BURUNDI, UN PUEBLO  EN EL QUE NO FALTA LA ALEGRÍA.

PRESENCIA DE LA IGLESIA CATÓLICA EN BURUNDI .SIGLO XXI.

 ÍNDICE:

 1.-Datos básicos.

 2.- La Religión en general.

3.- Presencia de la Iglesia católica en Burundi en los comienzos del siglo XXI.

4.-Algunos ejemplos de la vida de la Iglesia católica en Burundi.

 MAPA DE BURUNDI.

1.- DATOS BÁSICOS.

 1.1. Características generales.

 Nombre Oficial: Republika y’u Burundi Superficie: 26.338km² (2013 World Gazeteer estimate)

Límites: Limita al N con Ruanda, al E y al S con Tanzania y al O con el lago Tanganika, que lo separa de la República Democrática del Congo

Población: 10,5 millones (estim. Por Banco Mundial para 2014) Capital: Bujumbura (1.030.000 habitantes, EIU, 2013) Otras Ciudades: Gitega y Ngozi. Tres grupos étnicos: Hutu, Tutsi y Pigmeos, que hablan un sólo idioma y comparten la misma cultura.

Idioma: Kirundi y francés (oficiales). En algunas áreas se habla swahili. Moneda: Franco burundés .

Forma de Estado: República Presidencialista División Administrativa: Burundi se divide en 17 provincias, 129 distritos y 2638 comunas En 2000, la provincia de Buyumbura fue dividida en dos provincias, Buyumbura rural y la Alcaldía de Buyumbura.

EL RÍO RUZIZI EN EL VALLE .BURUNDI.

1.2. Geografía.

 Burundi está configurado por una altiplanicie que surcan varios ríos, entre los que se destaca el Ruvubu, y una cadena montañosa que la atraviesa por el oeste donde se abre un extenso valle recorrido por el río Ruzizi. El valle forma una gran hendidura, al norte de la cual está el lago Tanganika y al oeste el lago Kuvu. En la sierra del valle del Rift se produce la división de las aguas: el Tanganika y su afluente, el Ruzizi, alimentan la cuenca del río Congo, mientras las aguas del Kivu y otros cursos de agua se vierten en el Nilo.

1.3. Indicadores sociales.

 Densidad de población (hab/km2): 386 Índice de Gini: 33,3 PIB per cápita (dólares): 900 (según CIA World Factbook, 2014) Tasa de crecimiento anual de la población: 3,28 % (CIA World Factbook, 2015) Esperanza de vida al nacer: 60,09 años (CIA World Factbook, 2015) Tasa de fecundidad: 6,09 % (CIA World Factbook, 2015) Tasa de natalidad: 42,01 nac./1000 hab. (CIA World Factbook, 2015) IDH (valor/ puesto ranking): 0.389 / 180.

 

CATEDRAL DE NGOZI.BURUNDI.

2.-LA RELIGIÓN EN GENERAL.

Religión: Un 82,8 % de la población de Burundi es cristiana (61,4 % católica, 21,4 % protestante), un 2,5 % es musulmán, y el porcentaje restante es animista o pertenece a otras denominaciones cristianas.( (Cfwww.exteriores.gob.es/Documents/FichasPais/BURUNDI_FICHA%20PAIS.pdf).

Catedral de Cristo Rey en el sector Mushasha de Gitega

 3.- .-PRESENCIA DE LA IGLESIA CATÓLICA EN BURUNDI .SIGLO XXI.

 En Burundi existen 2 provincias eclesiásticas.

Arquidiócesis de Buyumbura. Diócesis de Bubanza. Diócesis de Bururi.

Arquidiócesis de Gitega. Diócesis de Muyinga..Diócesis de Ngozi.Diócesis de Rutana. Diócesis de Ruyigi.

            Como se indicó más arriba de una población de 10 y medio millones de habitantes , el 61,4 % son católicos. Esta presencia católica en Burundi como veremos posteriormente es muy significativa.

3.1.-UNA IGLESIA IMPLICADA EN UNA CERCANA HISTORIA DOLOROSA.

