IMÁGENES DE ANTIGUA .

LA IGLESIA CATÓLICA  HOY, EN LA PEQUEÑA NACIÓN DE AMÉRICA CENTRAL ANTIGUA Y BARBUDA .

             Este es el esquema seguido en el Tema.

 1.-Situación local y temporal hoy de la nación.

2.-Las religiones de Antigua y Barbuda.

3.- La Iglesia católica en la nación en la diócesis y archidiócesis.

4.-Los retos pastorales de la Iglesia Católica en la Archidióceis.

5.-La devoción a la Madre de Dios.

6.- Algunos aspectos concretos de la Vida de la Iglesia Católica  en Antigua y Barbuda.

1.-SITUACIÓN LOCAL Y DEMOGRAFÍA.

            Antigua y Barbuda (en inglés: Antigua and Barbuda) es una nación formada por un conglomerado de islas situada al este del mar Caribe.

           Forma parte de las pequeñas Antillas y limita con la isla de Guadalupe al sur, Montserrat al sudoeste, San Cristóbal y Nieves en el oeste y San Bartolomé al noroeste.   Como una antigua colonia del Imperio británico, es miembro de la Mancomunidad de Naciones.

SAINT JOHN`S CON SU CATEDRAL ALFONDO.

            La capital y la ciudad más poblada es Saint John’s.Antigua, Población total (estimado junio 2014): 91.295 habitantes  cuya tercera parte vive en la ciudad mayor, Saint John´s. El 91% de la población es negra, el 4,4% es mestiza, el 1,7% es blanca (principalmente británicos) y el restante 2,9% está compuesto por otros grupos étnicos.

La esperanza de vida es de 72,4 años. El promedio de hijos por mujer es de 2,23. La tasa de crecimiento poblacional es del 0,52% por año. El 85,8% de la población esta alfabetizada. La lengua oficial es el inglés colonial  aunque unas 10.000 personas hablan el español .

 IMÁGENES DE ALL SAINTS.

           Según estimaciones hechas en 2012, de las localidades más pobladas de Antigua y Barbuda, cuatro superan los 3.000 residentes. Éstas son: la capital Saint John’s (21. 993 habitantes), All Saints (5.125 habitantes), Potters Village (3.331 habitantes) y Liberta (3.301 habitantes). La isla de Antigua se divide en seis parishes o parroquias:

1 Saint George (4,473)

2 Saint John’s (14,121)

3 Saint Mary (5,303)

4 Saint Paul (6,117)

5 Saint Peter (3,622)

6 Saint Philip (2,964)

LAS PALMERAS DE BARBUDA.

 Tanto la isla de Barbuda como la isla deshabitada de Redonda gozan cada una de estatus de autonomía. ( Cf. Wikipedia)

 2.- LAS RELIGIONES DE ANTIGUA Y BARBUDA.

            Casi todos los antiguanos son cristianos, siendo la confesión anglicana (cerca del 50%) la denominación con más fieles. Hay muchos católicos y también hay también seguidores de otras Iglesias cristianas religiones como el Metodismo, Pentecostalismo,y creyentes en religiones animistas o locales.

            La Constitución de Antigua y Barbuda consagra la libertad de pensamiento y religión como derechos fundamentales. Los padres tienen derecho a elegir la educación religiosa de sus hijos en los centros educativos (incluyendo ceremonias y celebraciones religiosas) así como de abstenerse de realizar juramento contrario a su propia religión.        

            La Constitución también afirma la necesidad de proporcionar protección contra la discriminación religiosa. Los ministros religiosos están explícitamente excluidos de los puestos de senadores o miembros del Parlamento1 . No ha habido ningún cambio significativo por parte del Gobierno en relación con el respeto a la libertad religiosa.

CATEDRAL DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN EN  DE SAN JOH´S. ANTIGUA.

3.-LA IGLESIA CATÓLICA EN LA DIÒCESIS Y ARCHIDIÓCESIS.

         Los orígenes católicos se muestran ya desde la colonización pues en 1443 Cristóbal Colón desembarca en la isla de Antigua, bautizándola con este nombre en honor a la Iglesia de Sevilla llamada Santa María la Antigua. Barbuda recibió más tarde su extraño nombre por las “barbas” de líquenes que adornaban sus palmeras.

 a) ESTRUCTURA DIOCESANA DE LA IGLESIA DE ANTIGUA Y BARBUDA.

