You are currently browsing the category archive for the ‘86.-La Iglesia católica en Kenia una comunidad viva.’ category.

LA IGLESIA CATÓLICA EN KENIA UNA COMUNIDAD EN CRECIMIENTO .

INDICE:

1.- Datos básicos.

2.- La Religión en General en Kenia.

3.-Una iglesia plenamente implantada.

4.-Algunos datos numéricos de carácter pastoral.

5.-Sobre la presencia social de la Iglesia en Kenia,

6.-El Papa Francisco y su discurso en un suburbio de Kenia.

7.-Kenia cuenta con una orden religiosa propia de reciente creación.

8.-La Iglesia católica en Kenia está ya al alcance de un clik.

9.Caritas Kenia.

1.-DATOS BÁSICOS .

1.1.Características generales

Nombre oficial: República de Kenia Superficie: 582.646 km². Situación: Situada en el Este de África. Tiene una superficie de 582.646 km2 y se extiende a ambos lados del Ecuador. Limita al Sur con Tanzania, al Oeste con Uganda, al Norte con Sudán del Sur y Etiopía, y al Este con Somalia. El huso horario de Kenia es GMT +3 Población: 42,7 millones de habitantes (2012)

Etnias: Oficialmente se consideran 42. Las principales son: kikuyu, luo, luhya, kamba, kalenjin. Capital: Nairobi (3.375.000 habitantes) Otras ciudades: Mombasa (1.200.000 habitantes.) -el puerto principal-, Kisumu (500.000 habitantes), Nakuru (350.000 habitantes) y Eldoret (300.000).

El campo de refugiados de Daadab, con más de 500.000 habitantes, es el mayor asentamiento de refugiados del mundo (la mayoría somalíes) y constituye, por número de habitantes, la tercera ciudad del país Idiomas: La lengua oficial es el inglés y la lengua nacional es el Swahili. Ambas conviven con cerca de un centenar de otras lenguas, propias de las 42 etnias y múltiples sub-etnias que constituyen el mosaico racial keniano Continúan vigentes y extendidas ciertas prácticas animistas africanas.

Sistema de gobierno: Según la Constitución de 2010, Kenia es una república presidencialista. El Jefe del Estado se elige por sufragio universal directo por un mandato de 5 años renovable por otros cinco años. La nueva constitución introduce un parlamento bicameral con una cámara de representación personal y otra de representación territorial.

Tradicionalmente, Kenia ha sido un país muy centralizado, pero la Constitución de 2010 introduce importantes medidas de descentralización, con la creación de los “condados” cada uno con un gobernador y una asamblea elegidos por sufragio universal directo.

 La Constitución de 2010 es uno de los textos más avanzados de África e introduce numerosas medidas para asegurar la representación de minorías y grupos infra representados como mujeres, jóvenes o discapacitados.

 División Administrativa: La República de Kenia está dividida en 8 Provincias: Nairobi, Nyanza, Provincia Occidental, Valle del Rift, Provincia Central, Provincia Oriental, Provincia Nororiental y Provincia de la Costa.

Moneda: La moneda nacional es el Chelín Keniano, que mantiene un tipo de cambio cada vez más inconstante frente al USD (en torno a 101 KSh/USD) y el Euro (en torno a 109 KSh/€).

1.2.-Geografía

El país cuenta con una gran variedad geológica: la costa de 480 km de longitud a lo largo del Océano Indico; una vasta extensión de 200.000 km2 de desierto árido o semiárido en el Norte; las tierras altas centrales ocupan una meseta de terreno fértil y con densas áreas forestales; las montañas de los Aberdares y el Monte Kenia, que se eleva hasta los 5.199 m; el Valle del Rift que atraviesa el país de norte a sur; una extensa zona de sabana y matorral que se extiende entre la costa y las Mombasa Nairobi Marsabit

Lago Victoria Océano Índico Lago Turkana tierras altas y donde se encuentran los parques naturales de Tsavo y Amboseli y, por último, la franja oriental donde se encuentra el Monte Elgon y, un poco más al sur, el Lago Victoria.

