OPERA DE VIENA.AUSTRIA.

LA IGLESIA CATÓLICA EN AUSTRIA,AL DIA DE HOY, OCTUBRE DE 2015.

 Como dice el título el tema se va a centrar en el estudio de la situación en la que se encuentra la Iglesia católica en la actualidad, esa actualidad se puede concretar en los años que van transcurridos del siglo XXI , desde el 2000 al 2015 pero con la flexibilidad suficiente como para referirnos si así lo exige el guión a fechas anteriores.

El índice del tema será el siguiente:

1.-Algunos datos del estado austriaco.

2.-Las religiones en Austria.

3.-La Iglesia católica en la Austria de hoy: Algunos datos.Vida y actividad básica .

4.-Manifestación de la Unidad de la Iglesia de Viena con la sede apostólica: Discurso del Papa Benedicto XVI en la visita ad límina de los obispos austriacos. Discurso del Papa Francisco en la visita adlimina. Algunos aspectos críticos de la vida de la Iglesia católica en Austria.

5.- Algunos aspectos destacables de la vida de la Iglesia en Austria: La labor de Cáritas. El cuidado pastoral de la familia. Organismo para la defensa de los abusos sexuales. Ayuda a los refugiados. El servicio del patrimonio de la Iglesia.

6.-La devoción a la Virgen Patrona de Austria.

7.- Santos y Beatos actuales de la Iglesia en Austria.

 1.-ALGUNOS DATOS DEL ESTADO AUSTRIACO.

 Austria (en alemán: Österreich), oficialmente República de Austria (en alemán: Republik Österreich), es un estado miembro centroeuropeo de la Unión Europea, con capital en Viena, que cuenta con una población de 8,5 millones de personas.2

Austria limita con la República Checa y Alemania al norte, Eslovaquia y Hungría al este, Eslovenia e Italia al sur, y Suiza y Liechtenstein al oeste.

Austria no tiene salida al mar. Sin embargo, está atravesada en una parte significativa por el río Danubio, río navegable por una gran parte de su cauce y que permite a barcos de diversos tamaños transitar por los varios países ribereños hasta su desembocadura.

ALPES AUSTRIACOS.

El territorio de Austria ocupa 83.871 km² y tiene un clima predominante alpino. Solo el 32% del país está por debajo de los 500 metros de altitud, y el punto más alto es el pico Gross Glockner con 3.798 metros de altitud sobre el nivel del mar.

La mayor parte de la población habla alemán que además es el idioma oficial, pero también se hablan otros idiomas

La lengua materna de la población que prevalece es el alemán (88,6%), seguido del turco (2,3%), serbio (2,2%), croata (1,6%), húngaro (0,5%) y bosnio (0,4%).

Superficie Puesto 112.º • Total 83 871 km² .Fronteras 2.558 km

Población total Puesto 86.º 8 572 895 hab. (2014) Densidad 102,22 hab./km²

PIB (PPA) Puesto 36.º Total (2008)US$ 317.007 millones Per cápita US$ 39,647 (2007) PIB (nominal)Puesto 28.º Total (2008) US$ 371.219 millones . Per cápita US$ 44,851 (2008)

Moneda Euro 2 (€, EUR).

Según el censo publicado por Statistik Austria en el año 2001, hay un total de 710.926 extranjeros viviendo en Austria, de los cuales 124.392 hablan alemán como lengua materna (mayormente inmigrantes de Alemania, algunos de Suiza y de la Provincia autónoma de Bolzano en Italia).

El siguiente grupo más numeroso son los provenientes de la antigua Yugoslavia (240.863), la mayoría de Serbia (135.376) y Croacia (105.487), seguidos por los turcos (123.417), anglófonos (25.155), albaneses (24.446) y polacos (17.899).

Con menos de 15.000 representantes destacan los 14.699 húngaros, 12.216 rumanos, 7.982 árabes, 6.902 eslovenos (no incluida la minoría autóctona Windisch), 6.891 eslovacos, 6.707 checos, 5.916 persas, 5.677 italianos, 5.466 rusos, 5.213 franceses, 4.938 chinos, 4.264 españoles y 3.503 búlgaros.

Las poblaciones del resto de grupos cae bruscamente por debajo de las 3.000 personas.( Cf. Wikipedia. Austria )

CATEDRAL DE SA SAN ESTEBAN. VIENA.

2.-LAS RELIGIONES EN AUSTRIA.

 A finales del siglo 20, cerca del 74% de la población de Austria fueron registrados como católicos, y alrededor del 5% se consideran protestantes.

Desde la segunda mitad del siglo 20, el número de adeptos y practicantes ha empezado a declinar. Los datos de finales de 2005 de la Iglesia católica austriaca listas de 5.662.782 miembros, o el 68,5% de la población austriaca total,. Los datos de finales de 2008, publicado por la Iglesia católica de Austria muestra una reducción adicional de 5.579.493 miembros, o el 66,8% de la población austriaca total,.

IGLESIA  de Martín Lutero (Hainburg, Austria). | by Albertmruiz

La iglesia luterana también registró una pérdida de 47.904 adherentes entre los años 2001 y 2008.

Alrededor del 12% de la población declaró que no tienen religión. en el año 2001.

De la población restante, alrededor de 340.000 están registrados como miembros de diversas comunidades musulmanas, principalmente debido a la afluencia de Turquía, Bosnia-Herzegovina y Kosovo.

Alrededor de 180.000 son miembros de las Iglesias orientales ortodoxas, más de 20.000 son Testigos de Jehová activos y unos 8.100 son judíos.

La Comunidad Judía de Austria-Viena 1938 contaba con más de 200.000-se redujo a alrededor de 4.500 durante la segunda guerra mundial, con aproximadamente 65.000 judíos austriacos asesinados en el Holocausto y 130.000 emigrantes. La gran mayoría de la población judía actual son los inmigrantes de la posguerra, sobre todo de Europa oriental y Asia central. El budismo fue legalmente reconocido como una religión en Austria en 1983..( Cf. Austria – Religión – the Country-facts.comcountry-facts.com › Country › Europe › Austria).

 3.- LA IGLESIA CATÓLICA EN AUSTRIA AL DIA DE HOY OCTUBRE DE 2015.

EL CARDENAL CHRISTOPH SCHONBORN, ARZOBISPO DE VIENE Y PRESIDENTE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE AUSTRIA. DOMINICO. 