             Desde el punto de vista de la estructura de la Iglesia católica Antigua y Barbuda están integradas en una Diócesis, la denominada Diócesis de San JOHN’S-Basseterre,  ( Tierra-baja en francés ). En Castellano Diócesis de san Juan, San Cristóbal y Nieves

            Esta es su Dirección : Church Street, PO Box 836, St. John, Antigua y Barbuda.Tel: (268) 461-1135, Fax: (268) 462-2383.

            La Diócesis de San Juan que tiene su sede diocesana en la ciudad de San Juan de Antigua y  Barbuda comprende además  de las islas de Antigua-Barbuda, las Islas de  St. Kitts-Nevis, en castellano Cristobal y Nieves, Montserrat, Anguila y las Islas Vírgenes Británicas´

            El Obispo de la diócesis es en la actualidad Mons. Kenneth Davi Oswin Richards que fue nombrado por el Papa Benedicto XVI el 19 de Noviembre de 2011.

            Según estadísticas del año 2014 la Diócesis cantaba con una población de 186,880 personas, de las que 16.743 son católicas. Un 9%.

            Para la atención pastoral de toda la Diócesis cuenta con 3 sacerdotes diocesanos, 9 sacerdotes religiosos, en total 12, por lo que le correspondería 1.395 fieles por sacerdote. 3 diáconos permanentes  9 religiosos y 12 religiosas . Parroquias 13.

b) ESTRUCTURA ARCHIDIOCESANA.

            La Diócesis de San Juan de la que hemos hablado anteriormente pertenece a la Archidiócesis de las Antillas

            La Conferencia Episcopal de las Antillas (Antilles Episcopal Conference), está integrada por los obispos católicos de  las siguientes diócesis: Anguila, Antigua y Barbuda, Antillas Neerlandesas, Aruba, Bahamas, Barbados, Belice, Bermudas, Dominica, Granada, Guadalupe, Guayana Francesa, Guyana, Islas Caimán, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes Británicas, Jamaica, Martinica, Montserrat, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, San Bartolomé y San Martín.

            A continuación vamos a referirnos a los documentos más importantes emitidos por la Archidiócesis pues  ellos nos servirán para captar la vida católica en las Diócesis que la integran :

1.- Documento en el que los obispos de la Conferencia hablan sobre la Pena de Muerte.

            En él muestran  la necesidad de la supresión de la misma en todos los lugares de la Jurisdicción de la Archidiócesis.

2.-Carta Pastoral acerca de la obligación del respeto a toda la Naturaleza obra de Dios.

            “Estamos todos en el mundo no como propietarios sino como arrendatarios y administradores. La dimensión específicamente cristiano de la administración debe incluir esta responsabilidad por la integridad de la creación, por  nuestro medio ambiente “. Se trata del cuidado de la creación,  en la que nos centramos  en esta Carta.

3.- Carta Pastoral centrada en la preparación del Quinto Centenario, de la presencia de la Iglesia en el Caribe.

4.- Carta Pastoral sobre la necesidad de la Evangelización de de la Familia.

               Los obispos de la Conferencia Episcopal de las Antillas se han comprometido a escribir esta carta pastoral a todos los miembros de la Iglesia en la región y para todas las personas de buena voluntad haciendo  hincapié en la importancia de la familia, en primer lugar, para los miembros de la familia en  sí mismos y luego para  la Iglesia en particular y la Sociedad en general.

IGLESIA CATEDRAL DE LAS ANTILLAS.

5.- Carta Pastoral  sobre la necesidad de centrarse y revitalizar la catequesis a todos los niveles .

           En este tema destacaron  que hay  cuatro elementos esenciales en  toda catequesis  que han de estar presentes  en todos los programas de catequesis ya sea para niños, adolescentes o adultos:

            Los cuatro elementos son:

 1) .- Acción encaminada al conocimiento de la fe.

 2) .-Formación orientada a la adecuación de la conducta a los principios de la fe cristiana.

3) .- Referencia personal y grupal  a Cristo como Señor y Maestro que nos convierta en verdaderos seguidores y discípulos.

 4).-Misión de  servicio que es una consecuencia natural del seguimiento de Cristo.

