PERSPECTIVA DE CIUDAD REAL.

HISTORIA DE CIUDAD REAL DESDE SU FUNDACIÓN HASTA EL REINADO DE FELIPE II.

 1.-Introducción.

2.-Los orígenes de Ciudad Real.

3.- Estructura de Villa Real dada en la Carta Puebla.

4.-Ciudad Real desde finales del siglo XIII al siglo XV.

5.-Límites del territorio de Ciudad Real.

6.-Instituciones civiles creadas por los reyes en Ciudad Real.

7.-Vida religiosa en el Ciudad Real de la época.

8.-La Virgen del Prado Patrona de Ciudad Real

9.- Personajes ilustres del Ciudad real de la época.

10.-Fuentes.

 ESTATUA AL REY ALFONSO X EL SABIO EN CIUDAD REAL. CASTILLA LA MANCHA.ESPAÑA.

1.-INTRODUCCIÓN.

           El tema  como indica su título, se centra en el estudio de la Historia de Ciudad Real,  – capital de la provincia que lleva su mismo nombre y que en la actualidad está incardinada en la Autonomía de Castilla la Mancha,-  desde su fundación hasta la época de Felipe II.

            El encuadre   dentro de esta época viene determinada por el hecho de que en nuestro blog, sanchoamigo wordpress. com  en la Categoría: LA MANCHA DE DON QUIJOTE, la descripción de los pueblos de la misma  está tomada de las Relaciones Topográficas  de Felipe II, en las que Ciudad Real no se encuentra,  y dado que se pretende  colocar  la historia de Ciudad Real  en la misma Categoria  del blog en el que están   el conjunto de los pueblos de la Mancha, se ha pensado describir la historia de esta ciudad manchega en el periodo  similar al resto de los pueblos de la Mancha.

 EN HOMENAJE AL POZO DE DON GIL EN CIUDAD REAL.

2.-LOS ORÍGENES DE CIUDAD REAL DESDE MEDIADOS DEL SIGLO XII y XIII.

            El origen de Ciudad Real está estrechamente vinculado a los avatares del antiguo asentamiento de Alarcos. Los intentos de repoblación, entre los siglos XII y XIII por parte de los monarcas cristianos en este lugar resultaron infructuosos.

            Es por ello que Alfonso X decidió fundar una ciudad en una nueva ubicación, a 9 km de Alarcos, en la aldea conocida como Pozuelo Seco de Don Gil. Esto ocurre en 1255. Mediante una carta puebla el rey concedió privilegios de poblamiento, definió el trazado de la ciudad y ordenó la construcción de una muralla que la rodease con 130 torres y siete puertas. Se le dio el nombre de Villa Real.

            Esta villa nació por voluntad del rey Alfonso X el Sabio .,  De esta manera reza la Carta Puebla que se conserva en el Archivo Municipal de Ciudad Real.

 «e prové de facerlo por todas las guisas e non pude… ca era el logar muy doliente…» «Por ende tove por bien que oviesse hy una grand villa e bona… que fuese cabesga de toda aquella tierra, e mandela poblaren aquel lugar que dizien el Pozuelo de Don Gil e púsele nombre Real.»

            No resultó nada  fácil  llegar a la fundación de la dicha villa  llevada a cabo por Alfonso X el sabio, en 1255 .

CASTILLO DE CALATRAVA LA VIEJA.            

Antes que él otros reyes  castellano-leoneses   intentaron  la creación de un núcleo de población  en la zona. Cuando Alfonso VII el Emperador rey de León y Castilla  conquista a los musulmanes Calatrava en 1147 se abrió una nueva etapa en la historia de la cuenca del Guadiana,

            . Sin embargo, esta nueva etapa   no se encontró exenta de titubeos y vacilaciones. La zona, por otra parte, resultaba crucial, dada su posición de centralidad en el conjunto del espacio, realidad que debe entenderse considerando tanto el punto de vista político-militar, como los factores socioeconómicos.

            Tan crucial que Alfonso VIII rey de Castilla  tras alcanzar un acuerdo con el reino de Leòn decide romper la tregua que mantenía con los almohades desde 1190 e inicia incursiones que, de la mano del arzobispo de Toledo Martín López de Pisuerga, llegan hasta Sevilla.

            El califa almohade Abu Yaqub Yusuf al-Mansur, que se encontraba en el norte de África, cruza el Estrecho de Gibraltar y desembarca en Tarifa al frente de un poderoso ejército con el que se dirige hacia tierras castellanas.

RUINAS DEL POBLADO DE ALARCOS. CIUDAD REAL.            

