You are currently browsing the tag archive for the ‘colombia’ tag.

 

 

SITUACIÓN DE PARAGUAY EN SUDAMÉRICA.

SÍNTESIS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA CATÓLICA EN PARAGUAY.

 En el desarrollo del tema nos acomodaremos al siguiente esquema:

 1.- Asunción del Paraguay ” Madre de ciudades.”

2.-La diócesis de la Asunción del Paraguay.

3.-Las órdenes religiosas en la evangelización del Paraguay.

4.- La Iglesia en la independencia.

5.-La Iglesia después de  la independencia.

6.- La Iglesia del Paraguay hoy.

 1.- ASUNCIÓN DEL PARAGUAY “MADRE DE CIUDADES.”

 La historia del Paraguay   comenzó indirectamente en 1516 con la expedición fallida de Juan Díaz de Solís al estuario del Río de la Plata . Solís  y la mayor parte de la expedición murió a manos de los churruas.

            Entre los supervivientes  estaba Alejo García, un aventurero portugués que había adquirido conocimientos del guaraní viviendo entre los indigenas. García  maravillaba con sus  narraciones sobre “El Rey Blanco” quién, se decía, vivía más allá al oeste y gobernaba ciudades de incomparable riqueza y grandioso esplendor.

            Marchando hacia el oeste, el grupo de García descubrió las cataratas de Iguazú (en guaraní, “Aguas Grandes fundada.”), cruzó el río Paraná  , llegó al y sitio de la actual Asunción trece años antes de  que fuera fundada.

             Allí el grupo reclutó un ejército pequeño de 2.000 guerreros guaraníes locales, eso fue entre fines de 1524 y comienzos de 1525.

            Este grupo  mixto entró en plan de pillaje alzándose con un botín impresionante de plata pero antes de que el ejército del Inca reinante, Huayna Cápac, llegara para presentarle combate, se retiró en orden con el botín a cuestas pero Alejo García fue asesinado por sus aliados indios cerca de la actual ciudad de San Pedro sobre el río Paraguay respetando la vida de su hijo, el primer mestizo paraguayo.

 GUARANIES DEL PARAGUAY.

Las noticias de la correría en el país incaico sedujeron a posteriores exploradores españoles y atrajeron a Sebastián Gaboto al Río Paraguay dos años después.

            Hijo del famoso explorador genovés Juan Gaboto, Sebastián Gaboto estaba navegando al Oriente en 1526 cuando oyó hablar de las hazañas de García . Gaboto fue el primer europeo en decidir explorar a conciencia el estuario del Plata.

            Dejando una fuerza pequeña en la orilla norteña del anchuroso estuario, Gaboto  después de diversas correrías entró en el río Paraguay.

            Aproximadamente cuarenta kilómetros debajo del sitio de Asunción, Gaboto encontró una tribu guaraní con posesión de objetos plateados, quizás algunos de los despojos del tesoro de García. Creyendo haber encontrado la ruta hacia las riquezas del Perú, Gaboto nombró al río Paraguay como “Río de la Plata”, aunque hoy el nombre sólo se aplica al estuario donde a sus orillas está actualmente la ciudad de Buenos Aires.

            Gaboto se volvió a España en 1530 y el emperador Carlos V  fue informado sobre sus descubrimientos. Carlos V le dio permiso a Don Pedro de Mendoza para poder montar una expedición al estuario del Plata. El emperador también nombró gobernador del Río de la Plata a Mendoza y le concedió el derecho de nombrar a su sucesor.

            Mendoza después diversas y desastrosas operaciones , despachó a Juan de Ayolas   a  explorar una posible ruta a Perú.  Ayolas acompañado por Domingo Martínez de Irala, llegó a una bahía pequeña en el río Paraguay que  llamó Candelaria, el actual  Fuerte Olimpo. Dejando a Irala como lugarteniente suyo, Ayolas se aventuró en el Chaco en búsqueda de la Sierra del Plata llegando a saquear el Perú y nunca se lo volvió a ver de nuevo aunque se cree que lo hayan matado los payagua, indios chaqueños.

JUAN SALAZAR DE ESPINOSA. ÓLEO DE MODESTO DELGADO.

             Entonces Mendoza ordenó a dos miembros de la expedición, Juan de Salazar de Espinosa y Gonzalo de Mendoza a buscar a Ayolas mientras él los esperaría a bordo de sus buques enfrente de Buenos Aires no en tierra firme.

            Ambos exploraron el río Paraguay y se detuvieron  en un excelente anclaje, y lo declararon que era un buen lugar de “amparo y reparo de la conquista Ahí comenzaron a construir un fuerte el 15 de agosto de 1537, la fecha de la Fiesta de la  Asunción, llamándolo por este motivo Nuestra Señora de la Asunciòn.

            Luego subieron río arriba y se encontraron con Irala quien tenía órdenes de esperar a su jefe Ayolas. Los tres hombres lo buscaron sin resultados positivos. Entonces Salazar y Gonzalo de Mendoza descendieron el río de regreso a Asunción.     Irala luego de esa fundación debió de librar unas batallas contra los indios kario dueños de esa tierra capitaneados por su mitológico cacique Avambae, debiendo vencerlos duramente al pie de un cerro que domina la vista de la actual Asunción.

            Esa formación geográfica fue bautizada como Lambaré, españolizando así el nombre del cacique vencido. Hoy es una populosa ciudad vecina a la capital paraguaya. A la larga esos indios kario se aliaron con sus vencedores para hacer frente ante los indios guerreros payagua y guaikuru. En prenda de alianza, los kario dieron mujeres a los españoles, tocando hasta diez mujeres  a cada jefe español.

            La convivencia entre españoles y nativos fue en estos comienzos muy marcada lo que originaría que en Paraguay surgiera muy pronto la clase de los mestizos.

 ASUNCIÓN. CAPITAL DEL PARAGUAY. HOY.   

Después de unos 20 años Asunción  tenía una población de aproximadamente 1.500 personas. Los embarques transcontinentales de plata atravesaron ese villorio desde el Perú hacia Europa, de esa forma Asunción se convirtió en el núcleo de una provincia española que abarcó una porción grande de Sudamérica, tan grande que fue apodada como la “Provincia Gigante de las Indias“.

            . Desde Asunción han partido varias expediciones más para fundar fortines que hoy día son grandes ciudades sudamericanas lo cual le valió a Asunción el Apodo de ” Madre de Ciudades, que aún llena de orgullo a los asuncenos.

            En estas correrías los españoles fundaron  en Paraguay : Asunción, pisaron territorio de san Pedro, fundaron Candelaria, hoy Fuerte del Olimpo y Lamparé, además de otros lugares que hizo que Asunción fuese el centro de la “Provincia Gigante de las Indias”, que incluía porciones de Bolivia, Perú Uruguay, Paraguay y Argentina.

FUNDACIÓN DE LA ASUNCIÓN DE PARAGUAY.

En cuanto a la evangelización conocemos los nombres de algunos clérigos que acompañaron a los conquistadores.

             Los primeros frailes que tomaron parte en la expedición conquistadora de Pedro de Mendoza pertenecían a las órdenes de la Merced  y a los Jerónimos orden esta última que no llegó a fundar convento en el Paraguay.. Figuraban también varios clérigos seculares. La evangelización comenzó por las mujeres indígenas que, legítima o ilegítimamente, se unieron a los españoles, siguiéndoles los hijos mestizos, que pronto formaron el principal núcleo cristiano paraguayo, pues en 1545 ya eran 600.

            En la expedición de D. Pedro de Mendoza habían viajado dos mercedarios, Fray Juan de Salazar y Fray Juan de Almancia o Almazán y cuatro frailes jerónimos

.( Cf. country.paraguay.com/historia/historia_del_paraguay.php.) 

 

 LA VIEJA CATEDRAL DE LA ASUNCIÓN.

2.-LA DIÓCESIS DE LA ASUNCIÓN DE PARAGUAY.

 El Obispado del Río de la Plata, con sede en Asunción, se creó por Bula del Papa Paulo III el 1 de julio de 1547, en calidad de Diócesis Sufragánea del Arzobispado de Lima.

            Los abusos de autoridad y los malos tratos de que eran víctimas los indígenas movieron a fray Bernardo de Armenta a pedir al Rey, en1544, el nombramiento de un obispo para Asunción.” La presencia de un prelado en dicha ciudad (dice Armenta al Rey) redundaría en beneficio de los naturales, pues con su vida y ejemplo lo remediaría todo y sería “protector que ampare y defienda a los indios de los muchos agravios que les son hechos y se les hacen”.

            El primer obispo nombrado para la diócesis fue Juan de los Barrios quien no llegó nunca a posesionarse de ella. El primer obispo que ejerció en la diócesis fue fray Pedro Fernández de la Torre, entre 1556 y 1573,  trajo consigo a varios religiosos de San Francisco y de la Merced, los cuales de inmediato tomaron a su cargo la tarea de convertir a los indios a la fe cristiana.

            Nos consta la toma de posesión y celebración de su llegada a la diócesis.

.           Había venido S. Ilma. con la armada de D. Martín de Urué, portador del Nombramiento real de Martínez de Irala por Gobernador de aquella Provincia.

            En medio de la alborozada multitud de españoles, indios y mestizos había doce clérigos, dos frailes menores y dos mercedarios. Eran, si exceptuamos los pocos misioneros ausentes, toda la clerecía de la diócesis.

             En 1609  la diócesis pasó a depender de la nueva Diócesis metropolitana de Charcas, al desmembrarse esta del Arzobispado de Lima.

             En 1617 se produce la división de la Provincia del Paraguay en dos gobernaciones. Buenos Aires, capital de una de ellas, se erige en Obispado independizándose del de Asunción en 1620.

            Otro de los primeros obispos de la diócesis paraguaya fue Martín Ignacio de Loyola (1603- 1608), En 1594 salió para América del Sur donde fue nombrado obispo de Paraguay el 19 de noviembre del año 1601.

            Pronto convocó el sínodo de Asunción o Rioplatense. Fruto de este sínodo fue una amplia transformación de la legislación civil en aras de mejorar las situaciones de los indígenas en referencia a sus relaciones laborales, relación con el trabajo y actitudes ante la mujer, etc  y se determinó que la evangelización de los indios debía hacerse en lengua guaraní, adoptándose además como catecismo oficial el Catecismo límense que había traducido a esa lengua fray Luis Bolaños bajo el lema para la buena enseñanza de la doctrina cristiana de los naturales. En el sínodo paraguayo participó el que, a la  postre, sería el primer beatificado paraguayo. Roque González.

Posteriormente dos obispos de Asunción tendrían  un especial influjo tanto en la cristianización de Paraguay como en  su historia, nos referimos a Fray Bernardino de Cárdenas , en el siglo XVII y  a fray Juan Arregui en el XVIII. Ambos ejercerían tanto el poder religioso como el político por aclamación popular.

            Ambas elecciones tuvieron lugar durante la Revolución Comunera, La misma se desarrolló entre 1544 y 1735 en la época colonial, y llegó a su punto más álgido con la elección del obispo Cárdenas como gobernador del Paraguay.

            Al hablar de Revolución comunera nos referimos al hecho por el que el Cabildo de Asunción como representante de la comunidad tomó el mando en Paraguay .

            El Cabildo de Asunción asumió el ejercicio del gobierno provincial en varias ocasiones  y lo hizo en virtud de la Real Provisión del 12 de setiembre de 1537, una medida de excepción para cubrir las vacantes en el poder civil  que se dieran en el Paraguay y Río de la Plata, disposición por demás insólita en el imperio español.

            Aunque la misma fue otorgada para el caso en que don Pedro de Mendoza no hubiera dejado sustituto legal o fallecido éste sin haberlo hecho, se autorizaba a los vecinos de Asunción a elegir gobernador “según Dios y sus conciencias”.

            Dicha provisión real mantuvo su fuerza legal durante la vigencia de las capitulaciones de Mendoza (c.1568), sin embargo, ella volvió a relucir en 1598 para la designación de Hernandarias como gobernador del Paraguay, y durante los siglos XVII y XVIII en las proclamaciones populares de los obispos ya citados.

             Fray Bernardino de Cárdenas  fue propuesto para el obispado del Paraguay en 1638, llegando a su sede episcopal de Asunción dos años después. Hombre enérgico y celoso custodio de la disciplina de la Iglesia.

            Trató de evitar la intromisión del poder civil en los asuntos eclesiásticos, hecho que lo llevó a un enfrentamiento con el gobernador Gregorio de Hinestrosa. Cárdenas sufrió dos largos años de exilio y luego, con la mediación de la Audiencia de Charcas fue restituido a su sede; para entonces, Gregorio de Hinestrosa ya había sido removido por Diego de Escobar y Osorio.

            Con su retorno, la estrella de Cárdenas brilló con más fuerza y ante la muerte repentina del sucesor de Hinestrosa, los vecinos de Asunción se reunieron en Cabildo abierto y lo proclamaron gobernador.

            Él mismo relata su elección al Rey  con estas palabras:

            Esta ciudad tiene una Cédula y privilegio del Emperador Carlos V, abuelo de Vuestra Majestad para que en caso que muera el Gobernador, sin dejar nombrado Teniente, elijan los ciudadanos la persona más digna y útil por su Gobernador, haciendo juramento, y a la que así eligieron todos, o la mayor parte, da Vuestra Merced ipso facto, la facultad y jurisdicción de Gobernador, y manda que todos le obedezcan, y no pone obligación de traer confirmación, sino tan solamente de dar aviso a vuestra Persona Real, como lo hago.             

Así la obedeció ahora el Cabildo como Cédula de su Emperador y Señor; para su cumplimiento hizo juntar todos los vecinos y moradores de los suburbios y de la ciudad para día señalado, en que se juntaron casi todos en la plaza, cerca de las casas del Cabildo y habiendo oído la Cédula y hecho el juramento de elegir la persona más conveniente y digna pareciéndoles, quizá con impulso superior, que la mía lo era, según las necesidades presentes, sin estarlo yo en la Junta, levantaron la voz, que suele ser de Dios la del Pueblo entero, y a gritos, que llegaban al cielo decían que querían por su Gobernador al Señor Obispo, al Señor Obispo, al Señor Obispo. Por lo cual y por otras razones superiores y gravísimas y otras inferiores, me hallé obligadísimo y forzado en conciencia, siendo requerido y muy requerido con ruegos, y lágrimas de la Ciudad, a aceptar, como acepté su gobierno temporal”. 

    FRANCISCANOS BAUTIZANDO. 

Invocando la Real Provisión de 1537  el Cabildo de la Asunción eligió y aclamó también  por Gobernador al obispo de Buenos Aires, fray Juan de Arregui, un valeroso franciscano octogenario que ha defendido desde el púlpito la justicia de la causa comunera, que ejerció como gobernador  durante unos meses en Paraguay logrando con su presencia poner paz entre las diversas partes contendientes por el poder en Paraguay.( Cf. archivo.abc.com.py/2008-04-13/articulos/406110/bernardino-de…)

En definitiva la diócesis de la Asunción fue el centro impulsor de la evangelización tanto en sus comienzos como durante el tiempo de la colonia, sus obispos recurrieron a las órdenes religiosas de su tiempo para que llevasen adelante la tarea de la evangelización de Paraguay, sin olvidar al clero secular que servía dentro de las estructuras de una diócesis: cabildo catedralicio, parroquias etc.

 3.-LAS ÓRDENES RELIGIOSAS  EN LA EVANGELIZACIÓN DEL PARAGUAY.

 Cuatro órdenes religiosas tenían asiento en el Paraguay colonial: franciscanos, mercedarios, dominicos y jesuitas..

 a). Los franciscanos.

 Los franciscanos fueron de los que más gran influencia ejercieron en la vida política y cultural. Además de los obispos de los que hemos hablado  anteriormente otros franciscanos   se sumaron en su mayor parte, a la lucha de los paraguayos en la revolución comunera..

            Varios paraguayos vistieron el hábito franciscano, entre ellos  Fray Gabriel de la Anunciación, hermano del historiador Ruy Díaz de Guzmán en 1598, que había profesado en 1590 y entró a los bosques a predicar a los indios; y alcanzó más tarde la investidura de Guardián del Convento de Buenos Aires.

            Contemporáneo suyo y dedicado a similar tarea era el guaireño Fray Juan Bernardo, martirizado por los infieles. El convento franciscano de Asunción era el más importante de la ciudad sus por sus dimensiones, por el número de sus frailes y por la activa intervención de los mismos en el quehacer cotidiano de la sociedad aquí asentada. Anejo, había un templo concurrido por nutrida feligresía, de todo el sector Este de la capital.

Se dedicaban también los religiosos a la enseñanza de los niños y sostenían cursos de gramática y artes para sus novicios, a los cuales podían concurrir los jóvenes asunceños. Por otra parte, al intervenir en frecuentes controversias en defensa de la causa comunera, contribuían a la formación ideológica de los paraguayos.             Habían establecido además los franciscanos un pequeño convento en la Villa Rica del Espíritu Santo, muy incrementado en el siglo XVIII, y un obraje en el valle de Tapuá, en la actual ubicación de la Colonia “Juan de Salazar”.

En la evangelización del Indio, los franciscanos se distinguieron desde los albores de la conquista, y hasta la exclaustración de sus religiosos, dispuesta por el dictador Francia en 1824, persistieron en dicha tarea.

            De modo permanente, tuvieron a su cargo los curatos de Itá, Caazapá, Yuty e Itapé, y en más de una oportunidad el de Yaguarón y otras reducciones indígenas.

A fines del siglo XVIII, después de la expulsión de los jesuitas, se hicieron cargo de los pueblos de Itapúa, Santa Rosa, San Cosme y Damián, Remolinos, Belén y la reducción de indios guanás ubicada a la altura del río Apa, zona de acción de Fray Miguel Méndez Jofré, de quien partió la propuesta inicial de fundación de la Villa Real de la Concepción.

Fray Luís Bolaños llegó al Paraguay en 1575, en la expedición de Ortiz de Zárate: y aquí sirvió el resto de su vida. Predicó a los indios del Guairá, cuando la Villa Rica y la Ciudad Real eran de reciente data, fundó después Caazapá y Yuty, e intervino en la estabilización de Altos e Itá y de algunas reducciones cercanas a Corrientes y a Buenos Aires.

Compañero del P. Bolaños fue Fray Alonso de San Buenaventura, que actuó en el, Paraguay de 1575 a 1585, catequizó en los medios del Guairá y fundó reducciones.

Ya en el siglo XVIII, en los años de la Revolución Comunera, los franciscanos recoletos fundaron otro convento, en la vega del arroyo Mburicaó, donde hoy conservan su nombre una iglesia parroquial y el cementerio más importante de la ciudad.

Perteneció a esta casa fray Fernando de Caballero, de relevante participación en los sucesos de la Independencia. La orden  de este tiempo en el Paraguay, contaba con 47 sacerdotes, 8 coristas y 12 legos en la provincia, hacia 1790”.

 

CONVENTO DE LA MERCED EN ASUNCIÓN.

b) Los mercedarios.

 La orden de la Merced, también tuvo su casa, el Convento Grande de San José, con Iglesia aneja, en Asunción.

            Los mercedarios no se dedicaron de preferencia a la conversión de los indios, pero asistían a gran número de negros, mulatos y zambos, descendientes de sus esclavos. Dichos grupos  habitaban en la ranchería que rodeaba al convento en una chacra a tres leguas de la ciudad y en su mayor parte, en la hacienda que la orden poseía en el valle de Areguá, donde una capilla servía las necesidades del culto.

Los frailes de la Merced impartían enseñanza de las primeras letras y asistían espiritualmente a las principales familias criollas, las cuales mostraban, notable preferencia por ser sepultadas en templo.

 ZAMBO, HIJO  DE NEGRO E INDIA EN PARAGUAY.

Uno, de los más meritorios Obispos del siglo XVII, Fray Faustino de Casas, fallecido en Asunción en 1686, era mercedario y legó su escaso patrimonio para la terminación de la Catedral. Otro religioso de esta orden, digno de recordación, fue el asunceno Fray Miguel de Vargas Machuca, que tuvo a su cargo la defensa doctrinaria de la revolución comunera, en un manifiesto aparecido en 1732, que lo convirtió en el ideólogo de ese movimiento popular.

Murió exilado en Corrientes. El Comendador de ese tiempo, Fray Tomás de Vallejo Villasanti, también se mostró favorable a los comuneros. Entre los criollos que adquirieron importancia en la orden, debe mencionarse a los PP. Juan Jacques de Aranda, en el siglo XVII, y Juan y José de Yegros y Guzmán, a comienzos del XVIII. Estos últimos eran hijos de O. Diego de Yegros y de Doña Ana Riquelme de Guzmán, que habian beneficiado al convento con cuantiosos y frecuentes donativos.

Los PP. Manuel Tadeo de la O e Hilario Gómez respectivamente Comendador y Regente de estudios, formaron parte del Congreso Nacional de 1811, y el segundo de ellos, ya entonces elevado a Comendador, cedió la casa de su orden para que se reuniera en ella el Congreso de 1813, que proclamó la República.

  SANTO DOMINGO Y LA VIRGEN. PARAGUAY.

d) Los dominicos.

  El Convento de Santa Catalina Virgen y Mártir, con su correspondiente iglesia, pertenecía a los dominicos y ocupaba desde 1627, el solar que en la década anterior había servido de asiento a la casa de la madre Bocanegra.

            La comunidad de Asunción formaba parte de la Provincia de San Lorenzo Mártir, de su orden, que abarcaba, además del Paraguay, Chile, el Tucumán y el Río de la Plata.

Pertenecientes a una orden de predicadores y teólogos eminentes los frailes de Santo Domingo se dedicaron a la enseñanza y a la asistencia espiritual de la población urbana.

A mediados del siglo XVIII, se les concedió licencia para dictar cursos de nivel universitario en Asunción. No tuvieron a su cargo doctrinos de indios, pero en su estancia, de Tavapy, vivía una crecida comunidad de negros, mulatos y zambos, descendientes de esclavos de los esclavos y de indios confiados, a la guarda de los religiosos

.

DOMINICOS  EN TAVAPY.

            Sostuvieron allí una capilla de la Virgen del Rosario y una ermita de San Pedro Mártir, para la atención de los referidos grupos  y de la numerosa población española y criolla de los “valles” del contorno. Poseyeron tierras en la zona de Capiatá y casas en Asunción, colocadas a censo, y negociaban en yerba.

Varios Obispos del periodo colonial pertenecieron a esta orden y los frailes intervenían en la vida social y cultural de la provincia. Entre los dominicos del siglo XVII cabe recordar a Fray Alonso González de Guzmán, que fue Prior, y a Fray Martín Jofré de Loayza, y entre los del XVIII, a Fray Gabriel Caballero Bazán, también Prior y a los PP. Marcos García de Roa e Ignacio de Orué, paraguayos el primero y los tres últimos.

            Durante la revolución comunera, el Provincial de la orden, Fray Alonso de los Ríos, combatió al bando popular.El Prior de Santa Catalina, fray Bernardino Enciso, formó parte del Congreso General de l 811. ( Cf . paraguay-historia.blogspot.com/2009_05_01_archive.html – En caché ).

 e) Los jesuitas.

 Poco antes del establecimiento de la nueva provincia de la Compañía, el gobernador Hernando había escrito al Provincial del Perú, pidiéndole que se comisionara a misioneros de su orden para dedicarse a la conversión de los indios del Paraguay.

            Fundada su instancia en el deseo del Rey de que los aborígenes no fuesen sometidos por las armas, sino por la persuasión. En carta dirigida al propio soberano, el 5 de mayo de 167, el mismo Hernandarias, entre otras muchas cosas, señalaba la conveniencia del envío de misioneros jesuitas Guairá, y en la respuesta, contenida en real cédula del 5 de agosto subsiguiente, se le daba noticia de haber destinado cincuenta religiosos al Perú, de los cuales una buena parte  debían pasar al Río de la Plata.

            Entre tanto, el P. Torres había venido al Paraguay, para estudiar las posibilidades de dar satisfacción a la precitada demanda determinaba que los PP. .Simón Masseta y José Cataidino, italianos ambos, se trasladaron a la región del Guairá a hacerse cargo de los pueblos indios predicar el cristianismo entre sus habitantes.

En diciembre de 1609, salían de Asunción ambos sacerdotes para dar comienzo a una de las empresas evangelizadoras de mayor celebridad, las llamadas Reducciones de Paraguay.

            El P. Lorenzana había tomado a su cargo un pueblo de indios fundado en el Guairá por los españoles que pasó a llamarse San Ignacio Guazú, y los PP. Masseta y Cataidino comenzaron su transcendente labor con la formación de otras dos reducciones, las de San Ignacio Mini o de Yabebyry y de Loreto, ambas a más de 60 leguas al Este de Ciudad Real.

            Con la llegada de nuevos misioneros, fue creciendo el número de neófitos, agrupados en nuevas reducciones situadas en los campos de Jerez en el Cuaracy-verá y al Norte del Salto del Guairá. Quince años más tarde, catorce prósperas y nutridas comunidades indígenas contribuían a afirmar la presencia española en esas soledades.

   RUINAS DE LAS REDUCCIONES DEL PARAGUAY.        

Las reducciones jesuíticas tuvieron que vencer serias dificultades tales como el acoso de portugueses, o las protestas de los colonos y las originadas  en la revolución comunera, pero en general se puede decir que las mismas tuvieron un éxito extraordinario y permanecieron prácticamente hasta la expulsión de los jesuitas y en algún caso hasta la independencia.

                Los padres de la Compañía de Jesús organizaron sus reducciones sobre un modelo general. En cada una de ellas había un Cura (“Pai-guazú”) y un Teniente Cura “Paí-miní” Como en los demás pueblos de indios se conservaba, la dignidad de cacique y se habían instituido la de corregidor y un reducido cabildo, cuyos integrantes, indios todos, aunque desprovistos de efectivas facultades, eran colaboradores inmediatos de los religiosos.

            La población, aunque trabajara en campos y yerbales, era exclusivamente urbana. Los pueblos se edificaban en forma de damero en torno de una plaza rodeada de la Iglesia, la casa parroquial o rectoría, el cementerio, los talleres, depósitos y graneros las viviendas de las viudas y huérfanos, y las largas casas de acera con soportales sostenidos, por horcones de urundey, que albergaban a los indígenas. A mediados del siglo XVIII. Los techos eran por lo general de tejas.

            La vida de los neófitos se hallaba estrictamente regulada por un horario cuyo cumplimiento se recordaba con toques de campana. Se alternaba el trabajo con el adoctrinamiento religioso y con frecuentes festividades, ruidosas y plenas de colorido, matizándose todo con música.

   ENSEÑANZA EN LA REDUCCIONES  JESUITICAS.      

La enseñanza, incluso la de lectura y escritura se impartía en guaraní. Los productos del trabajo colectivo eran agrupados en tres porciones para el sostén del culto, para las necesidades sociales y benéficas, y para sustento de los indios, respectivamente.

            El aislamiento respecto de los criollos del Paraguay y la eficaz administración de los Jesuitas se sumaron para que sus reducciones fueran las más pobladas y ricas de la provincia.

            Cada una de ellas se hallaba rodeada de extenso sembrado y poseía estancias. Más la principal fuente de recursos de las misiones era la exportación de yerba al Río de la Plata, en competencia con los vecinos del Paraguay, lo cual daba lugar a antagonismo.

            Además, habían logrado los jesuitas que, con excepción de los de San Ignacio-Guazú, Santiago y Nuestra Señora de Fé, sus indios estuvieron exentos de la encomienda, privilegio que los paraguayos consideraban lesivo para sus intereses.

            Como empresa misional, el sistema fundado por los jesuitas tuvo extraordinario éxito. Puede objetarse a estos el excesivo aislamiento que impusieron a sus neófitos respecto de los criollos y mestizos del Paraguay, poniendo de este modo trabas a su integración a esta sociedad de la cual necesariamente debían formar parte.