1.-3.-Indicadores sociales.

PIB: 69.170 M USD en 2016 PIB per cápita: 1.521 USD en 2016 Distribución de la Renta: índice GINI 47,7 Índice de desarrollo humano (IDH) del PNUD: 0,548 con la posición 145 sobre 187 países listados. Crecimiento de PIB en el último año: 6,0% en 2016 Datos de inflación: 6,1% en 2016 Otros datos sociales y demográficos

2.-LA RELIGIÓN EN GENERAL EN KENIA.

 Religión: Protestantes (45%), católicos (25%), musulmanes (15%), animistas Religiones: La religión mayoritaria es el cristianismo (sobre todo protestante – anglicanos, metodistas, presbiterianos-, con un 25% de católicos), seguido de una importante minoría musulmana, especialmente en la costa a y en el Nor Este. Continúan vigentes y extendidas ciertas prácticas animistas africanas.

Existen tres religiones mayoritarias en Kenia; el 38% de la población es protestante, el 28% católica y el 7% musulmana, profesando el 27% restante diversas religiones cristianas y otras religiones tradicionales. La mayoría de la población cristiana vive en el centro oeste del país.

La mayoría de los musulmanes habita en el este, la costa y la región somalí, en su gran mayoría son inmigrantes llegados de la vecina Somalia, que se encuentra sumida en una guerra civil desde principios de los años 90. Los kenianos europeos, en su mayoría de origen británico, son los restos de la población colonial. Ahora viven en Nairobi o Mombasa y forman parte de las comunidades protestantes.

Los árabes (que son todos musulmanes) viven en la costa y se dividen en árabes “antiguos”, que llegaron antes del siglo XVI y árabes “verdaderos”, llegados con la hegemonía en la zona de Zanzíbar en el siglo XIX.

 En cuanto a la libertad religiosa, la Constitución de Kenia garantiza la libertad de credo. El Estado es aconfesional y se ha conseguido integrar en él a las creencias traídas con la colonización junto a las tradicionales, existiendo un aceptable nivel de tolerancia entre los diversos grupos religiosos. Sin embargo y sin razón, las comunidades musulmanas se sienten discriminadas y esta sensación ha ido en aumento en los últimos años.

 La minoría musulmana en Kenia esta dejando notar mucho en estos últimos años por sus actos y ataques terroristas contra la mayoría cristiana.

El terrorismo yihadista salafista en África sigue ganando terreno. Desde su tradicional ubicación en la cornisa norte y Somalia se extiende por el Sahel (la costa), por el norte de Nigeria y más recientemente, por el paraíso turístico de Kenia, que disfrutaba hasta fechas recientes de cierta estabilidad.

EL  ÁRBOL PLANTADO POR EL PAPA FRANCISCO EN KENIA.

 3.- UNA IGLESIA PLENAMENTE IMPLANTADA.

 En Kenia la Iglesia católica está completamente instaurada dado que en ella existen constituidas varias diócesis, en total  26 Diócesis , la relación que insertamos a continuación nos indican no sólo su naturaleza diócesana, que es la esencial,  sino algunos otros aspectos accidentales. He ahí la relación:

Dioceses: 26

Tal como aparece en la relación entre  las que hemos llamado globalmente diócesis, hay  diócesis que reciben otras denominaciones  como  Archidiócesis, Vicariatos apostólicos u Ordinariato militar, tales denominaciónes son de carácter accidental mientras el nombre de diócesis es esencial , pues la diócesis es y   representa a la iglesia universal. Alli donde hay una diócesis está la Iglesia completa.

 4.ALGUNOS DATOS NUMÉRICOS DE CARÁCTER PASTORAL.

  Kenia tiene una superficie de 580.367 kilómetros cuadrados y una población de 42.961.000 habitantes, de los que 13.862.000 son católicos EN KENIA, es decir, el 32,3 % de la población. Existen 26 circunscripciones eclesiásticas o diócesis, 925 parroquias y 6.542 centros pastorales.

