evidentes milagros… Podía adivinar que se acercaba su martirio, y por esto comenzó a prepararse con mucha oración y buenas obras, más numerosas que nunca. En efecto, no tardó en ser todo descubierto, llegando a conocimiento de Diocleciano y Maximiano. Y el valiente capitán fue llamado por ambos para que diese cuenta de sus actos.

Ni con promesas ni con amenazas pudieron hacerle renunciar a la religión de Jesucristo. Y por esto fue condenado a morir a saetazos, atado a un palo, muy cerca del palacio del emperador. Las flechas fueron hiriendo su cuerpo y llenándolo de sangre. Los arqueros disparaban sin cesar y sin equivocar un solo disparo. Pero Sebastián iba sonriendo y tenía los ojos brillantes de una alegría celeste. Por fin los cerró, y su cabeza y cuerpo cayeron desfallecidos. Los verdugos lo dejaron, creyéndole muerto…

SAN SEBASTIÁN ATENDIDO POR SANTA IRENE.

Sin embargo, vivía aún. Una santa mujer, llamada Irene, hizo retirar su cuerpo para darle sepultura; pero viendo que respiraba, lo hizo llevar a su casa, donde reanimarlo, curándose en pocos días todas sus heridas. Entonces, en vez de esconderse, presentóse con más valor que antes al emperador Diocleciano, que se llenó de pánico al verle, pues le creía ya muerto y sepultado. El Santo Mártir proclamó ante él su fe y le reprendió por su crueldad. Indignado Diocleciano, le echó de su presencia, mandando que fuese azotado hasta una muerte cierta.

Así se cumplió. Y para impedir que los fieles lo sepultasen, echóse el cadáver en una cloaca. Pero Santa Lucina tuvo por la noche una visión, en la que el propio Mártir le dijo dónde estaba su cuerpo y dónde quería se le enterrase. La santa cumplió el encargo; y el glorioso héroe fue enterrado en unas catacumbas, sobre las cuales edificóse, y existe todavía, una iglesia en honor suyo.

IMAGENES DE LA CIUDAD DE SAN SEBASTIÁN. ESPAÑA.

Es invocado San Sebastián universalmente como protector contra la peste. Así lo hace constar la inscripción de su sepulcro: «A Sebastián, mártir y campeón de Cristo, defensor de la Iglesia, terror de la peste».(  Tomado de BIBLIOTECA ELECTRÓNICA CRISTIANA -BEC- VE MULTIMEDIOS™. La versión electrónica de este documento ha sido realizada por VE MULTIMEDIOS – VIDA Y ESPIRITUALIDAD. Todos los derechos reservados. La -BEC- está protegida por las leyes de derechos de autor nacionales e internacionales que prescriben parámetros para su uso. Hecho el depósito legal.)

  LAS CIGÜEÑAS ANIDAN EN SUS TORRES.

En este pueblo no se come carne por costumbre del Arzobispado de Toledo el lunes de las letanías menores por un voto que se hizo. Descansan también el día de san Bernardino, a veinte de mayo, y el día de la Cruz, el tres de mayo y que el voto que se hizo a san Bernardino fue para verse libres de la langosta y el voto a San Sebastián fue por librarse de la peste. También descansan este día de san Sebastián.

 NO SON PASAJEROS SINO VECINOS DE ALCOBA.

En el pueblo hay un hospital para los peregrinos pasajeros, que no tiene renta, pues este lugar es pasajero para Toledo y para Guadalupe, en el anejo de los Cadocos hay una venta que tiene el privilegio de no pagar alcabala de lo que vendiere de puertas adentro. Hay otra venta en Asas de Aceite, anejo de Alcoba, con el mismo privilegio.

            La justicia de este lugar son los alcaldes ordinarios y dos regidores, y un alguacil y mayordomo que pueden sentenciar hasta cien maravedís, hay también otro alguacil y un escribano, la provisión y nombramiento de los cuales es de la ciudad de Toledo.

            Los anejos de Cadocos y el Rostro, tienen justicia de por si, y que Villarta está cinco leguas de aquí, y que es del duque de Bejar.