         Agravaba tal divorcio el hecho de que en dichas reducciones se reclutaron los contingentes que en 1649, 1724, 1725 y 1735, invadieron a mano armada al Paraguay para sofocar movimientos populares. Pero hallamos la compensación en que civilizaron a un par de cientos de millares de aborígenes, los acostumbraron a la vida urbana y al trabajo productivo, haciéndolos así aptos para incorporarse más tarde a la población paraguaya y rioplatense, como aconteció después de 1767.

            Producida la expulsión de la Compañía de Jesús, esas reducciones decayeron .rápidamente, pero sus habitantes no volvieron al estado salvaje y selvático, como algunos escritores aseveran, sino que emigraron a Asunción, Corrientes, Buenos Aires  y se convirtieron en artesanos, labradores, troperos y pequeños comerciantes, y algunos pasaron al Brasil, donde su eficiencia les aseguraba buenos salarios.

( Cf. paraguay-historia.blogspot.com/2009/06/los-primeros-jesuitas-en-el… – En caché ).

 CASA DONDE SE PROCLAMÓ LA INDEPENDENCIA.

4.-LA IGLESIA EN LA PROCLAMACIÓN DE LA INDEPENDENCIA.

 El  derrocamiento de la autoridad española en Paraguay  ocurrió en la noche del 14 y la madrugada del 15 de mayo de 1811. La independencia se declaró formalmente el 17 de mayo.  Ya dijimos que los PP. Manuel Tadeo de la O e Hilario Gómez respectivamente Comendador y Regente de estudios, formaron parte del Congreso Nacional de 1811, y el segundo de ellos, ya entonces elevado a Comendador, cedió la casa de su orden para que se reuniera en ella el Congreso de 1813, que proclamó la República.

            La Revolución tuvo partidarios en todos los sectores. Del estamento religioso no sólo salieron varios de los próceres más destacados, sino también algunos de los primeros. Ya se ha destacado  la actuación que el cupo a los sacerdotes Ibarbalz y Sarmiento en las primeras intentonas revolucionarias.

            Ahora bien, el peso de los religiosos en el seno de los movimientos por la Independencia no sólo derivaba de su formación intelectual sino también de la importancia política que, desde luego, ya por entonces tenía la Iglesia Católica. Así, no resulta extraño que uno de los integrantes del primer gobierno enteramente paraguayo fuera un sacerdote: Francisco Javier Bogarín. Posteriormente sería expulsado  del  Cabildo de Asunción por su oposición a de Francia.

            Para entender la participación de los representantes de la iglesia en los alzamientos, conviene recordar algunos elementos interesantes y significados de la época. Por un lado, la iglesia estaba fuertemente involucrada en la vida política de cada país. Quizás este hecho no se ha modificado demasiado, pero entonces la ligazón resultaba mucho más patente.

            Además, por su educación, los sacerdotes estaban al corriente de las líneas de pensamiento más modernas de la época. En general, en todas las revoluciones independentistas de América hubo en más o en menos participación del clero.

             La gran influencia de los sacerdotes sobre las actitudes del pueblo constituía- y constituye aún- un elemento de primer orden en la situación política y en sus intentos de transformación.

 JOSÉ GASPAR RODRIGUEZ DE FRANCIA.          

 Pero hablar de la Independencia del Paraguay es hablar de una persona que tras las más diversas vicisitudes, que no son este lugar, gobernó Paraguay desde el 1814 hasta el 1840, nos referimos a la figura de José Gaspar Rodríguez de Francia.

            José Gaspar Rodríguez de Francia es una de las más grandes figuras en la  historia paraguaya  y a su vez,  la más enigmática.

            . Gobernando desde 1814 hasta su muerte en 1840, Francia tuvo éxito construyendo una fuerte, próspera y afianzada nación independiente en un álgido momento cuando la existencia del Paraguay como un país distinto parecía improbable.

            Cuando murió, legó un país en paz, con arcas repletas y muchas industrias florecientes. Frugal, honrado, competente y diligente, Francia era tremendamente popular con las clases bajas. Pero a pesar de su popularidad, Francia pisoteó los derechos humanos e impuso un estado policíaco autoritario basado en el espionaje y una dura coerción. Bajo Francia, Paraguay sufrió un recambio social que destruyó las elites viejas.

            Cuatro años después un congreso paraguayo nombró como dictador a Francia, de por vida, con el título del “Supremo Dictador” en 1820. El sistema de seguridad de Francia descubrió y aplastó raudamente una facción de la elite que iba a asesinar al Supremo. Francia arrestó a casi 200 ciudadanos prominentes y ejecutó a la mayoría.

Entre ellos estaban los próceres de la independencia, Yegros quien fue ajusticiado el 17 de julio de 1820 y Pedro Juan Caballero quien prefirió suicidarse antes del tormento. En 1821 Francia, que hizo varias retiradas,  sorprendió a su  vuelta y convocó a todos los aproximadamente 300 españoles residentes en Paraguay a la plaza mayor de Asunción donde los acusó de traición, los arrestó prontamente y los encarceló por 18 meses.

            Francia finalmente los soltó después de que aceptaron pagar una enorme indemnización colectiva de 150.000 pesos (cerca del 75% del presupuesto estatal anual), una cantidad tan grande que rompió su predominio en la economía paraguaya.

LA PERSECUCIÓN DE LA IGLESIA CATÓLICA EN PARAGUAY.

Uno de los blancos especiales de Francia era la Iglesia Católica. La Iglesia había proporcionado apoyo ideológico a la idea española sobre la doctrina del “derecho divino de reyes” e inculcando a las masas indias con un fatalismo resignado sobre su estado social y las perspectivas económicas.

            Francia prohibió órdenes religiosas, cerrando en el país los seminarios, secularizó a los monjes y sacerdotes obligándoles a que juraran lealtad al estado, abolió el fuero eclesiástico, confiscó toda propiedad de la Iglesia y subordinó las finanzas de la Iglesia al control estatal. . El estado se adjudicó las tierras de la elite y la iglesia y se las arrendó a los pobres. Aproximadamente unas 875 familias tuvieron por hogar a las tierras de seminarios clausurados.

             Las multas y confiscaciones decretadas contra los criollos ayudaron a reducir impuestos para los demás. Como resultado, los ataques de Francia contra la elite y sus políticas socialistas estatales provocaron muy poca resistencia popular.

            Las multas, expropiaciones y confiscaciones de propiedad de extranjeros permitieron que el estado se transforme en el hacendado más grande de la nación y pasó a operar 45 grandes granjas en el futuro. Administradas por personal del ejército, las granjas tuvieron tanto éxito que los animales que sobraban  se regalaban  a los campesinos.

            Se atacaba a la Iglesia porque era uno de los soportes del poder político de la corona española; pero no puede atacarse el culto, la fe, los rituales, porque la población los demandaba.

            Además la Iglesia llevaba el registro de nacimientos, casamientos y defunciones. Francia se jactó de convertir a los sacerdotes en funcionarios a sueldo y a los conventos en cuarteles.

            El clero fue nacionalizado con la eliminación del diezmo eclesiástico, y los curas párrocos pasaron a depender de un sueldo de empleados públicos; secularizó los bienes de la Iglesia Católica, pero no cambió demasiado la situación para los campesinos, que pasaron de arrendatarios de la Iglesia a arrendatarios del Estado.

            Los sacerdotes tendrían que jurar fidelidad a la patria y a la independencia, no se permitieron procesiones sin el permiso del Dictador, ni el paseo del estandarte. La dependencia externa de la iglesia con otras congregaciones fue prohibida. Él se constituía como máxima autoridad de la iglesia y único capaz de designar a los ministros eclesiales.

 POBREZA EXTREMA EN PARAGUAY.

5.-LA IGLESIA  DE PARAGUAY DESPUÉS DE LA INDEPENDENCIA.

  La confusión ganó lugar en el país cuando aconteció la muerte de Gaspar Rodríguez de Francia el 20 de septiembre de 1840, porque el Supremo devenido en “El Difunto” no había dejado sucesor alguno.

            Tan odiado  era por la Iglesia que ningún cura quiso  decir el funeral tras la muerte  y lo debió realizar un sacerdote cordobés. Días después, manos vengativas hicieron desaparecer sus restos en las aguas del río Paraguay.

            Después de unos días, una junta militar surgió y derrocó al ayudante del Difunto, Policarpo Patiño, quien pretendió hacerse Supremo, acto seguido liberó a algunos prisioneros políticos pero demostró ser ineficaz para gobernar.

    CARLOS ANTONIO LÓPEZ.  

 El 22 de enero de 1841, la junta fue derrocada por otros militares. Otro golpe siguió dieciséis días después y el caos continuó hasta el 12 de marzo de 1841 que un congreso escogió a Carlos Antonio López como primer cónsul. En 1844 otro congreso lo nombró como presidente de la República, cargo que sostuvo hasta su muerte en 1862. Paraguay ya tenía su segundo dictador.

            El presidente López no permitió congregaciones religiosas, pero contribuyó a levantar la Iglesia de su postración, entablando relaciones con la Santa Sede; construyó iglesias y no permitió la libertad de culto.

            Solano López hijo del anterior, consolidó su poder después de la muerte de su padre en 1862 imponiendo silencio a varios críticos y aspirantes a reformador a través de la cárcel. Otro congreso paraguayo lo eligió presidente unánimemente.

            Solano López hubiera hecho bien en considerar las últimas palabras de su padre que le aconsejaba evitar actos agresivos en los asuntos extranjeros sobre todo con el Brasil.

La política exterior de Solano López subvaloró inmensamente a los vecinos de Paraguay y otorgó excesivo valor al potencial de Paraguay como una potencia militar, el hecho es que durante su mandato Paraguay soportó una terrible guerra en la que imprudentemente se enfrentó a Brasil, Argentina y Uruguay  que firmaron el Tratado de la Triple Alianza en el mayor de los secretos en mayo de 1865.

            Bajo el tratado estas naciones se juramentaron destruir al gobierno de Francisco Solano López y repartir el país entre las mayores potencias. Esta guerra destrozó a Paraguay, Francisco Solano murió en ella.

            Para  la iglesia esta guerra tuvo desastrosas consecuencias al ver diezmado su clero , pero más aún  las familias , que tuvieron que ver como sus hombres mujeres y hasta niños fueron masacrados en una desigual lucha.

El 16 de agosto de 1869, López dispuso un ejército integrado enteramente por niños para enfrentar a las hordas brasileñas en el fatídico combate de Acosta Ñú… ninguno de los infantes sobrevivió. Hoy en la actualidad en esa fecha se celebra el Día del Niño en todo el territorio paraguayo con una sensibilidad especial.

            Malherido por la guerra, la pestilencia, una terrible hambruna, una espantosa reducción de la población (el país había perdido el 75 por ciento de su población) y las nunca pagadas indemnizaciones por parte de los aliados, el Paraguay estuvo al borde de la desaparición en 1870.

            En la década que siguió a la guerra, los principales conflictos políticos paraguayos reflejaron la lucha liberal-colorada.

PARA LA GUERRA EN PARAGUAY.

            La inestabilidad política era tan extrema en la era liberal a tal punto que hubo veintiún gobiernos en un periodo de treinta y seis años. Desde 1904 hasta 1922, el Paraguay tuvo quince presidentes, todos del mismo partido: el Liberal.

            Las políticas liberales de “laissez-faire” permitieron a un puñado de hacendados ejercer un mando casi feudal en el campo, mientras los campesinos no poseían tierra alguna en propiedad y los intereses extranjeros manipularon las fortunas económicas de Paraguay.

            El país visiblemente necesitaba urgentes reformas sobre condiciones laborales, servicios públicos y educación. Así se fijó el escenario para una reacción nacionalista anti-liberal.

            En cualquier caso, la guerra, los enfrentamientos entre paraguayos, con los países vecinos , con  Bolivia, siguió marcando una  ingrata, miserable y oscura historia del Paraguay .

“En un país, donde a finales del siglo XX tendría que haber ofrecido una juventud sana, culta y preparada, con medios y expectativas de vida razonablemente dignos, iguales a cualquier país medianamente moderno, seguimos enfrentándonos en estúpidas peleas intestinas, que la clase dominante nos presenta e impone, como leit motiv de nuestro diario vivir. Eso debemos destruir cueste lo que cueste.”

 CATEDRAL DE LA ASUNCIÓN DE PARAGUAY.

6.-LA IGLESIA DEL PARAGUAY HOY.

 ZENIT viene difundiendo el valioso estudio del Observatorio Pastoral del Celam (OPC), que nos acerca a la realidad pastoral, social y devocional de los pueblos latinoamericanos.

            En esta oportunidad, conoceremos un poco más a la Iglesia del Paraguay, un país con una extensión de 406.752 Km2, que acoge a cerca de 6.608.137 pobladores, de los cuales el 89,6% serían católicos.

CATEDRAL DE VILLARRICA DEL ESPÍTU SANTO. PARAGUAY 

a) Semillas de la misión.

            En 1929 se crea la provincia eclesiástica del Paraguay, con la Arquidiócesis de Asunción y las diócesis sufragáneas de Villarrica del Espíritu Santo y Concepción-Chaco. Monseñor Juan Sinforiano Bogarín fue su primer arzobispo.

 CHACO PARAGUAYO.

b).-Una comunidad que sirve.

            La Iglesia Católica en Paraguay cuenta  en la actualidad con una Arquidiócesis (Asunción), 11 Diócesis (Concepción, Villarrica, San Juan Bautista de las Misiones, Caacupé, Coronel Oviedo, San Pedro Apóstol, Carepaguá, Benjamin Aceval, Encarnación, Ciudad del Este y San Lorenzo), 2 Vicariatos Apostólicos (Chaco Paraguayo y Pilcomayo) y un Obispado Castrense.

            Por su parte, la Conferencia Episcopal Paraguaya está organizada en cuatro áreas y quince coordinaciones pastorales, entre las que se pueden mencionar: Promoción Humana, Pastoral Indígena, Familia, Vida y Cultura, Educación, Diaconado Permanente, Pastoral Bíblica y Catequesis.

 CONGRESO DEL PARAGUAY.

c).-Relación Iglesia-Estado

            En el OPC se lee que la Constitución Nacional establece que las relaciones del Estado con la Iglesia Católica se basan en la independencia, cooperación y autonomía (Art. 24).

            El Artículo 82 reconoce “…el protagonismo de la Iglesia Católica en la formación histórica y cultural de la Nación”.

            La Constitución garantiza la libertad religiosa; el gobierno, por lo general, ha respetado este derecho en la práctica. La Constitución reconoce el papel histórico de la Iglesia Católica en la vida pública, y los sacerdotes católicos a menudo invitados a celebrar la Eucaristía en actos oficiales de gobierno.

            Todas las organizaciones religiosas e iglesias deben registrarse en el Ministerio del Interior (Ministerio de Educación, Viceministerio de Culto.) El gobierno es laico.

Existen escuelas públicas y de filiación religiosa y los padres tienen la libertad de enviar a sus hijos a la institución educativa de su preferencia sin sanción o restricción alguna. El gobierno no impone currículo religioso de ningún tipo.

            En el caso de la enseñanza religiosa escolar, el OPC amplía que en Paraguay, desde 1903, se eliminó del plan oficial de estudios la enseñanza religiosa, durante el gobierno del Partido Colorado.

            Actualmente, los establecimientos educativos católicos y otros de gestión privada, tienen la posibilidad de incluir en sus programas el área de Enseñanza Religiosa Escolar.

 URGE LA ATENCIÓN A LOS POBRES EN EL PARAGUAY.

d).-Presencia en la sociedad.

            El análisis del OPC deja ver que en medio de las difíciles condiciones económicas y sociales, “la Iglesia ha atendido campos diversos de la vida social, desde la educación y la salud hasta la atención a los más pobres y marginados”.

            Este servicio socio-pastoral ha permitido que la Iglesia Católica “goce de un buen nivel de aceptación y confiabilidad en la opinión paraguaya, a pesar de las dificultades surgidas por el anti-testimonio de algunos obispos, sacerdotes y laicos“, reza el Informe.

            La Conferencia Episcopal se ha pronunciado en diversas ocasiones frente a los problemas y situaciones que afectan al pueblo paraguayo como la promoción y defensa de la vida y de la dignidad humana (2007), el proyecto de ley sobre la juventud (2007), la problemática de la tierra (2008), la emergencia sanitaria (2008), y ha dado a conocer sus orientaciones pastorales, que surgen de los valores del Evangelio y la Doctrina Social de la Iglesia, animando a los católicos y personas de buena voluntad, a construir una sociedad más justa, solidaria y fraterna.

            El OPC recuerda que sigue siendo muy actual el llamado de los obispos del Paraguay, hecho en 1979, para “rehacer el tejido moral” y social de la nación paraguaya. “Es necesario producir cambios profundos en la matriz cultural del paraguayo, por medio de la educación integral de los ciudadanos“, puntualiza.

RELIGIOSAS EN EL MUNDO.

e).-Agentes para la misión.

            Un arzobispo y doce obispos, incluyendo al obispo castrense y a dos vicarios apostólicos, junto con más de 500 sacerdotes atienden pastoralmente las comunidades católicas paraguayas.

             Los religiosos y religiosas están organizados en la Conferencia de Religiosos de Paraguay. Se suman a la labor evangelizadora un buen número de laicos, organizados en movimientos apostólicos y comunidades eclesiales.

            El OPC destaca el gran número de centros de culto y capillas que funcionan en el país “como una expresión del deseo de atender a los fieles en lugares cercanos a su residencia, en especial en el sector rural”.

            La Iglesia cuenta con una significativa presencia a través de los medios de comunicación, ya sea en la prensa escrita como revistas (Comunidad, Paraguay Misionero, Acción, Tupasy María), periódicos (Cristo Hoy, El Observador Semanal ); así como en las emisoras Radio María,Radio Caritas, La Voz de Vianney, Radio San Roque y Radio Pa’i Puku, entre otras.

SAN ROQUE GONZÁLEZ DE SANTA CRUZ.

f) Modelos de santidad.

            Son varios los santos que reciben veneración en el país, a quienes se les reconoce su entrega generosa en las misiones, que los llevó a entregar su vida en el martirio.

            Es por ello que el Paraguay cuenta con tres santos mártires canonizados el mismo día por Juan Pablo II, es decir el 16 de Mayo de 1988. Uno de ellos es san Roque González de Santa Cruz, (1576-1628), jesuita, nacido en Asunción, fundador de varias reducciones que murió mártir.

            También comparten la gloria de los altares sus compañeros Alonso Rodríguez Olmedo (1598-1628), mártir jesuita español, destinado a las misiones en Paraguay, y Juan del Castillo (nacido en 1595), de origen español, también misionero en Paraguay, quien muere como mártir a mano de los nativos.

            En la Carta que los Obispos paraguayos elaboraron con motivo del Año sacerdotal, recuerdan a presbíteros diocesanos como los padres Julio César Duarte Ortellado, cuya causa de beatificación está en proceso; Juan Ayala Solís, Guillermo Díaz, Juan Benítez Balmaceda, Agustín Blujaki, Vicente Valenzuela, Victorino Torres Leiva y muchos otros presbíteros religiosos, como Pedro Shaw, conocido como Pa´i Puku, que hablan de “la fidelidad de Cristo y de la fidelidad del sacerdote”.

MARIA FELICIA DE JESÚS SACRAMENTADO.

            Una mujer paraguaya está camino a los altares. Se trata de la venerable María Felicia de Jesús Sacramentado, conocida como “Chitunga”. Quien sería la primera santa paraguaya, fue una religiosa profesa de la Orden de las Carmelitas Descalzas nacida en la localidad de Villarrica del Espíritu Santo el 12 de enero de 1925, y muerta en olor de santidad en Asunción el 28 de abril de 1959.

NUESTRA SEÑORA DE LOS MILAGROS.

g).-Santuarios marianos.

            La devoción a la Madre de Dios ha llevado al pueblo paraguayo a levantar varios santuarios en su honor, con el fin de venerarla y encomendarle sus necesidades.

LA VIRGEN DEL PERPETUO SOCORRO.

            Entre los más conocidos están el de Nuestra Señora la Virgen de los Milagros de Ca’acupé, el de la Virgen de Schoenstatt, el Santuario Natural Nuestra Señora de Itapé y el de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, entre muchos otros que completan la lista.( ww.zenit.org/es/articles/la-iglesiaen-america-latina-paraguay ).

 BIBLIOGRAFIA. La reseñada a través del tema.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE : HISTORIA DE LA IGLESIA EN ARGENTINA.

sanchoamigo,

 

                                                                                                                         

 

 

 SÍNTESIS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA CATÓLICA EN COSTA RICA.

 

MAPA DE COSTA RICA CON SUS PROVINCIAS:

1.- San José, 2.-Alajuela, 3.-Heredia, 4.-Cartago, 5.-Puntarenas, 6.-Guanacaste y 7.- Limón.

  Resumir cerca de cinco siglos de Historia de la Iglesia en un solo tema, es hacer en verdad una Síntesis, que como tal ha de ser necesariamente abreviada, sin embargo, por mucho que la misma se abrevie siempre resultará larga para un lugar como éste, esta longitud aparece ya en el índice que vamos a seguir en la exposición del tema:

 1.- El paso de Cristóbal Colón por Costa Rica.

2.-Época de la pre-evangelización.

3.-El ” milagro” de la Virgen.

4.-Primera Semana Santa en Costa Rica.

5.-El asesinato del primer obispo de la diócesis Nicaragua – Costa Rica.

6.- Inicio de la Evangelización. Fray Juan de Estrada Rávago.

7.- Los franciscanos en la evangelización de Costa Rica.

8.- La vida en los centros de misión.

9.- Asesinato de un misionero.

10.- Organización de las parroquias.

11.- Otras actividades religiosas.

12.- La Iglesia durante la época de la Colonia. El Obispo D. Pedro Villarreal.

13.- El obispo Fray Benito de Valtodano.

14.- Nuevos obispos en la diócesis.

15.- Hallazgo de la imagen de Ntra. Sra. de los Ángeles y el “rescate” de Nuestra Señora de Ujarraz.

16.- Visita Pastoral de Monseñor Bravo Laguana.

17.- Corrección de misioneros y clérigos.

18.- La labor misionera a través del siglo XVII.

19.- Declaración de la independencia y erección de la diócesis de Costa Rica.

20.- El primero obispo de la  nueva diócesis.

21.- Santos y mártires de Costa Rica.

22.- La Iglesia de Costa Rica en el siglo XXI.

23.- La devoción a la Virgen María

24.- Fuentes.

 1.- EL PASO DE CRISTOBAL COLÓN POR COSTA RICA.

 Según el escritor Ricardo Blanco Segura en su obra Historia Eclesiástica de Costa Rica, el primer español que puso pie en el territorio costarriqueño  fue el mismo Colón , aunque su permanencia en el mismo fue únicamente de unos 20 días. Posiblemente allí celebró la primera misa fray Alejandro,  fraile jerónimo que además de religioso parece desempeñaba el papel de tesorero y que acompañaba al almirante en su cuarto viaje, que duró del 1502 al 1504  en dirección al centro del continente.

             En el viaje descubrirá varias islas en las Antillas Mayores: Caimán Brac y Pequeño Caimán, y la costa de Centroamérica por la zona donde actualmente se encuentran Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, hasta llegar al Golfo de Urabá, entre Panamá y Colombia.

            En lo que se refiere a la estancia de Colón en Costa Rica parece ya haber acuerdo de que el lugar  donde estuvo fue en Cariay en el puerto de Limón y la fecha de su llegada el 18 de septiembre de 1502, lugar donde fray Alejandro celebraría la misa pues parece esta ser una costumbre  del Almirante.

            Después del descubrimiento de Colón, se le comenzó a llamar Veragua, nombre de origen indígena que comprendía todo el territorio ,desde el golfo de Urabá hasta el cabo Gracias a Dios.

 GIL GONZÁLEZ  DÁVILA.

2.-ÉPOCA DE LA PRE-EVANGELIZACIÓN.

 La  pre-evangelización de Costa Rica   comenzaría  con la expedición de Gil González Dávila en el año 1522.

            En esa expedición llevaba Gil González uno o dos capellanes, de quienes nos consta el nombre de uno, el Presbítero Diego deAgüero, que fue el primer sacerdote que estuvo en Costa Rica y Nicaragua

            Traía el Padre Agüero una imagen de la Santísima Virgen, de quien tan devotos se mostraron siempre los conquistadores y a cuyo culto se debió, accidentalmente, la salida de un grave apuro que en esta expedición sobrevino a los aventureros.

 A PESAR DE ESTAR LEVANTADA.

3.- EL ” MILAGRO” DE LA VIRGEN.

 El propio Gil González nos narra el suceso:”Dende a quince días que llegué, llovió tantos días que crecieron los ríos tanto que hicieron toda la tierra una mar, y en la casa do yo estaba, que era lo más alto, llegó el agua a dar a los pechos a los hombres; y de ver esto la gente de mi compañía, uno á uno me pidieron licencia para se ir fuera del pueblo á valerse en los árboles en derredor y quedé yo con la gente más de bien en esta gran casa esperando a lo que Dios quisiese hacer, creyendo que no bastaría el agua á derribarla; y estando ellos y yo a media noche ,con harta sospecha y temor de los que acaesció, teníamos en lo alto de la casa por de dentro una imagen de Nuestra Señora é una lámpara de aceite que la alumbraba; y como la furia del agua creciese mientras más llovía, a la media noche quebraron todos los postes de la casa y cayó sobre nosotros y derribó la cámara donde yo estaba, y quedé yo con unas muletas que traía, de pies encima de la dicha cámara, el agua a los muslos, y llegaron las varas de la techumbre al suelo, y quedaron los compañeros el agua á los pechos, sin tener parte por do resollar plugo a Dios, por quien El es, que con cuanto golpe la casa hizo al caer, no se murió la lámpara que teníamos delante la imagen de Nuestra Señora; y fue la causa que, como la casa dio sobre el agua y vino poco a poco sin dar golpe en el suelo,no hizo fuerza para que la lámpara se muriese; y como quedamos con lumbre, púdose hallar manera con que saliésemos de allí, y fue que rompieron con una hacha la techumbre de la casa y por allí salieron los compañeros que conmigo se habían quedado y a mí me sacaron en los hombros, que los otros todos el día de antes se habían ido con mi licencia a salvarse en los árboles y sus indios que traían de servicio.

            La importancia que para nosotros tiene esta expedición, estriba en que durante ella se empezó por “hacer cristianos” a los habitantes de las tierras exploradas.

            Para esa labor llevaba el capitán al Padre Agüero, quien bautizó una considerable cantidad de indios a lo largo de todo el recorrido de la expedición, o sea desde la región de Burica hasta las inmediaciones del lago de Nicaragua.

             González recorrió las regiones de los caciques Garobareque, Cochira, Cob, y otros muchos y llegó al puerto que él llamó de San Vicente, hoy Caldera. Allí se encontró con Andes Niño y luego se separaron; siguió Gil por tierra recorriendo el territorio de la actual provincia de Guanacaste habitado por los indios chorotegas. Allí conoció al cacique Nicoya con quien trabó amistad, convirtiéndole al cristianismo con sus hijos y mujeres juntamente con muchos de su pueblo en un total de 6063 almas, catequización llevada a cabo en el término de diez días, según las relaciones existentes acerca del suceso, y con mucha sinceridad por parte de los neófitos.

            Gil González prosiguió su viaje y conoció al cacique Nicaragua, personaje interesante con quien sostuvo conversaciones sobre temas bastante serios, como Dios y los astros, y entre ambos se entablaron relaciones más o menos amistosas.

            Luego de otros sucesos que no vienen al caso en este lugar, se fue González a Panamá el 5 de junio de 1523.

            El propio Gil González afirmó en carta al emperador Carlos V, que se habían bautizado durante su viaje treinta y dos mil almas”y dejo tornadas cristianas treinta y dos mil ánimas, asimismo de su voluntad …”.

 

PEDRO ARIAS DÁVILA.

 Pedrarias Dávila fue el primero en aprovecharse de los descubrimientos de Gil González y organizó en 1523 una expedición al mando de Francisco Fernández de Córdoba,. En la expedición de Fernández de Córdoba iba también el más tarde  célebre Hernando de Soto. Acompañó a esta aventura el Padre Diego de Agüero, capellán de Gil González, que ya conocía muy bien el terreno. En la ruta se siguió el mismo itinerario de Ponce y Castañeda en 1519; así llegaron hasta el Golfo de Nicoya y cerca de allí fundó Fernández la villa llamada de “Bruselas”, en la región de Orotina, entre los ríos Aranjuez y Chomes, según la opinión de don Cleto González Víquez.

PESCADORES EN EL GOLFO DE NICOYA. COSTA RICA.

            La villa de Bruselas fue la primera población que fundaron los españoles en Costa Rica;  se verificó allí el primer repartimiento de indios hecho en el país, tomados de las diferentes tribus de Nicoya, Huetares y Chira.

            .De Bruselas siguió Fernández hacia el norte y en el mismo año de 1524 fundó las ciudades de León y Granada. Algún tiempo después y viendo la posibilidad de sacar con ello ventajas personales, Fernández se rebeló contra Pedrarias, alardeando de depender exclusivamente de la audiencia de Santo Domingo y contra el parecer de algunos de los más concienzudos de sus compañeros, como Hernando de Soto, a quien encerró por oponérsele

            .Hernando de Soto y Francisco Compañón escaparon a Panamá para informar a Pedrarias de lo ocurrido y este último no esperó segunda orden para venirse a castigar la osadía de Fernández.

            Pedrarias salió de Panamá a principios de 1526. Le acompañó en este viaje el Presbítero don Diego de Escobar en calidad de capellán

            .En marzo de 1526 llegó Pedrarias a la isla de Chira y allí celebró el Padre Escobar los oficios de semana santa con la aprobación del gobernador, quien se empeñó en la catequización de los indios.

            Después de la toma de posesión de la isla se cantó un solemne Te Deum, luego de haber destruido los ídolos paganos. Instalóse luego un sitio decente para la celebración de los oficios de la Semana Mayor y en él se coloco una imagen de la Virgen. Los oficios comenzaron el domingo de Ramos, con el canto de la Pasión y se hizo lasolemne bendición de las palmas. Igualmente y como de costumbre ,celebraron los oficios del jueves santo; el viernes santo se cantó otra vez la Pasión, se hizo la adoración de la cruz y entre las oraciones del ritual se incluyó la siguiente: “Señor Jesucristo, suplicámoste por                         tu santa cruz que nos salves y recibas en tu guarda y amparo, debaxo del cual te plega, Señor, por tu santa pasión que estemos y andemos en tu santo servicio y nos des gracia para que plantemos y se extienda tu santa fe cathólica en estas bárbaras naciones. Amén”. Todos respondieron y se hizo una aspersión con agua bendita.

             Fue esta la primera Semana Santa celebrada en Costa Rica .

            Una vez que hubo llegado a Nicaragua, Pedrarias procesó a Fernández de Córdoba y éste fue decapitado en la plaza pública de León.

            Después de la malograda intentona de Fernández de Córdoba, fue nombrado el capitán Felipe Gutiérrez gobernador de Veragua el 24 de diciembre de 1534. Recorrió nuestro territorio, visitó la bahía de Zorobaró y llegó a fundar una. colonia de muy corta vida cerca del río Belén. A Felipe Gutiérrez lo acompañó un sacerdote llamado Juan de Sosa y probablemente fue el único; en el acto de capitulación para poblar la provincia de Veragua, se lee: “… y terneys con los dichos yndios un clérigo y dos religiosos de buena vida y ejemplo que los bautizen, yndustrien, y enseñen en las cosas de nuestra santa fee cathólica; y si conviniere que aya más clérigos o Religiosos,los pornéis; é no aviendo en la dicha tierra diezmos que se paguen los teméis a vuestra costa todo el tiempo que no oviere los dichos diezmos… é viniendo a recevir la doctrina cristiana les haréis sus yglesias, según la dispusición de la tierra, en que la recivan.. .”

   IGLESIA DEL PUEBLO DE CHOMES.    

En el año 1554 la Audiencia de Guatemala nombró a Pedro Ordoñez de Villaquirán corregidor de Nicoya y de los puertos de Chira y Paro. Gobernó durante dos años en forma más o menos pacífica y que tiene un motivo de especial interés para la Historia Eclesiástica, a saber, la fundación de la iglesia del pueblo de Chomes, la segunda, según Monseñor Thiel, que se edificó en Costa Rica ya que la de Nicoya había sido edificada hacia 1544 y se la consideraba como la primera.

            Por una cédula del 18 de diciembre de 1559, consta que la fundación de dicha iglesia, a la cual dotó de ornamentos Villaquirán, le atrajo la benevolencia de los indios; dejó allí a un sacerdote encargado de la administración, pero no nos quedan datos precisos de su labor, por haber sido probablemente muy corta su permanencia en el lugar.

5.- ASESINATO DEL PRIMER OBISPO DE LA DIÓCESIS DE NICARAGUA- COSTA RICA.FRAY ANTONIO DE VALDIVIESO.O.P.

  Monseñor Valdivieso fue el primer obispo de Nicaragua- Costa Rica en la mayor exactitud de la expresión. El  territorio de Costa Rica había estado bajo la jurisdicción de Panamá, hasta que una cédula real del 9 de mayo de 1545, ordenó a Monseñor Valdivieso que entendiera en las cosas espirituales de por acá. En la cédula se encargaba al nuevo obispo ocuparse de las cosas de Cartago “entre tanto se proveyese de prelado”, recomendándole el servicio de las iglesias en orden a la limpieza, ornato, decencia y culto divino .

             Otras estipulaciones referentes a los clérigos, que debían cuidar de la administración de los sacramentos y de los diezmos, de los cuales “había de llevar la cuarta parte y las restantes debían quedar para los ministros”.

             Figuraba entre los clérigos recomendados el Presbítero Francisco Bajo, capellán de la expedición de Diego Gutiérrez y uno de los pocos que escaparon con vida de aquel desastre, para cura de la villa de Santiago, pues el gobierno español aún ignoraba la tragedia de Gutiérrez.

            Así desde el 9 de mayo de 1545, se siguió llamando la hasta entonces diócesis de Nicaragua, “Diócesis de Nicaragua y Costa Rica”, nombre que conservó hasta 1850, cuando se hizo la separación.

            Hay que tener en cuenta, que aunque se trataba de una orden real, no fue esta la solemne unión de ambos territorios en una sola diócesis ya que eso ocurrió posteriormente por una Real cédula de6 de julio de 1565. Hasta esa fecha se trataba de algo nominal.

            En agosto de 1545 Valdivieso escribió al Consejo de Indias refiriéndose a la población de Costa Rica. Comenzó a interesarse como nuevo objeto de su cuidado pastoral, especialmente haciendo referencia a las nuevas cristiandades, aunque muy escasas y mal instruidas.

             Para ese fin se reunió en Gracias (Honduras) con el obispo de Guatemala, Monseñor Marroquín, y el obispo de Chiapas ,Monseñor Bartolomé de Las Casas, para pedir a la Audiencia el cumplimiento de las nuevas leyes en favor de los indios, petición que no recibió aquella de muy buen grado.

            El 20 de septiembre del mismo año, recibió Monseñor Valdivieso las bulas que lo acreditaban como obispo de Nicaragua, y Costa Rica. Recibió la consagración de manos  de los obispos Bartolomé de Las Casas y don Cristóbal de Pedraza, obispo de Honduras, el domingo 9 de noviembre de 1545, en Gracias.

      CONSAGRACIÓN DE VALDIVIESO EN GRACIAS. COSTA RICA. 

Una vez consagrado se dirigió Monseñor Valdivieso a su diócesis y allí tropezó desde el principio con la mala voluntad de los españoles, particularmente con la familia de  Hernando Contreras  que acabaría con su vida,

                        Como hemos dicho  Hernando  Contreras, emparentado con Pedrarias  y que se sublevó contra la corona queriendo restaurar el imperio Inca,  acabó dando muerte al Obispo Valdivieso , el 26 de febrero de 1549  compinchado con algunos enemigos del obispo, se dirigieron a su casa y allí con sus propias manos lo apuñaló de tal forma que los dos religiosos que estaban con él nada pudieron hacer por salvarle. Uno de ellos lo confesó y le dio la absolución, el obispo expiró mirando a un crucifijo que pusieron en sus manos.

            Con la muerte de Monseñor Valdivieso quedó abierta otra vez la vacante, y durante la misma actuaron como Vicarios Capitulares, los Presbíteros Martín Hernández de Herrera de 1550 a 1555 y Juan Alvarez, de 1555 a 1557. Durante esta vacante se retiraron  los Padres dominicos de León por orden del provincial de Guatemala, con lo cual quedó la diócesis muy escasa de clero.

            Después de siete años de vacante, la corona presentó el 2 de mayo de 1556 al licenciado Lázaro Carrasco, clérigo secular de Bruselas, quien pasó a Nicaragua en 1557, aún sin confirmación de la Santa Sede y sin consagrarse. El 20 de noviembre de 1562 murió Lázaro Carrasco sin haber recibido las bulas de su nombramiento.

 RUINAS DE LA SEGUNDA IGLESIA DE CARTAGO.COSTA RICA.

6.-INICIO DE LA EVANGELIZACIÓN DE COSTA RICA. FRAY JUAN DE ESTRADA RÁVAGO.

 A Monseñor Carrasco le sucedió como Vicario Capitular el Presbítero Pedro de Pazo, deán de la catedral, quien permaneció en ese puesto hasta 1572, en vista de las dificultades Durante el gobierno de Monseñor Carrasco tuvo lugar la expedición de Juan de Cavallón y el padre Estrada Rávago.

Cuando murió el señor surgidas a raíz de la elección de dos obispos (Fuentes y Fernández de Córdoba) durante la vacante.

            La llegada a Costa Rica de Juan de Cavallón se produjo por petición propia,   era natural del Castillo de Garcimuñoz en la provincia de Cuenca, Castilla la Nueva, y siendo Alcalde Mayor de Nicaragua,  de 1553 a 1555, solicitó  permiso  para llevar a cabo  la empresa de poblar y descubrir la tierra y provincia de Nuevo Cartago y Costa Rica, desde la provincia de Nicaragua.

            La Audiencia de Nicaragua  confirió tal poder el 30 de enero de 1560 en la Ciudad de Guatemala, haciendo además la observación de que al momento de partir desde Nicaragua hacia Costa Rica, debía dejar necesariamente el cargo que tenía allí.

            Para realizar la empresa de conquista de Costa Rica, debió Cavallón buscarse un buen socio que pudiera aportar los dineros de que carecía, dado que los preparativos de dicha entrada demandaba muy fuertes inversiones, dinero con el que él no contaba.

            Lo encontró en la persona de don Juan de Estrada Rávago,  ex fraile de la orden de San Francisco, natural de la ciudad de Guadalajara en Castilla la Nueva, quien si regresaba a España debía devolver, según disposición real, los dineros ganados en el Nuevo Mundo. Al prestarse a la colaboración para el descubrimiento y conquista de nuevos territorios  tal obligación quedaba anulada.

            Hecha la sociedad, el licenciado Cavallón hizo el plan para penetrar   en el nuevo territorio,  según este  plan el padre  Juan marcharía  primero , saldría de la ciudad de Granada, embarcándose en el Lago para proseguir por la vía del Desaguadero y después salir al Mar Caribe, seguidamente navegaría la costa hacia el Sur-este, hasta hallar el sitio, donde habría de erigir una ciudad, a la que  daría el nombre de Castillo de Austria, posteriormente  trasladó   este asentamiento a  la boca del Rio Suerre  lugar en el que  tampoco  logró subsistir. Posteriormente se reunió con su socio en el interior de Costa Rica.

            De esta forma se puede decir que a partir del  padre Juan de Estrada  Rávago se inició  la verdadera evangelización  en Costa Rica, terminando la etapa anterior que podríamos denominar de pre-evangelización.

LOS PADRES FRANCISCANOS Y COSTA RICA.

Esta tarea se llevó  a cabo con los franciscanos  entre los cuales es necesario nombrar a Fray Pedro de Betanzos, fray Lorenzo de Bienvenida, fray Diego Salinas y otros  que  insistieron en que en Costa Rica se aplicaran las Leyes Nuevas dimanadas de España prohibiendo que los trabajaran en las minas, ni como esclavos ni como naburios.

            Debido a esta actitud de los misioneros con relación al trato de los indígenas las relaciones entre Juan de Cavallón y el padre Estrada se tensaron hasta que Cavallón marchó a Guatemala definitivamente  para ejercer un nuevo cargo.

Estrada en  enero de 1562 quedó al mando de la provincia y desempeñó el cargo de Alcalde Mayor interino hasta en  el mismo  año  de  1562, asumió esas funciones Juan Vàzquez Coronado.

Una vez con las riendas del mando en sus manos, comenzó el padre Estrada una obra verdadera de edificación, amasada con su propio sacrificio, abnegación, y más que todo con la dulzura de su carácter, bondad y caridad para con los indios que llegaron a amarle entrañablemente.

Estrada Rávago aprendió la lengua de los indios, compró víveres, ropa, provisiones de toda especie, etc., que distribuyó luego a manos llenas entre indios y españoles sin distinción alguna, captándose así la simpatía general. Se preocupó sobre todo de la propagación de la fe y dedicóse a fundar cuantas iglesias pudo, dotándolas de su propio peculio de cuanto les era menester para el ejercicio del culto.

GARCIÑUÑOZ Y SU CASTILLO. COSTA RICA.

De esa generosidad nos han dejado cuenta los documentos relativos a su persona en admirable acuerdo. El Cabildo de GarcíMuñoz en carta al rey fechada el 22 de agosto de 1562 dice lo siguiente:

            “E así, el dicho Juan de Estrada, siguiendo el orden que tenía empezado, con el celo é voluntad de servir á V. M. sustentó é proveyó la dicha jornada, porque se ofrecieron en este cometido muchas necesidades, las cuales todas el dicho Juan de Estrada á su costa remedió, yendo por su propia

persona a comprar bastimentos é provisiones para el aumento de la dicha ciudad, é trayéndolos él mismo por la mar en canoas, é poniendo su persona a gran riesgo, todo con fin de que se conservase la dicha población. En el ínterin de lo cual, el dicho Juan de Estrada, con dádivas y presentes, sermones é persuasiones, por vía de paz, con mucho amor é regalo, atrajo al conocimiento de Dios, é a que diesen el dominio y reconocimiento a V. M. a muchos indios é principales de las dichas provincias, é así de presente sirven en ellas á los vecinos de esta ciudad de su propia voluntad é muy contentos. E ha hecho é fundado iglesias, teniendo gran cuenta de las proveer de establos, ornamentos, cálices y campanas y libros y lo necesario, todo á su costa, predicando y doctrinando la ley evangélica, así á los españoles como á los naturales, atrayendo á los dichos naturales a nuestra práctica é conversión; é así de todos ellos es querido é amado é respetado”*

            En esta obra edificadora de la Iglesia tuvo el Padre Estrada un auxiliar de primer orden: fray Pedro de Betanzos. Este santo franciscano, misionero abnegado y admirable, aprendió la lengua de los indios y se dedicó durante nueve años a la predicación de la doctrina cristiana en Costa Rica  con ardentísimo celo.

RUINAS EN GARCIMUÑOZ.

Al celo del padre Betanzos y a la generosidad y dulzura de Estrada, obedeció el cariño que ambos se ganaron entre los indios y vecinos de Garci Muñoz, quienes pidieron al rey, el 22 de agosto de 1562, el nombramiento de Estrada como obispo de Costa Rica, insinuación que ya habían hecho en otra oportunidad y que de nuevo resultó infructuosa.

Dos días antes del envío de esta carta, el 18 de agosto, había salido para Costa Rica Juan Vázquez de Coronado, quien había sustituido a Cavallón el 2 de julio de 1561 en la Alcaldía Mayor de Nicaragua y más tarde, el 2 de abril de 1562, se le había puesto al frente de Costa Rica.

A principios de septiembre llegó Vázquez  a Nicoya, llevando entre sus hombres a fray Maxtín de Bonilla a quien recomendó mucho la instrucción de los indios. El 20 de noviembre del mismo año llegó a Garci Muñoz. Por lo que se puede entrever de los escritos de ambos, parece que el padre Estrada y Vázquez de Coronado no se llevaron muy bien.

El padre Estrada continuó como misionero, aunque ya no alcalde, y resentido, como él mismo lo dice, “por haber Juan Vázquez de Coronado, por siniestra información (ganado) el adelantamiento de Costa Rica” lo cual “no sé si fue acertado, advirtiendo como advertí al señor fiscal en secreto que no convenía al servicio de S. M. ni al bien de la tierra, y dando para ello mis razones bastantes… y cuando se me pidiese razón yo la daría muy cumplida…”

            Estrada en  enero de 1562 quedó al mando de la provincia y desempeñó el cargo de Alcalde Mayor interino hasta en  el mismo  año  de  1562, asumió esas funciones Juan Vàzquez Coronado .

Por los  disgustos con éste marchó a España en 1563. Regresó a Costa Rica en 1566 y durante varios años desempeñó el cargo de cura párroco y vicario de Cartago. Después regresó a su ciudad natal, donde falleció.

Vázquez de Coronado envió expediciones pacificadoras y él mismo hizo varias correrías por el interior del país. Le acompañaron los padres Betanzos y fray Martín de Bonilla. En 1563 Vázquez fue a reconocer el valle del Guarco, que encontró agradabilísimo y apto para fundar una ciudad; allí trazó la ciudad de Cartago a donde hizo trasladarse en 1564 a los vecinos de Garci Muñoz. Más tarde descubrió los lavaderos de oro del valle de Duyen el río de La Estrella, e hizo la repartición de lo adquirido tomando en cuenta al padre Estrada Rávago, a quien por justicia correspondía una parte.

IGLESIA DE OROSÍ EN COSTA RICA.

7.- LOS FRANCISCANOS EN LA EVANGELIZACIÓN DE COSTA RICA.

 Después de largo recorrido por los pueblos circunvecinos, entre los cuales se encontraba una colonia mejicana de indios chichimecasa cuyo cacique, Iztolín, exhortó a convertirse al cristianismo, durante los meses de febrero, marzo y abril de 1564, volvió Vázquez a Cartago en mayo del mismo año.

Cuando llegó a Cartago se encontró Vázquez con una agradable sorpresa: la llegada del franciscano de gloriosa memoria, fray Lorenzo de Bienvenida, quien había llegado de Guatemala con fray Diego de Salinas y fray Melchor Salazar, “aunque viejo y cansado de tantos trabajos como había pasado” se vino a cumplir su misión a Costa Rica

Aquí lo encontró Vázquez de Coronado en mayo de 1564.Con fray Lorenzo de Bienvenida eran ya cinco los sacerdotes con que contaba la naciente colonia, (Padres Bonilla, Betanzos,Salinas y Salazax) número sumamente exiguo para atender a las necesidades misioneras, por lo cual los religiosos acordaron conforme a la opinión del Cabildo y vecinos de Cartago, enviar al padre Bienvenida a España, a la Corte de Felipe II, agregado a la embajada que saldría ese mismo año para tratar de los asuntos inherentes a la nueva provincia. El objeto era exponer al rey las necesidades espirituales y materiales de la obra catequizadora de Costa Rica, y traer, si fuera posible, un número considerable de misioneros.

Felipe II acogió con mucha benevolencia a los representantes de Costa Rica A Vázquez de Coronado le dio el 4 de abril de 1565 el título de Adelantado, hereditario, y un sueldo de mil pesos anuales, que aumentó con otros dos mil al nombrarle gobernador el día 8 del mismo mes. y a fray Lorenzo de Bienvenida le atendió muy dignamente.

El 29 de julio emitió el rey las dos cédulas reales en favor de la misión que representaba el padre Bienvenida. En la primera le daba 500 ducados de la real caja para comprar cálices, ornamentos, misales, campanas y otros instrumentos necesarios para proveer una iglesia; y suponiendo que iba a fundar conventos, para lo cual llevaría consigo trece religiosos, se le dio la facultad de proveer, a cuenta de la real caja, de vino, aceite, cálices y copones durante seis años.

IGLESIA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN. COSTA RICA.

LA ÉPOCA DE LA COLONIA.

            El 19 de julio de 1566 Felipe II nombró a Pero Afán de Ribera, más conocido como Perafán de Ribera, gobernador de Costa Rica. Con él se cierra el período de la conquista de Costa Rica, y empieza, con el gobierno de Anguciana de Gamboa, la época de la  colonia. Desde el punto de vista religioso este periodo se cubrió con el episcopado de fray Jerónimo Fernández que parece recibió de mala gana su nombramiento episcopal gobernando la diócesis entre 1571 y 1574 a monseñor Gómez le sucedió el franciscano Fray Antonio Zayas con el  que se inicia la serie de obispos de la época colonial.

            Esta época,, abarca desde la última tercera parte del sigloXVI (1573) hasta la independencia en 1821.

Es admirable en medio de la modestia de los recursos y la pobreza del ambiente el avance de la fe en Costa Rica.

Figuras centrales de ese movimiento fueron los frailes franciscanos, a quienes debemos lo más grueso del bagaje de nuestra civilización figuras heroicas y sacrificadas; pechos inflamados de verdadera intrepidez; dispuestos siempre a derramar su sangre generosa para abonarla naciente semilla de nuestra fe y nuestra cultura.

VOLCÁN  POAS . COSTA RICA.

Durante este tiempo se fundaron nuevas parroquias; de día en día crecieron más las doctrinas donde los misioneros debían ser sacerdotes y maestros; se hicieron los malogrados pero heroicos intentos de abrir a la doctrina cristiana las montañas de Talamanca y en el pueblo empezó a formarse el concepto de la vida realmente católica, aunque no exenta de los extremismos y conceptos erróneos a que puede llegar la genteen su condición de masa.

Se va formando aquella generación que hoy día llamamos de “nuestros abuelos”, que regía sus costumbres según los principios cristianos más elementales y que aún no era capaz de apostatar en la práctica y a vista y paciencia de todos, de la fe que profesaba.

Bien es cierto que el cristianismo engendrado en la colonia no se conservó en toda su pureza y fue poco a poco convirtiéndose en una mezcla de tradiciones y creencias, que llegaron hasta suplantarlo verdadero por lo falso.

Pero igualmente cierto es que la pura doctrina, ha constituido la base de la espiritualidad católica y muchas veces de la unión de la familia costarricense. De allí la importancia de la era de la colonia, no sólo para la Historia Eclesiástica, sino para el estudio del desenvolvimiento de la personalidad individual de los habitantes de Costa Rica.

La  designación de monseñor Zayas data de 1574; el 5 de abril se le dieron las ejecutoriales y llegó a Nicaragua a principios de enero de 1576. durante la ausencia ocupó su lugar el deán Pedro de Pazo, ya experto en el desempeño de tales funciones.

            En este interregno  era gobernador de la provincia Anguciana de Gamboa, entre las desgraciadas actuaciones del mismo referida al aspecto religioso fue el prendimiento de los frailes franciscanos de Cartago.

 CONVENTO FRANCISCANO.          

El origen de las dificultades con los religiosos se remontaba a tiempos anteriores. Alrededor de 1577, los padres habían fundado las doctrinas de Barba, Aserrí y Curridabat, y en los años sucesivos las de Ujarráz, Pacaca y Quepo.

Dadas las dificultades encontradas para llevar a cabo su misión decidieron marcharse a Filipinas, donde detenían por delante una obra más positiva .Esa determinación la comunicó al gobernador fray Ricardo de Jerusalén exponiéndole claramente las razones de su marcha. No hubo fuerza capaz de convencer a Anguciana de que autorizara la salida de los padres y ante la insistencia de éstos no se anduvo con contemplaciones: los tomó presos y por espacio de dos meses los tuvo cargados de grillos, hasta que la fuerza de las circunstancias lo obligó a desistir de su empeño.

Los frailes se quedaron mal de su grado. Más tarde fray Pedro Ortíz escribió al rey el 24 de marzo de 1576 informándole detalladamente del asunto y lo mismo hizo fray Juan de Torres el 12 de marzo de 1577, sin que las quejas lograran mejorar la situación de los padres.

Por estas fechas llegó a la diócesis monseñor  Zayas con él  llegaron  fray Pedro Ortíz y otros treinta franciscanos para engrosar el número de los que trabajaban en Nicaragua y Costa Rica; entre ellos probablemente los padres Baptista, Delgado, Juárez y Jiménez, que tomaron a su cargo el cuidado de diferentes lugares en ambos países. Un mes después de su llegada, se verificó el capítulo franciscano de León y resultó electo provincial fray Pedro.

El gobernador Anguciaga fue sustituido por el capitán Diego Artieda y Chirino. Artieda salió de España en abril de 1575 y llegó el 16 de junio de 1576 a Nicaragua; el 11 de febrero de 1577 vino por primera vez a Costa Rica. Anguciana fue residenciado por Artieda y poco tiempo después debió rendir cuentas a la Audiencia por otros asuntos graves.

Durante el período de gobierno de Artieda hubo sucesos de importancia para el desarrollo de la iglesia costarricense. Ya antes de su llegada, el obispo  Zayas conocía por informes las nuevas disposiciones reales en cuanto a los sueldos de los curas y sacristanes de Cartago y Esparza.

IGLESIA DE ESPARZA EN COSTA RICA.

El sueldo de los curas había sido fijado en 50.000 maravedís anuales y el de los sacristanes en 30.000, pagados por la corona. Esas cifras perduraron inalteradas hasta 1627.

El 11 de febrero de 1577 llegó Artieda a Costa Rica y una de las medidas que tomó en primer término fue informar al rey acerca del estado de los asuntos religiosos; le escribió una carta fechada el 1 de marzo de aquel año y entre otras cosas le informaba:

“En lo que toca a la doctrina de los naturales hallé muy mala orden en ella, por causa del poco calor que los gobernadores pasados han dado á los religiosos, mayormente por los malos tratamientos que el alcalde mayor Anguciana les ha hecho y diferencias que con ellos ha tenido, como ya creo V. M. habrá tenido noticia, que fue causa de muchos dellos salirse de la tierra los quales se han vuelto conmigo y se han juntado doze failes. Espero en Dios de oy más se hará mucho fruto porque con toda diligencia lo procuran”‘

Igualmente los padres fray Lorenzo de Bienvenida y fray JuanTorres, escribieron al rey justificando el poco fruto espiritual obtenido en aquel entonces por la indolencia y malos tratos de los gobernadores, especialmente Anguciana. Otras actividades de Artieda fueron el nombramiento del padre fray Diego de Molina para cura de la ciudad de Artieda, fundada en diciembre de 1577 en Bocas del Toro, y el establecimiento en 1578 de los diezmos del añil y de la grana. En 1579 pidió al rey el envío de más religiosos para su gobernación, y en 1581 volvió a informar acerca del cristianismo en la provincia diciendo que en cinco años los franciscanos habían bautizado alrededor de 7.000 indios. Con igual diligencia informó en 1582 acerca de la muerte del heroico padre fray Juan Pizarro.

.De las actuaciones del obispo Zayas tenemos pocas fuentes. Repetidas veces informó al rey respecto a su diócesis y el período de su episcopado se distingue por la intensa labor llevada a cabo por los misioneros franciscanos.

A partir de 1581 tuvo serias incidencias con el tesorero general de León Juan Moreno Alvarez de Toledo, el cual llegó hasta urdir conjuraciones contra el prelado, sublevando al clero, divulgando libelos y recogiendo firmas contra el obispo.

