VISTA PANORÁMICA DE CÓZAR.

DE CÁZAR A CÓZAR.

En la villa de Cózar 16 de diciembre de 1575 se reunieron por mandato de los señores justicias y regimiento de esta villa Batolomé Martín Cano, y Mateo Martín y Vicente Hernández de Pérez, vecinos de esta villa a responder  a los capítulos que en la instrucción de  su Majestad se hace con respecto a esta villa, de estas respuestas se hace el siguiente resumen:

            Decir en primer lugar que el nombre de este pueblo es CÓZAR, este vocablo es una corrupción de un nombre arábigo que traducido a nuestra lengua sería CÁZAR tal como nos lo ha dicho un gran conocedor del árabe cristiano viejo.

    UNA TORRE DIGNA DE LOS CAMPOS DE MONTIEL.  

 Este Lugar se tiene por nuevo porque los demás pueblos del Campo de Montiel en el que el mismo se encuentra pagan terzuelo, es decir la tercera parte del diezmo al arzobispo de Toledo, a cuyo reino pertenece y esta villa no lo paga solamente lleva el arzobispo veinte maravedís de visita de pila y cuando se juntaron un maestre de Santiago  y un arzobispo de Toledo no relacionaron a este pueblo lo que nos hace pensar que el mismo es muy nuevo y que no existía cuando se llevó a cabo tal reunión.

            Su Majestad hizo la merced a este Lugar de darle la categoría de Villa cuando era una aldea de Montiel el año 1.554 porque le sirvió con un cuento y 5.008 maravedís.

            De lo anteriormente dicho se sigue que esta villa pertenece a la Orden de Santiago y al partido del campo de Montiel. Los pleitos en grado de apelación van a la Chancillería de Granada o si se prefiere al Consejo de las Ordenes en Madrid que está a 33 leguas de esta villa.

 .

UNA DE LAS CALLES DE CÓZAR        

El primer pueblo que hay por la parte oriental es Almedina a dos leguas, al mediodía Torre de Juan Abad a una legua grande, Torrenueva está a cuatro leguas por la parte del poniente y Alcubillas por la parte norte a dos leguas.

            Cózar está situada en terreno llano y se provee de leña, esparto y jara de los montes que están a una legua y más del pueblo.

            El río más cercano al Lugar es el Jabalón que pasa por el término de Villanueva de los Infantes, es un río con poco agua y hay veces que se seca por los veranos, hay además otro río que llaman la Cana de Santa María que está en el término de Torre de Juan Abad.

  CÓZAR PARTICIPA DEL COMÚN DEL CAMPO DE MONTIEL          

De lo anteriormente dicho se deduce que por  el término de Cózar no pasa ningún río por lo que tienen que ir a moler a los molinos más cercanos que están a cinco y siete leguas  de distancia. Sin embargo nuestra villa es abundante en agua dulce de los pozos que los vecinos tienen en sus casas que tienen de cuatro, de seis y de ocho estados.

            La villa tiene dos dehesas una dehesa boyal y otra que es del concejo que la suele vender por 130.000 maravedís al año, poco más o menos.

            El término de la villa tiene por algunas partes media legua y menos, por otra una legua y por otras partes hasta cuatro leguas, aunque como ocurre con todas las villas del Campo de Montiel también Cózar goza de los términos comunes para sus ganados.

            La actividad más común de la villa es la labranza cogiéndose en años moderados 25.000 fanegas de trigo y cebada y hasta 30.000, para la provisión de frutas, aceite, cáñamo y lana se va a Andalucía.

PREPARANDO LA COMIDA EN UN PROPIO TERRENO DE CÓZAR

       La población de la villa está en crecimiento constante porque al presente tiene 350 vecinos cuando no hace mucho su vecindad no llegaba a los 150 vecinos.

            Los edificios del Lugar se construyen con tapiales de tierra sobre sus cimientos y son de poca altura tal como lo necesitan los labradores, otros materiales como yeso y cal se trae de Lugares a tres y cuatro leguas de la villa.

  CALLE EN EL CÓZAR ACTUAL        

Hay en Cózar unas quince casas de hijosdalgos que tienen declarada y reconocida su ejecutoria y gozan de los privilegios y exenciones propios de su clase.

            La mayor parte de los vecinos son labradores que viven de labrar, criar ganados y no hay posibilidad de comerciar con ningún otro producto.

Vista Cózar   JUGANDO A LAS TAZILLAS UN JUEGO TÍPICO DE CÓZAR.         

Nuestra villa tiene dos privilegios uno nacido de un trato que se llevó a cabo con la villa de Torre de Juan Abad sobre las alcabalas que había que pagar por el uso de los términos y montes de la referida villa, de ocho años a esta parte aquel acuerdo no está siendo respetado y los vecinos de Cózar son constantemente  molestados y citados por el concejo de la Torre acerca del pago de las alcabalas aunque sean de la más pequeña cantidad.

CELEBRANDO LA FIESTA DE LA VENDIMIA EN CÓZAR.           