Actualmente hay 38 obispos, 2.744 sacerdotes, 798 religiosos, 5.505 religiosas y 11.343 catequistas. Los seminaristas son 5.501.

Muchos niños de los miles que se educan en el seminario menor al crecer no llegarán a ser sacerdotes, pero la inmensa mayoría en su vida adulta serán catequistas y responsables en comunidades católicas laicas. ( Cf. Catholic Hyerarchy Kenia.)

6.-EL PAPA FRANCISCO Y SU DISCURSO EN UN BARRO DE KENIA.

“Gracias por recibirme en su barrio. Gracias al Señor Arzobispo Kivuva y al Padre Pascal por sus palabras. En verdad, me siento como en casa compartiendo este momento con hermanos y hermanas que, no me avergüenza decirlo, tienen un lugar preferencial en mi vida y opciones…

Estoy aquí porque quiero que sepan que sus alegrías y esperanzas, sus angustias y tristezas, no me son indiferentes. Sé de las dificultades que atraviesan día a día. ¿Cómo no denunciar las injusticias que sufren?

Pero ante todo, quisiera detenerme en una realidad que los discursos excluyentes no logran reconocer o parecen desconocer. Me quiero referir la sabiduría de los barrios populares. Una sabiduría que brota de la «empecinada resistencia de lo auténtico» (Carta enc. Laudato si’, 112), de valores evangélicos que la sociedad opulenta, adormecida por el consumo desenfrenado, pareciera haber olvidado. Ustedes son capaces de tejer «lazos de pertenencia y de convivencia que convierten el hacinamiento en una experiencia comunitaria donde se rompen las paredes del yo y se superan las barreras del egoísmo» (ibíd, 149).

La cultura de los barrios populares, impregnada con esa sabiduría particular, «tiene características muy positivas, que son un aporte para el tiempo que nos toca vivir, se expresa en valores como la solidaridad; dar la vida por otro; preferir el nacimiento a la muerte; dar un entierro cristiano a sus muertos. Ofrecer un lugar para el enfermo en la propia casa; compartir el pan con el hambriento: “donde comen 10 comen 12”; la paciencia y la fortaleza frente a las grandes adversidades, etc.» (Equipo de Sacerdotes para las Villas de Emergencia, Argentina, “Reflexiones sobre la urbanización y la cultura villera”, 2010)…

Quisiera reivindicar en primer lugar estos valores que ustedes practican, valores que no cotizan en Bolsa, valores con los que no se especula ni tienen precio de mercado. Los felicito, los acompaño y quiero que sepan que el Señor nunca se olvida de ustedes. El camino de Jesús comenzó en las periferias, va desde los pobres y con los pobres hacia todos.

Reconocer estas manifestaciones de vida buena que crecen cotidianamente entre ustedes no implica, de ninguna manera, desconocer la atroz injusticia de la marginación urbana. Son las heridas provocadas por minorías que concentran el poder, la riqueza y derrochan con egoísmo, mientras crecientes mayorías deben refugiarse en periferias abandonadas, contaminadas, descartadas.

Esto se agrava cuando vemos la injusta distribución del suelo –tal vez no en este barrio pero sí en otros–, que lleva en muchos casos a familias enteras a pagar alquileres abusivos por viviendas en condiciones edilicias nada adecuadas. También sé del grave problema del acaparamiento de tierras por parte de «desarrolladores privados» sin rostro, que hasta pretenden apropiarse del patio de las escuelas de sus hijos. Esto sucede porque se olvida que «Dios ha dado la tierra a todo el género humano para que ella sustente a todos sus habitantes, sin excluir a nadie ni privilegiar a ninguno» (Juan Pablo II, Carta enc. Centesimus annus, 31).

En este sentido, es un grave problema la falta de acceso a infraestructuras y servicios básicos. Me refiero a baños, alcantarillado, desagües, recolección de residuos, luz, caminos, pero también a escuelas, hospitales, centros recreativos y deportivos, talleres artísticos.