            Las Directrices para la Catequesis proporcionan un contexto específico para un proceso catequético permanente apuntando ocho categorías en el ciclo de vida para su consideración. Las ocho categorías son:

Bebés (Nacimiento-3 años);Kindergarten (3-5 años);Escuela Primaria (6-11 años);

Adolescentes (12-18 años);Educación de Adultos de acuerdo con estas sub-categorías:

Los adultos jóvenes (19-30);Edad Media (30-50);A finales de la Edad Media (50-65);

Tercera Edad (65+).

            Cada una de las ocho categorías tiene necesidades catequéticas específicas que deben evaluarse cuidadosamente y luego abordar a fondo por la comunidad que se inicia.

            El Directorio General para la Catequesis hace hincapié en que la catequesis de adultos es la forma principal de la catequesis en la Iglesia.

            La catequesis de adultos es el punto de referencia para la catequesis de los otros sectores  en la Iglesia ya sean niños o adultos.

            Por lo tanto, los adultos tienen la obligación especial de hacer madurar la fe con la que Dios les ha regalado.

            Para hacer que el objetivo pastoral de El Directorio General de Catequesis en relación con los adultos educar a los niños en una realidad, es importante que las diócesis y  Parroquias crear o fortalecer los programas mediante el cual los adultos que son padres no sólo pueden profundizar su comprensión fe, sino también la adquisición de habilidades para la educación

            Este objetivo debe ser una prioridad pastoral.

5.-Carta Pastoral sobre la presencia de la Iglesia en el mundo.

            El contenido de esta Carta es una aplicación de la doctrina de la Iglesia Católica en estas palabras : La acción en favor de la justicia y la participación en la transformación del mundo se nos presenta claramente como una dimensión constitutiva de la predicación del Evangelio, o, en otras palabras, de la misión de la Iglesia ‘s para la redención de la raza humana y su liberación de toda situación opresiva “.

.               De ello se sigue inmediatamente que la labor de la Iglesia no puede limitarse a la sacristía o al templo. Por el contrario, es la vocación de la Iglesia “para estar presente en el corazón del mundo proclamando la Buena Nueva a los pobres, la libertad a los oprimidos, y alegría a los afligidos”.  Cristo proclamó claramente que se trataba de su propia misión.  Por lo tanto, debe ser también la misión de la Iglesia que él fundó.

            En estas palabras se nos invita a un compromiso práctico para la liberación de los pobres Puede que algunos al leer este documento piense que nos estamos metiendo en un compromiso  político, ajeno a la misión de la Iglesia, nada más ajeno a ello.

            Esta es una acusación seria, y por lo que queremos tratar de responder a las cosas bien desde el principio. Esperemos que nuestra respuesta le dará una idea clara de a lo  que consideramos ser una de las tareas más importantes a la  que se  enfrenta nuestra Iglesia hoy.

6.-  Carta Pastoral para la revitalización de la vida parroquial

            Necesitamos un nuevo ardor para la tarea; tenemos que discernir nuevas formas de construir la vida parroquial, y también nuevas formas de expresar y proclamar el Evangelio a nuestras comunidades. Teniendo en cuenta que la Parroquia es la institución principal  en la que los fieles son incorporados a la vida sobrenatural por los sacramentos, especialmente del Bautismo y la Confirmación que alcanzan su plenitud en el sacramento de la Eucaristía.

            El Santo Padre ha afirmado que para esta revitalización sea auténtica debe ser (1) un proceso continuo y (2) debe ser sobre la base del principio de que la parroquia es sobre todo, una comunidad eucarística.

 7.-Carta Pastoral referente a la proclamación, celebración, defensa y servicio a la vida.

           “El Evangelio de la vida está en el corazón de la misión evangelizadora de la Iglesia, que debe proclamar a Jesús, la Palabra de vida (Juan 1: 1). Jesús invita a todas las personas para celebrar y proclamar que son personas de la vida porque Dios nos ha redimido a través de la Cruz, la fuente de toda la vida. Dios ha confiado a la Iglesia la responsabilidad de anunciar, celebrar y servir el don de la vida. La Iglesia debe  anunciar con gran vigor, con la palabra y con las obras, que la vida humana es sagrada e inviolable.”

            Deseamos llamar su atención sobre dos dimensiones de la crisis  de la cultura que tantas repercusiones tiene en las amenazas a la vida.