El otro privilegio concedido a la villa por su Majestad es que los alcaldes  ordinarios de esta villa pudieran  juzgar  sobre causas civiles y criminales y de cinco o seis años a esta parte la justicia mayor se apropia de estas causas por lo que los vecinos de nuestro Lugar tienen un notable daño y perjuicio

 La villa de Cózar tiene una parroquia dedicada a san San Vicente Mártir .

NOTA BIOGRÁFICA DE SAN VICENTE MARTIR.

San Vicente   fue el primer mártir cristiano de la provincia romana de Hispania (la actual España). Los historiadores no se ponen de acuerdo sobre su lugar de nacimiento, barajando las ciudades de Huesca o de Zaragoza, a finales del siglo III. Su padre se llamaba Eutiquio y su madre Enola, de ésta sí que se sabe seguro que era de Huesca.

Desde joven, se formó junto a Valero, el obispo de Caesareaugusta (actual Zaragoza). Fue nombrado diácono y se encargó de la labor de predicar y evangelizar por toda la diócesis, ya que al parecer el obispo tenía problemas de dicción.

En el 303, los emperadores Diocleciano y Maxiniano dieron comienzo a las grandes persecuciones de los cristianos. Daciano, prefecto de la provincia de Tarraconensis, conocía la fama de las predicaciones de Valero y Vicente, así que siguiendo el edicto imperial de reprimir a todos aquellos enemigos de la religión pagana (oficial en aquellos años en el imperio). Ordenó que los apresaran y los llevaran ante él, a la ciudad de Valentia (actual Valencia). Para que fuesen juzgados por el juez Rufino.

Según nos cuenta el historiador Escolano, la razón de traerlos hasta esta ciudad tan al sur, era porque allí existía un foco cristiano de mucha importancia y para darles una lección a esa cristiandad naciente. Esta es la razón por la que Valencia se convertiría en el teatro de sus terribles martirios. La ciudad de Valentia había alcanzado el rango de colonia romana en el 60 aC, recordemos que fue fundada en el 138 a.c.

En este contexto y ante la negativa de ambos de renunciar a su Fe, Daciano encarceló a ambos. Pero al ser Valero ya anciano y descendiente de una familia consular, optó por desterrarle a Francia, vengándose con Vicente y martirizándole de la forma más cruel que había en la época, conforme a la Lex Romana.

TAMPOCO HOY LA PARROQUIA TIENE BIENES PARA REPARAR SU TEMPLO.

La parroquia no tiene bienes ni renta alguna sólo un beneficio curado y las donaciones que llegarán poco más o menos a 10.000 maravedís al año.

Los vecinos de esta villa además de guardar los domingos y fiestas que manda la santa Madre Iglesia, guardan otras dos fiestas una a san Vicente mártir y otra a santa Crispina  pues se le tiene mucha devoción en esta villa por lo que tiene una ermita dedicada a esta santa.

ACTA DEL MARTIRIO DE SANTA CRISPINA. MOSAICO CON LA IMAGEN DE SANTA CRISPINA  

Acta del Martirio de Santa Crispina

En Theveste, África, hacia fines del 304 Siendo cónsules Diocleciano por novena vez y Maximiano por octava, el día de las nonas de diciembre (5 de diciembre), en la colonia de Theveste, sentado dentro de su despacho en el tribunal el procónsul Anulino, el secretario de la audiencia dijo:

– Si das sobre ello orden, Crispina, natural de Tagura, por haber despreciado la ley de nuestros señores los emperadores, pasará a ser oída.

El procónsul Anulino dijo:

– Que pase.

Entrado, pues, que hubo Crispina, Anulino dijo:

– ¿Conoces, Crispina, el tenor del mandato sagrado?

CRISPINA – Ignoro de qué mandato se trate.

ANULINO – Que tienes que sacrificar a todos los dioses por la salud de los príncipes, conforme a ley dada por nuestros señores Diocleciano y Maximiano, píos augustos, y Constancio y Máximo, nobilísimos césares.

CRISPINA – Yo no he sacrificado jamás ni sacrifico, sino al solo y verdadero Dios y a nuestro Señor Jesucristo, Hijo suyo, que nació y padeció.

ANULINO – Corta esa superstición y dobla tu cabeza al culto de los dioses de Roma.

CRISPINA – Todos los días adoro a mi Dios omnipotente; fuera de Él, a ningún otro Dios conozco.

ANULINO – Eres mujer dura y desdeñosa; pero pronto vas a sentir, bien contra tu gusto, la fuerza de las leyes.

CRISPINA – Cuanto pudiere sucederme lo he de sufrir con gusto por mantener la fe que profeso.

ANULINO – Tan grande es tu vanidad, que ya no quieres abandonar tu superstición y venerar a los dioses.

CRISPINA – Diariamente venero, pero al Dios vivo y verdadero, que es mi Señor, fuera del cual ningún otro conozco.

ANULINO – Mi deber es presentarte el sagrado mandato para que lo observes.

CRISPINA – Un sagrado mandato he de observar, pero es el de mi Señor Jesucristo.