Quiero referirme en particular al agua potable. «El acceso al agua potable y segura es un derecho humano básico, fundamental y universal, porque determina la sobrevivencia de las personas, y por lo tanto es condición para el ejercicio de los demás derechos humanos. Este mundo tiene una grave deuda social con los pobres que no tienen acceso al agua potable, porque eso es negarles el derecho a la vida radicado en su dignidad inalienable» (Carta enc. Laudato si’, 30). Negarle el agua a una familia, bajo cualquier pretexto burocrático, es una gran injusticia, sobre todo cuando se lucra con esta necesidad.

Este contexto de indiferencia y hostilidad que sufren los barrios populares se agrava cuando la violencia se generaliza y las organizaciones criminales, al servicio de intereses económicos o políticos, utilizan a niños y jóvenes como «carne de cañón» para sus negocios ensangrentados.

También conozco los padecimientos de las mujeres que luchan heroicamente para proteger a sus hijos e hijas de estos peligros. Pido a Dios que las autoridades asuman junto a ustedes el camino de la inclusión social, la educación, el deporte, la acción comunitaria y la protección de las familias, porque es esta la única garantía de una paz justa, verdadera y duradera. 

Estas realidades que he enumerado no son una combinación casual de problemas aislados.

Incluso son una consecuencia de nuevas formas de colonialismo que pretende que los países africanos sean «piezas de un mecanismo y de un engranaje gigantesco» (Juan Pablo II, Exhort. ap. postsinodal Ecclesia in Africa, 52). No faltan, de hecho, presiones para que se adopten políticas de descarte, como la de la reducción de la natalidad, que pretenden «legitimar el modelo distributivo actual, donde una minoría se cree con el derecho de consumir en una proporción que sería imposible generalizar» (Carta enc. Laudato si’, 50).

En ese sentido, propongo retomar la idea de una respetuosa integración urbana. Ni erradicación, ni paternalismo, ni indiferencia, ni mera contención. Necesitamos ciudades integradas y para todos. Necesitamos superar la mera proclamación de derechos que en la práctica no se respetan, concretar acciones sistemáticas que mejoren el hábitat popular y planificar nuevas urbanizaciones de calidad para albergar a las futuras generaciones. La deuda social, la deuda ambiental con los pobres de las ciudades se paga haciendo efectivo el derecho sagrado de las «tres T»: tierra, techo y trabajo. Esto no es filantropía, es una obligación moral de todos.

Quiero llamar a todos los cristianos, en particular a los pastores, a renovar el impulso misionero, a tomar la iniciativa frente a tantas injusticias, a involucrarse con los problemas de los vecinos, a acompañarlos en sus luchas, a cuidar los frutos de su trabajo comunitario y celebrar juntos cada pequeña o gran victoria. Sé que hacen mucho pero les pido que recuerden que no es una tarea más, sino tal vez la más importante, porque «los pobres son los destinatarios privilegiados del Evangelio» (Benedicto XVI, Discurso en el encuentro con el Episcopado brasileño, 11 mayo 2007, 3).

Queridos vecinos, queridos hermanos. Recemos, trabajemos y comprometámonos juntos para que toda familia tenga un techo digno, tenga acceso al agua potable, tenga un baño, tenga energía segura para iluminarse, cocinar, para que puedan mejorar sus viviendas… para que todo barrio tenga caminos, plazas, escuelas, hospitales, espacios deportivos, recreativos y artísticos; para que los servicios básicos lleguen a cada uno de ustedes; para que se escuchen sus reclamos y su clamor de oportunidades; para que todos puedan gozar de la paz y la seguridad que se merecen conforme a su infinita dignidad humana.

Mungu awabariki (Que Dios los bendiga).

Y les pido, por favor, que no se olviden de rezar por mí.

PRESENCIA SOCIAL DE LA IGLESIA CATÓLICA EN LA VIDA DE KENIA.

La Iglesia católica además de la función que como institución religiosa desempeña en Kenia lleva a cabo un conjunto de actividades en campos tan diversos como la educación, la sanidad y el acogimiento en general a los más necesitados

La Iglesia Católica cuenta con 12,195 centros de educación desde las escuelas maternales hasta la universidad.