            En primer lugar: la relación entre la subcultura de la violencia criminal y la cultura en general. Esta relación no se puede describir de forma ordenada en términos de simple oposición; es mucho más sutil y complejo.

            De hecho, a diferencia de las subculturas de oposición de los movimientos anti-coloniales del pasado, nuestra violencia actual es una parte muy importante de nuestra cultura, una cultura en la que “amplios sectores de la opinión pública justifican algunos crímenes contra la vida en nombre de los derechos de la libertad individual . 

            Es por esta razón que podemos describir la violencia de hoy como parte de la “cultura de la muerte”, en el que todos compartimos. El Papa San  Juan Pablo II nos retó a participar en una nueva evangelización que se significa para nosotros desenredar de complicidad en la cultura de la muerte y nos comprometemos a sustituirla por la cultura de la vida. Este es el significado de la conversión. Como él mismo dijo “… la conversión al Evangelio significa para revisar todas las diferentes áreas y aspectos de la vida, especialmente las relacionadas con el orden social y la búsqueda del bien común.” 

LA POBREZA COMO DEGRADACIÓN DE LA VIDA HUMANA.

            En segundo lugar: las relaciones engendradas por el ejercicio del poder. Juan Pablo II describió esta situación como esta:

… Un modelo de sociedad que parece estar surgiendo en la que dominan los poderosos, marginando e incluso eliminando a los débiles: me estoy refiriendo a los niños no nacidos, víctimas indefensas del aborto, ancianos y enfermos incurables, objeto a veces de la eutanasia; y las muchas otras personas relegadas a los márgenes de la sociedad por el consumismo y el materialismo: Tampoco puedo dejar de mencionar el recurso innecesario a la pena de muerte cuando otros medios incruentos bastan para defender las vidas humanas contra el agresor y para proteger el orden público y la seguridad de personas.Este modelo de sociedad lleva el sello de la cultura de la muerte y por lo tanto está en oposición al mensaje del Evangelio. 

8.-  Carta Pastoral sobre la verdadera libertad y desarrollo en  los pueblos del Caribe.

              Nosotros, Obispos Católicos Romanos de la Conferencia Episcopal de las Antillas, deseamos una vez más hablar con todos los católicos en los territorios de nuestra Conferencia, y de hecho a todos los hombres y mujeres que  en el Caribe que comparten nuestro deseo para el pleno desarrollo humano y la auténtica liberación de nuestros pueblos caribeños.

            En esta pastoral los obispos después de constatar los aspectos positivos en orden a la libertad y desarrollo de las naciones integradas en la Archidiócesis de las Antillas, hacen un repaso de las muchas y graves deficiencias de estas naciones en todos los campos del desarrollo que la podemos resumir en las altas cotas de personas que se encuentran en un  nivel alto nivel de pobreza.

4.-LOS RETOS PASTORALES DE LA IGLESIA CATÓLICA EN LA ARCHIDIÓCESIS.

            La Iglesia que peregrina en Las Antillas identifica la necesidad que hay de “un renovado esfuerzo en el ministerio vocacional y una formación eficaz en los seminarios, siempre en la búsqueda de suficiente personal tanto para la formación académica como para la espiritual de los seminaristas”, describe la Organización Profesional de Congresos OPC.

            La Conferencia Episcopal antillana mantiene un seminario mayor en Trinidad y Tobago, donde se forman los futuros prebíteros de todas las diócesis de la Conferencia.

En el OPC se lee que las Iglesias locales “no poseen una tradición de catequesis a lo largo de la vida y formación de la fe adulta. Por lo tanto, la Conferencia de las Antillas busca formas para atraer adultos y familias a continuar su formación en la fe”.

            Los movimientos eclesiales laicales y otros grupos eclesiales realizan una tarea encomiable en este respecto, aunque el Informe califica como “deficiente” esta área.

ESCUELAS Y FORO PÚBLICO.

          En algunas regiones –prosigue el OPC–, “las escuelas católicas son actualmente dirigidas por personas de otros credos o iglesias cristianas que no están familiarizadas con la doctrina católica y en algunos casos son hasta opuestas, marcado muchas veces por la la estandarización y la secularización”.

            El Informe identifica la necesidad de concentrarse más en las comunicaciones sociales “y recuperar un lugar para la voz católica en el foro público”.

