EDIFICIO DEL GOBIERNO. CASA ROSADA.

PRESENCIA DE LA IGLESIA  CATÓLICA EN LA ARGENTINA DE NUESTROS DÍAS.

            Estos son los puntos  que nos guiarán en el desarrollo de este tema.

1.- .Datos básicos de la nación.

2.-Las religiones en general.

3.-La Iglesia católica en Argentina : datos.

4.-El significado de estos datos.

5.-Algunos tipos de fieles en la Iglesia en Argentina en la actualidad.

6.- Reseña biográfica del Papa Francisco.

1.-DATOS BÁSICOS DE LA NACIÓN.

Nombre oficial: República Argentina

-Superficie: (incluye el sector continental e insular) 2,8 millones de km². El segundo país de América Latina por extensión territorial y el octavo a nivel mundial.

-Número de habitantes. Unos  40 millones de habitantes

-Costas: 4 986 Km.

-Límites: Noroeste: Bolivia; Noreste: Paraguay y Brasil; Oeste: Chile; Este: Uruguay y el Océano Atlántico; Sur: Canal de Beagle.

-Límites marítimos: 12 millas de mar territorial; 200 millas de zona económica exclusiva.

-División política: 23 provincias y el distrito federal (ciudad de Buenos Aires)

-Capital: Ciudad autónoma de Buenos Aires (3 millones de habitantes) – Total área metropolitana o Gran Buenos Aires: 11,5 millones de habitantes

Unidad monetaria: peso ($), dividido en 100 centavos

Idioma: (oficial): castellano

-Fiesta Nacional: 25 de mayo, Primer Gobierno Patrio y 9 de julio, Declaración de la Independencia 9 de julio de 1859 (156 años).

PIB. (nominal).Puesto 21.º Per cápita.USD 14 .7607.

2.-LAS RELIGIONES EN GENERAL.

Según estudios encargados por la Conferencia Episcopal Argentina, un 88% de los argentinos fueron bautizados como católicos romanos. Sin embargo, el porcentaje de habitantes del país que se consideraron adeptos se ubicaba entre el 69% y el 78 %..

Las Iglesias evangélicas o Protestantes con un gran crecimiento, antes del año 2001, contaban con 15.000 templos y unos 4 millones y medio de seguidores (12% de la población), Otras  estadísticas hablan de un 9,10%. y varias Iglesias ortodoxas.

El número de fieles musulmanes en la Argentina se estima entre 500.000 y 700.000, lo que representa alrededor del 1,5% de la población nacional. Del total, 160.000 viven en la Capital Federal y alrededores y el resto se encuentra diseminados por todo el país, existiendo concentraciones importantes en las ciudades de Córdoba, Mendoza, Tucumán, Rosario y Sgo. del Estero.

La comunidad judía argentina es la más grande de Latinoamérica y una de las seis comunidades judías más grande del mundo, luego de Francia, Inglaterra y Rusia.

Hoy día viven en Argentina cerca de 200.000 judíos sin embargo en los años sesenta había cerca de medio millón. concentrándose la mayoría en la ciudad de Buenos Aires y en la Provincia de Entre Ríos. También hay comunidades más pequeñas en las ciudades de Mendoza, Rosario, Córdoba y Tucumán. Argentina tiene la tercera comunidad judía más numerosa de América y una de las 4 más grandes fuera de Israel.

Existen otras minorías religiosas, entre los que se pueden mencionar confesiones minoritarias como: Testigos de Jehová, y los Mormones.

Fuera del cristianismo, entre las más relevantes se hallan el espiritismo y el budismo.

Del mismo modo existen miembros de la Sociedad Internacional para la Conciencia de Krishna, más conocida como Hare Krishna, que según un reportaje del periódico Clarín del año 2001 cuenta con 3.000 seguidores en la Argentina.

 Sin embargo en la última década, ha emergido el neopaganismo europeo, en pequeñas minorías, con varios grupos en las capitales del país, debido a la gran cantidad de descendientes europeos y europeos mismos viviendo en Argentina.  Se habla de un 9% de Ateos y agnósticos .

Creyentes en Dios pero sin afiliación religiosa: con el 2,3% . ( Cf. Wikipedia . y Conicet 2008).

CASA EN NAZARET EN TIEMPOS DE JESÚS.

3.-LA IGLESIA CATÓLICA EN ARGENTINA HOY: DATOS.

            Los sondeos de opinión se han interesado en el último tiempo por la identificación religiosa de los habitantes de Argentina: “De nuestras mediciones de opinión pública, entre mayo de 1991 y noviembre de 1997 la proporción de quienes se identifican como católicos pasa del 83% al 89% al tiempo que disminuye el de aquellos que se definen como ateos (pasa de 11% al 5%).