 1.-ALGUNOS DATOS.

 Austria está dividida territorialmente en dos provincias eclesiásticas con un total de nueve diócesis (dos de ellas, archidiócesis). Cuenta con un obispo castrense, con jurisdicción en todo el territorio austríaco pero solo sobre los fieles católicos en las fuerzas armadas austriacas, que además es obispo titular de Wiener Neustadt. Austria tiene también una abadía territorial sujeta directamente a la Santa Sede.

Los límites territoriales de las nueve diócesis siguen en gran parte, pero no coinciden totalmente, con los límites de los Estados federados de Austria. La más notable diferencia la presenta la Archidiócesis de Viena, que incluye la parte oriental del estado de Baja Austria (capital Sankt Pölten).

VISTA DE SALZBURGO. AUSTRIA.

1.-Archidiócesis de Salzburgo

Diócesis de Feldkirch

Diócesis de Graz-Seckau

Diócesis de Gurk-Klagenfurt

Diócesis de Innsbruck

ÓRGANO EN LA CATEDRAL DE SAN ESTEBAN . VIENA.

2.-Archidiócesis de Viena

Diócesis de Eisenstadt

Diócesis de Linz

Diócesis de Sankt Pölten

Iglesias particulares de inmediación directa con la Santa Sede.

Abadía Territorial de Wettingen-Mehrerau

Ordinariato Militar de Austria

Arzobispado de Lorch (restablecido en 1968, para el arzobispo-diplomático de la Curia romana Girolamo Prigione)

Obispado de Wiener Neustadt (restablecido en 1990, ocupado por tradición por el obispo castrense de las fuerzas armadas de Austria)

Otra área de jurisdicción de la Iglesia Católica en Austria son también el Opus Dei y la SEDE de los fieles bizantinoS en Austria

Cuenta con 34 obispos de los cuales uno es cardenal, cinco son arzobispos y dos abades-obispos.

Con cerca de 6 millones de miembros, la Iglesia Católica es la comunidad religiosa legalmente reconocida más grande de Austria.

La red pastoral incluye más de 3.000 parroquias y 8.000 iglesias y capillas, donde más de 4.000 sacerdotes y 600 diáconos permanentes realizan su servicio.

 2.-LA VIDA Y ACTIVIDAD BÁSICA DE LA IGLESIA.

 La vida de la Iglesia Católica se manifiesta en la celebración del culto, en el apostolado y en el ejercicio de la caridad.

Esta vida es promocionada por parte de sacerdotes diocesanos y religiosos, encargados de parroquias y ayudados por seglares, hombres y mujeres.

La parroquia en la religión católica es un ámbito territorial en el que los fieles reciben los cuidados que podríamos llamar de nacimiento, crecimiento y progreso en la fe y vida cristiana

En la parroquia se reciben de forma propia prácticamente todos los sacramentos, excepto el del orden sacerdotal : el bautismo como sacramento del nacimiento, el de la confirmación como sacramento del crecimiento, la eucaristía como el sacramento del alimento de la vida cristiana, el matrimonio y el sacramento de las curaciones o sacramento de la unción de los enfermos.

 LA CONFIRMACIÓN   CAPACITA  AL BAUTIZADO  PARA SE SER TESTIGO  DE LA FE POR LA ACCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO.

Para la recepción de estos sacramentos en las parroquias hay servicios catequéticos oportunos, los seglares ayudan en esos servicios especialmente en la función catequética, catequistas para la recepción de la primera comunión y penitencia, para la confirmación y matrimonio así como la educación de adultos.

La parroquia es también una fuente de acción apostólica y misionera utilizando para ello la predicación en las celebraciones litúrgicas, en los tiempos fuertes de Adviento, Navidad, Cuaresma, Pascua y Pentecostés. Las diversas Hermandades y Cofradias.

Muy importantes son también en las parroquias los llamados Movimientos Apostólicos que son asociaciones de fieles con unos fines específicos: Grupos matrimoniales, Grupos litúrgicos, Coros Parroquiales, Grupos de formación para la participación de los fieles en actividades de la vida publica:sindicales, obreros, políticos etc.

A su vez las parroquias ejercen la caridad a través de diversas instituciones presididas

            Las órdenes y congregaciones religiosas masculinas y femeninas existentes en Austria además de su actividad pastoral desarrollan a una escala significativa actividades sociales en materia de educación curricular en todos los niveles, en el sector hospitalario en la atención de caridad y ayuda a los necesitados e inmigrantes.

 OBISPOS  DE AUSTRIA  EN LA VISITA  AD LIMINA.

4.-MANIFESTACIÓN DE LA UNIDAD DE LA IGLESIA CATÓLICA DE AUSTRIA CON LA SEDE APOSTÓLICA.

 La Iglesia católica de Austria se manifiesta unida con la sede romana cabeza visible de la Iglesia Universal de múltiples formas, una muy especial es la visita que los obispos de las diócesis hacen cada cinco años a Roma, en la llamada visita ad límina.

         La visita Ad Limina Apostolorum (expresión latina que significa “los umbrales (de las basílicas) de los apóstoles”) (Pedro y Pablo), es decir, la visita a Roma.

Esta visita a la Santa Sede la realiza cada obispo del mundo cada cinco años para dar cuenta del estado de su diócesis.          El Código de Derecho Canónico habla de esta visita en los cánones 399 y 400.         

“Se conoce por visita ad limina Apostolorum la visita que tienen que hacer los obispos del mundo a Roma para dar cumplida cuenta de sus diócesis. El nombre viene del latín y significa “los umbrales de los Apóstoles”, refiriéndose a los apóstoles san Pedro y san Pablo.

El objeto de esta visita no es simplemente la peregrinación hacia las tumbas de los apóstoles, sino, por encima de todo, mostrar una adecuada reverencia hacia el sucesor de san Pedro, para reconocer de una manera palpable su jurisdicción universal, dando también cuenta de la disposición de las iglesias particulares de recibir consejos y advertencias y de esta manera estar estrechamente unidas a los miembros de la Iglesia Universal con su cabeza visible.”

A Continuación ponemos los discursos de los Papas Benedicto XVI y Francisco en las dos últimas visitas de los obispos de Austria. Ellos no sólo nos informan de la unión de la Iglesia católica de Austria con Roma sino también de algunos aspectos de la vida de las mismas.