Alfonso VIII recibe la noticia y reúne a su ejército en Toledo y aunque consiguió el apoyo de los reyes de León, Navarra y Aragón para hacer frente a la amenaza almohade, no espera la llegada de dichas tropas y se dirige hacia Alarcos, fortaleza  junto al río Guadiana, en lo que hoy es la provincia de Ciudad Real, donde el 19 de julio de 1195 sufre una estruendosa derrota, en la llamada batalla de Alarcos, que supuso una importante pérdida de territorio y la fijación de la nueva frontera entre Castilla y el Imperio almohade en los Montes de Toledo. Los almohades incluso invadieron el valle del Tajo asediarían ToledoMadrid Guadalajara en el verano de 1197.

            Tras la derrota Alfonso VIII se encontró en una peligrosa situación que le llevó a la posibilidad de perder Toledo y todo el valle del Tajo, por lo que el rey solicitó desde 1211 al papa Inocencio III la predicación de una cruzada a la que no solo respondieron sus súbditos castellanos, sino también los aragoneses con su rey, Pedro II el Católico, los navarros dirigidos por Sancho VII el Fuerte, las órdenes militares, como las de Calatrava, del Temple, de Santiago y de Malta, además de caballeros cruzados franceses, occitanos y de toda la cristiandad.

            Con todos ellos y tras la recuperación de enclaves del valle del Guadiana (como el castillo de Calatrava) alcanzó la esperada victoria sobre el califa almohade Miramamolín en la batalla de las Navas de Tolosa, librada el 16 de julio de 1212 en las inmediaciones de Santa Elena (Provincia de Jaén). Un año más tarde, lograba lo propio en la plaza de Alcaraz, consolidando el poder castellano en toda la meseta manchega.

            La muerte de dicho monarca, acaecida poco después de la batalla, así como la prematura muerte  de su heredero y los problemas sucesorios desencadenados por tal motivo impidieron el cumplimiento de los proyectos referentes a toda la mesetas manchega.

            Fernando III no parece que prestó una especial atención a la formación de un núcleo fuerte, controlado por la Corona, en la zona, de tal modo que se tuvo que conformar con lo conseguido por su predecesor y reforzar lo que había, aunque en su reinado  es cuando se documentan los primeros intentos de control por parte de la Corona en el nombramiento  y designación de maestres de Calatrava, pero no acometió la solución a los problemas organizativos del territorio.

IGLESIA DEL POBLAMIENTO DE ALARCOS.

            A  san Fernando III  le sucedió su Alfonso X de Castilla, llamado el Sabio que  fue rey de Castilla entre 1252 y 1284.Este monarca manifestó prisas en sus actuaciones, tanto en todo el territorio  que abarcaba su reino  como en la zona manchega, haciendo patente de este modo que pretendía poner en marcha un paquete de soluciones a la aguda crisis económica del reino.

            En lo referente a la zona manchega todo se desarrolló en un corto espacio de tiempo: había accedido al trono casi al mediar 1252; hacia mediados de enero de 1254 -tal vez a su paso por la zona camino de Toledo procedente de las tierras andaluzas-, concedió exención de todo pecho y pedido, exceptuando moneda, fonsadera y yantar, a cuantos fuesen a poblar y se estableciesen en el interior de los muros con objeto de revitalizar el poblamiento de Alarcos y crear allí un núcleo urbano.

             Este intento resultó  fallido posiblemente por causas más bien morales que físicas: el desastre sufrido en Alarcos  estaba próximo en el tiempo y la población todavía lo mantenía en el recuerdo. Fue, en fin, como alternativa al fracaso de la población de Alarcos , como buscó el emplazamiento en Pozuelo de Don Gil, aldea del territorio de Alarcos por donde transitaba el camino que unía Toledo con Córdoba, el cual sin duda ofrecía mayores posibilidades de éxito.

ARCO DE LA IGLESIA DE CIRUELA  DEDICADA A SANTA MARINA  HOY EN LA PUERTA DE LA SACRISTÍA DE LA PARROQUIA DE LA ASUNCIÓN DE MIGUELTURRA. Este arco lo trasladó el Párroco : D. Jesús Ontanaya a Miguelturra, dado que la iglesia estaba del todo arruinada, en un momento en el que  la parroquia de Ciruela pasó a depender a la Parroquia de la Asunción.

            Con una celeridad sorprendente, procedió a reorganizar el control de ese espacio central, haciendo pasar a manos de la Corona, mediante cambios -pues no estaba en condiciones de adquirirlos de otro modo-, los bienes que determinadas instituciones y particulares poseían en el entorno de Alarcos y que la propia Corona había enajenado tiempo atrás.  Este fue el caso de Ciruela, Villar del Pozo, Figueruela, Poblet y Albalá, y privilegiándolas en que no pagasen portazgos en parte alguna á excepción de en Sevilla, Toledo y Murcia.