Del resto de los entrevistados un 4% se declara evangélico, un 1% judío y otro 1% protestante” (Graciela Romer y Asoc., 1997). Se declara católico entre un 85% y un 89% de la población, lo que representa más de 32 millones y medio de personas. “

  Las Estadísticas de la Iglesia católica, ofrecen un cuadro más pormenorizado, 1998): El 72% de los habitantes de la Argentina se bautizan, el 50% celebra la primera comunión y el 30% la Confirmación.

La asistencia dominical a la eucaristía tiene un promedio nacional de 4,9%, oscilando entre un 2% y un 8,4% según las regiones. Los católicos que dedican parte de su tiempo a actividades voluntarias o rentadas en las comunidades eclesiales representan el 39% de los que asisten a misa y sólo el 2% de los católicos en su conjunto.

         Dentro de este porcentaje, los mayores esfuerzos están destinados a actividades misioneras (19%), catequísticas (18%), juveniles (13%) y de movimientos y asociaciones (13%).

 IGLESIA DE MONJES TRAPENSES EN ARGENTINA.       

  Tiene 68 circunscripciones eclesiásticas  cada una con su arzobispo u obispo (diócesis y similares), 2.674 parroquias, 8.742 iglesias y capillas, 98 santuarios y 45 basílicas.

772 casas de religiosos, 1.803 de religiosas, 61 monasterios de clausura y 210 casa de ejercicios espirituales.

2.543 colegios, 7 universidades y 28 seminarios mayores. 455 publicaciones periódicas, 122 radios y 42 editoriales. 137 centros asistenciales, 25 centros de salud, y una amplia red de Caritas, centros de asistencia y promoción humana.

Comunidades eclesiales de base, movimientos y asociaciones laicales, grupos y servicios, Hermandades y cofradías, 223 órdenes y congregaciones femeninas (con 9.113 religiosas) y 77 masculinas. 5.648 presbíteros (3.446 del clero diocesano), 519 diáconos permanentes y 1.281 seminaristas mayores.

 4.-EL SIGNIFICADO DE ESTOS DATOS.

         Estos datos  permiten hacernos idea de la presencia de la Iglesia católica en la nación. Se trata de una presencia capilar, muy cercana a la vida cotidiana, y que entra en contacto con los niveles primarios del entramado social de millones de argentinas y argentinos.

            Esta presencia se extiende a través de amplias redes de vínculos, ideas, gestos y grupos. Es desde este marco vital que puede entenderse el peculiar influjo de la comunidad católica, tanto en los grandes acontecimientos (inundaciones, conflictos sociales, denuncias), como en las cada tanto “descubiertas” experiencias locales de respuestas a la crisis (movimientos cristianos presentes en las luchas populares, experiencias de resistencia y propuesta, acciones de mediación, etc.).

              Estas “emergencias” suelen sorprender a quienes siguen pensando a la Iglesia católica desde el imaginario de los medios de comunicación o a los que la reducen a opiniones o actuaciones aisladas de alguna autoridad eclesial.

            Se abre una discusión acerca de la “calidad evangélica” de esta presencia capilar. Para algunos, este “estar” con los más diversos sectores culturales, sociales y económicos es el modo básico de encarnación eclesial y es decisivo para el anuncio evangélico.

         En las últimas dos décadas, se habría mejorado sustancialmente la cercanía a la vida, el realismo y la inserción en los medios populares, superando la tradicional preponderancia de las comunidades católicas en las clases medias y altas del país.

                 Se valora su misión de encuentro y diálogo entre sectores. Para otros, el querer estar con todos hace que la comunidad católica se muestre indecisa, dubitativa e incapaz de opciones claras.

                En cada espacio sociocultural donde se inserta, asume las pautas del grupo correspondiente, sin lograr una crítica evangélica de ideas y prácticas. Su intento de mediación terminaría por transformarla en acomodaticia y ecléctica, buscando quedar bien parada institucionalmente.

                Dos convicciones teológicas básicas parecen latir en el trasfondo. Por un lado, el misterio de la encarnación y la tradición sapiencial; por otro, el misterio de la Pascua y la tradición profética.

 5.-ALGUNOS TIPOS DE FIELES DE LA IGLESIA  EN ARGENTINA  EN LA ACTUALIDAD.

 1.-5.- LA FIGURA CARISMÁTICA.

         La renovación carismática católica y una serie de movimientos en esa línea, son los grupos religiosos que más han crecido en los últimos veinte años.

        En Argentina  cuentan con cerca de 3.000 grupos de oración que reúnen alrededor de 50.000 personas. Pero su influjo a través de las celebraciones, campañas, medios de comunicación y música, es imposible de medir

          Se trata de un catolicismo de conversión, fruto de una experiencia de irrupción del Espíritu Santo en la vida de las personas. Este “Bautismo” provoca una actualización de la experiencia de los carismas de las primeras comunidades cristianas con sus efectos de cambio de vida, sanación física, psíquica y espiritual; descubrimiento de dones personales, paso de un catolicismo muerto a una nueva vida en Dios; una inédita experiencia de oración de los sacramentos y sacramentales, y un redescubrimiento de la misión de anunciar el evangelio y llevar hermanos a recibir los dones que Dios quiere darles.