 La Guerra civil de Burundi fue un largo y sangriento conflicto armado que asoló ese país entre 1993 y 2005. La guerra civil fue el resultado de las tensiones étnicas entre los hutus y los tutsis de Burundi.

El conflicto se inició tras las primeras elecciones multipartidistas en el país desde su independencia de Bélgica en 1962 y se dio como terminando formalmente con la toma de posesión de Pierre Nkurunziza en agosto de 2005.

El número de víctimas cobradas por el conflicto asciende aproximadamente a 300.000 muertos. Tras el derrocamiento de la monarquía, Burundi se convirtió en República Presidencialista.

La Iglesia católica de Burundi no fue ajena a este conflicto. En el trecho del tiempo que va desde la independencia a la finalización de la guerra civil algunos miembros de la jerarquía se pusieron de parte de los tutsis especialmente el arzobispo de Bujumbura André Makarakiza pudiendo considerársele culpable de determinadas matanzas de hutus.

Joachim Ruhuna arzobispo de Gitega.

Pero no todos fueron como el tal arzobispo obligado a dimitir por la Santa Sede ;

sin duda, la figura más profética ha sido Joachim Ruhuna arzobispo de Gitega.

Durante las masacres de Hutus por parte del ejército tutsis en el poder en 1993 el arzobispo Ruhuna se plantó delante de los militares y no les dejó pasar a las oficinas del obispado, donde varios cientos de aterrorizados campesinos se habían refugiado huyendo de las matanzas.

Tres años más tarde, en Julio de 1996, hubo en Bugendana una matanza de 400 personas desplazadas. Esta vez las víctimas eran Tutsis y los verdugos rebeldes Hutus.                                                   

 En el funeral celebrado dos días después –del que el mismo presidente tuvo que escapar en helicóptero para no ser linchado por las iracundas masas- Ruhuna comparó a los asesinos con Caín y dijo de ellos que eran “como hijos malditos errando sin rumbo tras haber abandonado la familia, a los que la sangre de sus víctimas perseguirá”.

NUNCIO  ASESINADO EN BURUNDI.

En septiembre de ese mismo año, cuando el arzobispo regresaba de una visita pastoral a una parroquia, cayó en una emboscada de los rebeldes y fue asesinado. En total durante la guerra que asoló a este pequeño país centroafricano, 30 sacerdotes y religiosos fueron asesinados, incluyendo un valeroso nuncio irlandés tiroteado en 2003.

            En la actualidad la Iglesia en Burundi, año 2016 , es prácticamente autosuficiente por lo que respecta al número de sacerdotes, los cuales al tener tantos fieles a los que atender están volcados en la práctica sacramental.

La Iglesia tiene también un gran prestigio en lo que se refiere a la puesta en marcha de proyectos de desarrollo: escuelas, dispensarios, orfanatos, centros sociales, y un largo etcétera, aunque no faltan voces que señalan que la fuerte dependencia económica del extranjero ha menoscabado entre los laicos el sentido de la participación

( Cf Burundi. Luces y sombras de una iglesia JCR )

 

3.-2.- DISCURSO DEL PAPA FRANCISCO A LOS ABISPOS DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE BURUNDI . 5 de MAYO DE 2014.

 Subrayamos aquellos aspectos del discurso que nos pueden ayudar a la comprensión actual de la Iglesia en Burundi.

Queridos hermanos en el episcopado:

Sed bienvenidos con ocasión de vuestra peregrinación a Roma para la visita ad limina. Agradezco a monseñor Gervais Banshimiyubusa, presidente de vuestra Conferencia episcopal, las palabras que me ha dirigido en vuestro nombre. A través de vosotros, saludo a todos los fieles de vuestras Iglesias diocesanas, en particular, a los sacerdotes, religiosos y religiosas, y también a los fieles laicos comprometidos en el servicio pastoral, y a todos los burundeses. Deseo que los apóstoles Pedro y Pablo os sostengan y os fortalezcan en el ejercicio de vuestro ministerio apostólico.