            Por ello, los obispos de la Conferencia Antillana defienden la necesidad “de manifestarse clara y eficazmente en el foro público respecto a temas sociales y morales, y ser capaces de proclamar la verdad con amor”. Esto –se lee aún en el OPC, “porque hoy en día la Iglesia representa la única voz de opinión contraria a la fuerte ola de sabiduría convencional y de lo políticamente correcto”.

            Otros desafíos que se conocen son la inmigración ilegal, así como el ministerio pastoral con los pueblos amerindios allí donde subsisten.

4.-LA DEVOCIÓN A LA MADRE DE DIOS.

            Por el origen de la evangelización llegada a sus tierras, los países de Las Antillas guardan una devoción especial a la Madre de Dios.

            Las Advocaciones Marianas son muy diversas relacionadas  con las órdenes religiosas que misionaron en la zona, la Virgen del Rosario, Ntra. Señora de la Merced, la Virgen del Perpetuo Socorro, la Virgen de la Antigua. La Virgen del Carmen. La Virgen de Guadalupe. La de Monserrat. Inmaculada Concepción.

            Algunas de estas advocaciones dan nombre a algunas Islas y lugares de la Diócesis de Antigua y Barbuda, tales como Monserrat, Antigua,Inmaculada Concepción. Virgen del Perpetuo Socorro .

Algunos de los santuarios más conocidos son los de “Nuestra Señora de Fátima” en Surinam y en Guayana; “Nuestra Señora Divina Pastora” en Trinidad y Tobago, así como el dedicado a la Virgen de la Salette en Dominica, devoción que llegó a la Isla cuando estaba bajo el dominio francés.

6.- ALGUNOS ASPECTOS CONCRETOS DE LA VIDA DE LA IGLESIA CATÓLICA EN ANTIGUA Y BARBUDA.

 a) ESTACIÓN DE EMISORA DE RADIO CATÓLICA.

            La emisora católica es una estación dinámica establecida para servir a la diócesis de San John’s -Basseterre, dando excelentes programaciones en materia espiritual y educacional para todo tipo de personas, religión y cultura.

            La emisora fue establecida bajo la dirección del entonces Monseñor Donald Reece, Obispo de la diócesis San John’s – Bassetere. Esta emisora no es una radio comercial y es entidad dirigida  por la Iglesia Católica  de la diócesis de San John’s Basseterre.

            La estación está ubicada en  Michael’s Mount in St. John’s, Antigua, asiento de la diócesis. Las otras islas colaboradoras de la emisora son: Barbuda, San Cristóbal (St. Kitts), Nevis, Montserrat, Anguilla y Islas Vírgenes Británicas.

            Como parte de su misión, la radio es utilizada como puente entre las diferentes islas, para ensenar y fortalecer la fe católica en la región.

            La emisora tiene varios programas. Algunos de ellos incluyen, músicas basadas en llamadas telefónicas, grabaciones sobre experiencias de vida; transmisión de Santa Misa, otros programas litúrgicos y devociones. Los programas son dirigidos por voluntarios católicos cristianos.( Cf. Estación de Emisora (Radio) Católica 89.7 FM – the Catholic …s212802169.onlinehome.us/es/index.htm)

b).- MISIONEROS DEL VERBO DIVINO EN ANTIGUA Y BARBUDA.

             En 1971 las Islas de Leeward en el Caribe (Antigua, Barbuda, San Kitts, Nevis, Montserrat, Anguila, Tortola y Virgin Gorda) fueron separadas de la Diócesis de Roseau (Rep. Dominicana) y pasaron a constituir la diócesis de San Juan de Antigua ( posteriormente se convertiría en la Diócesis de St. John’s-Basseterre).

            El Obispo Joseph Bowers svd que era, en ese momento Obispo de la Diócesis de Accra, en Ghana, fue nombrado primer obispo de esta nueva diócesis.

            Desde entonces los servitas estuvieron presente en esta diócesis.

            En la actualidad, hay más de 20 misioneros del Verbo Divino que trabajan en el Distrito del Caribe. La mayoría de ellos trabaja en parroquias, aunque otros trabajan en ministerios especializados, como la Comunicación o la Educación.

IMÁGENES DE TURISMO EN ANTIGUA Y BARBUDA.