            Tales circunscripciones serían las que se otorgaron a la nueva villa, si bien resulta algo paradójico que el documento fundacional silencie por completo el enclave de Alarcos –cuya población y territorio fueron trasvasados al poco tiempo (hacia 1258) a la nueva villa, pero que quedaría como punto fundamental para cumplir las funciones defensivomilitares-, y sobre todo, el de Ballesteros..

            Sobre esa base territorial, ciertamente escasa para lo que era común en la época, pero esclarecedora de sus pretensiones y motivaciones, se decidió Alfonso en 1255 a fundar Villa Real. Porque lo que el Rey Sabio pretendía, en definitiva, con sus diferentes intentos, era crear un centro urbano con determinadas características: una «gran villa e bona», como dice el texto de la Carta-puebla, y como él mismo repite en lo que atañe a su intento fallido sobre Alarcos.  La expresión no es meramente literaria ni estereotipada y baladí.

             El fuero otorgado a la naciente villa fue el de Cuenca, el más liberal y completo de toda Castilla, concedido también a otros lugares de León y Aragón. De esta manera se distinguía a Villa Real con no pocos alicientes para que buscasen en ella asentamiento gentes de muy diversa condición, circunstancias que no se daban en los territorios que permanecían en poder de las Ordenes Militares. También se percibe en esta concesión real el deseo de la Corona de ir consolidando una política de unificación legislativa en sus territorios.

CIUDAD REAL AMURALLADO SOBRE EL SIGLO XVIII.

 3.-ESTRUCTURA DE VILLA REAL TRAZADO EN LA CARTA PUEBLA.

               A lo que parece, el propio monarca, durante una de sus estancias, se ocupó del diseño y trazado de dicho espacio urbano, en 1262, probando así la especial atención con que miraba el nuevo núcleo. Mantuvo en su interior el antiguo caserío de Pozuelo de Don Gil, ubicado  en el entorno de la iglesia de Santa María, y delimitó la superficie de la nueva villa con una gran amplitud, como prueba de la grandeza que de ella esperaba para el futuro.

            La intervención directa de la Corona manifiesta el interés por conferirle unos caracteres específicos, que iban más allá del simple hecho urbano. La delimitación de dicho espacio fue realizada mediante una cerca o muralla de forma ovalada, parte de la cual se levantó con piedra y parte de tapial, con un grosor bastante estimable, de algo más de dos metros, al parecer.

  PUERTA DE LAS CARMELITAS CON SU IGLESIA AL FONDO. DESAPARECIDA.        

  Se fue levantando muy lentamente, pues se tiene noticias de que todavía en 1297, transcurridos más de cuarenta años de su fundación, todavía se trabajaba en ella.          

Las carencias y los altos costos de los materiales retrasaron probablemente aún más su conclusión. Que la calidad de sus elementos constructivos no era, en líneas generales, muy elevada lo manifestaba el hecho de que, en las décadas finales del siglo XV, amplios sectores de dicha muralla se encontraban arruinados o a punto de ello «a cabsa de las grandes aguas», ordenando la Corona que se reparasen tales desperfectos.         .

VISTA DE 1936   DE LA PUERTA  DE TOLEDO  DE CIUDAD REAL.

En dicha cerca se dispusieron unas 130 torres, al decir de algunos autores, aunque probablemente buena parte de las mismas no tendrían consideración de tales, sino de meros contrafuertes de los lienzos de muralla. Otras, en cambio, sí, como la llamada Torre del Cubo, sita en el lienzo entre las puertas de Alarcos y Ciruela, o la que registra un documento de 1491, que se había caído con la correspondiente parte de muralla. Varias, pues, debían ser las torres que jalonaban la muralla, con las mismas funciones que en otras ciudades castellanas, y cuya defensa se encomendaría a una determinada familia de la nobleza local.

  ARCO DEL TORREÓN DEL ALCÁZAR. CIUDAD REAL.  PERDIDO.        

La necesaria permeabilidad para comunicar con el exterior quedaba facilitada a través de una serie de puertas abiertas en dicha muralla. Siete fueron las aberturas que se diseñaron en los primeros tiempos, aunque quizá no todas ellas tuviesen la consideración de puerta.

             Las más importantes, por situarse en los ejes viarios principales, serían la de Toledo -única de las conservadas y que se finalizó en 1328-, la de Calatrava -abierta en una amplia torre de protección que la contenía, y cuya abertura se trasladó luego a un lado de la mencionada torre-, la de La Mata -guarnecida por dos torres-, la de Granada -quizás integrada en el aparato defensivo del Alcázar- y la de Alarcos -defendida por cuatro torreones, dos de ellos dispuestos hacia el interior-.

   RESTO DE MURALLAS EN EL TORREÓN DEL ALCÁZAR. CIUDAD REAL. SE CONSERVA.                    