En el seguimiento de Jesús, derramaron su sangre por el servicio al Evangelio; imitando su ejemplo, estamos llamados a vivir hasta las últimas consecuencias nuestra entrega al pueblo que se nos ha encomendado. Quiero recordar aquí a monseñor Michael A. Courtney, nuncio apostólico, que fue fiel, hasta el sacrificio de su vida, a la misión que se le había confiado al servicio de Burundi.

Me alegra destacar el espíritu de comunión que deseáis mantener con la Sede de Pedro. En efecto, la unidad es una condición indispensable para la fecundidad del anuncio del Evangelio. Deseo que se refuerce aún más, en un clima de confianza y de colaboración fraterna, este espíritu permitió la firma del Convenio entre el Estado y la Santa Sede en 2012.

No puedo menos de alentaros a ocupar todo vuestro espacio —y ya lo estáis haciendo— en el diálogo social y político, y a encontraros sin titubeos con los poderes políticos. Las personas que ejercen la autoridad son las primeras que necesitan vuestro testimonio de fe y vuestro anuncio valiente de los valores cristianos para conocer mejor la doctrina social de la Iglesia, apreciando su valor e inspirándose en ella para la gestión de los asuntos públicos.

En efecto, vuestro país ha conocido, en un pasado aún reciente, terribles conflictos; el pueblo burundés está muy a menudo dividido y sus heridas profundas todavía no han cicatrizado.

Sólo una conversión auténtica de los corazones al Evangelio puede inducir a los hombres al amor fraterno y al perdón, puesto que «en la medida en que Él logre reinar entre nosotros, la vida social será ámbito de fraternidad, de justicia, de paz, de dignidad para todos» (Evangelii gaudium, 180).

La evangelización profunda de vuestro pueblo sigue siendo con razón vuestra principal preocupación, ya que «para alcanzar una verdadera reconciliación (…), la Iglesia necesita testigos que estén profundamente arraigados en Cristo» (Africae munus, 34), testigos que sintonicen su vida con su fe.

Y los primeros testigos llamados a vivir esta autenticidad de la conversión son, naturalmente, los sacerdotes. Los saludo con afecto y los invito a vivir de verdad y con alegría sus compromisos sacerdotales, que expresan su entrega total a Cristo, a la Iglesia y al reino de Dios (cf. Africae munus, 111).

Por otro lado, no puedo dejar de alentaros a cuidar la formación de los seminaristas, a los que el Señor llama en gran número en vuestro país, y me alegro de la reciente apertura del cuarto seminario mayor. Además de la indispensable formación intelectual, los futuros sacerdotes también deben recibir una sólida formación espiritual, humana y pastoral. ¡Son los cuatro pilares de la formación!

En efecto, durante toda su vida, en la cotidianidad de sus relaciones humanas, llevarán el Evangelio a todos; en el ministerio sacerdotal no debe haber «un predominio de lo administrativo sobre lo pastoral, así como tampoco una sacramentalización sin otras formas de evangelización» (Evangelii gaudium, 63).

El diálogo personal que el seminarista mantiene con el Señor es el fundamento de todo itinerario vocacional. De esta fuente deberá brotar el impulso misionero del sacerdote, llamado a «salir» decididamente de sí mismo para anunciar el Evangelio (cf. Evangelii gaudium, 24).

Hoy las vocaciones son frágiles, y los jóvenes tienen necesidad de ser acompañados atentamente en su camino. Deben contar con formadores sacerdotes que sean verdaderos ejemplos de alegría y de perfección sacerdotal, que estén cerca de ellos, compartan su vida y los escuchen verdaderamente para conocerlos bien y guiarlos mejor. Sólo de este modo se puede realizar un discernimiento correcto y evitar errores desagradables.

             Por su parte, las personas consagradas dan testimonio de su fe en Jesús con toda su vida. «Son una ayuda necesaria y preciosa para la actividad pastoral, pero también una manifestación de la naturaleza íntima de la vocación cristiana» (Africae munus, 118).

REFUGIADOS EN BURUNDI JUNTO AL LAGO TANGANIKA.        

Me alegro por el admirable trabajo que las congregaciones religiosas realizan con sus obras sociales de educación y de asistencia sanitaria, y también de ayuda a los refugiados presentes en gran número en vuestro país. Manifiestan la «inseparable conexión entre la recepción del anuncio salvífico y un efectivo amor fraterno» (Evangelii gaudium, 179).

Os invito a acompañar con mucha atención la vida religiosa, desarrollada profundamente en vuestras Iglesias locales. Las numerosas comunidades nuevas que se están formando necesitan vuestro discernimiento atento y prudente para garantizar una sólida formación a sus miembros y acompañar los cambios que están llamadas a vivir con vistas al bien de toda la Iglesia.

         Numerosos laicos, a través de múltiples movimientos y asociaciones, colaboran con generosidad en las obras sociales. Es oportuno reforzar continuamente esta fructuosa e indispensable colaboración entre las diferentes fuerzas eclesiales, con espíritu de solidaridad y de comunión, de modo que el pueblo cristiano en su conjunto sea misionero en Burundi.

La formación, tanto humana como cristiana de los jóvenes, es clave para el futuro del país, en el que la población se renueva rápidamente; sé que es una de vuestras prioridades.

           En un mundo en vías de secularización es necesario dar a las nuevas generaciones una visión auténtica de la existencia, de la sociedad y de la familia. Os exhorto a perseverar aún en la obra educativa que ya realizáis de modo apreciable: el número de escuelas católicas es notable y la enseñanza impartida, cualificada. Haced todo lo posible para que, en todos los niveles, los mismos formadores estén firmemente arraigados en la fe y en la práctica del Evangelio.

A LOS OBISPOS.

No dudéis en trabajar para que el mayor número posible de jóvenes se beneficie del anuncio de la fe, incluso en las escuelas públicas; que la Iglesia también esté presente en la enseñanza superior y en las universidades, para sensibilizar sobre los valores cristianos a los responsables de la sociedad futura, a fin de que esta sea más humana y más justa.

Queridos hermanos, vuestro país ha vivido una historia reciente difícil, marcada por la división y la violencia, en un contexto de gran pobreza que, por desgracia, persiste.

A pesar de ello, los esfuerzos valientes de evangelización realizados mediante vuestro ministerio pastoral dan abundantes frutos de conversión y reconciliación. Os invito a no perder la esperanza y a ir adelante valientemente, con renovado espíritu misionero, para llevar la buena nueva a todos los que aún la esperan o tienen más necesidad de ella, a fin de que conozcan finalmente la misericordia de Dios.

Os encomiendo a todos vosotros, así como a vuestros sacerdotes, a las personas consagradas, a los catequistas y a los fieles laicos de vuestras diócesis, a la protección de la Virgen María, Madre de la Iglesia, y os imparto de todo corazón la bendición apostólica.(© Copyright – Libreria Editrice Vaticana).

4.-ALGUNOS EJEMPLOS DE LA VIDA DE LA IGLESIA CATÓLICA EN BURUNDI.

 4.-1.- ULTIMÁTUM DE LA IGLESIA CATÓLICA AL GOBIERNO ENTRE RUMORES DE GOLPE DE ESTADO.13 MAYO 2015.

 Manos Unidas ha podido confirmar que el presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, ha sido destituido de su cargo por el antiguo jefe de los servicios secretos de Burundi, el general Godefroid Nyombare. El motivo de este golpe ha sido la intención de Nkurunziza de presentarse a un tercer mandato cuando la constitución de Burundi lo prohíbe expresamente.  

El descontento de los burundeses había quedado patente, sobre todo en Bujumbura, la capital, donde en las últimas dos semanas, los enfrentamientos entre los opositores al gobierno de Nkurunziza y las fuerzas de la policía se han saldado con numerosas víctimas y cientos de detenidos. Según diversos medios, esas calles, que hace tan solo unas horas albergaron la última protesta contra el presidente, son escenario, ahora, de manifestaciones de júbilo.

La irregularidad en esta convocatoria de elecciones, previstas para junio, ha sido también el detonante del ultimátum que los obispos católicos dirigieron al presidente recientemente depuesto.