La Iglesia y sus religiosos y religiosas son responsables de 510 hospitales, 117 residencias para ancianos,inválidos o discapacitados, 1,173 orfanatos y guarderías,21 leproserías, 110 consultorios familiares, 11 entros especiales de educaciòn o reeducación y 203 instituciones de otros diversos tipos 

(CFhttp://www.aica.org/20855-la-iglesia-catolica-en-kenia-republica-centroafricana-uganda.html)

7.-KENIA CUENTA CON UNA ORDEN RELIGIOSA PROPIA  DE RECIENTE CREACIÓN

La Congregación de las Hermanas de la Asunción de Nuestra Señora (oficialmente en inglésCongregation of the Sisters of the Assumption of the Blessed Virgin Mary) es una congregación religiosa católica femenina de vida apostólica y de derecho pontificio, fundada por el arzobispo de NairobiJohn Joseph McCarthy, en 1954, en la localidad de Thika (Kenia).

A las religiosas de este instituto se les conoce como hermanas de la Asunción de Nairobi y posponen a sus nombres las siglas A.S.N.

La congregación fue fundada por el arzobispo de Nairobi, John Joseph McCarthy, en la población de Thika (Kenia), en 1954, con el fin de dedicarse a las misiones en medio de los jóvenes y niños de las poblaciones pobres del país africano, con la aprobación de la Congregación de Propaganda Fide, la cual le concedió el derecho diocesano, para las congregaciones misioneras. ​ Las primeras religiosas fueron formadas por las Misioneras de Nuestra Señora de África.

El 27 de mayo de 1998, bajo el pontificado de Juan Pablo II, el instituto recibió la aprobación de la Santa Sede.

La Congregación de las Hermanas de la Asunción de Nuestra Señora es un instituto religioso de derecho pontificio centralizado, cuyo gobierno recae en la superiora general, a la que los miembros del instituto llaman Madre general. A ella, le coadyuva su consejo, elegido para un periodo de seis años. La sede central se encuentra en Nairobi (Kenia).

Las hermanas de la Asunción de Nairobi se dedican a la educación cristiana de los niños, a la preparación catequética de los mismos, a la promoción de la mujer y a otras actividades misioneras.

2015, el instituto contaba con unas 196 religiosas y 44 comunidades,1​ presentes en Estados UnidosIndiaJamaica y Kenia.

8.-LA IGLESIA CATOLICA EN KENIA  ESTA YA AL ALCANCE DE UN CLIK POR SU NUEVA WB.

NAIROBI, miércoles, 9 febrero 2005 (ZENIT.org).- virtualmente sus puertas como un punto de referencia e información no sólo para católicos, sino también para miembros de otras confesiones, religiones o no creyentes.

El Secretariado Católico de Kenia, en Nairobi, fue el escenario del lanzamiento formal de este sitio el pasado 24 de noviembre, confirma la asociación católica mundial para la comunicación «Signis» a Zenit.

El nuncio apostólico (saliente) en Kenia, el arzobispo Giovanni Tonucci, alabó la iniciativa y expresó su deseo de que la web se utilice para llegar a todos aquellos que necesitan saber más de la Iglesia en Kenia, o que puedan estar buscando contactos útiles en la Iglesia católica.

Además se trata de «un desarrollo oportuno para mí –reconoció–; no importa lo lejos que vaya a estar, sólo tendré que pulsar una tecla para revivir mi experiencia keniana». Y es que el prelado dejaba el país africano tras su nombramiento, por parte del Papa, como nuncio en Suecia, Dinamarca, Finlandia, Islandia y Noruega.

La web, que busca poner información disposición de todos, cristianos o no, ha sido desarrollada desde el Secretariado Católico de Kenia. El sitio virtual reúne material actualizado de la comunidad católica keniana, su historia, actividades y misión de los católicos.

Igualmente ofrece enlaces a documentos de la Santa Sede, del episcopado de Kenia y de otras instituciones católicas.

La navegación en la página permite comprender la naturaleza y misión de la Iglesia en Kenia, cómo está constituido el episcopado y sus programas y proyectos.