Cooperó a esta campaña cierto obispo venido de Sur América, que llegó a Nicaragua en 1580 con humos de visitador del Santo Oficio de México. Según el criterio de Monseñor Thiel este prelado se llamaba fray Alonso Guerra y tenía la sede en el Paraguay.

Tan serias y amargas intrigas, decidieron a Monseñor Zayas a renunciar; lo hizo el 8 de marzo de1582, pero no tuvo aceptación. el mismo año de su renuncia falleció, el 16 de octubre, en León.

Hasta el  año 1603 no se conoce con certeza el nombre del obispo que estuvo en la diócesis,  en esa fecha fue elegido Don Pedro de Villarreal.

.En 1588 vino a Costa Rica fray Alonso de Fonseca en calidad de Comisario Visitador de los Franciscanos. El 28 de enero, fue celebrado en Cartago un capítulo con numeroso concurso de frailes; entre otras determinaciones, se tomó la de escribir al rey solicitando su favor para la conquista de Talamanca.

Ese mismo año de 1588 llegó fray Agustín de Ceballos quien tan intensa y fructífera labor realizó en Costa Rica. A fines de 1589 el gobernador Artieda se fue a Guatemala llamado por la Audiencia y fue privado de sus poderes y dignidad.

File:IglesiaDesamparados.JPG

IGLESIA DE DESAMPARADOS. COSTA RICA.

8.-LA VIDA EN LOS CENTROS DE MISIÓN.

 Veamos ahora algo acerca de la vida en común en esos centros de misión. En primer lugar, las actividades de los misioneros eran múltiples.

El doctrinero tenía que hacer de maestro, agricultor y a veces hasta de juez en regiones en que se veía solo y con una grey no muy sumisa que digamos. Esa labor de los misioneros dio origen ya desde los principios de la colonia, a las famosas reducciones, o sea concentraciones más o menos regulares de indios, hechas con el fin de mantenerlos unidos para recibir las enseñanzas en materia de fe, e instruirlos en otras disciplinas de rudimentaria cultura, de la cual fueron entre nosotros los primeros heraldos los padres franciscanos.

Por una parte, estas reducciones tenían la ventaja de librar a los indios del atraco de los colonos a quienes se prohibía habitar en lugares cercanos a las reducciones.

Los  franciscanos realizaron una labor muy efectiva como nos lo atestiguan los datos escasos que tenemos de su labor en aquellos años.

Tomando en cuenta el deficiente personal y las necesidades que debían afrontar, su actuación siempre resulta muy positiva; en todo caso, más humana que la de aquellos cuyas miras se regían únicamente por los intereses materiales y que a su vez no constituyeron ningún modelo a seguir en el trato con los indios. El trabajo de los misioneros abarcaba varios ramos. no sólo los estrictamente espirituales y religiosos sino también los culturales y artesanales propios de los más variados oficios: carpinteros, zapateros, pintores, albañiles…

 TESTIGOS DE EXCEPCIÓN.

9.- EL ASESINATO DE UN MISIONERO.

 El padre Pizarro había venido en 1564 con fray Lorenzo de Bienvenida y cuatro padres más; era originario de Extremadura y pertenecía a la provincia de San Miguel. Fue varón famoso por sus virtudes y de un celo apostólico a toda prueba, tanto, que le llevó a la trágica muerte que tuvo. Según la versión más común de los hechos, el padre Pizarro se fue a Quepo, lugar denominado por el gobernador Artieda como “aun no bien doméstico”, con ánimo de conquista espiritual y sin permitir que le acompañara ninguna escolta de soldados. Se hizo acompañar únicamente por tres muchachos indios bautizados, confiado tan sólo en la Providencia.

TEMPLO DE NARANGITOS EN QUEPOS. COSTA RICA.

Llegó a Quepo y allí, según nos cuenta el gobernador Artieda  en carta al rey, de marzo de 1582 azotó a un hermano del cacique y a otros indios principales; eso provocó la furia de los demás indios, que lo apresaron y mataron.

La muerte de fray Juan Pizarro es, junto con la de fray Rodrigo Pérez en el siglo siguiente, uno de los ejemplos heroicos de lo que costó nuestra fe católica, y nos muestra, una vez más, el valor de la obra misionera en nuestro país.

RUINAS DE LA PARROQUIA ANTIGUA DE  UJARRAZ.

10.- ORGANIZACIÓN DE LAS PARROQUIAS.

 Pasemos ahora a ver lo que era, en términos generales, el sistema de organización parroquial, si es que puede llamarse así en aquellos tiempos; el estado de las iglesias del país, administración, y otros aspectos interesantes del tema.

De las incipientes parroquias de aquel tiempo, Cartago era la principal; de allí que sea siempre, o casi siempre, de la vida de la misma de la que se toman los datos principales o características para poder sentar un criterio sobre el tema que nos interesa.     De las demás parroquias, Nicoya desde 1544, Esparta desde 1574 y Ujarráz, Barba, Aserrí, Pacaca y Curridabat desde 1575, no nos han quedado documentación alguna directa, ya que, o no tuvieron archivo debidamente organizado, o bien la escasa documentación que poseyeron se ha perdido empezando con los datos a ellos referentes ya bien entrado el siglo XVIII.

 PROFESIÓN  EN EL CONVENTO FRANCISCANO DE CARTAGO.

Todos esos lugares tenían su ermita, naturalmente de adobes o paja, muy toscas, y eran atendidas por un doctrinero fijo o que hacía visitas temporalmente. Por lo que a Cartago se refiere ya en el año 1578 había allí dos iglesias y una ermita; una de las iglesias era la parroquia, construida en substitución de la levantada por el padre Estrada Rávago y la otra la del convento de San Francisco; la ermita estaba situada en el barrio de San Juan de los Navoríos.

La parroquia la atendía un sacerdote secular y fue su primer cura y vicario el padre don Juan de Estrada Rávago; como indicamos anterioremnte .

De 1594 a 1599 fue cura y presbítero Martín Muñoz con el título de Vicario y en 1599 el presbítero Lope de Chavarría, de tan famosa memoria. El padre Chavarría permaneció en su puesto hasta 1605,volviéndolo a ocupar en otras ocasiones.

El convento de Cartago tuvo cinco guardianes, hecha la exclusión de los primeros años en que los padres vivían en una pequeña comunidad bajo la tutela de fray Lorenzo de Bienvenida. Los cinco guardianes fueron: de 1575 a 1576, fray Juan de Torres; de 1576 a1582, fray Ricardo de Jerusalén; de 1588 a 1593, fray Juan de Osorio;de 1593 a 15 96, fray Bartolomé Galeas y de 1596 a 1604, frayAntonio Carranco.

  ALTAR EN LA IGLESIA DE OROSÍ.         

Las iglesias y ermitas eran muy pobres, También las oficinas parroquiales y los archivos eran de lo más humilde. Por uno de los curas de Cartago, el presbítero Baltazar de Grado, sabemos que el papel de los libros que se usaban para apuntar las defunciones, los matrimonios y los bautizos, era sumamente malo y de ahí que muchos documentos de aquella época se hayan perdido irremisiblemente..

Por lo que puede concluirse de los informes de los gobernadores y de los misioneros, ya que no de los libros perdidos, al terminar el siglo XVI los misioneros habían bautizado alrededor de 10.000 indios y tomando en cuenta la labor de años anteriores puede decirse que Costa Rica era ya fundamentalmente cristiana, excepto Tala-manca y algunas regiones de Quepo.

 HERMANDAD PASIONAL DE CARTAGO.

11.-OTRAS ACTIVIDADES RELIGIOSAS.

 Todavía nos resta dar un vistazo sobre las actividades religiosas en Cartago al finalizar el siglo, y el fomento de la vida cristiana especialmente a raíz de la fundación de cofradías y asociaciones piadosas. Desde 1577 ya existían en nuestro país cuatro cofradías, en cuanto los documentos permiten suponerlo.

La más antigua de ellas era la de Nuestra Señora del Rosario, fundada aquel año en la parroquia de Cartago; la segunda era la del Santísimo Sacramento, fundada entre 1577 y 1580; la tercera la de la Santa Vera Cruz, aprobada por monseñor señor Zayas en marzo de 1580 y establecida en Cartago l3 de mayo de 1582; la cuarta era la de la Pura y Limpia Concepción probablemente del año 1593 y cuyos estatutos trajo de Guatemala el presbítero Diego de Aguilar .

IGLESIA DE LA PURA Y LIMPIA CONCEPCIÓN.

Todas estas asociaciones tenían sus insignias, estandartes y uniformes con toda   la vistosidad propia de tales tiempos, pero los relatos acerca de sus actividades públicas que hoy poseemos datan del siglo XVII.

Como último detalle justo es recordar aquí el estado de la enseñanza en aquellos tiempos, por cuanto ésta dependía exclusivamente de los clérigos. Ya desde la época del padre Estrada, y aun antes, fue preocupación constante de la corona que al lado de la catequización de los indios se diera especial importancia a la enseñanza.

De esta enseñanza se ocuparon los misioneros, dando a los indios los primeros rudimentos de gramática y otras ciencias elementales, para lo cuales era muy útil la enseñanza gráfica catequística; . antes de que hubiera escuelas los misioneros fueron los que enseñaron; cuando hubo una escuela, el primer maestro fue un sacerdote.

ESCUELA AMIGA. COSTA RICA.

La primera escuela fue fundada en Costa Rica por un sacerdote llamado Diego de Aguilar, el primer maestro de Costa Rica. Era una escuela elemental que existía ya antes de 1594 y al frente de la cual permaneció el padre Aguilar hasta 1623. Este sacerdote parece que fue un gran amante de la enseñanza a la cual dedicó casi cuarenta años de su vida y en aras de la cual sacrificó otros puestos más lucrativos y honoríficos.

En cuanto a la moral pública, dejaba mucho que desear. Indios y colonizadores vivían muchas veces muy apartados de los centros religiosos y costaba hacerlos cumplir con sus deberes, debiendo ser llamados casi siempre “por descomunión” como dice don Juan de Chávez y Mendoza en una carta al rey en 1649. Así terminó el siglo XVI, con todas las caracterìsticas de una ruda incipiencia, tanto en lo civil como en lo eclesiástico.

 CONSAGRACIÓN DE UN OBISPO POR EL PINTOR GELASIO GIMENEZ.

LA ÉPOCA DE LA COLONIA. EL OBISPO PEDRO VILLARREAL12.-LA IGLESIA DURANTE .

 Un hecho a recordar a principios de este siglo es la reiteración de la petición de creación de una sede episcopal en Costa Rica independiente  de la de Nicaragua con la que estaba unida, tal petición que era la tercera que se hizo hasta el momento no fue tampoco atendida.

Don  Juan de Ocón y Trillo fue uno de los primeros gobernadores que llegaron a Costa Rica en los comienzos del siglo  llegando a tierra costarricense el 1604 para seis años. Su  nombramiento coincidió con la elección del nuevo obispo de Nicaragua y Costa Rica, llevada a cabo el mismo año recayendo en la persona de don Pedro de Villarreal.

Entre estos dos personajes, gobernador y obispo, se sucedieron no pocos incidentes que como mínimo fueron causa de extrañeza y escándalo para los feligreses de la iglesia de Cartago, especialmente, alguno de ellos con motivo tan irrelevante como el disponer de silla en el presbiterio para el gobernador.

Don Pedro Villarreal  llevó a cabo la primera vista pastoral en Costa Rica. Un año duró esta visita pastoral, de enero de 1608 a enero de 1609. El fruto principal de la visita fue la administración del Sacramento de la Confirmación, que nunca había sido administrado en nuestro país hasta la fecha. Por los datos que quedan de aquel tiempo, la proporción de confirmados fue muy poca, con un mínimo de dos personas en un día y un máximo de cuarenta y nueve.

También el obispo Villareal  hizo la publicación solemne de la Bula de la Cruzada, enriquecida con nuevos privilegios en julio de 1573  por el Papa Gregorio XIII, y extendida a América de acuerdo con el pontífice por real cédula de 15 de setiembre del mismo año por orden de Felipe II.

  La publicación de la Bula se hizo en un solemne acto , era la primera vez que se publicaba en Costa Rica y Monseñor Villarreal quiso dar al acto la mayor solemnidad; desfiló por las calles engalanadas de Cartago revestido de pontifical  a la parroquia, donde se hizo la publicación de la misma.

[basilica+ns+de+los+angelews.jpg]

IGLESIA DE NTRA. SRA. DE LOS ÁNGELES EN COSTA RICA.

Otro acto pastoral del sr. obispo fue la celebración de ordenaciones sagradas en Costa Rica. De las ordenaciones que realizó en Cartago no tenemos noticia específica relativa a los nombres de los clérigos, con toda probabilidad religiosos en su mayoría y unos pocos seglares.

Cuando Monseñor Villarreal regresó a Nicaragua se llevó a un joven de Cartago llamado Baltasar de Grado para que cursara estudios eclesiásticos más amplios en Nicaragua, donde fue ordenado de sacerdote. Fue el primer nativo de Costa Rica que ingresó en el clero.

También por estas fechas se llevó a cabo la construcción de una nueva iglesia en la parroquia de Cartago debido al mal estado en que se encontraba la primera. La misma se construyó bajo la dirección del párroco el  cura de Cartago, padre Lope de Chavarría

REPRODUCCIÓN DE LA ANTIGUA IGLESIA DE CARTAGO.

Por este tiempo había sido fundada la ciudad de Santiago de Talamanca y en lo religioso  la atendían los padres Juan Díaz de Ribera y  fray Andrés.

El gobierno de la provincia había cambiado desde 1612, año en que sucedió a Ocón y Trillo don Juan de Mendoza y Medrano, quien tomó posesión en 1613

.Durante este gobierno, tan cruel que la Audiencia se vio obligada a mandar a prender y procesar en Guatemala al gobernador, ocurrieron varias sublevaciones de indios, de las cuales fue la más célebre la de Aoyaque, señalada por la heroica muerte de fray Rodrigo Pérez. Su ejemplo junto con el de fray Juan Pizarro, es una de las estrellas luminosas de nuestra Historia Eclesiástica y su muerte uno de los precios más elevados que se pagó por nuestra fe cristiana.

REBELIÓN DE LOS INDIOS RIO RIAXOLA.

13.- EL OBISPO FRAY BENITO DE VALTODANO.

Para suceder a Monseñor Villarreal fue designado fray Benito de Valtodano, benedictino. Era un personaje distinguido, que había ocupado relevantes puestos en su orden, como abad de San Clodio y visitador general por algunos años. Su presentación tuvo lugar en agosto de 1620, y su episcopado puesto en relación con los de aquel tiempo, especialmente los que le siguieron, fue relativamente largo, pues se extendió hasta 1629.

El nombramiento de monseñor  Valtodano concordó casi exactamente con el de don Alonso del Castillo y Guzmán, sucesor de don Juan de Mendoza y Medrano en 1618, como gobernador de Costa Rica. Igual que sus inmediatos antecesores, don Alonso poseía un carácter en extremo violento y por añadidura con fuertes tintes de liberal, blasfemo y mal hablado

.           Una de las primeras medidas de don Alonso fue salir a castigar a los indios rebeldes y tomarles cuentas por la muerte de fray Rodrigo Pérez, fraile, pero español ante todo. Se proveyó de soldados en Cartago y tras un día de viaje sentó reales a orillas del río Sixaola.

Aquí se valió de un ardid que no se justifica más que por la época en que fue cometido y la manera de pensar hace trescientos años. Temiendo una emboscada de los indios que en son de paz habíanse acercado al real de los españoles, don Alonso mandó edificar una iglesia o ermita de horcones y caña; allí y so pretexto de celebrar una misa metió a los indios, los cuales fueron apresados.

De estos indios, juntamente con los arrestados en los alrededores, se enviaron cerca de cuatrocientos a Cartago donde fueron encerrados en la iglesia de La Soledad.

El suceso, sean cuales fueran sus fines, no puede ser más deplorable, ya que los indios, si bien es cierto que eran crueles en sus castigos como nos lo muestra el martirio de fray Rodrigo Pérez, luchaban por su libertad con los medios que tenían a su alcance.

Durante el gobierno de don Alonso del Castillo y Guzmán se hicieron intentos de poner a Costa Rica bajo la jurisdicción de la Audiencia de Panamá algo que se llegaría a intentar varias veces posteriormente sin resultado.

UN DIA DE MERCADO EN CARTAGO.

El suceso que más nos interesa de este tiempo, es la visita que hizo en 1625 Monseñor Valtodano. En marzo de ese año el señor obispo realizó la segunda visita pastoral de nuestra Historia.

Datos explícitos no nos quedan de la obra efectuada por el prelado en aquella oportunidad y el único indicio de la estancia del señor Valtodano en Costa Rica nos lo dan las partidas de confirmación que en número de 685 se han conservado de aquellos años.

Monseñor Valtodano murió en noviembre de 1629 y fue precisamente en este mes y año en que el obispo de Panamá fray Cristóbal Martínez de Salas y su cabildo dieron su parecer favorable a la agregación de Costa Rica a la jurisdicción de Panamá.

Después de la muerte de Monseñor Valtodano, se sucedieron varios episcopados cortos entre 1630 y 1650, dos de los cuales no llegaron a presentarse en la diócesis por razón de sus enfermedades y muertes.

EL OBISPO FRAY ALONSO DE BRICEÑO.

14.- NUEVOS OBISPOS EN LA DIÓCESIS.

.Monseñor Núñez Sagredo falleció en Nicaragua en 1639 y para sucederle fue presentado en 1644 fray Alonso de Briceño, franciscano. El señor Briceño había nacido en Chile, país donde desempeñó los cargos de comisario de su orden y después fue algunos años guardián de Lima. Hasta 1653 recibió las bulas que le acr

Vacante otra vez la diócesis hasta el 8 de juliode 1633, fue nombrado el trinitario Fernando Núñez Sagredo quieno cupó la sede hasta 1639.Llegó Monseñor Sagredo a Nicaragua en 1635 y dos años después (1637) hizo la tercera visita pastoral a Costa Rica. Un año antes de su nombramiento, en 1634, un incendio destruyó la iglesia de Nicoya con su respectivo archivo, pérdida lamentabilísima, pues privó a las generaciones siguientes de un rico acervo documental relativo al desarrollo de la religión en aquellos lugares.

Una de las medidas tomadas por Monseñor Núñez Sagredo fue probablemente la queja elevada por intermedio del gobernador Sandoval el 18 de mayo de 1637 denunciando los hechos punibles de los corregidores de pueblos, tendientes a impedir la buena marcha de las doctrinas. Abusaban del trabajo de los indios, los retenían en sus granjerias hasta los días festivos y les impedían ir a misa, “de modo que los indios se están en los umbrales de la fe como el primer día que se convirtieron“, dice la denuncia

Llegó el señor Briceño a Trujillo en 1659 y no pasó nunca a Caracas’ » a pesar de haber permanecido nueve años en la primera. Murió allí el 16 de noviembre de 1668 sin que sepamos las razones por las cuales no tomó posesión de su sede en la cual se encontraban sus bulas desde 1660.

NUESTRA SEÑORA DE LOS ÁNGLES. LA NEGRITA DE COSTA RICA.

15.- HALLAZGO DE LA IMAGEN DE NUESTRA SEÑORA DE LOS ANGELES Y  EL “RESCATE” DE NUESTRA SEÑORA DE UJARRAZ.

En este tiempo ocurrió el hallazgo de una imagen de la Virgen Maria conocida como Nuestra Señora de los Ángeles a este hecho nos referiremos más extensamente más abajo.

El hecho más sobresaliente ocurrido bajo el episcopado de Monseñor bravo de Laguna fue el llamado “rescate” de Nuestra Señora de Ujarráz o sea la atribución que se hizo a la Virgen, como suceso milagroso, de ser la causa de la huida de los piratas cuando estuvieron en nuestro país

Los piratas, al mando de los famosos Mansfield y Morgan, desembarcaron en Pórtete en número de 500 a 700 hombres. Un indio llamado Esteban Yaperí o Yapurí, se escapó e informó al doctrinero fray Juan de Luna, quien a su vez transmitió la noticia al gobernador López. Este mandó construir una trinchera en Quebrada Honda reforzada con 600 hombres

.

IMAGEN DE LA LIMPIA Y PURA CONCEPCIÓN PRIMERA PATRONA DE COSTA RICA.

LOS PIRATAS EN COSTA RICA.

El 15 de abril de 1666 El 15 de abril de 1666 los piratas llegaron a Turrialba y hasta ese lugar se dirigió el sargento Alonso de Bonilla para hacer una exploración del terreno y de las posibilidades bélicas de los piratas, que, sin que poseamos datos claros al respecto, se volvieron atrás y se embarcaron en Pórtete el 23 de abril.

Mientras esto sucedía en Turrialba, en Cartago se hacían rogativas a Nuestra Señora de la Limpia Concepción, muy venerada en aquellos tiempos en que Nuestra Señora de los Ángeles apenas comenzaba a insinuarse en nuestras devociones populares.

OTRA IMAGEN DE NUESTRA SEÑORA DE LA LIMPIA CONCEPCIÓN.

Sea como haya sido, la devoción atribuyó a milagro de la Virgen la huida de los piratas y en adelante se le siguió llamando “Nuestra Señora de la Limpia Concepción del Rescate de Ujarraz”. Él hecho dio lugar también a nutridas y solemnes funciones de parte de las autoridades y del pueblo, y años más tarde, en tiempos de don Miguel Gómez de Lara , se construyó en memoria del milagro el famoso templo de Ujarraz cuyas soberbias ruinas en lamentable abandono subsisten aún como monumento perenne a la fe de nuestros antepasados.

 ARCHIVO NACIONAL DE COSTA RICA.

16.- VISITA PASTORAL DE MOSEÑOR BRAVO DE LAGUNA.

 En 1674 Monseñor Bravo de Laguna hizo su visita pastoral a Costa Rica, cuarta durante el siglo XVII. Llegó a Cartago en febrero de aquel año acompañado de una nutrida comitiva de secretarios, reposteros y servidores.

De esta visita, al menos en sus detalles secundarios podemos saber algo hoy en día gracias al “Inventario” de los bienes de Monseñor Bravo de Laguna que se conserva en los Archivos Nacionales. Allí están descritos no sólo una serie de enseres personales del obispo, sino hasta la propia vajilla “con la marca de su Ilustrísima“, que se vio obligado a traer dada la miserable escasez de todo ello en nuestro medio.

Traía también todas sus vestimentas pontificales y su joyería, compuesta de pectorales y anillos, algunos de considerable valor, como un anillo con “un ojo de esmeralda grande” y dos pectorales de diez esmeraldas cada uno, montadas en oro y otros anillos de piedras moradas (probablemente amatistas).Es muy probable que igual inventario se haría de las otras visitas y que iguales o parecidos arreos debían poseer los otros prelados, pero en el caso presente el escrito tiene más importancia ya que el obispo murió en Cartago entre el 8 y el 9 de junio de 1674 y debió levantarse una información exacta de sus bienes.

.Los funerales se efectuaron en la iglesia parroquial de Cartago con asistencia de la flor y nata de la sociedad de aquel tiempo y del pueblo, que lloró sinceramente a su prelado. Por los mismos días de la visita de Monseñor Bravo, la corona nombró al maestre don Juan Francisco Sáenz gobernador de la provincia y el 27 de abril de 1674 ya había tomado posesión de su alto cargo.

17.-CORECCIÓN  DE LOS MISIONEROS Y CLÉRIGOS.

El  20 de febrero de 1675, el oidor don Benito de Novoa Salgado, visitador, dictó ordenanzas que tocaban asuntos eclesiásticos, por lo menos inherentes a las personas. Según parece, por las disposiciones de Novoa,  se ponía en evidencia la poca edificación que daban los misioneros, cuyas costumbres, o habían degenerado de su austero rigor o más bien existían entre ellos descarriados de otras provincias, por cuya conducta  se juzgaba a todos, como ocurre en todas las épocas.

Entre las ordenanzas figuraba una prohibición hecha a los misioneros de castigar a los indios, y a éstos se les prohibió pagar más de tres pesos y dos reales por los matrimonios. En un informe del mismo visitador fechado el 7 de agosto del mismo año los cargos antes plasmados en disposiciones restrictivas, tenían ya un carácter más grave. “Los doctrineros —dice Novoa— se hacen del uso de la tierra haciendo maizales y tabacales y cobrando raciones dobladas y llevando por el casamiento de un indio 6 y 7 pesos; y cuando se casa la india la depositan en su cocina, cosa mal parecida, pues les deben enseñar atendiendo más á que parezcan caridad sus acciones que no á ganancia; y dejo otras cosas pecaminosas por no escandalizar los oídos de V. M.”*

Un asunto poco edificante fue también la oposición que los franciscanos hicieron a la llegada a Costa Rica de otros religiosos; el caso concreto fue su oposición a la fundación de un convento de P.P. Agustinos en Cartago el año 1668. La oposición de los franciscanos fue tan fuerte y tan enrevesadas sus razones para oponerse a su instalación , que los agustinos después de haberse instalado en una capilla y restaurado un local para convento terminaron por marcharse por donde había venido comprendiendo que allí no eran bien recibidos.

Resultado de imagen de IGLESIA DE BORUCA COSTA RICA.

IGLESIA DE BORUCA COSTA RICA.

18.- LA LABOR MISIONERA A TRAVÉS DEL SIGLO XVII.

La labor en el campo de las almas, durante el siglo XVII, tanto de curas como de misioneros fue ardua. Por ese tiempo la provincia, aún en medio de sus penalidades económicas, había entrado ya en las vías de una rudimentaria organización en el aspecto religioso; se notan características parecidas a las de otros países más adelantados, y a mediados del siglo es cada vez mayor el número de aquellas famosas “capellanías”, a raíz de las cuales tantos disgustos como pleitos y desaciertos se originaron   sin embargo se puede hablar de un visible progreso en la evangelización a lo que contribuirían no poco las frecuentes visitas pastorales que en número    de cinco se verificaron en el siglo XVII.

IMAGEN DE LA IGLESIA DE TURRIALBA

En general, el número de partidas de bautismo que se conserva del siglo XVII asciende a 2170; las matrimoniales a 397 y las defunciones a 1074 entre niños y adultos.

En lo concerniente a la confirmación, existe una seguridad mayor en cálculos numéricos, ya que no sólo pueden concluirse por las partidas conservadas sino por tratarse de un sacramento cuya administración tuvo menos frecuencia. Por entonces la mayoría de los niños que nacían de españoles o de indios (si estos eran cristianos) se bautizaban.

IGLESIA DE TUCURRIQUE.

Tanto en el siglo XVI como en el XVII el número de sacerdotes que atendieron en diversas épocas y lugares las parroquias y doctrinas del país, no llegó a 100.

Frecuentemente se substituían entre los religiosos, que eran el mayor número, unos por otros, venidos de España o de otros países americanos. El clero secular era el más escaso y lo componían a lo sumo los curas de Cartago y uno u otro sacerdote residente allí mismo en calidad de coadjutor o de maestro; los religiosos tenían en sus manos el resto de las doctrinas del país so las parroquias.

Iglesia de Cot

IGLESIA DE COT. COSTA RICA.

En distintas épocas hubo en Cartago clérigos de órdenes menores y subdiáconos y diáconos, que acompañaban las más de las veces en calidad de pajes a los obispos, cuando venían en visita pastoral. Algunos minoristas fueron ordenados en Cartago

En 1680 Monseñor de las Navas y Quevedo fundó el Colegio Seminario de San Ramón, en León de Nicaragua. Allí cursaron sus estudios sacerdotales la mayoría de los integrantes del clero posterior, en medio de no pocas vicisitudes por las cuales atravesó la institución a través de la Historia. Con el correr de los años dicho seminario llegó a convertirse en la Universidad de León.