Una Iglesia que, como nos relataba recientemente uno de nuestros contactos en Burundi “Ha sabido ser en medio de las tribulaciones una “experta en reconciliación y respeto de la dignidad de cada hombre”.

“Por eso, con valentía, los Obispos de Burundi escribieron un mensaje pidiendo al Presidente de Burundi que no se presentara como candidato, avasallando la constitución admitida por todos.

Lo que pedían era respetar el pueblo burundés reflejado en su constitución. Y a este mensaje añadieron una petición de nueve días de oración en todas las parroquias.

 4.-2.-VISITA DE UN OBIPO DE BURUNDI A UN MONASTERIO DE MONJAS EN ESPAÑA.Publicado el viernes, 25 de mayo de 2012.

 Nos hemos visto gratamente sorprendidas por la visita de un obispo del país africano de Burundi, el Exmo. Mons. Simón Ntanwana. Tuvimos ocasión de agasajar a dicho obispo y dos de sus sacerdotes en nuestro monasterio. Además pudo compartirnos sus deseos, inquietudes y peticiones a la Vida Contemplativa. Nosotras, llamadas a la solidaridad con la Iglesia universal, nos hacemos cargo de sus oraciones desde nuestra pequeña “ecclesiola” cisterciense.  

Aprovechando la celebración de las órdenes menores de dos de sus seminaristas, Timoteo y Eliseo, estudiantes de paso en la Facultad de Teología de Burgos, Mons. Simón accedió a la invitación que nuestra comunidad le dio a través del P. Néstor, nuestro capellán, que también ultima su tesis en dicha facultad.

 MONJAS DEL MONASTERIO DE VILLAMAYOR .

Tras la comida en compañía del P. Néstor, de otro sacerdote de Burundi (también estudiante de teología) y de los huéspedes que esos días estaban en la hospedería, pudimos entrevistarnos con él.

MONASTERIO DE VILLAMAYOR.

Nuestra pregunta acerca de qué espera de nosotras como monjas contemplativas y cristianas que- desde la retaguardia- deseamos colaborar en su ministerio, fue largamente respondida por Mons. Simón.

Empezó por remarcar cuánto espera de las contemplativas. Y no se ahorró ningún esfuerzo en invitarnos a nosotras y a toda congregación de vida contemplativa a fundar en su país. Actualmente no cuentan más que con una comunidad de salesas en todo el país. El resto de vida religiosa es fundamentalmente apostólica.

Entre otras noticias que nos trajo de su país y de su diócesis, nos contó cúan enraizada y viva tienen la fe sus feligreses. Burundi es un país con una presencia católica superior al 70% de la población, y estamos hablando de una vida cristiana comprometida, no tan solo reflejado a nivel de estadísticas.

Durante la década de los 80, en menos de dos años fue expulsada toda presencia religiosa extranjera de su país. No quedó ni un solo misionero o sacerdote, ni religiosas. Eso no amilanó a los cristianos burundeses, sino que se crecieron y tomaron las riendas de la vida de la Iglesia, apoyando a los sacerdotes nativos en su pastoral; colaborando en las diferentes actividades catequéticas, celebraciones, etcétera.

Han tenido que hacer frente a la hostilidad del integrismo musulmán de los países limítrofes, y combatir el mal que propaga en el seno de la Iglesia la presencia y proliferación de sectas.

APERTURA DE LA PUERTA SANTA.

Actualmente Mons. Simón pastorea la diócesis de GITEGA, cuyas parroquias convocan y dirigen la Buena Nueva del Evangelio cada Domingo a una media de 40.000 feligreses. Tiene por ello, como una de las primeras necesidades a nivel diocesano, construir nuevas parroquias, de forma que puedan atenderse mejor a los feligreses, reduciendo la atención a 30.000 personas.

También ve necesaria la formación. Es necesario en estos momentos elevar el nivel teológico, tanto de religiosos como de seglares que están altamente comprometidos con la misión de la Iglesia pero que adolecen de medios de instrucción.

Su Iglesia es asombrosamente fecunda. Reciben constantemente nuevos vocacionados y tienen noticia de jóvenes burundesas que se trasladan a otros países para ingresar en institutos de vida contemplativa y religiosa.