La Puerta de Toledo (1328), única existente del recinto amurallado v el monumento más representativo de la ciudad.

 4.- CIUDAD REAL DESDE FINALES DEL XIII AL SIGLO XV.

             Desde su fundación hasta el siglo XV Ciudad Real vivió una época de crecimiento. Aumentó su población y crecieron sus actividades productivas.

            La base de su economía era  el cultivo del campo y la actividad ganadera , que daría pie la industria lanera y del cuero, también el cultivo del viñedo  y la produción de vino en sus propias bodegas.

            Durante los últimos siglos de la Edad Media la villa vivió momentos de gran esplendor, como el de la celebración de Cortes por Alfonso XI, recibiendo allí a los embajadores del rey de Marruecos, pero también fue convertida en señorío de nobles, príncipes y reyes.

            Villa Real perteneció, entre otros, al infante don Fadrique, a la reina doña María de Molina y a doña Juana de Portugal, esposa de Enrique IV. Y famosos fueron sus enfrentamientos con la villa de Miguelturra, perteneciente a la Orden de Calatrava.

 JUAN II  REY DE CASTILLA Y SU ESPOSA  ISABEL DE PORTUGAL. PADRES DE ISABEL LA CATÓLICA.           

En 1421 se concertó en Almagro la paz con los calatravos y con su maestre Luis de Guzmán, lo que, unido a las numerosas mercedes otorgadas por Juan II, supuso para Ciudad Real un período de progreso y bienestar . Fue el rey Juan II en 1420 concedió el título de Ciudad  a Villa Real, dando el nombre desde entonces dado a Ciudad Real.    Por cierto que la visita de Juan II y su esposa a Ciudad Real coincidió con un violento terremoto. Otro dato interesante para los aficionados a la Historia es que el mismo don Alvaro de Luna fue durante algún tiempo almojarife y escribano mayor de la ciudad, y que en 1449 se le otorgó voto en Cortes.

 IGLESIA DE LA POBLACUELA HOY DEPENDIENTE DE CIUDAD REAL.

5.-LÍMITES DEL TERRITORIO DE CIUDAD REAL.

             Los límites del territorio de Ciudad Real venían marcados, a grandes rasgos, por los cursos fluviales del arco que en la zona forma el Guadiana y la desembocadura en el mismo del Jabalón, al que rebasaba por la parte sur, mientras que los orientales quedaban definidos por las sierras de la Atalaya y el término de Miguelturra, muy próximo a la nueva fundación.

            Ya desde el primer momento se le discutió la jurisdicción sobre Villar del Pozo, que a finales del siglo pasó definitivamente a la Orden del Hospital, con lo que se mermaba aún más sus escasos recursos.

            Por ello no es de extrañar que, aprovechando las tensiones con Calatrava en el primer cuarto del siglo XIV, el concejo de Villa Real usurpase y se anexionase amplios territorios en todo el entorno, parte de los cuales mantuvo desde mediados del siglo XIV durante el resto de la Edad Media.

 

  VALVERDE PEDANÍA DE CIUDADAD REAL CELEBRA A SAN ANTÓN.          

Por la zona de Miguelturra, Alfonso XI, incorporó  parte de lo usurpado,  tal como se lee en el siguiente documento: «Desde la cabeza que es dicha Menga Ximeno como desciende de la dicha cabeca por una linde al camino que viene de Ciheruela para Villa Real e va por el dicho camino fasta la encrucixada del camino que va de la puebla de Vallestero para Miguelturra y como buelbe por el camino para Miguelturra asta las viñas de Juan Fernández de Almagro e dende buelbe e va derechamente al camino que va de Miguelturra a Villa Real e traviesa el camino entre los maxuelos e viña de Agento Gil e a los maxuelos que puso Juan Marín e recude a la viña de Pero Martín Cañiello e a la viña de D.’ Pasquala la Ferinera e por una linde a la viña de la Degollada y por la senda que viene del Turriello a Miguelturra y dende el camino de La Mata y atraviesa este camino y va por la Senda Rubia asta la sierra que cataa contr el Turriello y por la sierra adelante asta encima del collado que está a mano izquierda en par de la hermita de San Christobal de Turriello».

 LAS CASAS PEDANÍA DE CIUDAD REAL CELEBRA A LA VIRGEN DEL ROSARIO.      

Dentro del territorio se encontraban, casi con toda seguridad, los términos de Alarcos, Valverde, Sancho Rey, Los Corrales, Gajión, Fuente Yllezgo, Villadiego, Casablanca, parte de Benavente, Las Casas, Ciruela, Valdarachas y la Torrecilla. La relación no es completa, puesto que muy próxima a la ciudad estaba también La Poblachuela. Aparte los señalados en la carta puebla, otros documentos citan: Santa María de Guadiana, que daría nombre a una de las puertas de la ciudad; Sancho Rey, Fuente Yllezgo, que en 1475 era propiedad de Rodrigo Regidor; Alvalá, en 1480 propiedad de la familia Villaquirán; Las Casas, aldea que surgiría a comienzos del siglo XV; y el que actualmente se conoce por Nolalla, mencionado en las fuentes como molino y heredad de Doña Olalla, y también otros, como Valdoro, Batanejo, el Colmenar de la Gibada, etc.