Se presenta igualmente como «centro de recursos» donde se puede leer acerca de «importantes acontecimientos, campañas y procesos» de interés para el público keniano.

Lejos de ofrecer comunicación en un solo sentido, los promotores de la web dicen: «También necesitamos de ti». Y estimulan a participar en la iniciativa enviando comentarios a través del «libro de invitados» de la página.

Participaron en la ceremonia inaugural el obispo Peter Kairo, vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Kenia, y el secretario del organismo, el padre Vincent Wambugu.

9.-CARITAS KENIA

Caritas Kenia (CK) es la rama humanitaria y de desarrollo de la Conferencia Episcopal Católica de Kenia (KCCB, por sus siglas en inglés). Fue creada en 1973 como la rama de Desarrollo y Servicios Sociales de la Conferencia Episcopal de Kenia, conocida ahora como la KCCB.

Caritas Kenia fue lanzada después, en noviembre de 2012 y está presente en 25 diócesis católicas repartidas en los 47 condados de Kenia. En promedio, todas las 25 Caritas Diocesanas reúnen más de 350 empleados a lo largo de todo el país.

Caritas Kenia coopera con los más pobres y vulnerables en las áreas urbanas y periurbanas, rurales y marginadas de Kenia.

Sus principales desafíos siguen siendo la pobreza endémica, los frecuentes desastres y los efectos del cambio climático, la falta de recursos vitales (agua y escasez de alimentos), crecientes desigualdades y la pandemia del VIH/sida.

Programas actuales:

  • Programa humanitario: El programa establece y mantiene un sistema eficiente y coordinado para gestionar desastres naturales o provocados por el hombre. Caritas Kenia ha seguido atentamente la situación de sequía en el país. Existen 13 tierras áridas y semiáridas (ASAL por sus siglas en inglés) en alarma de sequía y la situación empeora rápidamente en varios condados.
  • Programa de medios de sustento: Elabora estrategias para la reducción de la pobreza a fin de empoderar a los kenianos para que sean autosuficientes en todas las áreas. El programa aborda la seguridad alimentaria, microfinanzas y conservación medioambiental como áreas claves de intervención. Asimismo, supervisa la implementación de actividades de saneamiento del agua e higiene a fin de promover prácticas de salubridad e higiene que aseguren el desarrollo y el uso óptimo del agua y de las instalaciones de agua.
  • Programa de Género y Desarrollo: El programa promueve el empoderamiento de hombres y mujeres, y facilita la oportunidad y participación equitativa, especialmente entre hombres y mujeres pobres y vulnerables en Kenia.
  • Programa de Creación de Capacidades: El programa busca promover la eficiencia y efectividad de Caritas Kenia en el desempeño de su mandato mientras trabaja con sus socios tanto a nivel diocesano como internacional.
  • Programa de Investigación, Comunicación e Incidencia: el programa se involucra en la incidencia, integración e implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Además, Caritas Kenia participa activamente en los debates y foros sobre cambio climático en colaboración con los miembros Caritas, el Gobierno, las organizaciones de desarrollo y las agencias de las Naciones Unidas.

Caritas Kenia trabaja con otros miembros de la Confederación Caritas, ministerios de gobierno y con otras organizaciones no-gubernamentales nacionales e internacionales, tanto en el país como en el extranjero.

Actualizaciones de Caritas desde Kenia

sanchoamigo


sanchoamigo ó  Sancho Gobernador de la Insula es también el autor de los siguientes blogs:

quijotediscipulo, ó ¿ Don Quijote predicador y teólogo ?

elcuradellugar ó LaReligión en el Quijote

elcaballerodelverdegaban ó Dios y la Fe cristiana en los escritores de lengua castellana a través de los tiempos.

elbachiller ó el Bachiller Sansón Carrasco.

lemania. Francia, España, Belgica y el catolicismo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Categorias

Categorías

Entradas

Calendario

diciembre 2018
L M X J V S D
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Mis Estadísticas

  • 642.636 hits

Imágenes interesantes

A %d blogueros les gusta esto: