TALLÍN. ESTONIA.

EL PEQUEÑO RESTO DE LA IGLESIA CATÓLICA EN ESTONIA EL SIGLO XXI.

 Puntos del tema:

1.-Datos básicos.

2.- La religión en general en Estonia.

3.-Algunos datos de la Iglesia católica en Estonia.

4.- Habla Monseñor Philippe Jourdan Arzobispo de la Iglesia católica en Estonia.

5.- Discurso del Papa Francisco a los obispos de Lituania y Estonia en vista ad Limina del 2015.

6.- La Iglesia católica de rito oriental en Estonia.

7.- Apuntes para una historia de la Iglesia católica en Estonia.

 1.-DATOS BÁSICOS.

 1.1. Características generales

Nombre oficial: República de Estonia. Superficie: 45.226 km2 Límites: Estonia limita al sur con Letonia, al este con Rusia y al oeste y al norte con el mar Báltico y los Golfos de Riga y de Finlandia, respectivamente. Población: 1.315.944 (1.1.2016). 1500 personas menos que en 2015 en una tendencia que se mantiene durante los últimos años de decrecimiento de la población, aunque el descenso se ha moderado en el 2015. Capital: Tallin (423.420 habitantes) (1.1.2016). Otras ciudades: Tartu (93.687 habitantes), Narva (64.667 habitantes); Pärnu (42.435 habitantes); Kohtla-Järve (38.656 habitantes). Idioma: Estonio (lengua oficial) y ruso.

Moneda: Euro = 100 céntimos. Forma de Estado: República parlamentaria. División Administrativa: Estonia está dividida en 15 provincias (maakond), con 194 municipios rurales y 33 ciudades, además de aquellas con régimen especial (Tallin, Tartu, Narva, Kohtla-Järve, Pärnu y Sillamäe). Nº Residentes españoles: 939 (20.10.2016), según el Registro Civil Central (Ministerio del Interior estonio). Nº Residentes españoles registrados en la Embajada: 159 (20.10.2016).

LAGO ESTONIA.

 1.2. Geografía

Estonia pertenece a la llanura europea oriental, siendo un terreno llano y bajo, con una altura media sobre el nivel del mar de 50 m. Existen alrededor de 1.200 lagos que ocupan una superficie total de 2.015 Km.; hay 10 ríos con una longitud superior a los 100 Km.; y el 22 % de la superficie de Estonia está cubierta por tierras húmedas y pantanosas. El territorio de Estonia está situado en el norte de la zona de bosque mixto, cubriendo los bosques el 52 % de la superficie.

EDUCACIÒN EN NUEVAS TECNOLOGIAS.

 1.3. Indicadores sociales .

 Densidad de población (hab/ km2) (2016): 29.09 Renta per cápita (euros) (2015): 15.564,3 Coeficiente GINI (2014): 0,356 Tasa de alfabetización (%) (2015): 99,8 Tasa de natalidad (2015): 10,58 Tasa de mortalidad (2015): 11,59 Tasa de mortalidad infantil neonatos (2015): 2,3 Esperanza de vida (años) (2014): 77,16 Crecimiento de la población (%) (1.1.16): -0,1 Fuentes: http://www.stat.ee; http://www.unicef.org; http://epp.eurostat.ec.europa.eu

IGLESIA DEL ESPIRITU SANTO EN TALLIN . ESTONIA.

2.-LA RELIGIÒN EN GENERAL.

 La población estonia es mayoritariamente no practicante. En el último censo de población (2011), sólo el 29% de la encuestados se declararon practicantes religiosos, dato que no experimentó gran variación desde el censo anterior (2000) El 54% de las personas expresamente señalaron que no practican ninguna religión. Las religiones con mayor representación son la Iglesia Ortodoxa Rusa y la Iglesia Evangélica luterana (15% y 10% de la población, respectivamente). Existe también una pequeña representación de otros grupos (católicos, judíos, metodistas, baptistas).

Cuando recientemente se le preguntó a los estonios si la religión jugaba un papel importante en sus vidas, sólo el 20% respondió afirmativamente. Un resultado que sugiere que, estadísticamente, es el país menos religioso del mundo.

Las calles barridas por el viento de Tallinn ofrecen una imagen engañosa de la religiosidad de Estonia.

Torres de iglesia decoran el barrio antiguo, las campanas resuenan los domingos y en las iglesias suenan canciones mientras los visitantes entran a los templos.

Una segunda mirada más aguda revela que la mayoría de esos visitantes son turistas.

Cuando un domingo asistí a la iglesia luterana más grande de la ciudad, me di cuenta que casi todos los congregantes resultaron ser de Holanda.

AUNQUE NO FALTA UN POBRE QUE DECORE LAS PUERTAS DE ESTA IGLESIA PRECIOSA.

Sólo un grupo de personas de pie en la parte de atrás, 15 como mucho, era la suma total de los estonios.

Como el decano de la iglesia, Arho Tuhkru, lo explica, no es un problema nuevo: “La gente es creyente, pero no quieren pertenecer a la iglesia. No tenemos la tradición de la familia entera asistiendo a misa”.

Para algunos, los símbolos nacionalistas son más importantes que las iglesias.

A pesar de que la iglesia luterana es la más importante en Estonia, sólo representa el 13% de la población, según el reverendo Tuhkru.

Incluso hay cifras más reveladoras: menos de uno de cada cinco estonios aseguran que la religión juega un papel importante en sus vidas.

Es una tendencia visible en todos los estratos de la sociedad. Incluso en las escuelas la religión no aparece en el plan de estudios.

En vez, en las clases de historia, los alumnos aprenden sobre las olas de la invasión lideradas por alemanes y daneses que trajeron el cristianismo al país. Se muestra como una fe de los colonizadores rechazada por la mayoría.

“Creo que una de las principales razones por las que hoy en día podemos hablar de Estonia como una sociedad secular es que la identidad nacional y la religiosa no se superponen“, comenta Ringo Ringvee, consejero del departamento de asuntos religiosos de Estonia.

Otro problema es el idioma. Muchos estonios no entendieron el lenguaje de los misioneros que vinieron a predicar.

LOS MISIONEROS RUSOS SIEMPRE HABLARON EN RUSO.

“Los luteranos hablaron en alemán”, señala Ringvee. “Los rusos ortodoxos vinieron en el siglo XIX hasta principios del XX y siempre hablaron en ruso”.

Con el establecimiento de la Iglesia Ortodoxa Estoniana en los años ’20 (sus líderes miraron más hacia el patriarcado en Constantinopla que hacia Moscú) los servicios religiosos empezaron a realizarse por estonios, aunque para 1940 la Unión Soviética invadía y anexaba a Estonia a su bloque.

OCUPACIÓN DE LOS SOVIÉTICOS DE LOS PAISES BÁLTICOS.

Durante casi todo el período de los soviéticos, que terminó en 1991, se prohibió el culto público. Mientras que en otros países ex soviéticos hubo un inmediato resurgimiento de la cristiandad poco después de la independencia, el fenómeno nunca realmente sucedió en Estonia.

Es una cadena de eventos lo que alejó a la mayoría de los estonios de Dios, pero eso no significa que no crean en nada.

Aigar Piho es un orgulloso pagano que dice que su religión es “Maausk”.

Viajé a unos 300 kilómetros de Tallinn para conocer en el bosque a un grupo de amantes de la naturaleza, o adoradores de la naturaleza, como se les suele llamar.

“Somos paganos“, comenta Aigar Piho, padre de ocho niños del pueblo de Rouge en el sur de Estonia.

Sentado en un tronco en el claro del bosque me explica que su dios es la naturaleza. “Debes tomarte un tiempo, sentarte y escuchar”.

RELIGIÓN MAAUSK Y CULTO A LOS ÁRBOLES.

Como muchos estonios, Aigar es espiritual. Define su religión como Maausk, una forma de espiritualidad de la naturaleza en la que los árboles y la tierra son objetos apreciados que tienen poderes.

Aigar explica que su lugar como pagano es el bosque, sin ningún tipo de ceremonia, rutina o texto religioso. Es difícil decir que se trata de una religión organizada.

Su hija, Kotre de 22 años, interrumpe la conversación para decir que la mayoría de ellos afirma ser maausk, pero sin entrar en detalle. “Sólo sabemos que es estar en armonía con la naturaleza y con nuestras almas”.