 Rubricado: Marcos Alonso. Francisco Muñoz , escribano público. Rubricado.

 Fuente: Relaciones Topográficas de Felipe II.  NOTA. Los subrayados y redacción son  míos. sanchoamigo . ALCOBA EN LA RUTA DEL QUIJOTE .EN LAS CERCANÍAS DE ALCOBA DE LOS MONTES.

Saliendo de Ciudad Real hacia Porzuna, carretera (CR 731) pasamos por Picón y seguimos hacia Porzuna, ya se pueden contemplar paisajes muy espectaculares, el verde intenso de la hierba con las encinas oscuras y la tierra roja. Seguimos por la carretera hasta Pueblo Nuevo del Bullaque, pequeño pueblo de colonización, tomar la desviación a la izquierda hacia Santa Quiteria.

Estamos en la frontera misma del Parque Nacional de Cabañeros. Ya el paisaje es un placer, disfruten de las vistas y oigan el murmullo de los riachuelos que en primevera van llenos de agua, la raña a la derecha con su espectacular paisaje. A unos 6 kilómetros encontrarán una desviación a Casa Palillos, es el punto de información del Parque de Cabañeros. Hagan un alto en el camino y vean la exposición de los aperos y costumbres que se utilizaban en la zona. Pasear y contemplar los alrededores le darán una idea de los paisajes de esta zona.

ANDAR POR ESTA RUTA LES DARÁ IDEA DE LA BELLEZA DE ESTOS PARAJES.

Sigan el camino y sí, como les digo, es primavera podrán contemplar los nidos de cigüeñas que se reparten en viejos troncos de áboles a lo largo del camino. Es increible la belleza del paisaje, las cigüeñas en sus nidos y, pueden que contemplen, el vuelo de algún buitre leonado y todo parece que se conjuga para hacer al viajero este camino inolvidable.

Llegarán a otro pequeño pueblo de colonización Santa Quiteria y a pocos metros salen a la carretera que, a la derecha, les llevará a Alcoba de los Montes.

 EN EL PARQUE DE CABAÑEROS.

ALCOBA DE LOS MONTES.

Forma parte del entorno del Parque de Cabañeros, población de unos 800 habitantes. Tiene un pequeño museo etnográfico donde se puede ver objetos de labranza utilizados por los habitantes de toda esta zona. Cerca del pueblo está “La Laguna Grande” rodeada de olivos y paso importante de todo tipo de aves.

Pequeñas historias del pueblo

A unos 2 km del pueblo en una propiedad particular llamada “Los Cabozos”, hay un árbol de gran tamaño (19 metros). Este árbol es un híbrido entre encina y alcornoque. Los lugareños dicen que el árbol tiene poderes curativos.

La creencia dice que si un niño se rompe un brazo o una pierna, al árbol se le rompe una rama. Si se consigue injertar de nuevo la rama rodeándola con un trozo de ropa del niño, y el esqueje suelda, el miembro afectado del niño sanaría. Dicen que esto ha ocurrido algunas veces, por eso no es raro ver trozos de tela colgando de este gran árbol.

Monumentos y lugares de interés

A continuación destacamos, a modo de orientación, parte del patrimonio histórico y natural que podríamos descubrir en Alcoba de los Montes:

  • Ayuntamiento del municipio.Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación, construcción que data de los siglos XV y XVI.
  • Ermita de Santa Quiteria, patrona famosa en la provincia.
  • Recorrido a través del Parque Nacional de Cabañeros.
  • Visita a la Laguna Grande.
  • Excursión hasta la Peña de la Dehesa o al Cerro de Don Rodrigo desde donde gozar de estupendas vistas.

Visita al Museo Etnográfico de Alcoba.

  • Muestra de arquitectura popular en el recorrido por el núcleo urbano de Alcoba, como los “chozos” o cabañas.

QUIZÁS TAMBIÉN LE  INTERESE DEL BLOG : PARA QUE EL AMOR NO PASE NUNCA. sanchoamigo

Anuncios