            Muchas de las personas a quienes servimos, son origen afro-caribeño, en general descendientes de antiguos esclavos. Una gran mayoría todavía sufre de pobreza y lleva cicatrices en su interior, fruto de la marginación. Económicamente hablando no hay producción y la gente vive en gran parte del turismo, trabajando en restaurantes, hoteles, conduciendo un taxi, o en la venta de souvenirs, como sucede por ejemplo, en Antigua.

            En St. Kitts, ( San Cristobal y Nieves) donde tenemos tres parroquias, hay mucha inseguridad y violencia que son causadas por la pobreza y el desempleo. En Jamaica, en una de las parroquias que se mencionó anteriormente, hay una pobreza extrema. Allí el Hno. Bernie está trabajando con diferentes proyectos sociales, como también con cursos de Biblia.

            Hay varias islas, Nevis, Anguila, Montserrat, Tórtola y Virgen Gorda, donde un solo cohermano presta servicios pastorales.

            En mi caso particular, estoy trabajando en Comunicaciones en la isla de Antigua: ayudo a publicar un boletín diocesano mensual, y también produzco varios programas semanales de radio en la estación de Radio diocesana. Con su don de liderazgo, el P. Bob Johnson ha estado ofreciendo su talento musical y cursos de religión durante quince años, en la Escuela y Convento de Santa Teresa.

            Dada la extensión geográfica y en algunos casos, el aislamiento, los cohermanos tienen mucho interés en reunirse para compartir la amistad, debatir, planificar, orar y jugar juntos a las cartas.

            Lamentablemente la distancia y los problemas de visado entre país y país, no favorece este tipo de encuentros, pero siempre es un tiempo especial para escuchar a los otros y participar en la comunidad. Luego de estos encuentros, cada uno regresa a su isla, con una experiencia más profunda de la comunidad, y con la inspiración del Verbo Divino, dispuestos a continuar el ejercicio de nuestra misión en estas islas del Caribe.( Cf.Panorama de la SVD en el Caribe PanamZone.netwww.panamzone.net/net/es/es-es/…/101-panorama-de-la-svd-en-el-carib..)

 c).- DISCURSO DEL PAPA FRANCISCO EN LA RECEPCIÓN DEL EMBAJADOR DE ANTIGUA Y BARBUDA Y OTROS.

 Sala Clementina Jueves 16 de mayo de 2013

Señores Embajadores:

            Me alegra recibirlos con ocasión de la presentación de sus Cartas credenciales como Embajadores extraordinarios y plenipotenciarios de sus respectivos países antela Santa Sede: Kirguistán, Antigua y Barbuda, el Gran Ducado de Luxemburgo y Botswana.

            Las amables palabras que me han dirigido, y que agradezco profundamente, manifiestan los deseos de los Jefes de Estado de sus respectivos países de que las relaciones de estima y de cooperación con la Santa Sede se desarrollen. Les agradeceré que les hagan llegar mis sentimientos de gratitud y respeto, asegurándoles mis oraciones por sus personas y por sus conciudadanos.

            Señores Embajadores, la humanidad está viviendo en este momento un giro histórico que podemos ver en los adelantos que se producen en diversos campos. Son de alabar los avances que contribuyen al auténtico bienestar de la humanidad, como, por ejemplo, en el ámbito de la salud, de la educación y de la comunicación.        

            Sin embargo, no podemos olvidar que la mayoría de los hombres y mujeres de nuestro tiempo siguen viviendo precariamente el día a día, con consecuencias funestas. Algunas patologías van en aumento, con sus secuelas psicológicas; el miedo y la desesperación se apoderan del corazón de numerosas personas, incluso en los así llamados países ricos; la alegría de vivir se va apagando; la falta de respeto y la violencia aumentan; la pobreza es cada vez más patente.

            Hay que luchar para vivir, y a menudo, para vivir sin dignidad. Una de las causas de esta situación, en mi opinión, se encuentra en la relación que hemos establecido con el dinero, aceptando su predominio sobre nosotros y nuestras sociedades.

  EL BECERRO DE ORO.

          De manera que la crisis financiera que atravesamos nos hace olvidar que en su origen hay una profunda crisis antropológica. ¡La negación de la primacía del hombre! Hemos creado nuevos ídolos. La adoración del antiguo becerro de oro (cf. Ex 32, 15-34) ha encontrado una versión nueva y despiadada en el fetichismo del dinero y en la dictadura de la economía sin un rostro y un objetivo verdaderamente humano.