  POBLETE PEDANÍA DE CIUDAD REAL HASTA  1843.

¿ Era este territorio suficiente para que la ciudad se sostuviese ?Alfonso XI al dictar sentencia en el pleito entre la ciudad y la Orden de Calatrava dice : sin la ampliación del territorio de la ciudad no podría sostenerse. Y lo mismo se repite todavía cuando en 1493, por poner un ejemplo, se solicitó licencia para echar una sisa en la ciudad.

EL RÍO GUADIANA PASA POR EL TÉRMINO DE CIUDAD REAL.

            Los vecinos se dirigen a los monarcas «,disiendo que bien sabíamos de los muy pocos términos que esa dicha cibdad tyene e cómo para en mucha parte de aquellos labrar o criar los ves¡nos desa dicha cibdad e pasar asy mismo a labrar en algunas partes del Canpo de Calatrava porque los dichos términos no les bastan…, dis que han de pasar de necesario el ryo de Guadiana», por lo cual necesitaban construir un puente, al que iría destinado el importe de dicha sisa.

            Pero ya en esos momentos, al parecer, esa escasez era fruto, también, tanto de la estructura de su distribución como de la ocupación indebida que de tales términos habían hecho en su momento determinados vecinos. Contra muchos de los cuales la ciudad puso varios pleitos ,La resolución de este contencioso, aun cuando le fuese favorable, es sobremanera indicativo de la situación de deterioro por la que ya atravesaba Ciudad Real.

 CIUDAD REAL Y SU AYUNTAMIENTO .

 6.- INSTITUCIONES  CIVILES CREADAS POR LOS REYES EN CIUDAD REAL.

            En la pugna con la orden de Calatrava, que fue constante desde su fundación, tuvo especial importancia la concesión del título de ciudad por parte de Juan II en 1420, como reconocimiento por su apoyo al rey contra las órdenes militares. A partir de este momento la ciudad pasó a llamarse Ciudad Real.

            Desde su fundación hasta el siglo XV Ciudad Real vivió una época de crecimiento. El aumento de la población y de las actividades productivas como las de la lana, el cuero o el vino llevaron a los reyes católicos a privilegiar a la ciudad ubicando aquí instituciones administrativas de gran importancia.

            En 1483 se estableció el Tribunal del Santo Oficio. En 1494 la Real Chancillería, principal órgano de justicia del reino. Estos organismos tuvieron su sede temporalmente en la ciudad y marcaron el momento de mayor auge. A ello le siguió un progresivo declive agravado por la expulsión o conversión de los grupos de religión judía e islámica.

   PLAZA DE LA VIRGEN DE LAS LÁGRIMAS.CIUDAD REAL.        

Los Reyes Católicos establecieron en Ciudad Real las siguientes instituciones:     Tribunal de la Inquisición, que funcionó los años 1483 a 1485, fecha en que fue trasladado a Toledo. Creación de la Real Chancillería en 30 de octubre de 1494, entidad equivalente a una Audiencia. Sólo existía otra en Valladolid, lo que explica su gran importancia. La Chancillería ciudarrealeña tampoco tuvo lo que se dice una larga vida, pues en 1505, tras la muerte de Isabel la Católica, fue traslada a Granada, alegándose al principio que se trataba de un cambio provisional, pero que resultó ser definitivo.

            La reina Isabel sintió una gran predilección por Ciudad Real, quizá en compensación a la actitud beligerante de los ciudarrealeños ante los maestres de Calatrava, de los que tan malos recuerdos guardaba. Por otra parte, Ciudad Real debía ser lugar de paso de la reina en sus viajes a Andalucía.

            Tal y como estaban las cosas, la implantación de la Inquisición en Ciudad Real no encontró apenas resistencia por parte de sus habitantes, pues la opinión pública no sólo estaba preparada para ello, sino que el antagonismo hacia los judíos y conversos -que para el pueblo eran una misma cosa- casi la estaba pidiendo.

FOTO ANTIGUA DE LA DIPUTACIÓN PROVINCIAL  DE CIUDAD REAL.

Siguiendo al historiador Juan Blázquez Miguel, autor de Ciudad Real y la Inquisición, puede confirmarse que la Inquisición comenzó a funcionar en Ciudad Real en 1483, permaneciendo hasta 1485, en que el Tribunal se asentó en Toledo hasta su extinción en 1820. «Durante los dos primeros años de su existencia su actividad se centró exclusivamente sobre los cripto-judíos avecindados en la ciudad.

