LA VIDA EN PAREJA Y EL AMOR QUE LA FUNDAMENTA.

INTRODUCCIÓN.

  El título del tema puede dejar entrever lo que en el mismo se va a tratar, pero dejémosnos  de adivinanzas y señalemos directamente cual es el centro de la reflexión del mismo, se trata de hablar de la naturaleza del amor en el que debe estar fundada la convivencia de una pareja humana.

            En la lengua castellana no existe más que una única palabra para referirse a todas las clases de amor que las personas pueden desarrollar en las relaciones con otras personas, así se emplea la misma  palabra amor para designar el amor paterno, materno, filial, conyugal, de amistad etc. como si no existiese ninguna diferencia entre esos amores, esta distinción se patentiza en las lenguas que tienen diversas palabras para designar las diferentes clases de amores, la lengua clásica griega, por ejemplo tiene palabras distintas para referirse al amor, así  emplea la palabra  eros, o  filía,  o ágape según se hable del amor erótico, del amor familiar o del amor de amistad.

            Con independencia de la existencia o no de distintas palabras de lo que  si puede hablar  es de la existencia de  distintas clases de amores, el tema se va a referir únicamente  al amor en el que se debe fundar la convivencia de una pareja, creo que nos entenderíamos todos si a este amor lo llamamos  amor conyugal, con independencia de que tal amor  pudiera estar presente en otras clases de relaciones.

            Para hablar de este amor vamos a seguir el siguiente esquema en el que se engloban los tres ingredientes fundamentales del mismo, hablo de ingredientes para evitar concebir este amor como si se tratara de cosas que se dan de forma aislada pues los mismos forman parte de una única realidad que se ha llamado el amor conyugal , estos son los tres ingredientes:

1.-  Amor de enamoramiento.

2.-Amor personal.

3.- Amor que tiende a perpetuarse.

1.-AMOR DE ENAMORAMIENTO.

No creo que sea necesario detenerse mucho en la explicación de lo que consiste el enamoramiento porque quien más quien menos se habrá sentido enamorado por lo menos alguna vez en su vida y nada mejor que la propia vivencia para comprender de lo que se está hablando.

            Si  para describir el enamoramiento nos servimos de las vivencias subjetivas que una persona enamorada está viviendo, se diría que una persona está enamorada cuando se siente fuertemente atraída por una persona de distinto sexo,  bien sea esta distinción apreciable o no en los rasgos  físicos de la persona, tal  atracción lleva a la persona enamorada a desear estar el mayor  tiempo posible con ella, a  a mostrarle sus sentimientos a través de caricias, besos, a convivir con ella , a unirse a ella  corporalmente,  a estar dispuesto a hacer lo que sea necesario para hacerla feliz, defenderla, como si tuviera un derecho de propiedad sobre la misma, etc… los sentimientos que acompañan esta tendencia son de ternura, felicidad, gozo, placer.

UNO DE LOS INSTINTOS BÁSICOS DE LA PERSONAS.

            Si se analiza el enamoramiento no ya desde la vivencia del sujeto, sino de las causas que producen tales vivencias desde el punto de vista de la estructura del ser humano, habría que decir que el enamoramiento es uno de los instintos básicos de la persona  humana, o hablando con mas propiedad es un comportamiento con fuertes bases instintivas, como tal instinto, es algo que le viene dado al sujeto, utilizando una terminología escolar, es una pasión, algo recibido por la persona, a veces en contra de su propio deseo, y que como ocurre con todos los instintos  tiene un proceso por lo que se puede hablar que el mismo nace, crece, se desarrolla y muere.

            Todos los instintos humanos tienen una finalidad muy determinada por la naturaleza, en este caso es el de  la conservación de la especie.

            Una pareja para convivir necesita estar enamorada  de lo contrario su convivencia puede estar destinada al fracaso.

            Como lo estará igualmente si dos personas se unen sólo porque están enamoradas,  pues como se ha dicho anteriormente los instintos  pueden tener una vida que puede terminar con su desaparición o con una pervivencia carente de la vitalidad necesaria, por lo que si lo que ha llevado a una pareja a convivir  es sólo el estar enamorados el uno del otro, se puede augurar que tal convivencia puede resultar difícil y hasta imposible, si no son capaces de transformar ese amor en un amor personal.