Fue muy grande el testimonio que nos transmitió de la entrega generosa que están haciendo de sus propios sacerdotes y consagrados, incluso teniendo ellos tanta necesidad de ellos. Para más inri, nos compartió que entre otros objetivos que se ha marcado su diócesis está, ni más ni menos, que la arriesgada empresa de asegurar una mayor presencia cristiana católica en aquellos países de África de mayoría musulmana. Así lo están haciendo ya en el Chad, donde ya han enviado un total de 40 personas, entre sacerdotes y consagrados, y esperan enviar a más en próximas fechas.

No han olvidado tampoco a las Iglesias occidentales que en su día misionaron sus tierras y les llevaron la fe. Por ello, con ánimo de saldar la deuda contraída con ellos, están enviando sacerdotes a varios países europeos.

Nos contaron que ya han enviado cuatro sacerdotes a diferentes diócesis de Francia, otros tres repartidos por Italia, y a España ha llegado uno que está en la diócesis de Tarazona.

Siguen agradeciendo la ayuda que reciben de Europa, a través de convenios de formación teológica con diferentes diócesis. Tienen a varios sacerdotes y seminaristas repartidos por Francia, Italia, y en España están estudiando en los seminarios de Toledo y Burgos. Nosotras damos fe de ello, pues por nuestro monasterio han pasado varios sacerdotes y seminaristas de Burundi, y como hemos explicado al principio, nuestro capellán, el P. Néstor está colaborando en nuestra diócesis de la Arlanza , mientras se beneficia de un tiempo de estudio más intenso en la Facultad de Teología burgalesa.

¿Qué queréis que añadamos?

Un fuerte ¡OLE! por Mons. Simón Ntanwana y todos los que como él, desde tierras africanas con una Iglesia joven y muy viva, nos dan ese testimonio de solidaridad y unidad con el resto de las Iglesias de Cristo diseminadas por la vieja Europa. (Cf.www.monasteriodevillamayor.com/es/contenido/?iddoc=220).

CENTRO CULTURAL SANTA  TERESA DE ÁVILA

4.-3.- BENDICIÓN E INAUGURACIÒN DEL CENTRO CUTURAL TERESA DE ÁVILA EN MAKEBUKO- GITRGA. 06/08/2015.

           Fue en julio de 2012 cuando los alumnos de Makebuko (Gitega-Burundi), que reciben una ayuda escolar anual de la Fundación Barceló, solicitaron una biblioteca y una sala de lectura en su comunidad rural, donde, a pesar de la presencia de muchas escuelas de primaria y de secundaria, hasta ahora no existía ningún Centro cultural.

Siempre con la confianza en Santa Teresa, estos jóvenes han perseverado, también porque contaban con el apoyo del padre A.M. Zacharie Igirukwayo y de Mons. Simon Ntamwana, arzobispo de Gitega, que han visto de buen grado esta iniciativa y la han puesto manos de los bienhechores, entre los cuales citamos: Calawi (España), Obra Máxima de la OCD de la Provincia de Navarra, la diócesis de Wurzburg, OPAM (Roma) y las monjas carmelitas de Rapallo.

Aunque al edificio aún le faltan algunos muebles, ya ha sido bendecido pasado viernes 31 de julio de 2015. La ceremonia fue presidida por Mons. Simón Ntamwana, arzobispo de Gitega, que contó con la compañía de un gran número de sacerdotes carmelitas descalzos de Burundi y Ruanda, los sacerdotes que sirven en la parroquia de Makebuko, dos sacerdotes nativos de Makebuko, el sacerdote formador de la parroquia, y fieles parroquianos. También había muchos jóvenes que han sido o están siendo ayudados por la fundación Barceló. 

También asistieron a la ceremonia los directores de las escuelas de la zona que han acompañado a los alumnos, representantes de las autoridades locales, oficiales de seguridad y todos los que de un modo u otro colabora en la buena marcha de este proyecto educativo.