1.-DISCURSO DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI A LOS OBISPOS DE AUSTRIA EN VISITA “AD LIMINA” Sábado 5 de noviembre de 2005.

 Estimado señor cardenal; amados hermanos en el episcopado:

La visita de los pastores de la Iglesia en Austria a las tumbas de los apóstoles san Pedro y san Pablo es una cita fija y un tiempo de verificación en el ejercicio de este oficio de gran responsabilidad. Por tanto, queridos hermanos, con gran alegría os doy la bienvenida aquí, en el palacio apostólico, con ocasión de vuestra visita ad limina.

Esta peregrinación consolida vuestros vínculos con el Sucesor de Pedro y, al mismo tiempo, permite vivir la comunión de la Iglesia universal en su centro. Precisamente durante los acontecimientos de los meses pasados pudimos experimentar la vitalidad de la Iglesia con toda su lozanía y su energía misionera mundial, en particular durante la XX Jornada mundial de la juventud en agosto de este año en Colonia.

Aunque en la Iglesia no siempre es visible el impulso espiritual, que Dios nos hace vivir en esas horas particulares de gracia, sabemos que la promesa de nuestro divino Señor y Maestro abarca todos los tiempos y todos los lugares: “He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28, 20). Por tanto, sabemos que esta presencia vital del Señor resucitado en su Iglesia se realiza y, al mismo tiempo, se actualiza a través de la celebración sacramental de su sacrificio, a través de la Comunión, en la que recibimos su Cuerpo y su Sangre, y a través de la experiencia que se nos ofrece en la adoración de su presencia real bajo el velo de las especies sagradas.

LA RECONCILIACIÓN DEL HIJO  POR LA MISERICORDIA DEL PADRE.

El “Año de la Eucaristía“, que acaba de concluirse con el Sínodo de los obispos, ha querido centrar la atención de los fieles en la fuente misma de la vida y de la misión de la Iglesia, en la verdadera cumbre hacia la que debemos orientar nuestros esfuerzos para guiar a los hombres a su Salvador y reconciliarlos en él con el Dios uno y trino.

Sobre la base de estas experiencias, ahora es necesario analizar con confianza y serenidad la situación de las diócesis austríacas, para descubrir los puntos fundamentales en los que resulta especialmente necesario vuestro empeño con vistas a la salvación y al bien de la grey, “en medio de la cual os ha puesto el Espíritu Santo como vigilantes para pastorear la Iglesia de Dios, que él se adquirió con la sangre de su propio hijo” (Hch 20, 28).

Con la certeza de la presencia del Señor afrontamos valientemente la realidad, sin que el optimismo, que nos impulsa siempre, represente un obstáculo para llamar las cosas por su nombre con total objetividad y sin idealizarlas.

Hoy suceden hechos dolorosos: el actual proceso de secularización, cada vez más significativo para Europa, no se ha detenido tampoco ante las puertas de la católica Austria. En muchos creyentes se debilita la identificación con la enseñanza de la Iglesia y así se pierde la certeza de la fe y desaparece el temor reverencial a la ley de Dios.

Con estas pocas observaciones, queridos hermanos en el episcopado, no debo recordar detalladamente los numerosos sectores críticos de la vida social en general y de la situación eclesial en particular, porque sé que son objeto de vuestra permanente solicitud de pastores. Comparto vuestras inquietudes por la Iglesia en vuestro país. Por tanto, ¿qué podemos hacer? ¿Existe un instrumento santo, que Dios ha preparado para la Iglesia de nuestro tiempo, a fin de que pueda afrontar con valentía los desafíos que encuentra a lo largo de su camino en el tercer milenio cristiano?

No cabe duda que, por una parte, hace falta una confesión clara, valiente y entusiasta de la fe en Jesucristo, que vive también aquí y hoy en su Iglesia y en el que, según su esencia, el alma humana orientada a Dios puede encontrar su felicidad. Por otra, se necesitan numerosas medidas misioneras, pequeñas y grandes, que debemos tomar para lograr un “cambio de ruta”.

Como sabéis bien, la profesión de fe forma parte de los primeros deberes del obispo. “No me acobardé de anunciaros todo el designio de Dios” (Hch 20, 27), dice san Pablo en Mileto a los pastores de la Iglesia de Éfeso. Es verdad que los obispos debemos actuar con ponderación. Sin embargo, esta prudencia no debe impedirnos presentar la palabra de Dios con toda claridad, incluso las cosas que se escuchan con menos agrado o que ciertamente suscitan reacciones de protesta y burla.

Vosotros, queridos hermanos en el episcopado, lo sabéis muy bien: hay temas, en el ámbito de las verdades de la fe y, sobre todo, de la doctrina moral, que en vuestras diócesis no se presentan de forma adecuada en la catequesis y en el anuncio, y acerca de los cuales, a veces, por ejemplo en la pastoral juvenil de las parroquias o de las asociaciones, no se afrontan en absoluto o no con el sentido en que lo entiende la Iglesia.

Gracias a Dios, esto no sucede así en todas partes. Tal vez los responsables del anuncio teman que las personas puedan alejarse si se habla demasiado claramente. Sin embargo, por lo general, la experiencia demuestra que sucede precisamente lo contrario.

No os engañéis. Una enseñanza de la fe católica que se imparte de modo incompleto es una contradicción en sí misma y, a la larga, no puede ser fecunda. El anuncio del reino de Dios va siempre acompañado de la exigencia de conversión y del amor que anima, que conoce el camino y que ayuda a comprender que, con la gracia de Dios, es posible incluso lo que parece imposible.

. Pensad de qué forma la enseñanza, la catequesis en los diversos niveles y la predicación pueden paulatinamente mejorarse, profundizarse y, por decirlo así, completarse. Para ello, podéis utilizar eficazmente el Compendio y el Catecismo de la Iglesia católica.

Haced que los sacerdotes y los catequistas empleen estos instrumentos; que se expliquen en las parroquias, en las asociaciones y en los movimientos; que se utilicen en las familias como lecturas importantes. En medio de la incertidumbre de este tiempo y de esta sociedad, dad a los hombres la certeza de la fe íntegra de la Iglesia. La claridad y la belleza de la fe católica iluminan, también hoy, la vida de los hombres. Esto sucederá, en particular, si la presentan testigos entusiastas y capaces de transmitir entusiasmo.