ANULINO – Voy a dar sentencia de que se te corte la cabeza si no obedeces a los mandatos de los emperadores, nuestros señores, a quienes se te forzará a servir, obligándote a doblar el cuello bajo el yugo de la ley. Toda el África ha sacrificado, como de ello no te cabe a ti misma duda.

CRISPINA – Jamás se ufanarán ellos de hacerme sacrificar a los demonios; sino que sacrifico al Señor que hizo el cielo y la tierra, el mar y cuanto hay en ellos.

ANULINO – ¿Luego no son para ti aceptados estos dioses, a quienes se te obliga que rindas servicio, a fin de llegar sana y salva a la devoción?

CRISPINA – No hay devoción alguna donde interviene fuerza que violenta.

ANULINO – Mas lo que nosotros buscamos es que tú seas ya voluntariamente devota, y en los sagrados templos, doblada tu cabeza, ofrezcas incienso a los dioses de los romanos.

CRISPINA –  Eso yo no lo he hecho jamás desde que nací, ni sé lo que es, ni pienso hacerlo mientras viviere.

ANULINO – Pues tienes que hacerlo, si quieres escapar a la severidad de las leyes.

CRISPINA –  No me dan miedo tus palabras; esas leyes nada son. Mas si consintiera en ser sacrílega, el Dios que está en los cielos me perdería, y yo no aparecería en el día venidero.

ANULINO –  Sacrílega no puedes ser cuando, en realidad, vas a obedecer sagradas órdenes.

CRISPINA –  ¡Perezcan los dioses que no han hecho el cielo y la tierra! Yo sacrifico al Dios eterno que permanece por los siglos de los siglos, que es Dios verdadero y temible, que hizo el mar, la verde hierba y la tierra seca. Mas los hombres que Él mismo hizo ¿que pueden darme?

ANULINO –  Practica la religión romana, que observan nuestros señores los césares invictos y nosotros mismos guardamos.

CRISPINA –  Ya te he dicho varias veces que estoy dispuesta a sufrir los tormentos a que quieras someterme, antes que manchar mi alma en esos ídolos, que son pura piedra, obras de mano de hombre.

ANULINO – Estás blasfemando y no haces lo que conviene a tu salud.

Y añadió Anulino a los oficiales del tribunal:

– Hay que dejar a esta mujer totalmente fea, y así empezad por raerle a navaja la cabeza, para que la fealdad comienze por la cara.

CRISPINA –  Que hablen los dioses mismos, y creo. Si yo no buscara mi propia salud, no estaría ahora delante de tu tribunal.

ANULINO – ¿Deseas prolongar tu vida o morir entre tormentos, como tus otras compañeras?

CRISPINA – Si quisiera morir y entregar mi alma a la perdición en el fuego eterno, ya hubiera rendido mi voluntad a tus demonios.

ANULINO – Mandaré que se te corte la cabeza si te niegas a adorar a los dioses venerables.

CRISPINA – Si tanta dicha lograre, yo daré gracias a mi Dios. Lo que yo deseo es perder mi cabeza por mi Dios, pues a tus vanísimos ídolos, mudos y sordos, yo no sacrifico.

ANULINO –  ¿Conque te obstinas de todo punto en ese necio propósito?

CRISPINA – Mi Dios, que es y permanece para siempre, Él me mandó nacer, Él me dio la salud por el agua saludable del bautismo, Él está en mí, ayudándome y confortando a su esclava, a fin de que no corneta yo el sacrilegio de adorar a los ídolos.

ANULINO –  ¿A qué aguantar por más tiempo a esta impía cristiana? Léanse las actas del códice con todo el interrogatorio.

Leídas que fueron, el procónsul Anulino, leyó de la tablilla la sentencia:

– Crispina, que se obstina en una indigna superstición, que no ha querido sacrificar a nuestros dioses, conforme a los celestiales mandatos de la ley de los augustos, he mandado sea pasada a filo de espada.

POR ESTE DIOS SE PUEDE  DAR LA VIDA. ES LA IMAGEN DEL CRISTO DE CÓZAR.

Crispina respondió:

– Bendigo a Dios que así se ha dignado librarme de tus manos. ¡Gracias a Dios!

Y, signándose la frente, fue degollada por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a quien sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

(BAC 75, 1142-1146)

Después de leer los datos de la vida de estos santos tan unida a la villa de Cozar terminamos nuestra relación añadiendo que en la villa hay un hospital que fundó el concejo, que es pobre y por ello se provee de las limosnas de los vecinos, y una ermita en honor de san Antón.

Parque de San Antón  PARQUE DE SAN ANTÓN EN CÓZAR.

FUENTE: Relaciones topográficas de Felipe II. FUENTE. Vida de los santos. Martirologio católico.

REDACCIÓN SUBRAYADOS E  IMÁGENES. sanchoamigo.

.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: RUSIA EL 15 PAÍS MÁS RICO DEL MUNDO Y ETIOPÍA EL 15 MÁS POBRE. sanchoamigo