            Otra de las instituciones de la nueva ciudad fue la ubicación en ella de la Santa Hermandad.

            La Santa Hermandad, como se sabe, fue creada por Fernando III el Santo en 1245, cuando Ciudad Real era todavía Pozuelo de Don Gil. Consistía en una especie de fuerza de seguridad cuya misión no era otra que limpiar los caminos de ladrones y truhanes, los cuales se habían convertido en una seria amenaza para los pacíficos transeúntes.

  PERALBILLO  DONDE LA SANTA HERMANDAD ASAETEABA A LOS CONDENADOS POR LA SANTA HERMANDAD.  EN LA ACTUALIDAD PEDANÍA DE MIIGUELTURRA PERO MÁS CERCA DE CIUDAD REAL.   

Los reyes y pontífices concedieron a esta institución abundantes privilegios, aunque parece ser que, como en tantas otras instituciones ha sucedido, no siempre sus miembros actuaron con fidelidad a las normas establecidas, llegándose a casos de excesivo ensañamiento, según reza en las crónicas: una vez que los malhechores eran habidos por los cuadrilleros, éstos «les quitaban la vida con saetas, dejándoles pendientes de los árboles a escarmiento de los demás: viendo los pastores y ganaderos el gran fruto que de esto se les seguía, voluntariamente les contribuían con una res de cada rebaño para la manutención de la mucha gente que traían…».

            Esto hizo que proliferase una leyenda negra contra la Santa Hermandad, que a veces se confunde con la de la Inquisición. El propio Miguel de Cervantes alude al asunto en el capítulo XLV de la primera parte del Quijote, cuando hace decir al Caballero de la Triste Figura estas significativas palabras: «Venid acá, ladrones en cuadrilla, que no cuadrilleros, salteadores de caminos con licencia de la Santa Hermandad…»

CATEDRAL BASÍLICA DE CIUDAD REAL HOY. EN ESTE LUGAR ESTABA  LA PARROQUIA DE SANTA MARÍA.

 7.-VIDA RELIGIOSA EN EL CIUDAD REAL DE LA ÉPOCA.

              En lo eclesiástico, Ciudad Real dependió de la mitra toledana y en su fundación quedó dividida en tres parroquias:  Santiago, Santa María,  y san Pedro así quedó constituido  el triángulo religioso de la ciudad, actuando cada iglesia como núcleo de cada barrio.

PARROQUIA DE SANTIAGO APÓSTOL . CIUDAD REAL.

            La iglesia de Santiago Apóstol de Ciudad Real (España) es un edificio religioso del románico tardío y el gótico inicial de finales del siglo XIII e inicios del XIV. Está declarado como Bien de Interés Cultural desde 1982 (] Aunque se la considera una iglesia gótica de tres naves y arcos ojivales, tanto su tamaño y aspecto exterior hermético como los canecillos de los aleros y el artesonado mudéjar, demuestra su tradición románica y reminiscencias islámicas.

          

CATEDRAL BASÍLICA DE CIUDAD REAL HOY.

                      La iglesia de la parroquia de Santa María, cuyo actual retablo hemos presentado anteriormente,  fue mandada construir por el rey Alfonso X el Sabio en el año1255, cuando concedió el título de villa al núcleo de Pozuelo Seco de Don Gil.

                   Fue a partir de la concesión de este título de villa   cuando se inició una política edilicia en la ciudad, en la que la iglesia de Santa María fue parte, junto a otras obras como por ejemplo la construcción de la muralla y la Puerta de Toledo.

            Posteriormente, ya en el año 1420 cuando Juan II concedió a Villa Real el título de ciudad cuando se decidió dotar de una iglesia acorde con su nueva condición de “ciudad”.

            Por tanto, a principios del siglo XV, ya se había empezado la construcción de la catedral gótica, en concreto el ábside y la cuarta bóveda. En el año 1514 la tercera bóveda de terceletes ya estaba terminada y hacia 1580 la segunda y primera bóveda son un hecho.

            Las dos torres proyectadas se están construyendo en torno a 1550, pero solo una será terminada, de la otra solo se construirán los dos primeros cuerpos y se utilizará para albergar la Sacristía Vieja y la Capilla de los Treviño, ya en estilo renacentista.

.    

 

PLANTA DE LA CATEDRAL BSÍLICA DE CIUDAD REAL, ANTE PARROQUIA DE SANTA MARÍA.

  La Parroquia de Santa María de la que venimos hablando ,Consta de una única nave con proporciones considerables, y está dotada de tres puertas románico-góticas, y un magnífico retablo de corte renacentista (lo mismo que la arquitectura exterior), obra de Giraldo de Merlo.