El testimonio claro, público y decidido de los obispos, con el cual pueden orientarse todos los fieles, y en especial los sacerdotes, a quienes debéis prestar una atención particular, y que da a todos el valor de confirmar la fe a través de su propia conducta, debe ir acompañado por numerosos detalles, a menudo aparentemente insignificantes e innecesarios, que sean eficaces públicamente.

Ya se ha hecho un gran esfuerzo para despertar la sensibilidad misionera de los cristianos de vuestras diócesis. A este propósito, pienso, por ejemplo, en la extraordinaria misión ciudadana en Viena y, naturalmente, en el Katholikentag centroeuropeo, que es un testimonio excepcional de fe católica, arraigada en los pueblos, ante la opinión pública europea.

Es necesario hacer aún más para que la Iglesia en Austria cumpla mejor su mandato misionero. En realidad, frecuentemente las medidas de administración ordinaria, como por ejemplo decisiones sabias y correctas con respecto a las personas, mejoran la situación de manera duradera.

Tanto con respecto a la asistencia a la misa dominical, como a la recepción del sacramento de la Penitencia, a menudo son de suma importancia el ejemplo y una palabra de aliento. El mandamiento del amor no sólo nos impulsa a prestar al prójimo algunos servicios sociales, sino también a ayudarle a conseguir el mayor bien: la orientación constante hacia el Dios vivo, la comunión con Jesucristo, el descubrimiento de su vocación a la santidad, la apertura a la voluntad de Dios, la alegría de una vida que, en cierto sentido, ya anticipa la felicidad de la eternidad.

Queridos hermanos en el episcopado, innumerables situaciones positivas de la vida eclesial, como por ejemplo la práctica y el redescubrimiento de la adoración eucarística en las parroquias y el rezo del rosario en muchas personas y comunidades, así como una constante colaboración entre el Estado y la Iglesia para el bien del hombre, manifiestan la imagen de la Iglesia en Austria, al igual que la gran riqueza cultural de vuestro país, tan bendecido por Dios a lo largo de vuestra historia cristiana. La chispa del celo cristiano puede volver a encenderse.

Utilizad todos estos dones donde sea posible, pero no os contentéis con una religiosidad exterior. A Dios no le basta que su pueblo lo venere con los labios; quiere nuestro corazón y nos da su gracia si no nos alejamos o separamos de él. Conozco muy bien vuestros abnegados esfuerzos y los de numerosos sacerdotes, diáconos, religiosos y laicos. Estoy seguro de que el Señor acompañará y recompensará con su bendición vuestra fidelidad y vuestro celo.

Que la Magna Mater Austriae, la amorosa Madre de gracia de Mariazell y la excelsa Virgen de Austria, cuyo santuario estimo tanto, os dé a vosotros y a los fieles de vuestro país la fuerza y la perseverancia para proseguir con valor y confianza la gran obra de una auténtica renovación de la vida de fe en vuestra patria, con fidelidad a las indicaciones de la Iglesia universal. Con su intercesión, os imparto de corazón la bendición apostólica a vosotros para las tareas de vuestro servicio pastoral, así como a todos los fieles en Austria.( © Copyright 2005 – Libreria Editrice Vaticana. Los subrayados son del autor del bloc.)

 2.-EL PAPA FRANCISCO A LOS OBISPOS DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL AUSTRIACA EN VISITA “AD LIMINA APOSTOLORUM”Jueves 30 de enero de 2014

Queridos hermanos:

Me alegra este intenso encuentro con vosotros, en el contexto de vuestra visita ad limina, porque me regala algunos frutos de la Iglesia en Austria y me permite también a mí regalar algo a esta Iglesia. Agradezco a vuestro presidente, el cardenal Schönborn, las amables palabras que me aseguran que estamos continuando juntos el camino del anuncio de la salvación de Cristo. Cada uno de nosotros representa a Cristo, el único mediador de la salvación, y hace accesible y perceptible a la comunidad su acción sacerdotal, ayudando de este modo a hacer siempre presente el amor de Dios en el mundo.

Hace ocho años, la Conferencia episcopal austríaca, con ocasión de su visita ad limina, vino en peregrinación a las tumbas de los apóstoles Pedro y Pablo y se reunió con la Curia romana para asesorarse.

En aquella circunstancia, la mayor parte de vosotros también se encontró con mi venerado predecesor Benedicto XVI, que en aquel tiempo estaba en el cargo desde hacía pocos meses.

Los años inmediatamente sucesivos se caracterizaron por la simpatía de los austríacos por la Iglesia y el Sucesor de Pedro. Esto se vio, por ejemplo, en la cordial acogida de la población, a pesar de la inclemencia del tiempo, durante la visita papal con ocasión del 850º aniversario del santuario de Mariazell, en 2007.

Después siguió una fase difícil para la Iglesia, cuyo síntoma, entre otras cosas, es la tendencia a la disminución del número de católicos con respecto a la población total de Austria, que tiene varias causas y que continúa desde hace algunos decenios. Dicha evolución no debe encontrarnos inertes, sino que más bien debe incentivar nuestros esfuerzos con vistas a la nueva evangelización que siempre es necesaria.

Por otra parte, se nota un aumento de la disponibilidad a la solidaridad: Cáritas y las otras organizaciones de ayuda reciben generosos donativos. También la contribución de las instituciones eclesiásticas en el campo de la educación y la salud es muy apreciada por todos y constituye una parte imprescindible de la sociedad austríaca.

FRANCISCANOS DE LA PROVINCIA GENERAL EN AUSTRIA.

 Podemos dar gracias a Dios por todo lo que la Iglesia en Austria hace por la salvación de los fieles y por el bien de muchas personas, y yo mismo quiero expresar mi gratitud a cada uno de vosotros y, a través de vosotros, a los sacerdotes, a los diáconos, a los religiosos, a las religiosas y a los laicos comprometidos que trabajan con disponibilidad y generosidad en la viña del Señor.

Pero no sólo debemos administrar lo que hemos obtenido y está a disposición, sino que también tenemos que trabajar y cultivar continuamente el campo de Dios para que produzca frutos incluso en el futuro.