Me invitan a un festival de verano con Aigar y su familia en la que bailan alrededor de una gran fogata, suben a un columpio gigante y cantan canciones.

Las niñas recogen flores y hacen coronas, las cuales, de acuerdo con creencias ancestrales, las jóvenes deben poner debajo de sus almohadas en la noche con la esperanza de que les traigan un esposo.

Tradiciones como estas están muy incrustadas en la cultura: mucho más del 50% de los estonianos aseguran creer en un espíritu o fuerza de vida, aunque poco definido.

Sin embargo, en la antigüedad se encuentra concordancia con estas creencias.

“Normalmente tienen su origen en el folklore de los siglos XIX y XX”, dice Tonno Jonuks, un arqueólogo especializado en la religión prehistórica en Estonia.

“Es algo en que creyeron y practicaron. No es de tiempos medievales o antes del cristianismo“.

Otros, que no están de acuerdo con la postura del experto, fundaron una organización basada en lo que describen como calendarios ancestrales rúnicos que datan de siglos atrás.

Maavalla Koda cuenta con unos 300 o 400 miembros. Entre ellos está Andres Heinapuu y su hijo Ott.

Para ellos, la espiritualidad de la tierra es algo intensamente personal. Se trata de cómo te relacionas con los seres vivientes que te rodean.

El árbol no tiene oídos. Pienso en voz alta sobre una cuestión delante del árbol y entonces, de alguna forma, siento que me envía la respuesta”

Le pregunté si realmente mantenía conversaciones con el árbol. “Por supuesto”, me responde.

( Cf. www.sopitas.com/120896-estonia-el-pais-menos-religioso-del-mundo)

CATEDRAL DE SAN PEDRO Y SAN PABLO EN TALLIN.

 3.-ALGUNOS DATOS DE LA IGLESIA CATÓLICA EN ESTONIA.

En Estonia hay una pequeña comunidad de fieles católicos atendido por un arzobispo perteneciente al Opus Dei.

Hay seis mil católicos en la actualidad los años 70 había cinco o seis católicos por lo que se puede decir que se han “multiplicado casi por mil”.15 sacerdotes los atienden y 20 religiosas que llevan dos escuelas católicas del país.

Tiene dos iglesias que subsistieron tras la época de la Unión sovietica una de ellas, la de Tartu, gracias a un carnicero polaco. “La Iglesia se quedó abierta por una persona, un carnicero polaco al que luego la Santa Sede condecoró.

La Iglesia Católica tiene un papel “positivo”, de “puente” en una Estonia donde falta “integración” de esas dos mentalidades muy diversas, la estonia y la rusa. En esta línea, ha destacado un programa que lanzó Cáritas en el país para que niños rusófonos del norte fueran a pasar las vacaciones con familias del sur de Estonia.

4.-HABLA MONSEÑOR FHILIPPE JOURDAN ARZOBISPO DE LA SITUACIÓN DE LA IGLESIA CATÓLICA EN ESTONIA.

Tras las décadas del frío invierno soviético, la Iglesia católica en Estonia está resurgiendo. Prueba de ello es la ordenación de su primer obispo tras la segunda guerra mundial, monseñor Philippe Jourdan. De origen francés aunque habla perfectamente la lengua oficial de Estonia. Pertenece al Opus Dei. El anterior arzobispo católico residente en Estonia fue monseñor Eduard Profittlich S.J., martirizado en 1942 en el campo de concentración soviético de Kirov.

1.-¿Cuáles son los principales desafíos para la Iglesia católica en Estonia?

Monseñor Jourdan: En cierta medida, todo es un desafío para la Iglesia católica y para el cristianismo en general en un país como Estonia. Después de varios siglos de prohibición o limitaciones, la Iglesia sólo pudo reanudar libremente su actividad en los años veinte del siglo pasado, actividad que fue rápidamente aplastada por la invasión soviética.

Después de quince años de libertad, pero también de una fuerte influencia materialista llegada de Occidente, tan sólo el 30% de los estonios se consideran creyentes, y una pequeña parte católicos.

Pero para nosotros esto podría ser también una oportunidad. El cristianismo en los Países Bálticos ha sufrido siempre por ser considerado como importado y, en cierta medida, impuesto por una potencia ocupante, ya fuera Alemania, Suecia o Rusia. La situación actual no se parece en nada a la de la Edad Media, recuerda más bien a la de los primeros cristianos del Bajo Imperio Romano. Nosotros también somos una pequeña minoría, en medio de una sociedad muy secularizada y apresada por la duda y todo tipo de miedos.

Nos corresponde mostrar que el cristianismo no se impone con la espada y el fuego, como decía una cierta propaganda, sino con el amor y la paz.

2.-¿Cómo son las relaciones con el resto de las confesiones cristianas?

 Monseñor Jourdan: La Iglesia católica forma parte del Consejo de las Iglesias de Estonia, del que actualmente soy vicepresidente. Tratamos de ofrecer un testimonio común de vida cristiana. De hecho, mi lema episcopal, inspirado en las obras de san Josemaría, «Omnes cum Petro ad Jesum per Mariam», quiere recalcar las posiciones que tenemos en común con los protestantes y los ortodoxos, la búsqueda de Cristo, el amor por su Madre, así como el deseo todavía no realizado de que seamos un día un solo rebaño con un solo pastor.

SEDE DEL GOBIERNO DE ESTONIA.

3.-¿Cómo ha sido acogida la noticia de su ordenación episcopal por las autoridades del país?

Monseñor Jourdan: Ha superado todas mis expectativas. El presidente de la República, su predecesor, el primer ministro y varios ministros nos honraron con su presencia. Y creo que esta presencia era sumamente significativa.

El diario principal del país se atrevió a decir que se traducía en una «expectativa» del pueblo estonio. Pidamos a Dios que esta expectativa crezca y que sepamos responder a ella.

Lo más extraordinario fue la reacción de muchas personas, católicas y también luteranas, ortodoxas o sin religión, una reacción llena de cariño y de alegría por el hecho de que finalmente hay un obispo católico residente en Estonia después de setenta años. Esta consagración ha sido un signo de una esperanza cristiana viva y entusiasta. Es lo que ha impresionado más profundamente a la sociedad estonia.

4.-¿Cómo es posible testimoniar a Cristo tras décadas de adoctrinamiento ateo?

Monseñor Jourdan: Ante todo gracias al heroísmo de sacerdotes, religiosos y laicos que mantuvieron la llama de la fe durante los duros años de la ocupación soviética. Pienso en particular en mi predecesor, el arzobispo Eduard Profittlich S.J., fallecido en 1942 en los campos soviéticos.

Después, a partir de la independencia, gracias a la abnegación y al sacrificio de nuestros sacerdotes, religiosos y laicos que, en circunstancias difíciles tanto a nivel material como de ambiente espiritual, han vuelto a dar vida con paciencia a las parroquias, en su gran mayoría destruidas, han retomado el contacto con las familias católicas, han acogido y formado a los catecúmenos, han impartido los sacramentos, etc.

Este trabajo continúa actualmente a pesar de los pocos medios con que contamos. Con frecuencia, el que cosecha no es el que siembra. Pero la recompensa que esperamos es la que Dios da. Por este motivo vemos al futuro de la Iglesia católica en Estonia con una gran esperanza. En cierto sentido, es la benjamina, la comunidad católica más reciente en Europa.

5.-¿Hay vocaciones?

 Monseñor Jourdan: El problema de la Iglesia católica en todos los países de la Europa luterana es ciertamente el pequeño número de vocaciones autóctonas. Es también el problema de la Iglesia en Estonia. Al mismo tiempo, si prestamos atención, comienzan a darse signos de esperanza. De nuestro pequeño número de católicos han salido ya tres sacerdotes estonios, dos monjes, un seminarista, sin olvidar dos sacerdotes dominicos originarios de la minoría de habla rusa. ¡Proporcionalmente más que en Europa occidental! Por varios motivos, la mayoría de ellos se encuentran en estos momentos fuera de Estonia, pero podemos sacar la conclusión de que la idea de entregarse a Dios no es algo ajeno a nuestros jóvenes católicos.