IGLESIA DE  QUIRCOT.

Ocho nuevas parroquias con verdadero carácter de tales se fundaron durante el transcurso del siglo XVII. Fueron: Boruca, en 1629; Turrialba, en 1650; Tucurrique, Cot, Quircot y Tobosi en1680; Bagaces, en 1687 y Térraba entre 1696 y 1700. Cada una de ellas poseía su iglesia, provista de las mismas condiciones modestísimas que los templos tuvieron desde sus orígenes en Costa Rica. Varios templos nuevos se construyeron en este siglo como el de Bagaces y la de Ujarraz, por ejemplo.

IGLESIA DE TOBOSÍ. COSTA RICA.

También durante el siglo XVII se construyeron varias ermitas o iglesias pequeñas; las principales eran la del Santísimo Rosario, la de los Angeles y la de San Nicolás de Tolentino, todas costeadas o al menos edificadas bajo los auspicios de las correspondientes cofradías.

El resto del país estaba sembrado de pequeñas iglesias, en realidad ranchos de paja, donde un misionero tenía su sede y celebraba con relativa frecuencia la santa misa. En tiempos de donMiguel Gómez de Lara se construyó buen número de tales iglesias,de adobes, como las de San Bartolomé de Barba, Curridabat y San Luis de Aserrí.Otros lugares que poseían iglesias por el estilo eran Cot,  Quircot,etc.,

IGLESIA DE BAGACES. COSTA RICA.

Las cofradías habían tomado ya en el siglo XVII un auge considerable, que tenía a veces papel decisivo en muchas cuestiones. Puede decirse que eran las únicas asociaciones piadosas que existían entonces y ellas eran las que sostenían el culto y el escaso esplendor que era dable en aquellos tiempos de Dios.

19.-.- INDEPENDENCIA Y CREACIÓN DE LA DIÓCESIS DE COSTA RICA.

Costa Rica se independizó del Imperio Español el 15 de septiembre de 1821, el ayuntamiento de Cartago emitió el acta del 29 de octubre, declarando su independencia, y, el 1 de diciembre, una Junta de Legados promulgó el Pacto Social Fundamental Interino o Pacto de Concordia, considerada la primera Constitución de la nación pues estableció el derecho absoluto de la provincia de constituir su propia forma de gobierno, se reconocieron los derechos civiles de los habitantes, se proclamó la libertad de comercio y se estableció que el gobierno quedase a cargo de una Junta Superior Gubernativa.

DOLOROSOS ENFRENTAMIENTOS TRAS LA INDEPENDENCIA.

A través de diversas vicisitudes y de guerras tanto exteriores como interiores Costa Rica logró su independencia total y su constitución como república independiente.

Casi de forma paralela a la independencia inicial como estado independiente, la Iglesia Costarricense luchó por su independencia eclesiástica  solicitando a la santa sede la creación de Costa Rica como diócesis independiente.

CATEDRAL DE SAN JOSÉ DE COSTA RICA.

TRAS LA CREACIÓN DE LA DIÓCESIS DE COSTA RICA.

El 28 de febrero de 1850 se creó en Costa Rica con la creación de la diócesis de san José. El 7 de octubre de 1852 se firmó un concordato con la santa sede, en el que reconocía las religión católica como la religión oficial del estado. Tras la firma del Concordato entraron algunas órdenes e instituciones  religiosas como la Congregación de la misión, los lazaristas, los jesuitas quienes abrieron un Colegio en Cartago, entraron también algunas comunidades de religiosas.

Después de la creación del obispado, se plantea la inquietud de que Costa Rica debe tener su propio Seminario, para que los candidatos al sacerdocio no tengan que viajar a León o a Guatemala para formarse.

 Este asunto se liga a la declaración de la Universidad de Santo Tomás como Universidad Pontificia, punto tratado en el documento del Concordato, antes mencionado  y el Breve firmado en 1853. el año siguiente.

.           Los esfuerzos de Braulio Carrillo y de José María Castro Madriz, son pilares para el logro de la República soberana y, más adelante, de la independencia eclesiástica. Ambos factores muy significativos en la construcción del Estado Nacional en Costa Rica.

20.- EL PRIMER OBISPO DE LA NUEVA DIÓCESIS.

El primer obispo de la diócesis fue  don . Anselmo Llorente y Lafuente, quien hizo su entrada en San José en 1852. Anselmo Llorente, un nativo de la ciudad de Cartago, proveniente de una de las familias más antiguas de Costa Rica, con relaciones en los círculos de poder político y económico, pues sus sobrinos Francisco María Iglesias y Julián Volio jugarán un papel importante en la administración de Juan Rafael Mora

            Le sucedió en 1880 padre paúl  Bernard Thiel. La diócesis de San José fue elevada a sede arzobispal y metropolitana el 16 feb. 1921, dándole como sufragáneas la sede entonces erigida de Alajuela y el vicariato apostólico de Limón. El 19 ag. 1954 se erigió la diócesis de San Isidro del General, con la sección oriental pacífica, y el 22 jul. 1961, la de Tilarán, con la provincia de Guanacaste y parte de Puntarenas y Alajuela. Los paúles alemanes siguen con el vicariato apostólico de Limón.

Costa Rica como excepción con relación a otros estados americanos en el momento de la independencia no tuvo grandes tensiones con la Iglesia en este periodo.

21.-SANTOS Y MÁRTIRES DE COSTA RICA.

 EN LAS SELVAS DE QUEPOS. COSTA RICA.

EL PADRE FRAY JUAN PIZARRO.

El padre Pizarro había venido en 1564 con fray Lorenzo de Bienvenida y cuatro padres más; era originario de Extremadura y pertenecía a la provincia de San Miguel. Fue varón famoso por sus virtudes y de un celo apostólico a toda prueba, tanto, que le llevó a la trágica muerte que tuvo. Según la versión más común de los hechos, el padre Pizarro se fue a Quepo, lugar denominado por el gobernador Artieda como “aun no bien doméstico”, con ánimo de conquista espiritual y sin permitir que le acompañara ninguna escolta de soldados. Se hizo acompañar únicamente por tres muchachos indios bautizados, confiado tan sólo en la Providencia.

Llegó a Quepo y allí, se encontró con que los indios se encontraban en su maayor parte borrachos, los reprendió  y  según nos cuenta el gobernador Artieda  en carta al rey, de marzo de 1582 azotó a un hermano del cacique y a otros indios principales; eso provocó la furia de los demás indios, que lo apresaron y mataron.

            Según los historiadores es más que improbable que el religioso llevara a cabo la acción que le imputaba el gobernador, entre otras causas porque él se encontraba prácticamente solo en medio de todos los indios que estaban divirtiéndose locamente ( Cf Historia Eclesiástica de Costa Rica  Ricardo Blanco Segura.)

 CACIQUE DE COSTA RICA.Cacique Garabito del Escultor Gibran Jalil Tabash González

LA MUERTE DE FRAY RODRIGO PÉREZ-

.           Fray Rodrigo Pérez era, en toda la extensión del término, un sacerdote santo. Las referencias que de él nos quedan así lo atestiguan y había consagrado su vida al servicio de Dios y de las almas.

En una de sus correrías fuera de Aoyaque, fue apresado por Juan Serraba, uno de los caciques rebeldes de las inmediaciones, quien dio parte del suceso a sus compañeros que estaban indignados por la austeridad de vida del padre Pérez y por el orden y moderación que éste trataba de poner en sus disolutas costumbres paganas.

Serraba escondió al padre quien, mientras aquel buscaba a los suyos,se puso a confesar a un muchacho y así fue sorprendido por los indios quienes empezaron a lapidarlo.

Ante tan inusitada hostilidad fray Rodrigo inquirió las causas del ataque, alegando en contra el bien que procuraba sembrar entre los indios, y un tal Ladino le contestó que era “porque me habéis quitado dos mancebas y casándose una de ellas y porque me pedís los cuerpos de los caciques que sacamos de la Iglesia y enterramos en el monte”.

A esto respondió el padre Pérez con muy buenas y cristianas razones, doliéndose más que de su muerte, de la venganza que tomarían los españoles para mal de los indios.

Estos, más enfurecidos todavía, la emprendieron contra él a flechazos mientras el padre no cesaba, de encomendarse a Dios y a la Virgen; un flechazo en el pecho, una lanzada en el costado y finalmente un golpe de macana en la cabeza acabaron con su vida.

El cadáver, atado al cuello por el cordón de San Francisco fue arrastrado por las peñas y arrojado al río

SOR MARIA ROMERO MENESES.

Orientada en familia hacia los estudios artísticos, pronto revela su talento para la música y la pintura. A los doce años, en el colegio de las Hijas de María Auxiliadora, recién llegadas a su ciudad, empieza a conocer a don Bosco:

Hace su opción: Hija de María Auxiliadora (1923), y en el nombre de esta su Madre y “su Reina” – como ama invocarla – realiza una incansable actividad apostólica, dando vida a grandiosas obras sociales, especialmente en Costa Rica, a donde es enviada en 1931

Con viva sensibilidad evangélica y eclesial, conquista para su misión apostólica a las jóvenes alumnas que se vuelven “misioneras” (misioneritas, las llama Sr. María) en los pueblitos de los alrededores de la Capital, entre niños semi abandonados y familias desheredadas.

Luego, también adultos, empresarios adinerados y renombrados profesionales quedan conquistados por su devoción mariana, que obtiene gracias estrepitosas, y se sienten por lo tanto comprometidos a colaborar efectivamente a las iniciativas asistenciales que Sr. María, bajo la acción del Espíritu, va proyectando continuamente con la audacia de la más auténtica fe en la Providencia.

Sr. María sueña para sus pobres siempre nuevas soluciones a las urgencias apremiantes: obtiene primero visitas médicas gratuitas, gracias a la acción voluntaria de médicos especialistas, y con la colaboración de industriales del lugar organiza cursos de formación profesional para jóvenes y mujeres que en la pobreza hubieran encontrado una pésima consejera.

En esta forma logra dar vida en poco tiempo a un ambulatorio múltiple, con varias especialidades, para asegurar la asistencia médico-farmacéutica a muchas personas y familias privadas de toda garantía social. Al mismo tiempo crea cerca instalaciones adecuadas para Ia acogida de los pacientes – a veces familias enteras – como también salas para la catequesis y la alfabetización en los momentos de espera, además la capilla y un gracioso jardín, y hasta el balcón con los canarios.

 

Para las familias sin techo, reducidas con frecuencia a una vida precaria bajo los puentes de la periferia, hace construir – siempre con la ayuda de una sorprendente Providencia – “verdaderas” casitas, en las cuales limpidez y propiedad, junto con los colores de un pequeñísimo jardín, tienen la función pedagógica de recuperar personas amargadas, restituir dignidad a vidas envilecidas por el abandono, abriendo los corazones a horizontes de verdad, de esperanza y de nueva capacidad de inserción social. Surgen así las ciudadelas de María Auxiliadora: una obra que continúa todavía, debido al interés de sus colaboradores a través de la Asociación de laicos Asayne (Asociación de Ayuda a los Necesitados).

Su ideal: amar profundamente a Jesús, “su Rey”, y difundir su devoción junto a la de su divina Madre. Su íntima alegría es la posibilidad de acercar a la verdad evangélica a los niños, a los pobres, a los que sufren, a los marginados. La más ambicionada recompensa a sus sacrificios es a de ver reflorecer la paz y la fe en una vida “perdida”.

Haciéndose como el Apóstol, “toda para todos” y olvidándose de sí para conquistar cada vez nuevos amigos a su Jesús, se entrega hasta el último de sus días: el primero en el que decidió darse un poco de descanso. La esperaba allí el descanso eterno, con “su Rey” y “su Reina”. Era el 7 de julio de 1977.

(Biografía del Vaticano)

Fue declarada Venerable por el Papa Juan Pablo II el 18 de Diciembre del año 2000.Para muchos, Sor María fue todo un “Don Bosco” pero en femenino. En boca de su pueblo, fue una auténtica Santa y toda Latinoamérica, en especial Nicaragua y Costa Rica, celebró con un gran júbilo el día de su beatificación, que tuvo lugar el 14 de Abril de 2002 por parte del Papa Juan Pablo II.( Cf.Copy rigth 1195-2012. Cecill Torres Villar)

 CATEDRAL METROPOLITANA DE SAN JOSÉ DE COSTA RICA.

22.- LA IGLESIA CATÓLICA EN COSTA RICA EN EL SIGLO XXI.

 Con el fin de dar una visión de la realidad de la iglesia católica en Costa Rica presentamos ahora algunas de sus actividades como medio para alcanzar este fin.

 RELIGIOSAS DE COSTA RICA.

a) Algunos datos.

 La religión oficial es el catolicismo, determinado así por la Constitución de 1949. Alrededor del 76% de la población es católica romana, incluso si no son practicantes . La mayoría son seguidores que asisten a la iglesia con la misma regularidad de la mayoría de los seguidores en América del Norte, que se limita a las fiestas especiales como Navidad y Semana Santa y a la recepción de sacramentos como el bautismo y el matrimonio.

La minoría no católica mayor son los protestantes que representan cerca del 13%. Además en el país hay unos 96.000 budistas, unos 3000 judíos,2 unos 1500 musulmanes3 y unos 1000 neopaganos mayormente wiccanos y asatruar, además de hindúes, bahais, rastafarios, taoístas, jainistas y sijs.

 

b) Mensaje de la Conferencia Episcopal de Costa Rica ante las elecciones nacionales del 2010.

            Amadísimos costarricenses:

1. El próximo domingo 7 de febrero, los costarricenses hemos sido convocados a elegir a nuestros gobernantes. Ante este acontecimiento cívico, los Obispos, como pastores, queremos recordar al pueblo católico, y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, la obligación moral de participar en la elección de quienes regirán los destinos de nuestra querida Nación.

2. En nuestra Exhortación Pastoral “Caminos hacia una auténtica democracia”, afirmamos que la política es una noble actividad, cuando la misma se orienta por los caminos de la justicia, del respeto de la vida humana, del matrimonio, de la familia, de la libertad religiosa y de la búsqueda del bien común.

3. Tenemos todavía la oportunidad de discernir, con la ayuda del Señor, sin apasionamientos, haciendo uso de la recta razón y en búsqueda de lo mejor para nuestra Patria, sobre cuál de los (as) candidatos (as), nos ofrece un plan realista para el desarrollo integral de la República , o “Proyecto País”.

4. Como nos recuerda el Papa Benedicto XVI: “El orden justo de la sociedad y del Estado es una tarea principal de la política.” Son muchos los problemas que atentan contra este orden y que preocupan en la actualidad a nuestro pueblo:

POBREZA EN COSTA RICA.

las grandes diferencias regionales, la inseguridad ciudadana y la violencia social, el irrespeto a la vida humana, la pobreza persistente, la inestabilidad del núcleo familiar, la brecha en la educación, la desigualdad económica, el desempleo, la corrupción, el narcotráfico, el daño al medio ambiente, la debilidad e insuficiencia de algunas instituciones del Estado, la inestabilidad jurídica, el desorden moral y relativismo ético, entre otros temas, que precisan de soluciones claras y propuestas realistas, justas y dentro de un marco ético.

Este es el momento oportuno para que los partidos políticos dediquen un amplio espacio en su campaña para atraer el voto electoral, para exponer, en un lenguaje asequible al pueblo, cuáles son sus propuestas concretas para responder a los problemas mencionados, que afectan seriamente a los costarricenses.

5. Les recordamos a los ciudadanos que confiesan la fe en Cristo, en especial a los cristianos católicos, que nuestra identidad de discípulos no es un dato marginal que se diluye en el ejercicio de la ciudadanía, si no que la fe cristiana tiene implicaciones ineludibles en el terreno de la moral política y en la vida pública.

6. Exhortamos a todas las personas de buena voluntad a analizar, con anterioridad, y discernir atentamente, a la luz de la razón y la ética, los contenidos de los distintos programas de gobierno, eso les permitirá dar su voto razonado y responsable.

7. “El desarrollo necesita cristianos con los brazos levantados hacia Dios en oración” Pidamos a Dios el don de la sabiduría divina para nuestros futuros gobernantes, con las palabras del rey Salomón: “Concede, pues, a su siervo un corazón que entienda para juzgar a tu pueblo, para discernir entre el bien y el mal,” 

8. En este momento importante de nuestra historia, invitamos a todo el Pueblo de Dios a invocar el auxilio del Señor y la protección maternal de la Negrita de los Ángeles, para que una vez más sintamos su presencia intercesora y nos lleve al fortalecimiento de nuestra democracia, en paz, justicia y libertad.

Unidos en oración ferviente por nuestra querida Patria, firman los Obispos de Costa Rica.

 

ENTREGA DE TÍTULOS EN LA UNIVERSIDAD CATÓLICA.

c) Universidad católica de Costa Rica.

Un saludo cordial a todas las personas que están interesadas en nuestra institución. Somos una Universidad “nacida del corazón de la iglesia”, como dijo el recordado Juan Pablo II, refiriéndose a que realmente las instituciones de educación superior nacieron en la iglesia Católica, junto a la Catedral de París.

Llevamos el nombre del primer obispo que tuvo Costa Rica: Mons. Llorente, un costarricense que había sido nombrado rector de la Universidad San Carlos de Guatemala, y fue electo para ocupar la sede del obispado de Costa Rica.

La Universidad Católica de Costa Rica es una institución joven, pero con un camino recorrido que no se puede ignorar. Hoy se requiere pensar la Universidad Católica desde su esencia misma y su razón de ser en el s. XXI, dado que la primera institución de educación superior  en Costa Rica nació al amparo de la Iglesia Católica, también desde su corazón: la Universidad de Santo Tomás, que ostentó además el título de” Pontificia”, una herencia que, aunque pocas veces reconocida, recoge la Universidad de Costa Rica.

Entre nuestros retos y nuevos desafíos citamos:

1.-El impacto que debemos conseguir en la sociedad; por ello formamos profesionales conscientes de su “responsabilidad social”.

2.-El desarrollo del binomio academia-investigación, pues una auténtica academia se sustenta en la producción del conocimiento mediante la investigación científica.

3.-El hecho innegable de que la docencia requiere especial atención, por lo que deseamos hacer de los miembros del personal docente, profesionales en la pedagogía y la didáctica, sin importar la formación de base que posean.

TODO EN FUNCIÓN DEL SERVICIO A LOS POBRES.

4.-La necesidad de hacer efectivo el avance en cuanto al aprovechamiento de los recursos tecnológicos, no solo en la aplicación de estos en los procesos de enseñanza y aprendizaje, sino también en la multiplicidad de opciones que pueden derivarse de su uso, para optimizar la gestión universitaria.

5.-El imperativo de marcar una diferencia por lo que hacemos, en tanto lo hacemos con calidad, de manera que un estudiante nuestro jamás perderá de vista que la educación superior inicia por el aporte de la iglesia a la sociedad.

6.-Somos parte de la Federación Internacional de Universidades Católicas (FIUC), y tenemos convenios internacionales que posibilitan a nuestros estudiantes escoger entre 213 universidades alrededor del mundo, para continuar, ampliar o diversificar su experiencia de aprendizaje.

La Universidad Católica de Costa Rica les abre las puertas, en espera de que pronto sean parte de nuestra comunidad académica.

 P. Fernando A. Muñoz M., Rector.

Iglesia de Tacares

d) Vida Parroquial. Parroquia de Tacares.

 Avisos parroquiales.

 1.Se les invita a participar de la jornada de señoras los días: 3, 4,5 de mayo para inf: con Socorro al 24-58-21-24 o al 86-11-29-83 o Nidia Araya al 24-58-31-36.

2.Se invita a participar del viacrucis el próximo 15 de marzo a las 7:00 p.m. En los diferentes sectores calle latas, urd. Doña Luisa, calle flores, calle el porvenir.

3.El Pbro., José Alberto Barquero convoca a reunión a la comisión de la mountain naight el próximo lunes 11 de marzo a las 7: 00 p.m.

4.Se convoca a reunión al Equipo Pastoral de Carrillos Alto a las 7:00 p.m. en el salón amarillo.

5.La Renovación y el Grupo Mariano de la Parroquia del Centro les invita a la Noche de Reflexión y Alabanza este martes 12 de marzo, 2013 a las 7:30pm en el Templo Parroquial, con doña Jenny y Jenny María Hidalgo.

6.El Pbro. Fernando Barrantes convoca a reunión a la Pastoral Social del centro el próximo jueves 14 de marzo a las 3:00p.m.

Lema: Parroquia de Tacares

“Casa y Escuela de Comunión”

 VOLVERÉ A LA CASA DE MI PADRE Y LE DIRÉ…

“IV DOMINGO DEL TIEMPO CUARESMA”MARZO 2013.

LA ALEGRIA DE DIOS AL PERDONAR.

 De cara a la parábola del Padre Misericordioso que con asombrosa benevolencia diriges la frágil naturaleza humana.

            En este relato está en juego la acción maravillosa del Padre por recuperar a su hijo. El Padre es la compasión infinita fue tan derrochador en el amar como el hijo prodigo en gastar y malgastar.

            Al verlo llegar le dice hijo mío, la mirada el abrazo sus besos todo nos habla del verdadero Dios que debemos intentar encontrar en esta cuaresma.

            El evangelista Lucas que tiene una visión optimista del ser humano entiende que la humanidad es sujeto del amor misericordioso del Padre y da a comprender que la conversión es obra gratuita de Dios. En esta parábola se expresa de forma hermosa el carácter gratuito de la conversión porque lo que mueve al hijo a regresar a la casa es el recuerdo del Padre, el Dios que nunca abandona a sus hijos.

            Nuestra atención de bienestar puesta en el hijo mayor no tiene mentalidad de hijo, no ama a su hermano tiene egoísmo, se ha quedado en casa del Padre pero está enfermo de soberbia. Él lo único que quiere es que su Padre sea sin misericordia para con su hijo, se escandaliza de que su padre le dé oportunidad al pecador.

            El Padre no permitió que el hijo extraviado terminara su confesión, sale a su encuentro para hacerle menos penosa y hacer su regreso más humano, el “Cardenal Nouwen Escribio” el miedo a Dios es una de las grandes tragedias humanas, el evangelio de hoy nos ayuda a cambiar ese temor que le tenemos a la confesión por la confianza que da el saberse esperado y abrazado por un Padre que nunca regaña, ni nos amenaza.

            En conclusión Lucas acentúa la participación del ser humano en el acto de conversión pero la parábola recibe toda su extraordinaria fuerza en la actitud amorosa del Padre.

            No compartimos la actitud del hermano mayor que asume una posición de enjuiciar y este gesto se observa en total contraste con el amor del Padre. Es la hora de llamar a la reconciliación, un corazón arrepentido Dios no lo rechaza.

Pbro. Fernando Barrantes Solano. ( San Lucas 15,1-3.11-32).

 LA VIRGEN DE LOS ÁNGELES .

23.-LA DEVOCIÓN A LA VIRGEN MARIA.

 Oh Soberana Reina de los Ángeles, Madre amorosa que te dignaste escoger a nuestra amada Patria para que fuera el trono de tus misericordias, te damos gracias por los innumerables beneficios recibidos de tu intercesión poderosa y te suplicamos que nos protejas en todos los momentos de nuestra vida, sobre todo cuando nos aflijan las preocupaciones; a esa hora, Oh Virgen y Madre de Dios, haz valer tus prerrogativas de Reina y de Madre ante la Santísima Trinidad; socórrenos desde el cielo con amor de Madre y con esplendidez de Reina. Vela por nuestra amada patria, Oh Reina Soberana de los Ángeles y sálvala por amor a Cristo, Nuestro Rey y Señor. AMEN.

ROMERÍA A LA VIRGEN DE UJARRAZ.

Nuestra Señora de Ujarráz,  es otra  de las advocaciones de la Virgen María en Costa Rica, de su imagen dice Ricardo Blanco Segura: tanto por su manufactura como por la situación de la provincia en los años cuando se encontró por primera vez en Costa Rica y los regalos que Felipe II dio a fray Lorenzo de Bienvenida, el lugar para las conclusiones es más amplio, y la posibilidad, hecha seguridad, de que se trata de un regalo del rey no es dudosa, con detrimento de las leyendas de su aparición milagrosa, muy desprovistas de veracidad en el campo de los hechos.”

 24.-FUENTES. La Principal : Historia Eclesiástica de Costa Rica por Ricardo Blanco Segura. A quien agradecemos los datos aportados en esta obra y que hemos utilizado en muchos casos de forma literal, tal como se encuentra en línea.

Historia de la Iglesia en Costa Rica. Enciclopedia GER. Canal Social.

Vikipedia: Costa Rica.

Pagina Conferencia Episcopal de Costa Rica.

Página de la Universidad Católica de Costarica.

Página de la Parroquia de Tacares.

sanchoamigo.

 

.

SÍNTESIS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA CATÓLICA DE ARGENTINA.

 El título  del tema nos obliga a hacer dos precisiones, la primera que una historia que abarca cerca de cinco siglos de existencia  no tiene más remedio que ser extremadamente sintética para hacerla entrar en el estrecho margen de un tema, y la segunda que para encajarla en tal marco, el tema habrá que estirarlo  más de lo que suele ser corriente en un blog .

            Dicho esto anticipamos el índice que se seguirá en el desarrollo del tema.

1.-Punto de Partida.

2.- Una mirada al pasado.

3.- La Iglesia en el acceso a la independencia.

4.- El restablecimiento del catolicismo.

5.- Una Iglesia fecundada por el testimonio de sus santos.

6.- Centrándonos en el presente.

7.-Tipos del catolicismo argentina.

8.-Fuentes.

9.- Nombramiento del primer papa argentino.

 

ESTATUA DE CRISTO REDENTOR SIGNO DE HERMANAMIENTO ENTRE URUGUAY Y ARGENTINA.

1.-PUNTO DE PARTIDA.

            Pretendemos  historiar a la Iglesia Católica que  estuvo, está y posiblemente estará  en Argentina, entendiendo por Iglesia lo que de ella dice el Concilio Vaticano II

            “El Espíritu habita en la Iglesia y en el corazón de los fieles como en un templo (cf. 1 Co 3,16; 6,19), y en ellos ora y da testimonio de su adopción como hijos (cf. Ga 4,6; Rm 8,15-16 y 26). Guía la Iglesia a toda la verdad (cf. Jn 16, 13), la unifica en comunión y ministerio, la provee y gobierna con diversos dones jerárquicos y carismáticos y la embellece con sus frutos (cf. Ef 4,11-12; 1 Co 12,4; Ga 5,22). Con la fuerza del Evangelio rejuvenece la Iglesia, la renueva incesantemente y la conduce a la unión consumada con su Esposo [3]. En efecto, el Espíritu y la Esposa dicen al Señor Jesús: ¡Ven! (cf. Ap 22,17).Y así toda la Iglesia aparece como «un pueblo reunido en virtud de la unidad del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo»

            La Iglesia católica en cuanto pueblo de  Dios  está integrado por gentes todas ellas unidas e iguales en dignidad, aunque se diferencien en cuanto a la función  que en este pueblo desarrollan.”

File:Sebastian Cabot.jpg

 2.-UNA MIRADA AL PASADO.

Sobre el año 1519 comienza  la historia  de la Iglesia católica  de  Argentina.

Sebastián Caboto (1527), al realizar su entrada por el litoral, en la confluencia del Carcarañá con el Paraná fundó la primera población española. Allí un presbítero  celebró misa  para los españoles pero comenzó a predicar también  a los naturales.

            Después vendrían las expediciones de Pedro de Mendoza (1536) en la que llegaron 17 clérigos,  y  de esta forma se inició definitivamente la evangelización en el Río de la Plata.