            Resaltan: la centralidad de la experiencia, del cuerpo, de la música, del grupo y de los liderazgos carismáticos. Desarrollan una pastoral fuertemente testimonial, misionera y perseverante. Pecadores, desorientados, enfermos, presos y crecientemente sectores afectados por diversas carencias son sus destinatarios principales.

 2.-5.-LA FIGURA CRÍTICA.

           Se trata de la reconstitución y reconfiguración de una red de personas, revistas, organizaciones no gubernamentales, experiencias de militancia y compromiso cristiano, ligadas a sectores de la que fue llamada “corriente de protesta social” en los ‘60 y ‘70. Allí han ido confluyendo militantes retornados del exilio interno o externo, personas de las generaciones intermedias en búsqueda de un estilo cristiano diferente y jóvenes con preocupaciones diversas en demanda de espacios.

             Es  un tejido complejo, diverso, imposible de uniformar. Entre los grupos más representativos se pueden mencionar a los Seminarios de formación teológica, la organización Nueva Tierra y su revista homónima.

            En el campo de los agentes de pastoral están el Encuentro nacional de sacerdotes en la opción por los pobres, las comunidades religiosas insertas en medios populares y los Encuentros nacionales de comunidades eclesiales de base.

3.-5.-CRISTIANOS COMPROMETIDOS.  

                Además, el Centro bíblico ecuménico, el Grupo Angelelli y la revista Tiempo Latinoamericano. Pero, en su heterogeneidad, comparten algunos rasgos que hacen posible hablar de una cierta “figura” de cristianismo.

                 Se trata de una forma de vida evangélica que reivindica autonomía y derecho a la crítica respecto de las instancias oficiales de la Iglesia católica y sus autoridades. Insisten en la madurez, la responsabilidad, la conciencia y la libertad del cristiano. Subrayan los aspectos proféticos y críticos del cristianismo tanto respecto de la sociedad como de la Iglesia

                 Plantean una presencia  del cristianismo en el mundo por vía testimonial, de participación activa, de servicio, de promoción de la justicia y la dignidad. Reivindican lo político, aunque de diversos modos. Tienen como central al cristianismo un discernimiento de los signos de los tiempos, las coyunturas y los ciclos históricos. Tiende a crear espacios plurales que superen el encierro confesional.

 EN LA CAPILLA DEL INSTITUTO DEL VERBO ENCARNADO. ARGENTINA.

4.-5.-FIGURA TRADICIONALISTA.

             Es un estilo católico de larga tradición en Argentina. Descollante en los años ‘30 y ‘40 de la mano del nacionalismo católico, fue desplazado del centro de la escena en los ‘50.

            En el período postconciliar se mantuvo activo en sectores minoritarios pero influyentes (intelectuales, mundo educativo, fuerzas armadas). En los últimos años está viviendo una etapa de crecimiento y reorganización. Entre los grupos que hoy se destacan cabe mencionar a la Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino (Fasta) fundada por Aníbal Fósbery, op (10.000 miembros); el Instituto de Cristo Rey, fundado en Rosario por el p. José Luis Torres Pardo (20 religiosos y rama femenina) y el Instituto del Verbo Encarnado, fundado por el p. Buela y recientemente aprobado como congregación religiosa (tres ramas y 900 miembros).

            Entre sus ejes fundamentales están el reinado social de Jesucristo y la cultura católica. Con un estilo misionero, militante y combativo, buscan restaurar el verdadero catolicismo, que tuvo en la cristiandad medieval y en la hispánica sus momentos cumbres.

            La Argentina es católica por esencia y nacimiento, y la pastoral consistirá en alimentar, poner de manifiesto y, sobre todo, defender esta identidad. La modernidad plantea una doble amenaza a la que hay que responder: frente a la vida fácil, consumista y sin sentido, el heroísmo y la militancia. Frente a las nuevas colonizaciones, imperialismos y liberalismos, la Argentina católica.

             La pastoral educativa, la acción cultural, la ascesis, la entrega a la causa de la reconquista para Cristo, se unen a una mística de formación de sacerdotes, religiosas y laicos, y a la influencia sobre sectores dirigentes, para una restauración de la cultura católica en todos los órdenes.

5.-5.-FIGURA REFORMADORA.

              Se trata de una figura muy presente en el catolicismo argentino con especial influencia durante el Concilio Vaticano II y su inmediata recepción.