Ser Iglesia no significa administrar, sino salir, ser misioneros, llevar a los hombres la luz de la fe y la alegría del Evangelio. No olvidemos que el impulso de nuestro compromiso de cristianos en el mundo no es una idea filantrópica, un vago humanismo, sino un don de Dios, es decir, un regalo de la filiación divina que hemos recibido en el Bautismo. Y este don es al mismo tiempo una tarea.

Los hijos de Dios no se esconden, sino que más bien llevan la alegría de su filiación divina al mundo. Y esto también significa comprometerse a vivir una vida santa.

Además, es una obligación para nosotros con respecto a la Iglesia, que es santa, como la profesamos en el Credo. Ciertamente, «la Iglesia encierra en su propio seno a pecadores», como afirmó el Concilio Vaticano II (Lumen gentium, 8).

Pero el Concilio dice, en este mismo pasaje, que no tenemos que resignarnos al pecado, es decir, «Ecclesia sancta simul et semper purificanda» —la santa Iglesia siempre tiene necesidad de purificación—.

Esto significa que debemos comprometernos siempre en nuestra purificación, en el sacramento de la Reconciliación. La Confesión es el acto donde experimentamos el amor misericordioso de Dios y encontramos a Cristo, quien nos da la fuerza de la conversión y de la vida nueva.

Y como pastores de la Iglesia queremos ayudar a los fieles, con ternura y comprensión, a redescubrir este maravilloso sacramento y hacerles experimentar precisamente en este don el amor del buen Pastor. Os ruego, pues, que no os canséis de invitar a los hombres al encuentro con Cristo en el sacramento de la Penitencia y la Reconciliación.

EN LA PLAZA DE SAN PEDRO CON UNA FAMILIA.

Un campo importante de nuestra actividad de pastores es la familia, que se sitúa en el corazón de la Iglesia evangelizadora. «En efecto, la familia cristiana es la primera comunidad llamada a anunciar el Evangelio a la persona humana en desarrollo y a conducirla a la plena madurez humana y cristiana, mediante una progresiva educación y catequesis» (Familiaris consortio, 2).

El fundamento para que se desarrolle una vida familiar armoniosa es, sobre todo, la fidelidad matrimonial. Por desgracia, en nuestro tiempo vemos que la familia y el matrimonio, en los países del mundo occidental, sufren una profunda crisis interior. «En el caso de la familia, la fragilidad de los vínculos se vuelve especialmente grave porque se trata de la célula básica de la sociedad, el lugar donde se aprende a convivir en la diferencia y a pertenecer a otros, y donde los padres transmiten la fe a sus hijos» (Evangelii gaudium, 66).

La globalización y el individualismo postmoderno favorecen un estilo de vida que hace mucho más difícil el desarrollo y la estabilidad de las relaciones entre las personas y no es conveniente para la promoción de una cultura de la familia. Aquí se abre un nuevo campo misionero para la Iglesia, por ejemplo, en los grupos de familias donde se crea un espacio para las relaciones interpersonales y con Dios, donde crece una comunión auténtica que acoge a cada uno del mismo modo y no se cierra en grupos de élite, que sana las heridas, construye puentes, sale a buscar a los alejados y ayuda a llevar «los unos las cargas de los otros» (Ga 6, 2).

La familia es, por tanto, un lugar privilegiado para la evangelización y para la transmisión vital de la fe. Hagamos todo lo posible para que se rece en nuestras familias y se experimente y transmita la fe como parte integrante de la vida diaria. La solicitud de la Iglesia por la familia comienza con una buena preparación y un acompañamiento adecuado de los esposos, así como con una exposición fiel y clara de la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio y la familia.

El matrimonio como sacramento es don de Dios y, al mismo tiempo, compromiso. El amor de dos esposos está santificado por Cristo, y los cónyuges están llamados a testimoniar y cultivar esa santidad mediante su fidelidad recíproca.

De la familia, iglesia doméstica, pasamos brevemente a la parroquia, el gran campo que el Señor nos ha confiado para hacerlo fecundo con el trabajo pastoral. Los sacerdotes, los párrocos, deberían ser cada vez más conscientes de que su tarea de gobernar es un servicio profundamente espiritual.

Es siempre el párroco quien guía a la comunidad parroquial, contando al mismo tiempo con la ayuda y la aportación valiosa de sus diferentes colaboradores y de todos los fieles laicos.

No debemos correr el riesgo de ofuscar el ministerio sacramental del sacerdote. En nuestras ciudades y en nuestros pueblos hay hombres valientes y otros tímidos, hay cristianos misioneros y otros adormecidos.

Y hay muchos que están buscando, aunque no lo admitan. Cada uno está llamado, cada uno es enviado. Pero no está dicho que el lugar de la llamada sea sólo el centro parroquial; no está dicho que el momento sea necesariamente un agradable acontecimiento parroquial, sino que la llamada de Dios puede alcanzarnos en la cadena de montaje o en la oficina, en el supermercado o en el ojo de una escalera, es decir, en los lugares de la vida diaria.

Hablar de Dios, llevar a los hombres el mensaje del amor de Dios y de la salvación en Jesucristo, es tarea de todo bautizado. Y esta tarea no sólo comporta expresarse con palabras, sino también actuar y hacer. Todo nuestro ser debe hablar de Dios, incluso en las cosas ordinarias. Así nuestro testimonio será auténtico, así será siempre nuevo y lozano con la fuerza del Espíritu Santo.

ENCUENTRO EN AUSTRIA DE LAS RELIGIONES CONVOCADO POR FOCOLARES.

Para que esto resulte, hablar de Dios debe ser, ante todo, hablar con Dios, un encuentro con el Dios vivo en la oración y en los sacramentos. Dios no sólo se deja encontrar, sino que también se pone en movimiento en su amor para ir al encuentro de quien lo busca. Quien se encomienda al amor de Dios, sabe abrir el corazón de los demás al amor divino para mostrarles que la vida sólo se realiza plenamente en comunión con Dios. Precisamente en nuestro tiempo, en el que parece que nos estamos convirtiendo en el «pequeño rebaño» (Lc 12, 32), como discípulos del Señor estamos llamados a vivir como una comunidad que es sal de la tierra y luz del mundo (cf. Mt 5, 13-16).

Que la santísima Virgen María, nuestra madre, a la que veneráis de modo particular como Magna Mater Austriae, nos ayude a abrirnos totalmente al Señor, como ella, y así seamos capaces de mostrar a los demás el camino hacia el Dios vivo que da la vida.