En sus diferentes intervenciones, el arzobispo de Gitega felicitó a los jóvenes por sus ideas positivas; también agradeció a los padres carmelitas descalzos el apoyo y a las autoridades locales su aportación para que el proyecto llegase a buen fin. Fue un auténtico día de fiesta para los jóvenes y para todos los que han visto la verdadera utilidad de esta sala en Makebuko. El arzobispo Mons. Simon Ntamwana, expresó su deseo de ver cómo el centro cultural de los carmelitas descalzos de Burundi crece gradualmente hasta convertirse en un lugar que irradie sabiduría y buenas bases pedagógicas en toda aquella zona.

El Centro Cultural de Santa Teresa de Ávila de Makebuko (Gitega-Burundi), que ya cuenta con un programa inicial de actividades, estará abierto para todo el mundo, tanto jóvenes como mayores. (www.ongcarmel.net/es/noticia/bendicion-e-inauguracion-del…burundi/402-)

 

COMUNIDAD CARMELITANA EN GITEGA. BURUNDI.

4.-4.-APERTURA DE UNA CASA DE ESPIRITUAIDAD CARMELITANA.

 Los Carmelitas Polacos están en Burundi desde 1971. Con el país vecino de Rwanda forman la Delegación Provincial de Cracovia.

En Burundi tienen la parroquia misionera de Musongati y la casa de formación de Bujumbura. Tras 35 años de presencia en el país, han creído llegado el momento de abrir una casa de espiritualidad al servicio de la iglesia de Burundi en Gitega, en el centro de la república.

           La ciudad cuenta con un buen número de comunidades religiosas y de escuelas secundarias. La comunidad conventual servirá también como casa de acogida y de primer discernimiento para las vocaciones al Carmelo, que hasta el presente no han sido numerosas. Tenemos sólo cuatro sacerdotes de Burundi.

Los Carmelitas han perseverado con valentía en las vicisitudes del pasado y sobresaltos políticos de este sufrido país africano, con sana esperanza de una paz que tarda en afianzarse y parece permanecer incierta.

Cf. www.carmelitasdescalzos.com/ampliar-noticia/casa–de–espiritualidad–en—burundi.).

PEREGRINOS EN EL SANTUARIO DEL MONTE SIÓN. BUJUMBURA.

4.-5.-MARIA DESPLEGA SU MANTO PROTECTOR EN EL SANTUARIO DEL MONTE SIÓN EN BURUNDI.

En esos inicios difíciles, Maria se mostró como madre protectora y triunfadora. Ella desplegó su manto protector sobre todos sus hijos y sobre su «ikirimba». ¡Cuántas veces hemos pasado por momentos difíciles! ¡Cuántas veces hemos pensado que ese sería nuestro último día! ¡Cuántas veces hemos pensado que todo terminaría con el Monte Sion! ¡Cuántas veces las balas y las bombas cruzaron por nuestra iglesia y nuestro pequeño Santuario! Cuántas veces … cuántas veces…

Sí, quien dudara no necesitaría más que venir para que se le cuenten las maravillas que el Señor ha hecho por nosotros. Sí, hemos tenido siempre esta impresión, o mejor dicho, certeza de la fe que la Virgen Maria había extendido su manto protector sobre el Monte Sion de modo que se neutralizaran todas las flechas incendiarias del demonio, como también las balas de los malhechores.

En el combate espiritual, la Virgen Maria desempeña un rol importante, su manto sirve de “protección antiaérea”. Sí, estamos convencidos, la Santa Virgen Maria nos protegió y nos guardó hasta el día de hoy. Ella no solamente nos protegió contra los peligros, ella hizo algo más, hizo que sus “ikirimba” hayan florecido, atrayendo a muchos corazones jóvenes y brindándoles muchas gracias. Ella se mostró verdaderamente eficaz en todo. ( Cf. http://www.archiv.schoenstatt.de/news2007/11/7t1195sp-bdi-sanctuaire-bujumbura.php).

 QUIZÁS TAMBIéN LE INTERESE DEL BLOG: ESTADOS UNIDOS NÚMERO UNO EN RIQUEZAY ZAMBIA NÚMERO UNO EN POBREZA.

 sanchoamigo.