              Entre sus representantes actuales se destacan: la amplia red de personas y grupos reunidos en torno a la revista Criterio y la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa; el recientemente creado Centro Archidiocesano de espiritualidad y el Centro de espiritualidad Santa María, así como un conjunto de intelectuales que privilegian el diálogo entre cristianismo y modernidad.

             Es un estilo cristiano con un fuerte acento en vivir con intensidad una doble pertenencia: a la Iglesia y el mundo actual. Para ello, se busca cultivar con excelencia una intensa espiritualidad y una seria formación en las ciencias y las artes. Así, a través de un firme respeto por la autonomía de lo temporal, el diálogo y el pluralismo, se busca que el Evangelio ilumine y sea levadura de la cultura, desde el lenguaje y la lógica propia de cada ámbito de la realidad humana.

               La acción pastoral y evangelizadora tiene entre sus canales más importantes el debate de ideas y propuestas, el discernimiento cristiano y los diversos compromisos públicos en los ámbitos de la propia competencia.

           Además, buscará espacios de celebración litúrgica, oración, acompañamiento espiritual, catequesis y formación, capaces de acoger a los que viven plenamente en la cultura moderna.

            Insisten en permanecer abiertos y en diálogo con los debates y propuestas intelectuales, estéticas y éticas de los centros culturales más avanzados, en orden a discernir su aplicación a nuestras circunstancias.

6.- 5.-LA FIGURA POPULAR.

            El poder evangelizador del pueblo, la experiencia cristiana vigente en su cultura y religiosidad, se expresan de muchos modos a los que hay que escuchar, descubrir, acompañar y ayudar a organizar desde la lógica misma del mundo popular.

              La pastoral es una acción protagonizada por todo el Pueblo de Dios, por tanto sus estilos, sus acciones y sus opciones no pueden hacerse desde el horizonte de los escasos “cristianos comprometidos”, ni de los concurrentes a la misa dominical. Cientos de experiencias se inscriben en este cauce.

                  Por un lado, los grupos que, nacidos en los ‘60 y ‘70, continúan hoy: la pastoral de villas, las misiones populares, las peregrinaciones juveniles y la pastoral de santuarios. Por otro lado, han nacido nuevas experiencias como los galpones, el movimiento de columnas, los almacenes, los apoyos escolares, los chicos del pueblo, la carpa misionera, etcétera.

                Además se da la reivindicación de la potencia de resistencia del catolicismo popular, emergente en diversas protestas sociales denunciando atentados contra la vida y la dignidad.File:Peregrinación Juvenil a Pie a Luján (Argentina, 2009).jpg

PEREGINACIÓN JUVENIL AL SANTUARIO DE LA VIRGEN DE LUJÁN. ARGENTINA.      

           Una de las novedades más destacadas en este marco fue la recientemente finalizada “Visita de Jesucristo y la Virgen de Guadalupe a los pueblos de América latina y El Caribe”, una peregrinación a pie desde la basílica de Guadalupe (México) hasta el santuario de Luján, que recorrió durante ocho años los caminos de América.

 Este es un testimonio clave de la vigencia, el dinamismo y la creatividad del catolicismo popular latinoamericano en su riqueza de experiencias, símbolos, gestos, formas de vinculación y mística.

La vida del pueblo de Dios, el caminar del pueblo argentino, sus gestos, sus búsquedas, sus luchas, sus creaciones, son el ámbito privilegiado de la experiencia y el anuncio del Evangelio.

Estas distintas visiones de la realización de la misión de la Iglesia, no rompen la unidad fundamental de la misma ni en Argentina ni en el resto de los paises de mundo donde la Iglesia se encuentra presente.

(Cf.V. www.sanpablo.com.ar/vidapastoral/index.php?seccion=articulos).

6.-RESEÑA BIOGRÁFICA DEL PAPA FRANCISCO.

 El Papa Francisco  de nombre  Jorge Mario Bergoglio Sívori. Nació en Argentina, en la ciudad de Buenos Aires, un 17 de diciembre del año de 1936. Sus padres fueron Mario Bergoglio y Regina Sívori.

Fue estudiante de un seminario jesuita y fue ordenado sacerdote en el año 1969. Laboró como  profesor en la Facultad de Filosofía y Teología de San Miguel, y llegó a ser su rector de 1980 a 1986.

Fue nombrado Obispo titular de Auca y auxiliar de Buenos Aires en 1992, siendo consagrado como arzobispo de Buenos Aires en 1998. Fue nombrado cardenal de San Roberto Belarmino en 2001 por el papa Juan Pablo II. También llegó a ser Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina en el año 2005 durante 6 años.

Fue elegido como el nuevo Papa el 13 de marzo de 2013 y adoptó el  nombre de Francisco I.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOC:EL SALARIO JUSTO EN LAS ENCÍCLICAS PAPALES.

 sanchoamigo.