CONFERENCIA EPISCOPAL DE AUSTRIA.

 3.-ALGUNOS PUNTOS CANDENTES DADOS A CONOCER EN LA VISITA AD LIMINA DE LOS OBISPOS DE AUSTRIA.

 El papa Francisco ha recibido este jueves a todos los obispos austriacos en ‘visita ad limina apostolorum’, desde hace tres días y en vez de pronunciar un discurso, prefirió entregarles el texto del mismo, cuyo contenido hemos dado anteriormente.

Mons. Klaus Kung, interrogado por los periodistas de RV 105 Live, aseguró que su país se encuentra fuertemente secularizado y que es la familia lo que da esperanza a la Iglesia local.

La Iglesia en Austria ha sufrido una hemorragia de fieles, si se toma en cuenta el censo de 2001 en el que el 73,6 por ciento de la población se consideraba tal, respecto al 63,5 por ciento del 2012.

El obispo de la diócesis de St. Pölten reconoció por ejemplo que en Austria el 95 por ciento de las parejas que realizan los cursos de preparación al matrimonio ya conviven y algunos incluso ya tienen hijos. Y precisó: “Son bautizados pero no evangelizados”. Entretanto el prelado subrayó como signo positivo el hecho de que los jóvenes austríacos quieren un matrimonio de tipo tradicional, compuesto por un hombre y una mujer y para toda la vida. “¡Una bendición para la Iglesia!”, dijo.

La última visita ad límina de los obispos austríacos fue en el 2005, aunque en junio de 2009 cuatro obispos de dicho país fueron recibidos por Benedicto XVI para hablar de la crisis de la Iglesia, y del llamado a la desobediencia realizado por algunos sacerdotes y fuertes movimientos progresistas, que aunque minoritarios se han manifestado en diversas ocasiones y con gran cobertura mediática, según informó Radio Vaticano.

HELMUT SCHUELLER LIDER DEL MOVIMIENTO ” INICIATIVA DE LOS PÁRROCOS”

En el país europeo donde los sacerdotes son unos 4 mil, el padre Helmut Schueller, líder del movimiento “Iniciativa de los párrocos” declaró en el 2012: “No tememos excomuniones ni queremos un cisma, sino que la Iglesia nos escuche y dialogue”. Sus reivindicaciones van desde el celibato optativo hasta el sacerdocio femenino. Dicho movimiento nació en Austria con el “Llamado a la desobediencia”, que firmaron 329 curas.

Benedicto XVI en la visita apostólica que realizó a inicios de septiembre de 2007 a Austria, invitó a los fieles a ofrecer “su contribución, favoreciendo al mismo tiempo la penetración de los valores tradicionales del continente, impregnados de fe cristiana, en las instituciones europeas y en el ámbito de la promoción de las relaciones internacionales, interculturales e interreligiosas”.

Y tras visitar el santuario de Mariazell, corazón mariano de Austria, que ese año celebró los 850 años de su fundación, el Papa emérito alertó sobre una “teología que deja de respirar la atmósfera de la fe” porque de ese modo “deja de ser teología; acaba reduciéndose a una serie de disciplinas más o menos ligadas entre sí”, e invitó a practicar lo que definió como una “teología de rodillas”.

Y el 5 de abril de 2012 al Benedicto XVI en la misa crismal en la basílica de San Pedro, con motivo de la Semana Santa recordó que “recientemente un grupo de sacerdotes ha publicado en un país europeo una llamada a la desobediencia, aportando al mismo tiempo ejemplos concretos de cómo se puede expresar esta desobediencia, que debería ignorar incluso decisiones definitivas del Magisterio”.

E interrogó: “La desobediencia, ¿es un camino para renovar la Iglesia? Queremos creer a los autores de esta llamada cuando afirman que les mueve la solicitud por la Iglesia; su convencimiento de que se deba afrontar la lentitud de las instituciones con medios drásticos para abrir caminos nuevos, para volver a poner a la Iglesia a la altura de los tiempos”.

Y en la misa de esta mañana en Santa Marta, el papa Francisco recordó lo absurdo que significa querer amar a Cristo sin amar a la Iglesia.

 5.-ALGUNOS ASPECTOS DESTACABLES DE LA ACCIÓN DE LA IGLESIA CATÓLICA EN AUSTRIA.

 1.- LOS SERVICIOS A LOS MÁS DEBILES POR PARTE DE CÁRITAS AUSTRIA.

La Iglesia Católica hace en el campo social son un servicio insustituible a la sociedad. Su compromiso con las personas necesitadas en el país y en el extranjero está motivada por la visión cristiana del hombre: para ver en cada uno, especialmente en los más vulnerables, Jesucristo.

La Cáritas asesora, acompaña y apoya en toda Austria la gente en la vida difícil, con enfermedad o discapacidad, en la falta de vivienda, después de accidentes o desastres. Que esto puede ocurrir particularmente eficaz es también gracias a la estrecha colaboración con las 3.000 parroquias de Austria y su “Pfarrcaritas” -Referaten.

Pero aparte de la principal agencia de ayuda católica en sí parroquias, comunidades religiosas, grupos e individuos católicos a participar con ofertas sociales de ayuda a las personas necesitadas.

Estos incluyen comedores populares, así como los gastos de comida y ropa, así como la asistencia a las personas en los procedimientos de asilo, o víctimas de la trata.

CÁRITAS  AUSTRIA  EN  SUDÁN.

La ayuda de la iglesia austriaca para personas en necesidad fuera de las fronteras de Austria es de unos 100 millones de euros con los que se pueden pagar cada año proyectos de desarrollo en algunos de los países más pobres del mundo.

A este respecto podemos destacar algunos casos concretos.