             La cubierta de las bóvedas fue un trabajo de Antonio de Écija, que debido a una demora en las obras, se realizó ya a mediados del siglo XVI tras la licencia de construcción por parte del Cardenal Arteaga en 1553. En el siglo XVII se construyeron el Camarín de la Virgen del Prado y la Sacristía nueva, de estilo barroco.

                La iglesia de la parroquia de  Santiago se construyó  entre los siglos XIII y XIV. Cuenta con un importante artesonado mudéjar del siglo XIV, y recientemente se han descubierto unos interesantes frescos.

    PARROQUIA DE SAN PEDRO DE CIUDAD REAL.       

La  iglesia de la parroquia  de San Pedro es monumento nacional y se trata de una iglesia gótica de gran belleza y singularidad construida entre los siglos XIV y XV. Es notable la capilla de los Coca, y la reja isabelina de la capilla dé Jesús Nazareno.

            Fue mandada construir por los Caballeros de la Flor y Nata de Ciudad Real (Velarde, Céspedes y Treviño) en la segunda mitad del siglo XIV.

 INTERIOR DE LA PARROQUIA DE SAN PEDRO DE CIUDAD REAL.           

En su origen, este templo estuvo dedicado tanto a San Pedro como a San Pablo y no terminó siendo construida según los planos originales al ir realizando añadidos en los estilos artísticos que se sucedían, además de por los problemas que fueron surgiendo en su construcción, lo que la obligó a tener ese aspecto de fortaleza con una baja altura en su nave central respecto a las laterales y esos gruesos contrafuertes en el lado norte. Fue finalizada durante el siglo XV.

 8.-LA VIRGEN DEL PRADO PATRONA DE CIUDAD REAL

              Una piadosa leyenda  narra la forma cómo la Virgen llegó a Ciudad Real  y se convirtió en su Patrona  bajo la advocación de la Virgen del Prado.

            Una imagen de la Virgen Maria  fue descubierta por un caballero, sentada a forma de matrona romana, con un Niño sobra las rodillas y con un pergamino escrito en latín antiquísimo en donde se decía qué imagen era aquella y en qué tiempo se había puesto en aquel lugar.

            Se trataba de la imagen de la Virgen de los Torneos que había sido enterrada  tres siglos antes, por devotos cristianos, para librarla de la invasión agarena., esta imagen acompañó  a varios reyes castellanos en sus correrías de conquista contra los moros,  experimentando su protección, de esta forma también llegó a la Villa Real , donde fue acogida ferverosamente por su habitantes rogando al rey la dejase entre ellos donde sería venerada con fervor.

            El rey, que bien pudo ser Alfonso VI no accedió a sus demandas llevándose la imagen. Llegada la noche cada cual se retira a su choza a descansar. Un anciano, llamado Blas el trovador, por su facilidad de hacer versos, compuso algunas coplas,-primeras -manchegas”-, que su hijo Antón cantó a la Virgen.

            Sabemos, por tradición, que este garrido mozo no se movió del prado donde siguió cantando y rezando a la Virgen y cuando más entusiasmado se hallaba en su oración vio que una blanca paloma se posaba en la encina en donde unas horas antes había estado la imagen de la Virgen. Deseoso de cazar la bella paloma le tiró una piedra y, al instante quedó convertida en la imagen de la Stma. Virgen, rodeada de brillantes ráfagas de resplandores.

            Atónito queda nuestro afortunado mozo ante visión tan maravillosa, y una vez repuesto del natural sobresalto, corre loco de alegría a dar la nueva a sus convecinos, gritando: ¡Milagro! ¡Milagro! La Virgen ha vuelto.

  GRABADO DEL SIGLO XVII DE LA VIRGEN DEDL PRADO DE CIUDAD REAL.          

Es de suponer que el alborozo y alegría de aquellos afortunados labriegos de Pozuelo Seco sería indescriptible al verse favorecidos por tan singular don del cielo. Locos de alegría corren «a postrarse a los pies de la Soberana Señora que llamaron desde aquel feliz momento, Santa María del Prado.

            Alrededor de la milagrosa imagen, lloran de emoción y rezan con fervor los aldeanos, agradeciendo y celebrando a lo rústico tan prodigioso acontecimiento.

            Así pudo ocurrir o pudo ocurrir de forma diferente. Nada hay imposible para el creyente. Lo realmente cierto, lo que no podemos negar ni poner en duda es la maravillosa realidad de la protección amorosa de cerca de nueve siglos de Nuestra Excelsa Patrona, Santa María del Prado.