            La crisis mundial que afecta a las finanzas y a la economía pone de manifiesto sus desequilibrios y, sobre todo, la grave carencia de su orientación antropológica, que reduce al hombre a una sola de sus necesidades: el consumo. Y peor todavía, hoy se considera al ser humano en sí mismo como un bien de consumo, que se puede usar y luego tirar.

            Hemos dado inicio a la cultura del “descarte”. Esta deriva se verifica a nivel individual y social. Y, además, se promueve. En este contexto, la solidaridad, que es el tesoro de los pobres, se considera a menudo contraproducente, contraria a la razón financiera y económica. Mientras las ganancias de unos pocos van creciendo exponencialmente, las de la mayoría disminuyen.

            Este desequilibrio proviene de ideologías que defienden la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera, negando el derecho de control de los Estados, encargados de velar por el bien común. Se instaura una nueva tiranía invisible, a veces virtual, que impone, de forma unilateral e implacable, sus leyes y sus reglas.

            Además, la deuda y sus intereses alejan a los Países de las posibilidades reales de su economía y a los ciudadanos de su poder adquisitivo real. A todo ello se añade, una corrupción ramificada y una evasión fiscal egoísta, que han asumido dimensiones mundiales. El afán de poder y de tener no tiene límites.

     Tras esta actitud se esconde el rechazo de la ética, el rechazo de Dios. Igual que la solidaridad, también la ética molesta. Se considera contraproducente; demasiado humana, porque relativiza el dinero y el poder; una amenaza, porque condena la manipulación y la degradación de la persona.

            Porque la ética lleva a Dios, que está fuera de las categorías del mercado. Para los agentes financieros, económicos y políticos, Dios es incontrolable, inmanejable, incluso peligroso, porque llama al hombre a su plena realización y a la independencia de cualquier tipo de esclavitud. La ética -una ética no ideologizada, naturalmente- permite, en mi opinión, crear un equilibrio y un orden social más humano. En este sentido, animo a los expertos financieros y a los gobernantes de sus Países a considerar las palabras de San Juan Crisóstomo: “No compartir con los pobres los propios bienes es robarles y quitarles la vida. No son nuestros los bienes que tenemos, sino suyos” (Homilía sobre Lázaro, 1, 6: PG 48, 992D).

            Queridos Embajadores, sería conveniente realizar una reforma financiera que fuera ética y, a su vez, que comportara una reforma económica beneficiosa para todos. Esto requeriría un cambio de actitud enérgico por parte de los dirigentes políticos.

            Les exhorto a que afronten este reto, con determinación y visión de futuro, teniendo en cuenta, por supuesto,  la especificidad de cada contexto.

            ¡El dinero debe servir y no gobernar!

El Papa ama a todos, ricos y pobres; pero el Papa tiene la obligación, en nombre de Cristo, de recordar que los ricos deben ayudar a los pobres, respetarlos, promocionarlos. El Papa exhorta a la solidaridad desinteresada y a una vuelta de la economía y las finanzas a la ética en favor del hombre.

            La Iglesia, por su parte, siempre se esfuerza por el desarrollo integral de las personas. En este sentido, insiste en que el bien común no debe ser un simple añadido, una simple idea secundaria en un programa político.

            La Iglesia invita a los gobernantes a estar verdaderamente al servicio del bien común de sus pueblos. Exhorta a los poderes financieros a tener en cuenta la ética y la solidaridad. ¿Y por qué no acudir a Dios para que inspire los propios planes? Se formará una nueva mentalidad política y económica que ayudará a transformar la dicotomía absoluta entre la esfera económica y social en una sana convivencia.

            Por último, saludo con afecto, a través de ustedes, a los Pastores y a los fieles de las comunidades católicas de sus Países. Les invito a ser testigos valientes y gozosos de la fe y del amor fraterno siguiendo a Cristo. ¡No tengan miedo de contribuir al desarrollo de sus países mediante iniciativas y actitudes inspiradas en las Sagradas Escrituras!

            Y ahora que comienzan su misión, les expreso, señores Embajadores, mis mejores deseos, asegurándoles la cooperación de la Curia Romana para el cumplimiento de su función. Con este fin, invoco complacido, sobre ustedes, sus familiares y colaboradores, la abundancia de las bendiciones divinas. Gracias.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOC: LAS CRISIS CONYUGALES. 

sanchoamigo.