En el sur de Sudán durante dos años de guerra civil. Decenas de miles de personas perdieron la vida, más y más personas están desplazadas de sus lugares de origen. “Estamos sufriendo”, dice Henry Gidudu, sacerdote de la diócesis de Rumbek, en el centro del país. “Y si usted está sufriendo, es importante que alguien se preocupe,para que usted puede conseguir de nuevo

Esta esperanza vidas Hans Rauscher de la organización proSudan y sus colegas / ayuda desde hace tiempo en el sur de Sudán. Se necesita el apoyo de los países más ricos para que los proyectos no dejen de realizarse

Bertram Gordon Kuol dice desde el Centro de Formación Profesional en Lologo. “Capacitamos a los mecánicos de automóviles, carpinteros, electricistas, ocupaciones, que se necesitan con urgencia en el sur de Sudán“.La población joven consigue una perspectiva de futuro, ya no es tan fácil ser seducidos por los belicistas, pues “Las personas que trabajan duro, no tienen tiempo para la guerra”, dice el Padre Kiri, General de la Arquidiócesis de Juba.

2.-ACCIONES EN FAVOR DE LA FAMILIA.

 El embarazo a menudo se asocia con el inminente nacimiento de un niño, pero también las preocupaciones y los temores .Sentimientos ambivalentes, conflictos de pareja, la preocupaciones que empeoran los problemas existentes …

La iglesia a través de sus expertos Iglesia ayuda en esta situación. Son conscientes de las muchas posibilidades auxiliares, aconsejan anónima y gratuitamente ; cuando es necesario y posible, el consejo también está vinculado a un apoyo económico concreto o donaciones en especie. Así que a menudo crea nuevas perspectivas tanto para la madre y el niño.

La oferta de la iglesia va desde la consultoría y servicios de información a la acción con ofertas financieras de ayuda para las mujeres embarazadas en situaciones de emergencia.

         Los centros de la iglesia ofrecen a las parejas y familias en toda Austria ayuda en cuestiones de estilo de vida, para hacer frente a situaciones familiares difíciles y en los conflictos y las crisis familiares.

.La amplia gama de ofertas que van desde la información y cursos para mantener relaciones o asesoramiento jurídico en cuestiones de familia sobre el servicio de los padres, orientación educativa, asesoramiento psicosocial y la mediación para los seminarios de preparación al matrimonio y consejos sobre la vida de la fe en la familia”.

3.-ORGANISMO PARA LA DEFENSA DE LOS ABUSOS SEXUALES.

            La Conferencia episcopal de Austria ha puesto en marcha un Centro para la defensa de las personas que han recibido abusos sexuales por parte de eclesiásticos.

            Este organismo es atendido por profesionales independientes. La protección de la defensa de las víctimas actúa como una institución de la sociedad civil en su totalidad de forma autónoma y sin recibir instrucciones.

            Los afectados pueden contactar con el Organismo bien por teléfono, correo electrónico o postal.

            Además de este Organismo , la Conferencia Episcopal ha puesto en marcha una abogacía independiente para la protección de las víctimas a raíz de las crisis de los abusos. Su tarea es, confiable, sensible y eficaz para ayudar a todas las víctimas de abuso y violencia en la iglesia y en la sociedad en Austria – a través de la educación, la adquisición de los costos de la terapia y los pagos de compensación.

4.-AYUDA A LOS REFUGIADOS.3-9-2015.

 La Ayuda para los refugiados en la diócesis de St. Pölten St Pölten, está en plena explosión. La actividad de atención aumenta continuamente con iniciativas eclesiales y parroquiales .

Más de 30 grupos parroquiales en la diócesis de St. Pölten, aproximadamente un total de 250 personas son atendidas principalmente ofreciendo asilo y acompañamiento completo

Además, aproximadamente en 15 parroquias están activas prestando apoyo a casi 300 solicitantes de asilo

.           Muchos refugiados, especialmente de las familias se encuentran en ocho y apartamentos alquilados por parroquias.

           También en la conservación en St Pölten, viven 11 refugiados, otro apartamento en la Plaza de la catedral fue adaptado para los refugiados. Muchas parroquias también ponen a disposición sus instalaciones para la celebración de cursos de alemán y otros cuidados

.           También participan los monasterios de la diócesis: Göttweig Abbey atiende a una familia Siria, dando también alojamiento a otras tres familias.

El monasterio Lilienfeld Melk ha preparado alojamiento a 12 refugiados., que son supervisados por las hermanas viven en el monasterio de Hainstetten.

Hasta 100 refugiados están alojados en casa de Stephan Horn, gestionado por Caritas. El Coordinador de refugiados de la diócesis busca constantemente lugares adecuados , de las diócesis y parroquias para dar alojamiento a muchos otros refugiados.

BIBLIOTECA DE LA ABADÍA DEL MELK. AUSTRIA.

5.-OFERTA PATRIMONIAL DE LA IGLESIA CATÓLICA EN AUSTRIA.

La Iglesia católica en Austria ofrece a los habitantes y visitantes de la nación un considerable patrimonio artístico y cultural, concretado en sus abadías, bibliotecas, museos, edificios religiosos. Solamente en lugares de culto tiene 8.000 iglesias y capillas. Entre ellas se encuentran templos valiosos artísticamente por su antigüedad, construcción y sus contenidos .

En Austria hay 30 iglesias católicas que tienen la condición de basílicas —por habérsele concedido por declaración papal— y 21 catedrales: 11 actuales, 2 concatedrales y 8 antiguas catedrales. Dos de esos templos tienen la doble condición de basílica y de catedral .Catedral de Gurk y de Klagenfurt

MONASTERIO CISTERCIENSE DE ZWETT. AUSTRIA

En cuanto a las abadías hay en Austria muy importantes abadías :Abadía de Admont, de Melk, de Garsten, de Heiligenkreuz,Abadía de Nonnberg, Abadía de Zwett.

Son famosas algunas escuelas católicas como La Escuela de la Abadía de Melk (en alemán Stiftsgymnasium Melk) es un renombrado colegio de educación secundaria (Gymnasium) en Melk, Austria. Ella está en posesión de la Abadía de Melk, un monasterio benedictino. También es la más antigua escuela Austria.

VISITANDO EL COLEGIO ESCOCÉS. AUSTRIA.

Schottengymnasium (que en alemán quiere decir: Colegio Escocés; oficialmente Öffentliches Schottengymnasium der Benediktiner en Wien) es una institución educativa privada católica con carácter público localizada en el primer distrito de la ciudad de Viena, la capital del país europeo de Austria.

La escuela fue fundada en 1807 por decreto imperial, y es considerada una de las más prestigiosas escuelas de niños en Austria.