5,.DISCURSO DEL PAPA FRANCISCO A LOS OBISPOS DE LETONIA Y ESTONIA CON OCASIÓN DE SU VISITA AD LIMINA DEL 11-6-2015.

 En el discurso entregado a los obispos el Pontífice les recuerda que el Señor “los ha elegido para trabajar en una sociedad que, después de haber estado oprimida durante mucho tiempo por regímenes fundados en ideologías contrarias a la dignidad y la libertad humana, hoy está llamada a medirse con otras trampas peligrosas, como el secularismo y el relativismo”.

De ahí la exhortación del Papa a “continuar sin descanso, sin perder nunca la fe”, a “anunciar el Evangelio de Cristo”, una “renovada evangelización” en la que pueden apoyarse en los sacerdotes, en las personas consagradas y en los laicos:

En lo que respecta a los sacerdotes el Papa los animó acuidar su formación, tanto en el ámbito teológico y eclesial, como en el de la madurez humana, enraizada en una espiritualidad sólida y caracterizada por la apertura amable y capaz de discernimiento de la realidad del mundo en que vivimos”.

En el año dedicado a los hombres y mujeres de vida consagrada el Pontífice recordó a los prelados que “en este Año dedicado a ellos es oportuno que entiendan que no son apreciados sólo por los servicios que prestan, sino todavía más por la riqueza intrínseca de sus carismas y su testimonio, por el hecho mismo de que existan, difundiendo entre el pueblo de Dios el aroma de Cristo siguiendo el camino de los consejos evangélicos”.

Asimismo el Sucesor de Pedro remarcó que la participación de los fieles laicos “es indispensable para la misión evangelizadora”, su “cercanía y atención” dijo el Papa, los “ayudará a cumplir con las responsabilidades” que, según la enseñanza del Concilio Vaticano II, “están llamados a asumir en ámbito cultural, social y político, también en el caritativo y catequético

.

La invitación del Papa es también, la de sostener el diálogo ecuménico “en vista de aquella paz social a veces sacudida por las diferencias étnicas y lingüísticas”:

“Los fieles laicos son el trámite vivo entre lo que predicamos nosotros, los pastores, y los diversos ambientes sociales y al mismo tiempo tanto ellos como ustedes están en contacto diario con las otras tradiciones cristianas presentes en el territorio y juntos pueden sostener el diálogo ecuménico, tan necesario hoy en día, para la paz social a veces sacudida por las diferencias étnicas y lingüísticas”.

Finalmente sobre la familia, Papa Bergoglio pide a los prelados un compromiso importante en la preparación del matrimonio, “a menudo considerado una forma de gratificación afectiva”, para evitar que los hijos se conviertan en las primeras víctimas de situaciones difíciles y para que los cónyuges no se sientan excluidos de la misericordia de Dios.

En el corazón del Romano Pontífice también las familias separadas por la emigración, debido a la crisis económica que ha afectado a Letonia y Estonia, “familias monoparentales que necesitan una atención pastoral especial”, y para las cuales es preciosa la cercanía de la Iglesia.

6.-LA IGLESIA CATÓLICA DE RITO ORIENTAL EN ESTONIA.

 Además de la pequeña minoría de católicos estonios, hay un grupo aun menor de católicos de rito oriental, apenas hay doscientos católicos de rito oriental en Tallin y Utilizan como iglesia una pequeña casita medieval junto a la antigua muralla de la ciudad. La iglesia es bastante pobre, , aunque tienen su sencillo iconostasio y todo lo necesario: La Iglesia de la Madre de Dios de las Tres Manos

La Iglesia de la Madre de Dios de las Tres Manos también conocida como la iglesia greco católica ucraniana de la Madre de Dios de las Tres manos es el nombre que recibe un edificio religioso que esta afiliado a la Iglesia greco católica ucraniana, una de las iglesia orientales católicas en plena comunión con el Papa en Roma, que esta localizada Tallin, la capital del país europeo de Estonia. La Iglesia Evangélica Luterana de Estonia administró el edificio en el período comprendido entre 1994 y 1997.

Ukraina kreeka katolik kirik.jpg

A finales de 1997, la iglesia fue destruida por el fuego, con un incendio premeditado que terminó con un juicio penal. El 14 de octubre de 2000, la iglesia fue restaurada y consagrada en honor de la Virgen María.