             De forma sobrenatural o por medios naturales, la venerada imagen de la Virgen quedó en este lugar, donde alrededor suyo, bajo su protección y amparo, el caserío se fue convirtiendo en puebla, la puebla en villa y la villa en ciudad; con el nombre de Ciudad Real, nombre, que si es cierto fue dado por privilegios y favores de reyes, éstos fueron instrumentos de los que Ella se valió, ya que lo real nos viene de la Reina Celestial, Fundadora y Patrona de la ciudad de Ciudad Real.

 HERNÁN PÉREZ  DEL PULGAR.

9.-ALGUNOS PERSONAJES ILUSTRES DE CIUDAD REAL DE LA ÉPOCA .

            1.-Fernán Gómez de Ciudad Real, (El Bachiller). (1388-1451), sirvió en la Corte del Rey de Castilla y León Juan II.

            2.- Alvar Gómez de Ciudad Real (El Viejo). Secretario y Ministro de Economía de los Reyes de Castilla y León Juan II y Enrique IV.

            3.- Hernán Pérez del Pulgar y García Osorio. (27.7.1451 – 11.8.1531). Militar, Conquistador de Granada.

            Nació el 27 de julio de 1451 Hernán Pérez del Pulgar y García Osorio, apodado “el de las Hazañas”, hidalgo y militar al servicio de los Reyes Católicos; destacó en las campañas de Granada (1481-1492).

 CASA NATAL DE HERNÁN PÉREZ DEL PULGAR.            

Nombrado Gentilhombre por los Reyes Católicos (1481), logró importantes éxitos militares en Alhama (1482), el castillo de Salar (1486), el sitio de Baza (1489) y Salobreña (1490). Escribió por orden de Carlos V el Breve parte de las hazañas del excelente nombrado Gran Capitán (1527):

            En su juventud destacó por defender Ciudad Real de los Calatravos en 1474. En la Guerra de Granada por varios sitios a castillos musulmanes, pero sería la hazaña del Ave María la que le daría inmortalidad; en un asalto nocturno a Granada acompañado de otros 15 caballeros, llegó hasta la puerta de la Mezquita Mayor y clavó con su daga la oración del Ave María en la misma puerta de la Mezquita, a modo de  guerra psicológica.

            También fue cronista de la Guerra de Granada. Más tarde en Italia junto con Gonzalo Fernández de Córdoba, “el Gran Capitán”, y siendo su lugarteniente reformaron las tácticas de la infantería española en Ceriñola, las cuales darían lugar a los celebres Tercios Españoles invictos, gracias a sus enseñanzas, durante más de 150 años. Murió en Granada a los 80 años en 1531.

             Por sus hazañas y en especial por la de Granada, los Reyes Católicos le concedieron el privilegio de estar enterrado junto a ellos en la Capilla Real de la Catedral de Granada, privilegio muy de destacar, pues no se ha repetido en la Historia de España y no era un miembro de la Casa Real.

            4.- Fernando Alonso de Coca. Chantre y Cánonigo, Confesor de la Reina Isabel I de Castilla y León.

DIEGO DE MAZARIEGOS.

            5.-Diego de Mazariegos. Explorador. Fundador de la ciudad de Ciudad Real en México en 1528.

El Capitán Diego de Mazariegos, originario de Ciudad Real, se enfrentó hace ahora 480 años a cruzar y conquistar un territorio que ofrecía grandes dificultades. Aún hoy día muchas zonas de la selva de Chiapas se consideran prácticamente impenetrables y los diversos grupos mayas que la habitaban en la época de Mazariegos opusieron diversos grados de dificultades para impedir el avance del Capitán y su gente. Aun con la superioridad española en cuanto a armamento y al factor sorpresa de su  inesperada presencia, el valiente grupo del Capitán Mazariegos hubo de sufrir rigores y peligros difíciles de imaginar hoy día.

 SAN CRISTOBALDE LAS CASAS . MÉXICO.

Cuando por fin atravesó la mayor parte de esta selva y se vio en zonas más amables, fundó una nueva ciudad cuyo espacio diseñó y repartió. Esta ciudad fue nombrada Villa Real en honor a su procedencia, y posteriormente tras diversos avatares propios de las dificultades de organización española, el sometimiento de los grupos indígenas y la propia avaricia personal de otros conquistadores, fue renombrada Villa Viciosa (villa rica), Villa de San Cristóbal, Ciudad Real y San Cristóbal, hasta acabar en su nombre actual de San Cristóbal de las Casas.

 9.-FUENTES.

1.-Historia de Ciudad Real – Turismo y Cultura en Ciudad Real http://www.ciudad-real.es/historia/2.-Wikipedia la Enciclopedia Libre. Ciudad Real. Nuestra Señora la Virgen del Prado.3.- ciudadreal.wordpress.com/2009/04/…/personajes-historicos-de-ciudad-re..

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESA DEL BLOG: ALMAGRO CABEZA DEL CAMPO DE CALATRAVA.

 sanchoamigo.