Algunos alumnos de la escuela que se han destacado incluyen tres laureados con el Nobel, además de muchos políticos notables, artistas y científicos y además Katholische Volksschulen mit Internat (escuelas populares católicas con internado)Katholische Hauptschulen mit Internat (escuelas secundarias católicas con internado)Katholische Sonderschulen mit Internat (escuelas especiales católicas con internado).

6.-LA DEVOCIÓN A LA VIRGEN MARIAZELL EN AUSTRIA.

El Santuario de Mariazell, en los montes de Estiria, Austria, es el mas popular del centro de Europa. Recibe un millón de peregrinos al año. En él se encuentra la imagen patrona de la Austria católica.

El Pueblo de Mariazell, tiene unos dos mil habitantes, está en el corazón de Austria, a unos 160 kilómetros al sudoeste de Viena. A 870 metros de altura.

Celebró sus 850 años con la visita del Benedicto XVI el 8 de Septiembre de 2007, quien dijo: “Es uno de los símbolos del encuentro de los pueblos europeos en torno a la fe cristiana… Desde hace 850 años vienen aquí personas de diversos pueblos y naciones (…) que rezan trayendo consigo los deseos de sus corazones y de sus países….

SANTUARIO DE LA VIRGEN DE MARIAZELL .

HISTORIA

En la noche del 21 de diciembre de 1157, un monje benedictino llamado Magnus caminaba por el bosque buscando un lugar para construir un monasterio. En su camino encontró una inmensa roca que le impedía el paso.

Magnus se arrodilló a rezarle a la Virgen que lo guiara. El monje oyó un gran ruido y la roca se partió en dos, permitiéndole seguir su camino. En una rama junto a la roca Magnus dejó una pequeña estatua de madera de la Virgen. Poco después, junto con personas del area, construyó una pequeña capilla para la estatua y una celda monástica. La fama de la estatua milagrosa de la Virgen pronto se propagó.

En el siglo XIII el príncipe Enrique Ladislao de Moravia construye la primera iglesia a la Virgen en agradecimiento a su curación.

Los húngaros estaban entre los primeros en peregrinar a Mariazell. Pronto siguieron peregrinos de Croatia, Slovakia, Bohemia, Alemania y otros paises.

En 1377, Luis el Grande de Hungría, construyó la Capilla de las Gracias (Gnadenkappelle) en agradecimiento por la victoria sobre los invasores turcos. Allí se venera la estatua románica de la Virgen, envuelta siempre en un manto según la tradición.

En 1399, el Papa Bonifacio IX concede la indulgencia plenaria para la semana después de la octava de la Asunción, que se tradujo para Mariazell en un gran aumento de las peregrinaciones al templo.

En 1643, Fernando III la modificó el santuario en estilo barroco.

En 1699, Nuestra Señora de Mariazell recibía casi 400,000 peregrinos al año.

LA IMAGEN DE MARIA EN SU CAMARÍN.

En 1907, 750 aniversario de la fundación del monasterio, el Papa Pío X la constituye basílica menor y en 1908 la imagen de la Virgen, Nuestra Señora de Mariazell, recibió la corona papal.

El santuario recibió a San Juan Pablo II como peregrino el 13 de septiembre de 1983.

1990: Peregrinaciones de Acción de Gracias desde los antiguos satélites de la Unión Soviética con 25,000 participantes.

Benedicto XVI peregrina al santuario el 8 de septiembre del 2007 y celebra la misa patronal de la Natividad de la Virgen.( Cf. www.corazones.org)

.-SANTOS Y BEATOS DE AUSTRIA.

             Cercanos en el tiempo, estos cristianos son el mejor fruto de la Iglesia católica en Austria. Los reseñamos brevemente.

 1.- Santa Úrsula Ledóchowska

 En Roma, beata Úrsula (Julia) Ledóchowska, virgen, que fundó el Instituto de Hermanas Ursulinas del Corazón de Jesús Agonizante, emprendió fatigosos viajes por Polonia, Escandinavia, Finlandia y Rusia, y murió finalmente en Roma

En el mundo Julia Ledóchowska. Nació17 de abril de 1865 en Loosdorf, en el actual Austria Falleció29 de mayo de 1939 en Roma, en el actual Italia Proceso Beatificada el 20 de junio de 1983 por san Juan Pablo II

Canonizada el 2003 por san Juan Pablo II Celebración 29 de mayo.

 2.- Beato Antonio María Schwartz.

 En Viena, en Austria, beato Antonio María Schwartz, presbítero, que fundó una congregación de operarios cristianos bajo la protección de san José de Calasanz, para cuidado pastoral de principiantes y jóvenes obreros y para la defensa de sus derechos.

Nació28 de febrero de 1852 en Baden bei Wien, en el actual Austria Falleció15 de septiembre de 1929 en Viena, en la actual Austria Celebración 15 de septiembre-

3.- Beato Jakob Kern.

En Viena, en Austria, beato Jacobo (Francisco Alejandro) Kern, presbítero de la Orden Premonstratense, que, movilizado durante la guerra, fue herido en combate y, más tarde, se entregó al ministerio pastoral. Afectado por una larga y penosa enfermedad, la sobrellevó con admirable fortaleza de ánimo (1924).

En el mundo Francisco Alejandro KernNació11 de abril de 1897 en Viena, en la actual Austria Falleció20 de octubre de 1924 en Geras, en la actual Austria .

Beatificado el 21 de junio de 1998 por san Juan Pablo II.Celebración 20 de octubre Religioso de la Orden Católica Romana de Canónigos Regulares de Premonstratenses.

4.- Beato Otón Neururer.

En el campo de concentración de Buchenwald, de Turingia, en Alemania, pasión del beato Otón Neururer, presbítero y mártir, el cual, por haber convencido a una joven católica para que no simulase la celebración del matrimonio con un partidario del régimen hostil a Dios y a los hombres, y que estaba ya casado, le encerraron en la cárcel, donde, a pesar de todo, continuó ocultamente con su ministerio entre todo tipo de tribulaciones, hasta que consumó el martirio al ser colgado por los pies cabeza abajo.

En el mundo Otto NeururerNació22 de marzo de 1882 en Piller, en el actual Austria. Falleció30 de mayo de 1940 en Buchenwald, en el actual Alemania. Beatificado el 24 de noviembre de 1996 por san Juan Pablo II.Celebración 30 de mayo

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOC: EL HALLOWEEN Y LA FE CRISTIANO.

sanchoamigo.