2.-AMOR PERSONAL.

El segundo de los ingredientes del amor de una pareja es lo que he llamado amor personal, a diferencia del amor de enamoramiento el amor personal nace de una decisión libre de una persona, por la que desea y decide vivir, poner su vida en común con una persona a la que considera como otro que yo, el tú al que la persona humana se encuentra ordenada para encontrar su complemento.

            El amor personal supone que en toda persona humana hay además de sus componentes  que lo  asemejan a los del conjunto de los seres vivos, especialmente de aquellos que por su evolución se encuentran más cercanos al ser humano,  otro componente íntimo que trasciende a esos componentes y que  es exclusivo de su ser en cuanto persona.

            Ese componente también tiene sexo o género: dado que el individuo humano  no tiene todas las modalidades del ser personal posible, sino que hay un modo de ser personal, masculino y otro femenino, ambos unidos constituyen la persona en su totalidad. El amor personal consiste por ello en la comunión que se establece cuando esas dos modalidades se encuentran.

            Ese encuentro se da cuando dos personas ponen su vida en común, es decir cuando dos personas deciden convivir en el sentido propio de la palabra es decir vivir-con, rompiendo la soledad vital para con-vivirla con un tú que es otro que yo. Quien no ha descubierto la otredad como una realidad que está ahí reclamanda por la yoidad, dificilmente podrá hacerse cargo del amor personal.

            Este amor realiza de un modo activo, consciente y por  una decisión libre de la persona muchos de los elementos que están apuntados en el amor  de enamoramiento: ternura, deseo de encontrase, de unirse, de permanencia,para siempre, exlusividad, tú y solo tú y nadie más que tú,  preocupación, cuidado etc.

            Este amor es el que los griegos denominaban con la palabra ágape y Pablo de Tarso nos describe con estas palabra:El amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no es presumido ni se envanece; no es mal educado ni egoísta; no se irrita ni guarda rencor; no se alegra con la injusticia, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, soporta sin límites. El amor no pasa nunca. “

3.-AMOR QUE BUSCA PERPETUARSE .

Estos dos ingredientes que acabamos de explicar constituyen la esencia del amor en el que debe estar fundamentada  la convivencia de una pareja, haciendo que esta convivencia sea suficiente por si misma sin necesidad de ningún otro complemento, el amor se justifica por sí mismo, sin embargo  se puede hablar de que este tipo de amor tiende a perpetuarse en el tiempo, pues el amor no pasa nunca, esta tendencia encuentra entre otras posibles formas, su realización  en los hijos en cuanto son fruto de ese amor.

            Una pareja humana puede mostrar la esencia de este amor en muchos actos que podríamos llamar adjetivos, es decir mostrase en los comportamientos mutuos, amabilidad,  comprensión, servicialidad, perdón, deseo de comunicar felicidad, alegría, gozo, placer, sentido de la vida, etc, pero los hijos cuando son  frutos del amor, hacen que el mismo se convierta en  algo sustantivo, pues lo hijos son un alguien, no algo, no una acción transitoria por más que se trate una acción humana, es decir personas, sus progenitores pueden decirse: éste es nuestro amor, un amor que se ha sustantivado, se ha hecho persona.

            ¿ Adonde vas,? preguntaba una mujer a otra…- voy a por mi amor que sale del colegio a la una y media.

Terminamos el tema con una nota muy sencilla: este amor no nos viene dado, es fruto de una elección humana, de un esfuerzo personal que elimina contratiempos, dificultades, que puede pasar por diferentes crisis pero que  si las supera  el amor saldrá reforzado porque irán enriqueciendo nuestra convivencia al saber qué cosas son las que se necesitan, limar  pulir.

Finalmente el  amor es posiblemente una de las pocas cosas por las que la vida humana merece ser vivida, las personas que hayan vivido  sin haber amado y sin haber sido amadas, posiblemente no han llegado a tener vida verdaderamente humana. 

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: EL MATRIMONIO LA RELIGIÓN CATÓLICA.

sanchoamigo.