            En el Tucumán actuó S. Francisco Solano. Los ensayos precursores de las célebres reducciones jesuíticas fueron realizados por franciscanos, destacándose fr. Luis de Bolaños

            El 14 mayo 1570, S. Pío V erigió las diócesis del Tucumán que comprendía  las actuales provincias de Córdoba, La Rioja, Catamarca, Tucumán, Salta, Jujuy y Tarija, instituyendo en Santiago del Estero la sede que, en 1699, fue trasladada a Córdoba.

   CATEDRAL  DE LA PLATA. ARGENTINA.

En 1620 la diócesis del Río de la Plata, con sede en Asunción, fue dividida al crearse la de Buenos Aires.

            El provincial de los jesuitas, Diego de Torres, se propuso introducir la enseñanza superior para preparar a los misioneros nativos, con este fin fundó en Córdoba el Colegio Máximo, que debido a los esfuerzos del obispo Trejo y Sanabria fue convertido en universidad, y llevar a su más alto desarrollo a las reducciones guaraníticas.

 COLEGIO MÁXIMO CONVERTIDO EN UNIVERSIDAD. CÓRDOBA . ARGENTINA.

Las misiones guaraníticas, fueron una creación  muy original por su estructura  y distribución; el doctrinero era cura, juez, maestro agricultor, músico y artesano. Las poblaciones, la arquitectura de los templos, la imaginería, los impresos ejecutados por las prensas misioneras, los cultivos, la música, las diversas  actividades realizadas en plena selva fueron algo que aún hoy sorprenden.

            A principios del siglo XVIII se puede decir  que la vida de las diócesis estaba bien desarrollada, aunque pervivía con las acciones misioneras. En  el año 1777 la expulsión de los Jesuitas  fue un  duro golpe para la Iglesia Argentina  salieron del país 470 jesuitas que estaban repartidos en 60 casas.

CASA DONDE SE DECLARÓ LA INDEPENDENCIA ARGENTINA. TUCUMÁN.

3.- LA IGLESIA EN EL ACCESO A LA INDEPENDENCIA.

  La gesta de la independencia de Argentina se inició con la revolución de mayo de 1810. En dicha gestación participó ampliamente el clero, tanto para favorecerla, como para rechazarla .

            Desde este punto de vista, darán idea estos datos escuetos referentes a la Argentina: En el momento de la independencia, la importancia numérica, cultural y espiritual del clero era extraordinaria. El 22 de mayo de 1810, en el cabildo abierto de Buenos Aires, del que salió el primer gobierno nacional, había veintidós sacerdotes.

 PARA LA DECLARACIÓN DE LA INDEPENDENCIA ARGENTINA.          

En el primer parlamento convocado en 1812, de treinta y tres diputados, eran quince los eclesiásticos.

             En el congreso de Tucumán de 1816, que aprobó la independencia, de veintinueve congresistas, los sacerdotes formaban la mayoría con dieciséis.

             La fórmula de la independencia fue redactada por el presbítero Antonio Sáenz y firmada por otro presbitero, Castro Barros, como presidente.

             Otro sacerdote firmó en 1814 el decreto sobre la bandera argentina, mientras que la primera constitución  La Asamblea de 1813, dio forma legal a la revolución independentista.

IGLESIA DE SANTO TOMÉ EN CORRIENTES. ARGENTINA..

Estos datos nos dan la clave  de cual era la actitud del clero y de su mentalidad, por un lado aquellos que se pusieron del lado de la revolución de una forma clara,   por otro las de los que la recibieron con temores y reticencias,  entre ellos, la mayor parte de los. obispos de los que  se puede decir que la mayoría mantuvo, cuando menos, actitudes de recelo, reticencias, sospechas, temores, tales actitudes se vieron corroboradas por los hechos. Pues con  la muerte del obispo de Salta (1817) se extinguió la jerarquía y los católicos argentinos quedaron sin contacto con Roma.

EL MILAGRO DE LA CATEDRAL DE SALTA. ARGENTINA POR  MATÍAS DEL  REY.

En el el ínterin, Bernardino Rivadavia, lleno de espíritu regalista , realizó en Buenos Aires, contra la opinión pública, la llamada reforma eclesiástica, que consistió en la destrucción de las órdenes religiosas y la apropiación de sus bienes.

            Las actitudes del pueblo argentino, en general, estuvo en desacuerdo con estas medidas y  desde luego ni siquiera se pudo decir la frase que Azaña diría  con relación a España: España ha dejado de ser católica. El pueblo argentino siguió siendo católico, manteniendo sus creencias, fiestas religiosas, devociones etc.

REDUCCIONES JESUITAS DE SANTA FE. ARGENTINA.

4.-EL RESTABLECIMIENTO DEL CATOLICISMO .

El restablecimiento de la presencia del catolicismo  orgánico  fue un camino lento  con altibajos, éxitos y fracasos.  Destacamos los siguientes pasos:

            1.- Pío VII reunía los informes sobre el estado en que se encontraban  las diócesis americanas. El Padre Luis Pacheco natural de Argentina  hizo llegar al Vaticano en 1821 sus Memoriales en los  que se describían la situación de algunas diócesis argentinas, comenzando  un diálogo sobre las mismas.

            2.-En 1823 Monseñor Juan Muzi,  en representación de la Santa Sede visitó a las autoridades argentinas, siendo recibido con frialdad  por las mismas,  no así el pueblo.

            A partir de este momento se inicia un proceso de restablecimiento de la jerarquía eclesiástica, ya que Pío VIII,  nombró vicarios apostólicos en  San Juan de Cuyo, Buenos Aires, Córdoba y  Salta.

     UNA POSTURA EQUÍVOCA.

Esta política logró salvar sin estridencias los diferencias y  llegar a un status en el que, cuando el país alcanzara su organización política definitiva  la Iglesia se encontrase con sus cuadros preparados para intervenir en las luchas ideológicas, que fueron configurando la nación.

            3.- Hacia 1850 comienzan a restablecerse  las misiones católicas llegan  religiosos y religiosas, especialmente  franciscanos que atendieron las Reducciones de Santa Fe  y  los salesianos las misiones de Patagonia.

            4.- En 1853  Argentina se dio la Constitución  que  serviría de guía para la gobernación del pais, en ella  aparece el sentimiento religioso  se invoca la protección de Dios, se exige la profesión católica  del presidente de la Nación, se sostiene el culto católico y se ampara la libertad de cultos.

CATEDRAL DE SALTA. ARGENTINA.      

5.-  En 1865 se creó el primer Arzobispado y a partir  de ahí la Iglesia comenzó a funcionar como una institución organizada que pudo hacer frente a dos fenómenos , uno político, por la imposición del pensamiento liberal, anticlerical y laicista y otro social producido por la inmigración  a gran escala, especialmente de españoles e italianos  que reforzaron  la actitud político-liberal anticatólica.

 6.- En 1884 se aprobó  la ley de enseñanza laica, a la que siguió la del matrimonio civil y la expulsión del delegado apostólico mons. Matera.

             Como respuesta se reorganizó la Asociación Católica, cuya finalidad era promover un movimiento nacional católico .

MISIONES SALESIANAS EN LA PATAGONIA.

En Buenos Aires la primera preocupación de mons. Aneiros fue la formación del Seminario. Como debían pasar años para recoger los frutos, se propuso llamar de Europa congregaciones religiosas, como los lazaristas, lourdistas, salesianos, redentoristas, pasionistas, etc. El espíritu de renovación enfervorizó a los conventuales que volvieron a la estricta observancia.

     CATEDRAL ALTA PATAGONIA. ARGENTINA.        

La primera Asamblea de los Católicos Argentinos se realizó con dos  temas que la caracterizaron:1.- la actividad política, que llegó a dar origen a uno de los grandes movimientos impersonales de la política argentina, cuyo resultado fue la formación de la Unión Católica, y 2.- el despertar de la acción social , que comenzó a dar grandes frutos en el campo de la lucha obrera  durante la primera parte del siglo XX, 1910-12-17  y que marcó una huella profunda en la vida de Argentina y en su legislación obrera.

            Desde el punto de vista político el gobierno de Hipólito Yrigoyen se vio favorecido con la simpatía del electorado católico y llevó a estos  al convencimiento de  que la forma más práctica de influir en las decisiones políticas era apoyar a los elementos cristianos existentes en los partidos  tradicionales.

            7.-  La década de los treinta señala el comienzo del tránsito hacia la madurez religiosa del catolicismo argentino. En su transcurso se crea la Acción Católica Argentina, se celebra el Congreso Eucarístico Internacional y se erigen  nuevas diócesis.

  CATEDRAL DE BUENOS AIRES.ARGENTINA.

Estos y otros acontecimientos demostraron la existencia de grupos que propugnaban un estilo apostólico más dinámico, con más preparación intelectual. Con este espíritu surgió un nuevo Movimiento.

            Alma de este  movimiento fue el presbítero Antonio Caggiano, con sus  numerosos asesores. Fue una inmensa escuela de formación cristiana. Miles de reuniones de estudio sirvieron para unificar la acción.

            El secretariado económico social universalizó los objetivos y los métodos. La celebración del Congreso Eucarístico, cuyo legado fue el  Cardenal Pacelli después Papa Pío XII, contribuyó a afianzar el catolicismo.

 CATEDRAL DE CÓRDOBA. ARGENTINA.   

En 1934 se crearon las diócesis de Azul, Bahía Blanca, Jujuy, La Rioja, Mendoza, Río Cuarto, Rosario, San Luis, Viedma y poco después la de Resistencia, elevándose a archidiócesis las de La Plata y Santa Fe.

            Las repercusiones  del Congreso determinó a Pío XII,  ya papa,  a honrar al arzobispo Santiago Copello con la púrpura cardenalicia y en 1959 elevarlo a canciller de la Iglesia.

File:Peron-copello.jpeg

  PERÓN Y EL CARDENAL COPELLO.

En cuanto a las relaciones entre la Iglesia católica Argentina y el gobierno del General Perón , hay que distinguir claramente dos épocas; la  primera de excelentes relaciones,  por lo que de una parte, el gobierno se sentía apoyado por la jerarquía de la Iglesia y por otra, ésta lograba del gobierno privilegios y sanción de sus doctrinas,  apoyo de la enseñanza católica, de restricciones  en la ley de libertad religiosas etc.

 Por causas las más diversas, este maridaje entre el gobierno peronista y la Iglesia se fue deteriorando  hasta el punto de llegar  al momento trágico de la quema de las Iglesias y la excomunión de Perón en el año 1955. Tras ello vendrían las intervenciones del ejército y la imposición de las dictaduras militares.

JESÚS PUESTO EN BRAZOS DE SU MADRE. POR ANTONIO DEL REY.           

El  estallido del conflicto, se  ha explicado de forma diversa.

1.- Como el final inevitable por la incapacidad de la Iglesia católica de convivir con cualquier tipo de poder estatal que pretendiera un mínimo de autonomía (Zanatta).

2.- Por la intención del peronismo de construir una iglesia nacional (Bosca).

EVA DE PERÓN.

3.- Por la concepción totalitaria del peronismo pretendiendo un férreo monopolio de lo simbólico, que chocaba con el catolicismo (Plotkin).

4.- Por  la competencia entre dos modelos de sociedad  por naturaleza antitéticos, uno de ellos construido por la Iglesia y el otro por el propio peronismo (Bianchi y Leonardo Paso)

5.- Como la consecuencia de un proceso de gran polarización impulsado por el gobierno que produjo reacomodamientos en la sociedad en general y conflictos en las filas católicas, y ocasionó que ciertos episodios adquirieran una nueva significación al quedar necesariamente encuadrados en la antinomia peronismo-antiperonismo.

SAN FRANCISCO SOLANO CON SU GUITARRA.

5.-UNA IGLESIA FECUNDADA CON EL TESTIMONIO DE SUS SANTOS.

 SAN FRANCISCO SOLANO.

            El primero de ellos es san Francisco Solano, franciscano, nacido  en Montilla (Diócesis de Córdoba) en marzo de 1549. Francisco fue el hijo de Mateo Sánchez Solano y Ana Jiménez. Franciscano  cuyps anhelos en misionar  en Africa, sus ansias misioneras , después de pasar en varios conventos españoles se cumplieron en el 1589, el rey Felipe II pidió a los franciscanos que enviaran misioneros a Sudamérica. Finalmente, y para alegría suya, Francisco fue el elegido para la misión de extender la religión en estas tierras. Después de un accidentado viaje al Perú, con naufragio y peligro de perecer en el trayecto, como su destino era Tucumán (Argentina) emprende este larguísimo viaje en compañía de ocho franciscanos más. Había que atravesar los Andes por el valle de JaujaAyacucho y llegar hasta Cusco; cruzar la meseta del Collao, la actual Bolivia por Potosí y entrar en los confines del norte argentino; de nuevo bajar hasta Salta y finalmente hasta las llanuras del Tucumán. Aquí permanece hasta mediados de 1595, como misionero.

   CATEDRAL DE SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.

Recorrió los territorios de Tucumán hasta las pampas y el Chaco Paraguayo y Uruguay. Tenía y se sirvió del don de lenguas y llegó a adquirir las de los nativos a los que fue a predicar.

            Fray Francisco llegaba a las tribus más guerreras e indómitas y aunque al principio lo recibían al son de batalla, después de predicarles por unos minutos con un crucifijo en la mano, conseguía que todos empezaran a escucharle con un corazón dócil y que se hicieran bautizar por centenares y miles.

            El Padre Solano tenía una hermosa voz y sabía tocar muy bien el violín y la guitarra. En los sitios que visitaba divertía muy alegremente a sus oyentes con sus alegres canciones.

CATEDRAL METROPOLITANA DE SANTA FE.  

Francisco Solano misionó por más de 14 años por el Chaco Paraguayo, por Uruguay, el Río de la PlataSanta Fe y Córdoba de Argentina, siempre a pie, convirtiendo innumerables indígenas y también muchísimos colonos españoles.

            Finalmente murió el 14 de julio de 1610, día de San Buenaventura. Ese mismo día y a la misma hora se produjo un extraño toque de campanas en el convento de Loreto, en Perú.

SAN ROQUE  GONZÁLEZ DE SANTA CRUZ.

            Roque de Santa Cruz fue el primer santo criollo nacido en la zona del Río de la Plata. Fue un evangelizador incansable, explorador y fundador de numerosos pueblos que más tarde llegaron a ser ciudades de varios países sudamericanos.

            Practicó el pacifismo y murió como mártir por la causa de Cristo. Por la época en que sucedieron estos acontecimientos, muy anterior a la formación de las nacionalidades paraguaya y argentina, se le considera santo rioplatense.

            La familia González de Santa Cruz. Roque nació en la ciudad de Asunción en 1576 y fue el menor de los diez hijos de don Bartolomé González de Villaverde y doña María de Santa Cruz, quienes lo criaron en un ambiente de virtud y piedad. Recibió su primera educación en el seno de su familia y, según se cree, el obispo Fray Alonso de Guerra fue su profesor de letras, latín, vida espiritual y oración.

EL CORAZÓN INCORRUPTO DE SAN ROQUE GONZÁLEZ  DE SANTA CRUZ EN POSADAS. ARGENTINA.

Fue un joven de vida piadosa; a los 14 años de edad dirigió una procesión por el monte en honor a la Eucaristía y demostró su inclinación a una vida de devoción religiosa, de la que hacía partícipe a sus amigos “yéndose a los montes y despoblados a hacer penitencia”.

 El rasgo que se destacó en toda su vida fue su capacidad de sacrificarse por los demás, aparte de ser decidido y demostrar dotes de organizador.

            Cuando cumplió los 15 años, motivado por las numerosas vidas de santos que había leído, decidió entregarse a la oración y la penitencia. Se dedicó por completo a cultivar su vida interior y practicar el amor y la bondad al prójimo. Posteriormente ingresó al seminario y fue ordenado sacerdote, dedicándose a la formación espiritual de los indios que vivían en calidad de peones y labradores al otro lado del río Paraguay, en las haciendas de los “encomenderos”. Allí cumplió su apostolado realizando diversas actividades en múltiples lugares y circunstancias.

            Los encomenderos eran españoles que tenían recursos económicos y conocimiento de la administración de haciendas. A ellos se les “encomendaba” la gobernación de un número determinado de indios, quienes les pagaban por la casa y comida que recibían.

            La encomienda también tenía una función evangelizadora y urbanizadora, pues los encomenderos eran enviados a zonas inhóspitas, donde la iglesia no llegaba. Como el número de indios que se les encomendaba superaba los mil, las encomiendas se transformaban en verdaderos pueblos.

            Fundador de misiones jesuíticas. Roque se dirigió a la región del Chaco paraguayo como su primer campo de acción misional. El éxito de su actividad no fue el esperado, pero consiguió mejorar las relaciones de los indígenas con los habitantes de la ciudad. Dos años más tarde fue nombrado superior de la primera comunidad o “reducción” del Paraguay. Las “reducciones” eran las comunidades de pobladores que se reunían o congregaban en asentamientos de misión.

            La visión de San Roque sobre las reducciones se conserva en una carta enviada a su hermano Francisco: “Nosotros trabajamos por la justicia. Los indios necesitan estar libres de la esclavitud y de la dura servidumbre personal en la que ahora se encuentran. En justicia, ellos están exentos de esto por ley natural, divina y humana.”

            Su desempeño como misionero fue notable, ya que poseía una gran facilidad para comunicarse con los guaraníes en su misma lengua. Fue explorador incansable, el primero en navegar el río Uruguay hasta llegar a Buenos Aires. Allí fue recibido por el gobernador Francisco de Céspedes, autoridades eclesiásticas y por el pueblo, maravillados todos por su audacia como explorador navegante y por su celo apostólico.       Históricamente y por sus hazañas, que transcendieron su labor apostólica, se lo recuerda como “el conquistador sin espada”.

El Obispo de Asunción lo nombró Párroco de la Iglesia Catedral y después Vicario General de la Diócesis, pero Roque no aceptó este cargo porque quería continuar evangelizando a los indígenas. En mayo de 1609 ingresó a la Compañía de Jesús y así comenzó a ser el gran misionero del Río de la Plata.

            El deseo de llevar el Evangelio a todo el mundo lo animaba a seguir adelante. En 1613 reconstruyó la misión de San Ignacio, fundó nuevas misiones, las organizó y les dio estabilidad, de acuerdo con sus posibilidades. Las crónicas de la época lo presentan sumido en la pobreza más dura y en una intensa y desigual lucha contra enfermedades de distinto tipo, entre ellas el cólera.

            Gran devoto de la Virgen María. Roque se había consagrado a la Virgen María y con ella conquistaba corazones para Cristo, por lo cual la llamaba “La Conquistadora”. Muchas veces, con sólo levantar un cuadro con la imagen de nuestra Señora, los indios admiraban la belleza de María y sin pronunciar palabra se convertían. Toda su vida se dedicó al servicio de los indios que habitaban en las vastas regiones del Paraguay y otros territorios que actualmente forman parte de Argentina, Uruguay, Brasil y Bolivia.

            En 1611 fue destinado a la reducción de San Ignacio Guazú, donde permaneció cuatro años. Se dedicó a trabajar sobre las márgenes del río Uruguay y en los años siguientes fundó las reducciones de San Nicolás, San Francisco Javier, y los centros de Candelaria, y Concepción de la Sierra. Su labor se extendió hacia el sur, donde fundó Yapeyú, en la actual provincia argentina de Corrientes. Luego se dirigió tierra adentro, hacia los territorios de Brasil, como Asunción del Iyuí, Caaró, etc., permaneciendo en esa zona hasta 1628.

LA EXALTACIÓN DE SAN ROQUE GONZÁLEZ  DE SANTA CRUZ       

El martirio. Al extenderse hacia las riberas del Río Grande do Sul (en el sur del Brasil), los éxitos de Roque y sus compañeros misioneros, entre ellos dos jóvenes sacerdotes españoles, Alfonso Rodríguez y Juan del Castillo, provocaron la hostilidad de algunos grupos indígenas.

             El 15 de noviembre de 1628, Roque celebraba la Santa Misa cerca de Caaró, donde planeaba iniciar una nueva reducción. Al terminar la celebración eucarística salió al exterior acompañado de unos indios para colgar la campana de la Iglesia, y en ese momento un cacique mandó a un grupo de sus indios a asesinar a los misioneros y destruir la reducción. Los cadáveres fueron arrojados a una hoguera.

            Durante el martirio de San Roque y sus compañeros se produjeron hechos sorprendentes y milagrosos que la crónica religiosa relata de la siguiente manera: “Reunidos los indígenas alrededor de la hoguera humeante donde se consumían los cadáveres mutilados de los misioneros, aquéllos oyeron aterrorizados la voz de Roque que les decía: ‘Aunque me maten, no muero, porque mi alma va al cielo’, y al mismo tiempo les prometía ayuda espiritual.

            Ante semejante situación, el cacique, convencido de que era imposible que tales palabras fueran pronunciadas, ya que la cabeza de Roque se hallaba separada del cuerpo, mandó que le abrieran el pecho y le atravesaran el corazón con una flecha.

            Al enterarse del martirio de los tres misioneros, el capitán Manuel Cabral partió desde Itatí para castigar a los culpables, comprobando el hallazgo del corazón de Roque atravesado por una flecha. El corazón de Roque, tan lleno de amor divino para todos los hombres, se mantuvo incorrupto y cinco años más tarde fue llevado a Roma junto con el instrumento del martirio: un hacha de piedra.

            Cabe observar que ninguno de los misioneros murió a manos de los indios guaraníes de las reducciones, sino por orden probablemente de los “paulistas”, procedentes de São Paulo, Brasil, que eran cazadores de esclavos y para quienes los jesuitas eran enemigos, ya que defendían a los indios.

            El primer santo criollo rioplatense. Al cumplirse el tercer centenario de sus martirios, Roque de Santa Cruz y sus dos compañeros mártires, Alonso Rodríguez y Juan del Castillo, fueron beatificados.

            Más tarde, en 1960, el corazón de Roque y el hacha de su martirio fueron trasladados a Paraguay, donde ahora están expuestos en la Capilla de los Mártires, en el colegio de Cristo Rey. En la misma capilla hay una placa con los nombres de 23 misioneros jesuitas martirizados en la región.

            En el Paraguay se le tiene gran veneración a San Roque y se le tiene por Santo Patrono y Protector del país; su sepultura se encuentra en el Panteón de los Héroes.

             A esto se debe también que el actual puente carretero y ferroviario internacional sobre el río Paraná que une las ciudades de Posadas (Argentina) y Encarnación (Paraguay) lleve el nombre de San Roque González de Santa Cruz.

Más tarde, el 16 de mayo de 1988, el Papa Juan Pablo II lo proclamó santo mártir de la Iglesia, en Asunción del Paraguay, juntamente con sus compañeros y en 1999 fue proclamado Patrono Americano de las Misiones, junto con Santa Teresita de Lisieux.

JOSÉ  CARRIZO: “EL QUEMADITO.”Y LOS SANTOS POPULARES.

 El primer santo popular argentino del que se tenga memoria es de 1830 y se conoce como “El Quemadito”. La historia comienza después de la derrota de Oncativo cuando los unitarios asumen el poder en Catamarca y persiguen a los federales. En esas circunstancias hacen prisionero a José Carrizo y lo acusan de ser espía del General Quiroga. Se lo arrojó vivo a una hoguera, muriendo quemado. Se supone que este hecho tuvo lugar en el antiguo camino real entre Miraflores (Capallán) y Huillapima, y allí se erigió una cruz de madera clavada en el tronco de un quebracho que se conoció como “la Cruz del Quemadito”. Frente a esta cruz los lugareños rezaban y prendían velas pidiéndole, sobre todo, hallar sus animales.

 BEATO CEFERINO NAMUNCURÁ.

            El beato Ceferino Namuncurá Burgos nació en Chimpay, Río Negro el 26 de agosto de 1886 y murió en Roma el 11 de mayo de 1905, era un joven laico salesiano argentino de orígenes mapuches y criollos.
Nació en la reducción mapuche de Chimpay. Era hijo de Rosario Burgos (cautiva “huinca” chilena) y del cacique Manuel Namuncurá, un célebre líder que luchó heroicamente, en la batalla del 5 de mayo de 1883 contra el Ejército Argentino comandado por el general Julio Argentino Roca y nieto del caudillo mapuche Calfucurá.

            Al año de edad, en 1887, Ceferino salva su vida milagrosamente de perecer ahogado en el Río Negro, mientras jugaba en sus orillas. Ese mismo año, el 24 de diciembre en vísperas de Navidad, fue bautizado por el misionero salesiano padre Domingo Milanesio, gran defensor de los pueblos originarios. A los 11 años le pide a este salesiano que lo lleve a estudiar para luego regresar y así poder enseñar a los de su pueblo.
Su padre, siendo el cacique de la nación mapuche, es elevado al rango de Coronel de la Nación y lo lleva a Buenos Aires siendo recibido por el General Luis María Campos, su amigo y entonces Ministro de Guerra y Marina.

TEMPLO EN LA LOCALIDAD DE TIGRE. ARGENTINA.             

Ceferino ingresa en los talleres que la Armada tenía en la localidad de Tigre y permanece allí 3 meses, pero luego le escribe a su papá que lo saque porque no le gusta ese ambiente y esa profesión.

            El Coronel Manuel Namuncurá recurre a su amigo el Dr. Luis Sáenz Peña, ex presidente argentino, quien recomienda a Ceferino a los Salesianos. El 20 de septiembre de 1897 Ceferino es inscripto como alumno estudiante interno.
            Paulatinamente Ceferino se va adaptando al ambiente, se dedica en cuerpo y alma al estudio, aprende el idioma castellano y apasionadamente el catecismo. Es un excelente, divertido y paciente compañero.

            El 8 de septiembre de 1898 Ceferino recibe la Primera Comunión y, un año más tarde el 5 de noviembre de 1899, recibe el Sacramento de la Confirmación en la Iglesia Parroquial de San Carlos de manos de Monseñor Gregorio Romero. Una de las curiosidades en la vida de Ceferino Namuncurá es que él y Carlos Gardel (futuro actor y cantante de tangos) eran amigos y alumnos internos del colegio salesiano Pío IX, ambos integraron el coro, cantaron juntos en la capilla y en actos culturales.
A principios de 1902 su salud comienza a deteriorarse y por los estudios que le realizan encuentran que contrajo tuberculosis. Monseñor Juan Cagliero entonces, decide trasladarlo a Viedma, con la esperanza de que los aires nativos ayuden a recuperar la salud.

            Sin más, a comienzos de 1903, en el colegio “San Francisco de Sales” de Viedma comienza su estudio secundario como aspirante salesiano. El sacerdote médico Evasio Garrone juntamente con el enfermero del hospital el Beato Artémides Zatti cuidan de Ceferino.

            El 19 de julio de 1904 con 17 años, Ceferino es trasladado a Turín, Italia por Monseñor Cagliero, los salesianos pensaron que allá recuperaría la salud y podría continuar sus estudios de sacerdocio.

PAPA SAN PÍO X.

Estudia en el colegio salesiano de “Villa Sora” (Frascati, Roma). En Turín, el Beato Miguel Rua, el primer sucesor de San Juan Bosco, conversa varias veces por semana con el buen indiecito, pero el acontecimiento de su vida fue el 27 de septiembre de 1904, Ceferino visita al Papa Pío X, junto con Monseñor Cagliero, los sacerdotes José Vespignani y Evasio Garrone y otros salesianos. A Ceferino le encomendaron la tarea de pronunciar un breve discurso con unas emocionadas palabras y obsequia al Papa un Quillango Mapuche. Pío X se conmueve, lo bendice y le obsequia la medalla destinada a los príncipes.
            En marzo de 1905, la tuberculosis hace estragos en la salud de Ceferino y la cruel enfermedad avanza inexorablemente. Es internado en el Hospital de los Hermanos de San Juan de Dios y es atendido dos veces al día por el Dr. José Lapponi – médico personal de los Papas León XIII y Pío X.
            El 11 de mayo de ese mismo año muere a los 18 años de edad Ceferino Namuncurá acompañado por Monseñor Cagliero a quién dijo sus últimas palabras: “¡ Bendito sea Dios y María Santísima!, Basta que pueda salvar mi alma, y en los demás que se haga la santa voluntad de Dios”.