La ceremonia fue celebrada por el Arzobispo Ljubomõr Guzar de la Iglesia greco católica ucraniana, La iglesia tiene pinturas del artista Lviv Petro Gumenjuk , y el interior se diseñó y fue construido por uno de sus ayudantes Anatoly Ljutjuk. Todas las misas se celebran en idioma ucraniano.

MUSEO DE ESTONIA CON LA IMAGEN DE LA VIRGEN PROFANADA.

6.-APUNTES PARA UNA HISTORIA DEL CATOLICISMO EN ESTONIA.

 El catolicismo en Estonia está acostumbrado a la persecución. Al extenderse la reforma a Estonia, por invitación de Lutero, lo primero que hicieron los protestantes al hacerse con el poder expulsar a los religiosos y quemar sus conventos. Después, en cuanto tuvieron suficiente fuerza, prohibieron la Misa católica, que continuó celebrándose en secreto durante años. El protestantismo sólo triunfó en las ciudades y entre la nobleza. Sin embargo, cuando Estonia se incorporó a la corona Sueca, el catolicismo se prohibió también en las zonas rurales y, poco a poco, fue desapareciendo.

CATEDRAL  LUTERANA DE LA VIRGEN MARIA EN ESTONIA.

Cuando, casi dos siglos después, Estonia fue conquistada por las tropas rusas del Zar, el catolicismo volvió a ser tolerado, aunque sólo para extranjeros y con prohibición absoluta de predicar a los nativos. La breve independencia del país, entre 1924 y 1940, mejoró la situación y el Papa pudo nombrar el primer obispo estonio desde la Reforma. Sin embargo, la ocupación del país por la Alemania nazi primero y luego por la URSS volvió a llevar a los católicos a la clandestinidad y el primer obispo de Estonia, que no quiso abandonar a su rebaño, murió en la cárcel.

Su sucesor pasó diez años en un campo de prisioneros en Rusia y fue finalmente deportado. Se confiscaron los bienes de la Iglesia, los católicos no tenían derecho de reunión y estaba prohibido editar libros católicos o incluso preparar a los niños para la primera comunión. El número de católicos estonios llegó a descender hasta una veintena y los católicos lituanos, polacos o ucranianos sufrieron enormes dificultades.

EN TARTU.

Una convención de representantes estonios aprobó en febrero de 1990 la Declaración de Independencia en base al Tratado de Tartu. El FPE y otros grupos nacionalistas conquistaron una amplia mayoría del parlamento en las elecciones de mayo de 1990. El líder nacionalista moderado Edgar Savisaar presidió el primer gobierno surgido de elecciones desde 1940. El 8 de mayo se readopta el nombre de «República de Estonia» y se proclama la restauración de la independencia, aplazada y declarada ilegal por Moscú, pero ratificada en referéndum en marzo de 1991. Después de los sucesos de agosto de 1991 en la Unión Soviética, el parlamento volvió a proclamar la independencia el 20 de agosto bajo la amenaza de los tanques soviéticos. La independencia fue reconocida en primer lugar por Islandia y pronto siguieron los países de la Comunidad Europea y los Estados Unidos. Fue aceptada por la Unión Soviética el 6 de septiembre de 1991. Estonia ingresó en la ONU y la CSCE y estableció la corona como unidad monetaria

Para terminar, dedicamos un soneto al “pequeño rebaño” (Lc 12,32) de católicos de Estonia :

Muchas fueron las lágrimas de antaño,

derramadas por todo lo perdido

mientras viviste oculto y perseguido

por no querer servir a un dios extraño.

No tengas miedo, pequeño rebaño,

que ha pasado el invierno, ya se ha ido,

y, si fue dura siembra lo sufrido,

buenos frutos recogerás hogaño.

Abatido quedaste y humillado,

apoyado tan solo en tu Señor,

por el mundo y los hombres olvidado.

Mas hete aquí, en pie y vencedor:

el pueblo que Dios se ha preparado

como signo ante el mundo de su amor.

 QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG:EL SALARIO JUSTO EN LAS ENCÍCLICAS PAPALES.

 sanchoamigo.

Anuncios