TEMPLO DEL FORTÍN MERCEDES.

Sus exequias fueron muy humildes, como su vida lo fue, enterrado el día posterior a su fallecimiento en el cementerio popular de Roma, en Campoverano, con la presencia de pocos salesianos y compañeros de estudio bajo el amparo de una simple cruz de madera con su nombre señala el lugar en que yacen sus restos.
En 1924 los restos de Ceferino Namuncurá son repatriados por orden del presidente Marcelo T. de Alvear y llevados al cementerio de Fortín Mercedes.
En 1930 sacerdote Luís J. Pedemonte comienza a propagar las virtudes y la devoción al “Indiecito Santo” con lo cual recoge y publica abundantes testimonios de gracias recibidas por aquellos que lo rezaban y lo conocieron.
El 2 de mayo de 1944 se inicia la Causa de Beatificación y el 3 de marzo de 1957 el Papa Pío XII aprueba la introducción de la Causa de Beatificación de Ceferino Namuncurá. Quince años más tarde el 22 de junio de 1972 el Papa Pablo VI lo declara Venerable. Fue el primer argentino que llegó a esa altura de santidad.

LA DEVOCIÓN A CEFERINO NAMUNCURÁ.

La devoción popular a Ceferino Namuncurá se fue difundiendo desde mediados de siglo XX por toda la Argentina. Es así que a fines de los 1960s ya era muy común encontrar estampitas dedicadas a San Ceferino en plena ciudad de Buenos Aires, de este modo su foto se hizo tan popular que muchas papeletas de propaganda en las cuales ofrecían y ofrecen sus servicios los “plomeros” — fontaneros—, albañiles y trabajadores de oficios afines tienen impresas el rostro del beato.
Desde 1991 sus restos descansan en el Santuario de María Auxiliadora de Fortín Mercedes.
El 7 de julio de 2007 el papa Benedicto XVI firmó el decreto que declara a Ceferino Namuncurá como beato. El pontífice recibió al cardenal José Saraiva Martins, el por entonces prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, y autorizó a la Congregación a promulgar una serie de decretos, entre los cuales el que declara beato a “Siervo de Dios Ceferino Namuncurá”.
            El 11 de noviembre de 2007 el enviado papal, cardenal Tarcisio Bertone, proclamó beato a Ceferino Namuncurá, ante mas de 100.00 personas en una ceremonia de beatificación en Chimpay, Río Negro, solar natal del joven salesiano.

Una junta médica del Vaticano consideró que la curación de Valeria Herrera, una joven madre de Córdoba, Argentina de 24 años en el año 2000 afectada por cáncer de útero fue un milagro por la intercesión de Ceferino Namuncurá.

             La mujer llego a poder concebir con posterioridad. Este es el antecedente que se tuvo en cuenta para su beatificación,  la misma que se llevó a cabo el 11 de noviembre de 2007 bajo el pontificado de Benedicto XVI.

BEATA MARÍA DEL TRÁNSITO CABANILLAS (1821-1885)

            La Beata María del Tránsito de Jesús Sacramentado, que nació y murió en la provincia de Córdoba, es la primera mujer argentina que alcanza el honor de los altares. «La llama que ardía en su corazón llevó a María del Tránsito a buscar la intimidad con Cristo en la vida contemplativa. Y no se apagó cuando por enfermedad tuvo que abandonar los monasterios en que estuvo, sino que continuó en forma de confianza y abandono en la voluntad de Dios, que siguió buscando incesantemente. El ideal franciscano se manifestó entonces como el verdadero camino que Dios quería para ella y, con la ayuda de sabios directores, emprendió una vida de pobreza, humildad, paciencia y caridad, dando vida a una nueva familia religiosa» (Juan Pablo II).

             María del Tránsito Eugenia de los Dolores, nombre que le pusieron en el bautismo, nació el día 15 de agosto de 1821 en la estancia de Santa Leocadia, actual Carlos Paz (Córdoba, Argentina).

             Su padre, Felipe Cabanillas Toranzo, descendía de una familia de Valencia (España), que emigró a Argentina durante la segunda mitad del siglo XVII y que logró reunir una cierta fortuna económica en su nuevo ambiente, pero que se distinguió sobre todo por su profunda religiosidad cristiana.

            En 1816, el señor Felipe Cabanillas se unió en matrimonio con la joven Francisca Antonia Luján Sánchez, de la que tuvo once hijos. Tres fallecieron prematuramente, cuatro contrajeron matrimonio y los otros cuatro se consagraron a Dios: uno como sacerdote secular y tres como religiosas en diversos institutos, continuando así una larga y gloriosa tradición familiar.

            La beata María del Tránsito fue la tercera nacida de la familia. Bautizada por D. Mariano Aguilar el día 10 de enero de 1822 en la capilla de San Roque, le impusieron los nombres de Tránsito, es decir, María del Tránsito o María Asunción, y de Eugenia de los Dolores. Recibió el sacramento de la confirmación con cierto retraso, el día 4 de abril de 1836, dada la lejanía del centro diocesano.

            Tras la primera educación familiar, María del Tránsito fue enviada a Córdoba, ciudad de nobles tradiciones culturales, con su famosa universidad del siglo XVII, fundada por el obispo franciscano Fernando Trejo y Sanabria, y los colegios de Santa Catalina (1613) y de Santa Teresa (1628).

            Desde 1840, al mismo tiempo que proseguía sus estudios, cuidaba de su hermano menor, que estaba preparándose para el sacerdocio en el seminario de Nuestra Señora de Loreto de la citada ciudad de Córdoba.

            En 1850, tras la muerte de su padre, D. Felipe Cabanillas, la familia entera se trasladó definitivamente a Córdoba, por lo que María del Tránsito se estableció con su madre, su hermano -ordenado sacerdote en 1853-, sus hermanas y cinco primas huérfanas, en una casita situada cerca de la iglesia de San Roque.

            María del Tránsito se distinguió por su piedad, sobre todo hacia la Eucaristía; llevó a cabo una intensa actividad como catequista e hizo muchas obras de misericordia, visitando frecuentemente a los pobres y a los enfermos en compañía de su prima Rosario.

            Después del fallecimiento de su madre, acaecido el 13 de abril de 1858, María del Tránsito ingresó en la Tercera Orden Franciscana e intensificó su vida de oración y de penitencia, dirigida espiritualmente por el padre Buenaventura Rizo Patrón, franciscano, que sería ordenado obispo de Salta en 1862.

            Pero ella anhelaba consagrarse totalmente a Dios. Por eso, en 1859, con ocasión de su profesión en la Tercera Orden de San Francisco, emitió el voto de virginidad perpetua y le surgió la idea de fundar un Instituto para la instrucción cristiana de la infancia pobre y abandonada.

    CAPILLA DEL CONVENTO DE CARMELITAS DE BUENOS AIRES.

En 1871 entró en contacto con la Sra. Isidora Ponce de León, que se interesaba vivamente por la erección de un monasterio de carmelitas en Buenos Aires. Al año siguiente, María del Tránsito la siguió hasta Buenos Aires e ingresó en el monasterio el 19 de marzo de 1873, el mismo día en que se inauguró.

            Pero su compromiso ascético resultó superior a sus fuerzas físicas, cayó enferma y, por razones de salud, tuvo que abandonar la clausura en abril de 1874. En septiembre de aquel mismo año, creyéndose suficientemente recuperada, ingresó en el convento de las religiosas de la Visitación de Montevideo, pero también allí cayó enferma pocos meses después.

            Aceptó todo con admirable resignación, abandonándose cada vez con más confianza en las manos de la Divina Providencia. Al mismo tiempo, volvió a pensar en una fundación educativa y asistencial al servicio de la infancia. Varios franciscanos la alentaron a ello y D. Agustín Garzón le ofreció una casa y su colaboración, al tiempo que la puso en contacto con el P. Ciríaco Porreca, OFM, de Río Cuarto.

            El 8 de diciembre de 1878, obtenida la aprobación eclesiástica de su proyecto de fundación y de las constituciones, y después de unos ejercicios espirituales predicados por el P. Porreca, María del Tránsito Cabanillas, en compañía de sus dos compañeras, Teresa Fronteras y Brígida Moyano, dio inicio a la Congregación de las Hermanas Terciarias Misioneras Franciscanas de la Argentina. A petición de la fundadora, el P. Porreca, franciscano, fue nombrado director del Instituto.

 COLEGIO DEL CARMEN DE RÍO  CUARTO. ARGENTINA.        

El 2 de febrero de 1879 María del Tránsito y sus dos primeras compañeras emitieron la profesión religiosa, y el día 27 de aquel mismo mes y año escribieron al P. Bernardino de Portogruaro, Ministro general de la Orden de Frailes Menores, solicitándole la agregación de su Instituto a la Orden Franciscana. El P. Bernardino de Portogruaro les respondió afirmativamente el 28 de enero de 1880.

 La nueva Congregación tuvo inmediatamente una gran floración de vocaciones, de manera que todavía en vida de la fundadora se inauguraron el colegio de Santa Margarita de Cortona en San Vicente, el del Carmen en Río Cuarto, y el de la Inmaculada Concepción en Villa Nueva.

            La beata María del Tránsito guiaba el floreciente Instituto con admirable sabiduría y prudencia, pero sus fuerzas físicas iban cediendo gradualmente a las fatigas de cada día y a los rigores ascéticos.

  TEMPLO EN SAN VICENTE. CÓRDOBA. ARGENTINA.         

 El 25 de agosto de 1885, en San Vicente de Córdoba (Argentina), murió santamente, como había vivido durante toda su vida, dejando en herencia heroicos ejemplos de humildad y de caridad, sobre todo al servicio de la infancia, de los pobres, de los enfermos y de sus hermanas.

            Su Santidad Juan Pablo II la beatificó el 14 de abril del 2002, y estableció que su fiesta se celebre el 25 de agosto.

(Cf. L’Osservatore Romano, edición semanal en lengua española, del 12-IV-02]

ARTEMIS ZATTI.

            Artémides Zatti nació en Boretto (Reggio Emilia) el 12 de octubre de 1880. No tardó en experimentar la dureza del sacrificio, tanto que a los nueve años ya se ganaba el jornal como peón. Obligada por la pobreza, la familia Zatti, a principios del 1897, emigró a Argentina y se estableció en Bahía Blanca.

            El joven Artémides comenzó enseguida a frecuentar la parroquia dirigida por los Salesianos, encontrando en el párroco don Carlos Cavalli, hombre piadoso y de extraordinaria bondad, su director espiritual. Fue éste quien lo orientó hacia la vida salesiana. Tenía 20 años cuando entró en el aspirantado de Bernal.

      VIEDMA UNA CIUDAD FECUNDADA POR EL TESTIMONIO SALESIANO.     

Asistiendo a un joven sacerdote enfermo de tbc, contrajo esta enfermedad. La paternal solicitud del P. Cavalli – que lo seguía de lejos – hizo que le buscaran la Casa salesiana de Viedma, de clima más propicio, y donde, sobre todo, había un hospital misionero con un estupendo enfermero salesiano que hacía prácticamente de «médico»: P. Evasio Garrone.

            Este invitó a Artémides a rezar a María Auxiliadora para obtener la curación, sugiriéndole hiciera esta promesa: «Si Ella te cura, tu te dedicarás toda la vida a estos enfermos». Artémides hizo de buen gusto tal promesa; y se curó misteriosamente. Más tarde dirá «Creí, prometí, curé».

             Estaba ya trazado su camino con claridad y él lo comenzó con entusiasmo. Aceptó con humildad y docilidad el no pequeño sufrimiento de renunciar al sacerdocio.

       

 EN HONOR  DE ARTEMIS ZATTI.

Emitió como hermano coadjutor su primera Profesión el 11 de enero de 1908 y la Perpetua el 8 de febrero de 1911. Coherente con la promesa hecha a la Virgen, se consagró inmediata y totalmente al Hospital, ocupándose en un primer momento de la farmacia aneja, pero después, cuando en 1913 murió el P. Garrone, toda la responsabilidad del hospital cayó sobre sus espaldas.

             Fue en efecto vicedirector, administrador, diestro enfermero apreciado por todos los enfermos y por todo el personal sanitario, que poco a poco le fue dando mayor libertad de acción.

            Su servicio no se limitaba al hospital sino que se extendía a toda la ciudad, y hasta a las dos localidades situadas en las orillas del río Negro: Viedma y Patagones.

            Artémides Zatti amó a sus enfermos de manera verdaderamente conmovedora. Veía en ellos a Jesús mismo, hasta tal punto que cuando pedía a las hermanas ropa para otro muchacho recién llegado, decía: «Hermana, ¿tiene ropa para un Jesús de 12 años?». La atención hacia sus enfermos alcanzaba rasgos muy delicados.

            Hay quien recuerda haberlo visto llevarse a la espalda hacia la cámara mortuoria el cuerpo de algún acogido muerto durante la noche, para sustraerlo a la vista de los otros enfermos: y lo hacía recitando el De Profundis.

            Fiel al espíritu salesiano y al lema dejado como herencia por D. Bosco a sus hijos – «trabajo y templanza» – desarrolló una actividad prodigiosa con habitual prontitud de ánimo, con heroico espíritu de sacrificio, con despego absoluto de toda satisfacción personal, sin tomarse nunca vacaciones ni reposo.

            Hay quien ha dicho que sus únicos cinco días de descanso fueron los que transcurrió…¡en la cárcel! Sí, conoció también la prisión por la fuga de un preso recogido en el Hospital, fuga que se la quisieron atribuir a él. Salió absuelto y su vuelta a casa fue un triunfo.

            Fue hombre de fácil relación humana, con una visible carga de simpatía, alegre cuando podía entretenerse con la gente humilde. Pero sobre todo, fue un hombre de Dios. Artémides Lo irradiaba. Un médico más bien incrédulo del Hospital, decía: «Cuando veía al señor Zatti, vacilaba mi incredulidad». Y otro: «Creo en Dios desde que conozco al señor Zatti».

            En 1950 el infatigable enfermero cayó de una escalera y fue en esa ocasión cuando se manifestaron los síntomas de un cáncer que él mismo lúcidamente diagnosticó.

             Continuó sin embargo cuidando de su misión todavía un año más, hasta que tras sufrimientos heroicamente aceptados, se apagó el 15 de marzo de 1951 con total conocimiento, rodeado del afecto y del agradecimiento de toda la población.

 LAURA VICUÑA DEL PINO.

 Nació en Santiago, Chile, el 5 de abril de 1891. Su padre, Don José Domingo Vicuña, pertenecía a una familia de la aristocracia criolla chilena, de gran influencia política y alto nivel social. Su madre, Doña Mercedes del Pino, era de una familia humilde. Esta diferencia causa tensión familiar desde el principio.

            Hay revolución en Chile, la familia está con el gobierno y debe huir de la capital y refugiarse a 500 km. Pronto su padre muere y queda su madre con dos niñas, Laura (con dos años) y Julia, en la indigencia. Emigran a la Argentina. El viaje es muy difícil y Doña Mercedes no tiene donde estar. Se junta en unión libre con Manuel Mora. En 1900 Laura es internada en el colegio de las Hermanas Salesianas de María Auxiliadora en el colegio de Junín de los Andes. Pronto destaca por su devoción. Sueña con ser religiosa.

            Cuando escucha de una maestra que a Dios le disgustan mucho los que conviven sin casarse, la niña cae desmayada de espanto. En la próxima clase, cuando la maestra habla otra vez de unión libre, la niña empieza a palidecer.

             Laurita, a su tierna edad, se duele muchísimo cuando Dios es ofendido. Ahora comprende la situación en que está su madre. Lejos de resentirse contra ella, decide entregar su vida a Dios por su salvación.

            Laura comunica el plan al confesor, el Padre Crestanello, salesiano. El le dice: “Mira que eso es muy serio. Dios puede aceptarte tu propuesta y te puede llegar la muerte muy pronto“. Ella está resuelta en su ofrenda. Recibe la comunión a los diez años. Ese día se ofrece a Dios y es admitida como “Hija de María”.

  BAHIA BLANCA. ARGENTINA.         

En casa, Manuel  Mora  el compañero de su trata de manchar la virtud de Laura pero ella se resiste, por lo que es echada de la casa, a dormir a la intemperie. Después de esto, Mora no quiere pagarle la escuela pero las hermanas la aceptan gratuitamente. Un día, cuando la niña vuelve a casa, Mora le da a Laura una paliza salvaje.
Hay una inundación en la escuela en pleno invierno. Laura pasa muchas horas con los pies en el agua helada, ayudando a salvar a las mas pequeñas. Cae enferma de los riñones con grandes dolores. La madre se la lleva a su casa pero no se recupera.

            Laura le dice a su madre: “mamá, la muerte está cerca, yo misma se la he pedido a Jesús. Le he ofrecido mi vida por ti, para que regreses a El“. Le pide que abandone a Mora y se convierta. Ella le promete cumplir su deseo. Sigue orando y ofreciendo sus sufrimientos intensos por su madre. “Señor: que yo sufra todo lo que a Ti te parezca bien, pero que mi madre se convierta y se salve”.

            Entra en agonía y dice: “Mamá, desde hace dos años ofrecí mi vida a Dios en sacrificio para obtener que tu no vivas más en unión libre. Que te separes de ese hombre y vivas santamente”. Mamá: ¿antes de morir tendré la alegría de que te arrepientas, y le pidas perdón a Dios y empieces a vivir santamente?

“¡Ay hija mía! Exclama doña Mercedes llorando, ¿entonces yo soy la causa de tu enfermedad y de tu muerte? Pobre de mí ¡Oh Laurita, qué amor tan grande has tenido hacia mí! Te lo juro ahora mismo. Desde hoy ya nunca volveré a vivir con ese hombre. Dios es testigo de mi promesa. Estoy arrepentida. Desde hoy cambiará mi vida”.
            Laura manda llamar al Padre Confesor. “Padre, mi mamá promete solemnemente a Dios abandonar desde hoy mismo a aquel hombre”. Madre e hija se abrazan llorando.
Desde aquel momento el rostro de Laura se torna sereno y alegre. Ha cumplido su misión en la tierra. Ha sido instrumento fiel de la Divina Misericordia. Ha triunfado el amor. Recibe la unción de los enfermos y el viático. Besa repetidamente el crucifijo.    A su amiga que reza junto a ella le dice: ¡Que contenta se siente el alma a la hora de la muerte, cuando se ama a Jesucristo y a María Santísima! Lanza una última mirada a la imagen de la Virgen que está frente a su cama y exclama: “Gracias Jesús, gracias María”, y muere dulcemente. Era el 22 de enero de 1904.
El Papa Juan Pablo II la declaró Beata en 1988.

            Sus restos están en el Colegio María Auxiliadora de Bahía Blanca Argentina.

JORGE ADUR.

 Jorge Adur era amable, sencillo, gracioso en la conversación, y con una entrega por los empobrecidos digna de admiración. Le llamábamos “el turco”. Ejercía su labor como educador de los seminaristas asuncionistas de Buenos Aires, alrededor de la parroquia Los Olivos.

   PARROQUIA DE LOS OLIVOS. BUENOS AIRES. ARGENTINA.

En la conferencia episcopal latinoamericana en Medellín, Colombia, se decidió que la adaptación del Vaticano IIdebía partir de una opción preferencial  por los pobres.

Muchos lo creyeron y dieron un giro a su vida. Adur, optó por acompañar el compromiso cristiano de los jóvenes en el mundo sindical, vecinal y político argentino.

            A Jorge Adur, lo apresaron en Chile, en la “Operación Cóndor”, y lo mataron. También al laico Alejandro Sakhman militante de la JIC. Se cayó desde un tercer piso de la comisaría bonaerense . Fueron asesinados por su coherencia con la fe en Jesús y su opción preferencial por los pobres. Son también mártires católicos. No son reconocidos por la jerarquía. Lástima.

MONSEÑOR ANGELELLI.

            El 24 de agosto de 1968, Mons. Angelelli asumió como Obispo de la Diócesis de La Rioja, en el noroeste de Argentina, designado por el Papa Pablo VI.

            Lo que aparecía como el camino al ostracismo, se transformó en el escenario episcopal que movilizó a los amplios sectores riojanos sumidos en la postergación, promoviendo la formación de cooperativas de campesinos y alentando la organización sindical de los peones rurales, los mineros y las empleadas domésticas.

            En La Rioja, Angelelli colaboró en crear sindicatos de mineros, trabajadores rurales y de domésticas, así como cooperativas de trabajo, de telares, fabricas de ladrillos, panaderos y para trabajar la tierra. Una de estas cooperativas solicitó la expropiación de un latifundio que había crecido a través de la apropiación de pequeñas parcelas porque sus propietarios no podían pagar sus deudas. El Gobernador Carlos Menem, prometió que iba a transferir dichas tierras a la cooperativa.

IGLESIA DE ANILLACO. RIOJA ARGENTINA.  

El 13 de junio de 1973, Angelelli fue a Anillaco, la ciudad natal de Menem para presidir las fiestas patronales de esta ciudad. Fue recibido por una turba liderada por comerciantes y terratenientes, entre ellos Amado Menem, hermano del gobernador, y sus hijos César y Manuel, quienes junto a otros propietarios se habían vuelto contra el obispo. La turba entró por la fuerza en la iglesia, y cuando Angelelli suspendió la celebración y salió de allí, ellos le lanzaron piedras.

  CARLOS MENEN          

El gobernador Menem retiró su apoyo a la cooperativa so pretexto de “agitación social”. Angelelli denunció a grupos conservadores, canceló las celebraciones religiosas de la diócesis, y declaró un entredicho temporal sobre Menem y sus partidarios.

            El Superior General de los jesuitas, Pedro Arrupe, y Mons. Vicente Faustino Zazpe, de la Arquidiócesis de Santa Fe, enviado por la Santa Sede en calidad de auditor, visitaron La Rioja y apoyaron a Angelelli, quien previamente había ofrecido su renuncia al Consejo Presbiteral y pedido al PapaPablo VI que lo ratificara o que le retirara su confianza. Casi todos los sacerdotes de la diócesis se reunieron con Zazpe para apoyar Angelelli y le dijeron que “los poderosos manipulaban la fe para preservar una situación de injusticia y opresión del pueblo” y para tomar ventaja de la “mano de obra barata, mal paga”.

            El 12 de febrero de 1976, el vicario de la diócesis de La Rioja y dos miembros de un movimiento de activistas sociales fueron detenidos por los militares. El 24 de marzo tuvo lugar el golpe de Estado que derrocó a Isabel Perón y a todos los gobernadores del país, incluyendo Carlos Menem de La Rioja.

            Angelleli peticionó al coronel del ejército Osvaldo Pérez Battaglia, nuevo interventor de La Rioja, para obtener información sobre el vicario y el paradero de los activistas. Al no obtener respuesta, viajó a Córdoba para hablar con Luciano Benjamín Menéndez, por entonces comandante del Tercer Cuerpo de ejército. Menéndez advirtió amenazante a Angelelli: “Es usted quien tiene que tener cuidado.”

            Existen indicios de que Angelelli sabía que estaba en la mira de los militares. Personas cercanas a él lo habían escuchado muchas veces decir: “Es mi turno.El 4 de agosto de 1976, conducía una camioneta junto con el padre Arturo Pinto, de regreso de una misa celebrada en la ciudad de Chamical en homenaje a dos sacerdotes asesinados, Carlos de Dios Murias y Gabriel Longueville, con tres carpetas con notas sobre los dos casos.

   EN EL PARAJE DE PUNTA DE LOS LLANOS.        

Según el Padre Pinto, un automóvil comenzó a seguirlos, y luego otro. Y en el paraje denominado Punta de los Llanos habrían encerrado a la camioneta hasta hacerla volcar. Después de permanecer inconsciente durante un tiempo, Pinto vio a Angelelli muerto en la carretera, con la parte de atrás de su cuello mostrando lesiones graves, “como si lo hubieran golpeado”.

            La zona fue rápidamente rodeada por la policía y personal militar. Se envió una ambulancia y el cuerpo de Angelelli fue trasladado a la ciudad de La Rioja. La autopsia reveló varias costillas rotas y una fractura en forma de estrella en el hueso occipital, en consonancia con un golpe dado con un objeto contundente. Los frenos de la camioneta y el volante estaban intactos, y no había marcas de proyectiles.

            El informe policial indicó que Pinto era quien había conducido el vehículo, que tuvo una pérdida momentánea del control, y al intentar volver a la carretera reventó un neumático.

 Según esta versión, Angelelli habría perdido la vida como consecuencia de los sucesivos vuelcos del camión. El juez Rodolfo Vigo aceptó el informe. Pocos días después, el fiscal Martha Guzmán Loza recomendó cerrar el caso, que calificó de “accidente de tránsito”.

 MARTHA GUZMÁN LOZA.    

Otros obispos (Jaime de Nevares, Jorge Novak y Miguel Hesayne) señalaron al caso como un «asesinato», incluso durante la dictadura, pero el resto de la Iglesia guardó silencio.

            El 19 de junio de 1986, ya bajo el régimen democrático, el juez de La Rioja Aldo Morales sentenció que había sido “un homicidio fríamente premeditado y esperado por la víctima”.

            Cuando algunos militares resultaron involucrados en la acusación, las fuerzas armadas trataron de bloquear la investigación, pero el juez rechazó sus reclamos. El caso pasó a la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina, que a su vez lo derivó a la Cámara Federal de Córdoba. El tribunal de Córdoba dijo que era posible que las órdenes provinieran del Comandante del Tercer Cuerpo de ejército, Luciano Benjamín Menéndez.

CORTE SUPREMA DE LA NACIÓN ARGENTINA.           

En abril de 1990, la Ley de Punto Final puso fin a la investigación en contra de los tres militares acusados ​​de la muerte (José Carlos González, Luis Manzanelli y Ricardo Román Oscar Otero). Sin embargo esta ley fue derogada en 2005 junto con la Ley de Obediencia Debida, y en agosto de ese año el caso fue abierto nuevamente. La Corte Suprema dividió el caso en dos partes: la acusación contra los militares fue enviada a los tribunales de Córdoba, y la posible participación de civiles en el asesinato fue remitida a La Rioja. El ex comandante Menéndez fue llamado por el tribunal de La Rioja el 16 de mayo de 2006, pero decidió no declarar nada.

            En abril de 2009 se realizó una necropsia. El informe médico legal ratificó que las múltiples fracturas en el cráneo fueron la causa de la muerte. Asimismo, se divulgó cierta información que pretendía negar el homicidio.

            Al descartarse la presencia de proyectiles de armas de fuego, aspecto que nunca estuvo mencionado como evidencia en la causa, se quiso abonar la tesis de un simple y casual accidente vial, descartando la existencia de intencionalidad, es decir, de un atentado.

 EXPOSICIÓN EN EL CENTRO DE CÓRDOBA.ARGENTINA        

En 2010, el Centro Tiempo Latinoamericano de Córdoba, la sobrina de mons. Angelelli, María Elena Coseano, el propio Obispado de La Rioja, las secretarías de Derechos Humanos de la Provincia y de la Nación, y Arturo Pinto como víctima sobreviviente, se constituyeron en querellantes en el Juzgado Federal de la La Rioja.

            En la presentación, se resumió una vez más el relato varias veces repetido por el P. Arturo Pinto, único testigo directo, quien mencionó que la camioneta que manejaba el obispo fue encerrada bruscamente por un Peugeot 404, en una maniobra que le provocó el vuelco.

            Se reclamó la imputación de catorce militares y policías, encabezados por el dictador Jorge Rafael Videla y el entonces comandante del tercer Cuerpo de ejército, Luciano Benjamín Menéndez, como responsables mediatos del crimen.

            Después de la muerte de Angelelli, la Iglesia católica oficialmente aceptó la “historia del accidente automovilístico”, aunque oficiosamente algunos de sus miembros (mencionados abajo) hablaron en contra. L’Osservatore Romano reportó esa muerte como “un extraño accidente”.

            El cardenal Juan Carlos Aramburu negó que fuese un crimen. Diez años más tarde, aún después que la sentencia pasó por el juzgado del Juez Morales en la ciudad de La Rioja, la jerarquía de la Iglesia continuó evitando hacer referencia a la muerte de Angelelli como un asesinato.

            En el 2001, una declaración emitida por la Conferencia Episcopal Argentina estableció que “la muerte lo encontró mientras completaba una ardua misión, acompañando a la comunidad herida por las muertes de sus pastores”.

CONFERENCIA EPISCOPAL DE ARGENTINA.

El 2 de agosto de 2006, dos días antes del 30º Aniversario de su asesinato, el Presidente de Argentina Néstor Kirchner firmó un decreto declarando el 4 de agosto día nacional de duelo, dando un discurso en la Casa Rosada “conmemorando a los religiosos que fueron víctimas del terrorismo de Estado“. Estela Barnes de Carlotto, de las Abuelas de Plaza de Mayo que escuchó misa en homenaje al Obispo Angelelli, dijo atendiendo al velado “homenaje” de la Jerarquía católica: “No quiero que Monseñor sea hecho una estampa. Él está vivo en nuestra memoria.”

            El día del aniversario, el cardenal Jorge Bergoglio dijo misa en la Catedral de La Rioja en memoria de Angelelli. En su homilía él dijo de Angelelli “removió piedras que cayeron sobre él por proclamar el Evangelio, y se empapó de su propia sangre“, aunque no hizo mención explícita de la participación de la dictadura en su muerte.

            Bergoglio sentenció con una frase de Tertuliano: “[la] sangre de los mártires [es la] semilla cristianos “. Así, fue la primera palabra oficial de la Iglesia Argentina sobre Angelelli, y la primera vez que se lo invocaba en calidad de mártir.

            Después de la misa, 2 000 personas (incluyendo al gobernador de La Rioja Ángel Maza) rindieron homenaje a Angelelli en Punta de los Llanos, donde se produjo el crimen.

            Angelelli formó parte, junto con Carlos Horacio Ponce de León, Jorge Novak, Jaime de Nevares y Miguel Hesayne, del grupo de obispos que denunció más enérgicamente las violaciones a los derechos humanos durante el Proceso de Reorganización Nacional.( Cf. Wikipedia  Angelelli. )

LOS MÁRTIRES DE LA DICTADURA.

 Al celebrarse la Misa en ocasión del undécimo aniversario del quíntuple asesinato de los Padres Palotinos, en Argentina, el superior provincial, Padre Juan Mannion, dijo: “Aquí en nuestra patria asistimos al doloroso espectáculo de una Iglesia oficial que se rehúsa, pareciera ser, a asumir el martirio y el testimonio de obispos, sacerdotes, religiosas y laicos comprometidos, ajusticiados y asesinados por los sicarios de la seguridad nacional”.

            También el superior general de los Palotinos, Ludwing Mundz, declaró: “Nuestros cinco hermanos son mártires porque fueron testigos de la fe, son mártires porque ellos sabían que ser fiel a Cristo y ser fiel a su palabra en ese momento trágico de la historia significaba arriesgar la vida y ellos quisieron ser fieles al Señor en ese momento posconciliar en que la Iglesia despertaba a un diálogo nuevo con el mundo…

  EMILIO MIGNONE.         

Emilio Mignone, un laico cristiano que murió hace dos años y sobre quien mons. Gerardo Farrel dijo: “a este hombre la Iglesia jerárquica tendrá que pedirle perdón”, manifestó: “La Iglesia Católica sufrió un verdadero martirologio, negado por sus máximas autoridades; curioso caso de una Iglesia que niega a sus mártires”.

            En la Argentina, entre 1974 y 1983, fueron asesinados 19 sacerdotes católicos según la investigación hecha por Emilio Mignone que tuvo una hija catequista desaparecida (cfr. “Iglesia y Dictadura”), sin contar la cantidad de religiosas, religiosos, seminaristas, laicos y miembros de otras confesiones cristianas.

            El primero en ofrecer su vida “por Cristo y por los pobres”, según sus propias expresiones, fue el p. Carlos Mugica (11 de mayo de 1974). Una de las pocas voces episcopales que reconoció su sacrificio fue la del arzobispo de Rosario, Eduardo Mirás: “Ha quedado en el orden sacerdotal como el ejemplo de hombre entregado a su ministerio y que dio su vida especialmente por aquellos que son los preferidos por Cristo, los más necesitados y abandonados de la sociedad”.

            Los cinco religiosos palotinos, los dos curas de El Chamical (Gabriel Longeville y Carlos Murias), el p. Carlos Bustos, el p. Francisco Soares, las hermanas Alice Domon y Leonie Duquet, el laico Wenceslao Pedernera, junto al sacerdote uruguayo Mauricio Silva… son algunos de los nombres que también podrían ser rescatados del olvido y formar parte del gran martirologio latinoamericano de nuestro tiempo…( Cf. Primo Corbelli ).

SANTUARIO DE LA VIRGEN DE LORETO. CORRIENTES. ARGENTINA

6.-CENTRÁNDONOS EN EL PRESENTE.

1.-Los datos.

  Los sondeos de opinión se han interesado en el último tiempo por la identificación religiosa de los habitantes de Argentina: “De nuestras mediciones de opinión pública, entre mayo de 1991 y noviembre de 1997 la proporción de quienes se identifican como católicos pasa del 83% al 89% al tiempo que disminuye el de aquellos que se definen como ateos (pasa de 11% al 5%). Del resto de los entrevistados un 4% se declara evangélico, un 1% judío y otro 1% protestante” (Graciela Romer y Asoc., 1997). Se declara católico entre un 85% y un 89% de la población, lo que representa más de 32 millones y medio de personas. “

            Las Estadísticas de la Iglesia católica, ofrecen un cuadro más pormenorizado, 1998): El 72% de los habitantes de la Argentina se bautizan, el 50% celebra la primera comunión y el 30% la Confirmación.

            La asistencia dominical a la eucaristía tiene un promedio nacional de 4,9%, oscilando entre un 2% y un 8,4% según las regiones. Los católicos que dedican parte de su tiempo a actividades voluntarias o rentadas en las comunidades eclesiales representan el 39% de los que asisten a misa y sólo el 2% de los católicos en su conjunto.

             Dentro de este porcentaje, los mayores esfuerzos están destinados a actividades misioneras (19%), catequísticas (18%), juveniles (13%) y de movimientos y asociaciones (13%).

            Tiene 68 circunscripciones eclesiásticas  cada una con su arzobispo u obispo (diócesis y similares), 2.674 parroquias, 8.742 iglesias y capillas, 98 santuarios y 45 basílicas. 772 casas de religiosos, 1.803 de religiosas, 61 monasterios de clausura y 210 casa de ejercicios espirituales. 2.543 colegios, 7 universidades y 28 seminarios mayores. 455 publicaciones periódicas, 122 radios y 42 editoriales. 137 centros asistenciales, 25 centros de salud, y una amplia red de Caritas, centros de asistencia y promoción humana. Comunidades eclesiales de base, movimientos y asociaciones laicales, grupos y servicios, Hermandades y cofradías, 223 órdenes y congregaciones femeninas (con 9.113 religiosas) y 77 masculinas. 5.648 presbíteros (3.446 del clero diocesano), 519 diáconos permanentes y 1.281 seminaristas mayores.

2.-El significado de estos datos.

 Estos datos  permiten hacernos idea de la presencia de la Iglesia católica en la nación. Se trata de una presencia capilar, muy cercana a la vida cotidiana, y que entra en contacto con los niveles primarios del entramado social de millones de argentinas y argentinos.

            Esta presencia se extiende a través de amplias redes de vínculos, ideas, gestos y grupos. Es desde este marco vital que puede entenderse el peculiar influjo de la comunidad católica, tanto en los grandes acontecimientos (inundaciones, conflictos sociales, denuncias), como en las cada tanto “descubiertas” experiencias locales de respuestas a la crisis (movimientos cristianos presentes en las luchas populares, experiencias de resistencia y propuesta, acciones de mediación, etc.).

            Estas “emergencias” suelen sorprender a quienes siguen pensando a la Iglesia católica desde el imaginario de los medios de comunicación o a los que la reducen a opiniones o actuaciones aisladas de alguna autoridad eclesial.

            Se abre una discusión acerca de la “calidad evangélica” de esta presencia capilar. Para algunos, este “estar” con los más diversos sectores culturales, sociales y económicos es el modo básico de encarnación eclesial y es decisivo para el anuncio evangélico.

            En las últimas dos décadas, se habría mejorado sustancialmente la cercanía a la vida, el realismo y la inserción en los medios populares, superando la tradicional preponderancia de las comunidades católicas en las clases medias y altas del país.

            Se valora su misión de encuentro y diálogo entre sectores. Para otros, el querer estar con todos hace que la comunidad católica se muestre indecisa, dubitativa e incapaz de opciones claras.

            En cada espacio sociocultural donde se inserta, asume las pautas del grupo correspondiente, sin lograr una crítica evangélica de ideas y prácticas. Su intento de mediación terminaría por transformarla en acomodaticia y ecléctica, buscando quedar bien parada institucionalmente.

             Dos convicciones teológicas básicas parecen latir en el trasfondo. Por un lado, el misterio de la encarnación y la tradición sapiencial; por otro, el misterio de la Pascua y la tradición profética.

 7.-ALGUNOS TIPOS DE FIELES DE LA IGLESIA ARGENTINA  EN LA ACTUALIDAD.

 1.- LA FIGURA CARISMÁTICA. 

La renovación carismática católica y una serie de movimientos en esa línea, son los grupos religiosos que más han crecido en los últimos veinte años.

En Argentina  cuentan con cerca de 3.000 grupos de oración que reúnen alrededor de 50.000 personas. Pero su influjo a través de las celebraciones, campañas, medios de comunicación y música, es imposible de medir

 Se trata de un catolicismo de conversión, fruto de una experiencia de irrupción del Espíritu Santo en la vida de las personas. Este “Bautismo” provoca una actualización de la experiencia de los carismas de las primeras comunidades cristianas con sus efectos de cambio de vida, sanación física, psíquica y espiritual; descubrimiento de dones personales, paso de un catolicismo muerto a una nueva vida en Dios; una inédita experiencia de oración de los sacramentos y sacramentales, y un redescubrimiento de la misión de anunciar el evangelio y llevar hermanos a recibir los dones que Dios quiere darles.

Resaltan: la centralidad de la experiencia, del cuerpo, de la música, del grupo y de los liderazgos carismáticos. Desarrollan una pastoral fuertemente testimonial, misionera y perseverante. Pecadores, desorientados, enfermos, presos y crecientemente sectores afectados por diversas carencias son sus destinatarios principales.

2.-LA FIGURA CRÍTICA.

Se trata de la reconstitución y reconfiguración de una red de personas, revistas, organizaciones no gubernamentales, experiencias de militancia y compromiso cristiano, ligadas a sectores de la que fue llamada “corriente de protesta social” en los ‘60 y ‘70. Allí han ido confluyendo militantes retornados del exilio interno o externo, personas de las generaciones intermedias en búsqueda de un estilo cristiano diferente y jóvenes con preocupaciones diversas en demanda de espacios.

Es  un tejido complejo, diverso, imposible de uniformar. Entre los grupos más representativos se pueden mencionar a los Seminarios de formación teológica, la organización Nueva Tierra y su revista homónima.

En el campo de los agentes de pastoral están el Encuentro nacional de sacerdotes en la opción por los pobres, las comunidades religiosas insertas en medios populares y los Encuentros nacionales de comunidades eclesiales de base.

 CRISTIANOS COMPROMETIDOS.   

Además, el Centro bíblico ecuménico, el Grupo Angelelli y la revista Tiempo Latinoamericano. Pero, en su heterogeneidad, comparten algunos rasgos que hacen posible hablar de una cierta “figura” de cristianismo.

Se trata de una forma de vida evangélica que reivindica autonomía y derecho a la crítica respecto de las instancias oficiales de la Iglesia católica y sus autoridades. Insisten en la madurez, la responsabilidad, la conciencia y la libertad del cristiano. Subrayan los aspectos proféticos y críticos del cristianismo tanto respecto de la sociedad como de la Iglesia

Plantean una injerencia del cristianismo en el mundo por vía testimonial, de participación activa, de servicio, de promoción de la justicia y la dignidad. Reivindican lo político, aunque de diversos modos. Tienen como central al cristianismo un discernimiento de los signos de los tiempos, las coyunturas y los ciclos históricos. Tiende a crear espacios plurales que superen el encierro confesional.

CANTANDO AL SEÑOR DIOS NUESTRO.

3.-FIGURA TRADICIONALISTA.

            Es un estilo católico de larga tradición en Argentina. Descollante en los años ‘30 y ‘40 de la mano del nacionalismo católico, fue desplazado del centro de la escena en los ‘50.

            En el período posconciliar se mantuvo activo en sectores minoritarios pero influyentes (intelectuales, mundo educativo, fuerzas armadas). En los últimos años está viviendo una etapa de crecimiento y reorganización. Entre los grupos que hoy se destacan cabe mencionar a la Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino (Fasta) fundada por Aníbal Fósbery, op (10.000 miembros); el Instituto de Cristo Rey, fundado en Rosario por el p. José Luis Torres Pardo (20 religiosos y rama femenina) y el Instituto del Verbo Encarnado, fundado por el p. Buela y recientemente aprobado como congregación religiosa (tres ramas y 900 miembros).

Entre sus ejes fundamentales están el reinado social de Jesucristo y la cultura católica. Con un estilo misionero, militante y combativo, buscan restaurar el verdadero catolicismo, que tuvo en la cristiandad medieval y en la hispánica sus momentos cumbres.

            La Argentina es católica por esencia y nacimiento, y la pastoral consistirá en alimentar, poner de manifiesto y, sobre todo, defender esta identidad. La modernidad plantea una doble amenaza a la que hay que responder: frente a la vida fácil, consumista y sin sentido, el heroísmo y la militancia. Frente a las nuevas colonizaciones, imperialismos y liberalismos, la Argentina católica.

            La pastoral educativa, la acción cultural, la ascesis, la entrega a la causa de la reconquista para Cristo, se unen a una mística de formación de sacerdotes, religiosas y laicos, y a la influencia sobre sectores dirigentes, para una restauración de la cultura católica en todos los órdenes.

POR EL DIÁLOGO ENTRE FE Y CULTURA.

4.-FIGURA REFORMADORA.

  Se trata de una figura muy presente en el catolicismo argentino con especial influencia durante el Concilio Vaticano II y su inmediata recepción.

            Entre sus representantes actuales se destacan: la amplia red de personas y grupos reunidos en torno a la revista Criterio y la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa; el recientemente creado Centro Archidiocesano de espiritualidad y el Centro de espiritualidad Santa María, así como un conjunto de intelectuales que privilegian el diálogo entre cristianismo y modernidad.

            Es un estilo cristiano con un fuerte acento en vivir con intensidad una doble pertenencia: a la Iglesia y el mundo actual. Para ello, se busca cultivar con excelencia una intensa espiritualidad y una seria formación en las ciencias y las artes. Así, a través de un firme respeto por la autonomía de lo temporal, el diálogo y el pluralismo, se busca que el Evangelio ilumine y sea levadura de la cultura, desde el lenguaje y la lógica propia de cada ámbito de la realidad humana.

            La acción pastoral y evangelizadora tiene entre sus canales más importantes el debate de ideas y propuestas, el discernimiento cristiano y los diversos compromisos públicos en los ámbitos de la propia competencia.

             Además, buscará espacios de celebración litúrgica, oración, acompañamiento espiritual, catequesis y formación, capaces de acoger a los que viven plenamente en la cultura moderna.

            Insisten en permanecer abiertos y en diálogo con los debates y propuestas intelectuales, estéticas y éticas de los centros culturales más avanzados, en orden a discernir su aplicación a nuestras circunstancias.

 SANTUARIO DE LA VIRGEN DE LUJÁN. ARGENTINA

5.-LA FIGURA POPULAR.

 El poder evangelizador del pueblo, la experiencia cristiana vigente en su cultura y religiosidad, se expresan de muchos modos a los que hay que escuchar, descubrir, acompañar y ayudar a organizar desde la lógica misma del mundo popular.

            La pastoral es una acción protagonizada por todo el Pueblo de Dios, por tanto sus estilos, sus acciones y sus opciones no pueden hacerse desde el horizonte de los escasos “cristianos comprometidos”, ni de los concurrentes a la misa dominical. Cientos de experiencias se inscriben en este cauce.

 VIRGEN DEL ROSARIO.           

Por un lado, los grupos que, nacidos en los ‘60 y ‘70, continúan hoy: la pastoral de villas, las misiones populares, las peregrinaciones juveniles y la pastoral de santuarios. Por otro lado, han nacido nuevas experiencias como los galpones, el movimiento de columnas, los almacenes, los apoyos escolares, los chicos del pueblo, la carpa misionera, etcétera.

            Además se da la reivindicación de la potencia de resistencia del catolicismo popular, emergente en diversas protestas sociales denunciando atentados contra la vida y la dignidad.

File:Peregrinación Juvenil a Pie a Luján (Argentina, 2009).jpg

    PEREGINACIÓN JUVENIL AL SANTUARIO DE LA VIRGEN DE LUJÁN. ARGENTINA.       

Una de las novedades más destacadas en este marco fue la recientemente finalizada “Visita de Jesucristo y la Virgen de Guadalupe a los pueblos de América latina y El Caribe”, una peregrinación a pie desde la basílica de Guadalupe (México) hasta el santuario de Luján, que recorrió durante ocho años los caminos de América.

            Este es un testimonio clave de la vigencia, el dinamismo y la creatividad del catolicismo popular latinoamericano en su riqueza de experiencias, símbolos, gestos, formas de vinculación y mística.

            La vida del pueblo de Dios, el caminar del pueblo argentino, sus gestos, sus búsquedas, sus luchas, sus creaciones, son el ámbito privilegiado de la experiencia y el anuncio del Evangelio.

 7.-FUENTES.  A continuación ponemos las fuentes que hemos utilizado para la redacción de este artículo, la mayor parte de las cuales se han insertado total o parcialmente de forma literal por lo que agradecemos a sus creadores el haber podido compartir sus trabajos.

Historia de la Iglesia Católica Canal Social Enciclopedia GER. Argentina V. http://www.sanpablo.com.ar/vidapastoral/index.php?seccion=articulos: http://www.jesuitasparaguay.org.py/sanroque.html;www.aciprensa.com/santoral/16novs.hm; http://www.mopal.org/es/form/sant/roque_gonz.htm; http://www.corazones.org/santos/roque.htm. wikipedia la enciclopedia libre.

EL NUEVO PAPA NATURAL DE ARGENTINA TOMA EL NOMBRE DE FRANCISCO I.

Terminada la redacción del tema Síntesis de la Historia de la Iglesia Católica Argentina, se ha producido la elección del nuevo papa, natural de Argentina, razón por la que incluimos en el tema el títular de algunas noticias que en torno al mismo se han producido. Están tomadas de http://www.aciprensa.com

17/03/2013 – 12:28 pm .- El Papa Francisco envió un mensaje a Riccardo Di Segni, Rabino Jefe de la comunidad hebrea más antigua de la diáspora, la de Roma (Italia), en la que señala que espera colaborar con el diálogo entre judíos y católicos a la luz del Concilio Vaticano II.

Primer Ángelus del Papa Francisco: El corazón de Dios está lleno de misericordia para todos

17/03/2013 – 08:50 am .- En el primer rezo del Ángelus que presidió en la Plaza de San Pedro desde el comienzo de su Pontificado, el Papa Francisco aseguró que Dios “es el Padre amoroso que perdona siempre y cuyo corazón está lleno de misericordia para todos nosotros”.

Papa Francisco: El Señor jamás se cansa de perdonar

17/03/2013 – 08:20 am .- Al presidir esta mañana la Misa en la parroquia de Santa Ana, en el Vaticano, el Papa Francisco pidió a los fieles que siempre volvamos hacia Dios arrepintiéndonos de nuestros pecados, pues “el Señor jamás se cansa de perdonar: ¡jamás!”.

VIDEO: Entrevista exclusiva del Cardenal Bergoglio, hoy Papa Francisco, con EWTN

16/03/2013 – 01:48 pm .- En una entrevista exclusiva para Eternal World Television Network, EWTN, la cadena de radio y televisión católica más grande del mundo, el entonces Cardenal Jorge Mario Bergoglio, hoy Papa Francisco, compartió algunas reflexiones sobre el Año de la Fe, convocado por Benedicto XVI, la Iglesia en América Latina y las virtudes teologales: la fe, la esperanza y la caridad.

Papa Francisco explica por qué eligió este nombre

16/03/2013 – 12:47 pm .- El Papa Francisco explicó esta mañana, al reunirse con más de seis mil periodistas en el Aula Pablo VI, la razón por la que eligió el nombre de Francisco, señalando que, en un momento determinado “el nombre ha entrado en mi corazón: Francisco de Asís”.

Papa Francisco almorzará con Benedicto XVI el 23 de marzo

16/03/2013 – 12:45 pm .- Esta mañana la Oficina de Prensa de la Santa Sede publicó la agenda del Papa Francisco desde el 17 hasta el 24 de marzo, en la que figura un almuerzo junto al Obispo emérito de Roma Benedicto XVI, en Castel Gandolfo, el 23 de marzo.

El Papa Francisco mantendrá provisionalmente a jefes y miembros de Curia Vaticana

16/03/2013 – 12:10 pm .- En un comunicado publicado esta mañana por la Oficina de Prensa de la Santa Sede, se indicó que el Papa Francisco mantendrá provisionalmente en sus cargos a los jefes y miembros de la Curia Vaticana.

TEXTO COMPLETO: Discurso del Papa Francisco a periodistas en Roma

16/03/2013 – 10:41 am .- Queridos amigos

Papa Francisco a periodistas: La Iglesia no es de naturaleza política, sino espiritual

16/03/2013 – 10:20 am .- En su encuentro esta mañana en el Aula Pablo VI con más de seis mil periodistas de todo el mundo, llegados a Roma para cubrir el Cónclave, el Papa Francisco les recordó que “la Iglesia no es de naturaleza política, sino esencialmente espiritual”.

El Papa Francisco visita sorpresivamente a cardenal compatriota que sufrió infarto

15/03/2013 – 07:20 pm .- El Papa Francisco visitó la tarde de hoy (hora local) a su amigo el Cardenal argentino Jorge María Mejía, de 90 años de edad, que fue internado en la Clínica hospitalaria Pío XI de Roma tras sufrir un infarto.

VIDEO: El emotivo discurso de la senadora argentina que recibió Habemus Papam en plena sesión

15/03/2013 – 05:01 pm .- Mientras en la Plaza de San Pedro la multitud esperaba al nuevo Papa tras el humo blanco, en Buenos Aires el Senado de la Nación debatía rechazar un referéndum en las Islas Malvinas y tenía la palabra la senadora Liliana Negre de Alonso, quien profundamente emocionada interrumpió la sesión para saludar la elección del que llamó “un hombre que ha dado su vida por la Iglesia”.

EWTN transmitirá entrevista exclusiva al Cardenal Bergoglio, ahora Papa Francisco

15/03/2013 – 04:39 pm .- Este sábado 16 de marzo, el canal católico de televisión más grande del mundo, transmitirá la entrevista exclusiva que le realizó al entonces Cardenal Jorge Mario Bergoglio, ahora Papa Francisco, durante el programa “En Vivo desde el Vaticano”.

El Papa es capaz de enfrentar lo más sencillo y lo más complicado, dice Cardenal argentino

15/03/2013 – 12:35 pm .- El Cardenal Estanislao Esteban Karlic, Arzobispo Emérito de Paraná, Argentina, se emocionó al ver salir por el balcón de San Pedro a su compatriota y amigo el Cardenal Jorge Margio Bergoglio, el ahora Papa Francisco y lo describe como un Pastor “capaz de enfrentar las cosas más sencillas y también las cosas más complicadas”.

El Papa: Como el buen vino que mejora con los años, ancianos demos a jóvenes sabiduría de la vida

15/03/2013 – 12:20 pm .- En sus palabras durante el encuentro esta mañana con los cardenales electores y no electores, el Papa Francisco alentó a los purpurados a dar a los jóvenes la sabiduría de la vida que tienen los ancianos, que mejoran como el buen vino con el paso de los años.

Vaticano rechaza campaña de calumnias contra el Papa Francisco en Argentina

15/03/2013 – 11:15 am .- El Director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Padre Federico Lombardi, rechazó la campaña orquestada en Argentina contra el Papa Francisco, y desmintió una serie de falsas acusaciones que intentan desprestigiarlo por una inexistente vinculación con la dictadura militar de hace algunas décadas.

Es pastor humilde pero “bravo en la palabra”, dice sacerdote amigo del Papa Francisco

15/03/2013 – 11:04 am .- El Padre Miguel Alderete Garrido es un sacerdote argentino de Tucumán que se quedó asombrado al ver por el balcón de San Pedro del Vaticano a su viejo amigo el Cardenal Jorge Mario Bergoglio, como el nuevo Papa Francisco I.

El Papa Francisco sorprende a portero de los jesuitas con llamada telefónica

15/03/2013 – 10:31 am .- Pensó que era una broma. El joven portero de la casa general de la Compañía de Jesús en Roma nunca esperó recibir una llamada telefónica del Papa Francisco, quien con paciencia y cariño debió convencerlo de su identidad para poder hablar con el superior general de los jesuitas y agradecerle la hermosa carta que le envió en la víspera.

VIDEO Y TEXTO COMPLETO: Primera homilía del Papa Francisco, con los cardenales en la Capilla Sixtina

15/03/2013 – 09:51 am .- El 14 de marzo el Papa Francisco celebró una Misa de acción de gracias con los cardenales electores que lo eligieron en el Cónclave el día anterior. Esta es la homilía completa que pronunció ese día.

Papa Francisco podría hacer gira en América Latina, dice Cardenal Cipriani

15/03/2013 – 08:02 am .- El Arzobispo de Lima (Perú), Cardenal Juan Luis Cipriani, reconoció la posibilidad de que el recién elegido Papa Francisco pueda visitar algunos países de América Latina en los próximos meses, tras participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Río 2013, en Brasil.

María Elena Bergoglio: Es una bendición tener un hermano Papa

15/03/2013 – 05:49 am .- María Elena Bergoglio, hermana del Papa Francisco, no ocultó su emoción al saber que su hermano, el Cardenal Jorge Mario Bergoglio, fue elegido Pontífice y afirmó que “tener un hermano Papa es una bendición de Dios”.

QUIZÁS TAMBIÉN INTERESE DEL BLOG: ALMAGRO CENTRO DEL CAMPO DE CALATRAVA.

sanchoamigo.

 2.-sanchoamigo ó Sancho Gobernador de una Ínsula , es también el autor  de los siguientes blogs, todo ellos en wordpres.com

quijotediscipulo, ó ¿ Don Quijote predicador y teólogo ?elcuradellugar ó LaReligiónen el Quijote elcaballerodelverdegaban ó Dios y la Fe cristiana en los escritores de lengua castellana a través de los tiempos.

elbachiller ó EL BACHILLER SANSÓN CARRASCO.

PARA ACCEDER A LOS BLOGS LO MEJOR PONER TÍTULO Y SUBTÍTULO DEL BLOG

 

Categorias

Categorías

Entradas

Calendario

abril 2020
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Mis Estadísticas

  • 861.511 hits

Imágenes interesantes

A %d blogueros les gusta esto: