EL EGOISTA  MANIFIESTA SU EGOISMO   EN TODAS SUS  ACCIONES  Y ESPECIALMENTE EN LA VIDA  DE PAREJA.

Ser egoísta es vivir por y para uno mismo/a, pensado únicamente en el propio bienestar, aunque ello implique algún tipo de perjuicio para las otras personas.

            Los comportamientos egoístas son un signo claro de la inmadurez de las personas, una persona egoísta es alguien  que no ha crecido como persona, porque los comportamientos egoístas son típicos de la infancia. Entre los dos y los siete años los niños no son capaces de tener puntos de vista distintos de los suyos.

 LOS COMPORTAMIENTOS EGOISTAS SON PROPIOS DE LA INFANCIA.

Cuando una persona es egoísta lo es en todos los aspectos de su vida porque es algo que afecta a todo el ámbito de la personalidad, por lo mismo no será nada difícil descubrir a las personas egoístas pues es una norma que dirige todos sus comportamientos: lo mismo aparece en la forma de conducir que en su forma de estar en una cola, o en el tiempo que invierten en hacer una compra, y mucho más el modo como la hacen mirando los tomates de uno en uno, o cuando están sentados a la mesa con la familia comiéndose una ensalada buscando el bocado más apetitoso, o la forma como manejan el mando de la televisión y la selección de los programas ,  Y DE  COMO EN CUALQUIER CONVERSACIÓN NO DEJA DE HABLAR DE SÍ MISMO.etc etc.

La educación recibida tiene mucho que ver con el egoísmo personal pues han vivido en un ambiente que no les ha permitido aprender a confiar en los demás a apoyarse en ellos y a ayudar y ser ayudado.

            En el pasado la familia solía ser un buen ámbito para la educación entre otras cosas porque las familias solían estar constituidas por muchos miembros y en ese ámbito casi se convertía en necesario en ayudar y en ser ayudado, hoy  la bondad de este ámbito queda reducido por la  permisividad de los padres en convertirse en esclavos de sus hijos.

 EL EGOÍSMO EN LA PAREJA.  

El egoísmo es uno de los factores que más influyen de forma negativa en la vida de las parejas y esto debido a que el egoísmo es precisamente lo contrario a la esencia de la vida conyugal pues la misma consiste básicamente en compartir , siendo capaz de negar su yo para que aparezca un nosotros.

            Cuando realmente existe el amor en una relación de pareja , cada uno vela por el bienestar del otro.

            Esto es recíproco, pero si hay egoísmo, entonces el egoísta solo piensa en su propio bienestar descuidando completamente las necesidades de la otra persona y esto es motivo suficiente para que comiencen las discusiones o pueda acabar con la relación.

            Lo más grave es que el egoísmo sea compartido,  es decir que los dos miembros de la pareja sean egoístas, el final previsible es que ambos terminen viviendo  cada uno por su lado de  espaldas del uno  al otro/a.

            Hay personas que se comprometen a tener una relación de pareja y no cumplen su papel como miembro de ella, sino que se centran en sus propias necesidades, en que ellos sean los únicos que se sienten amados y valorados en la relación sin importar como se siente la otra persona, no es justo. Eso es precisamente el egoísmo en la relación de pareja.

El egoísmo es la cara inversa de la relación amorosa porque:

            1.-Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor soy como bronce que suena o címbalo que retiñe.

            2.-   Aunque tuviera el don de profecía, y conociera todos los misterios y toda la ciencia; aunque tuviera plenitud de fe como para trasladar montañas, si no tengo amor, nada soy.

            3 Aunque repartiera todos mis bienes, y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor  nada me aprovecha.

            4  El amor  es paciente, es servicial; no es envidioso, no es jactancioso, no se engríe

            5 El amor  no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta

            6.-  No se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad.

             7.-  Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta.

 DESCUBRIENDO EL EGOISMO.

Para vencer el egoísmo  lo primero que es necesario es  haber descubierto que uno/a es egoísta, para ello es preciso a la hora de querer descubrir si se es o no egoísta no compararse con nadie y especialmente con su pareja pues de esta forma en lugar de descubrir nuestra forma egoísta de ser lo que haremos será justificar nuestro propio egoísmo.

            Después de ello ser capaces de reconocer ante su pareja el propio egoísmo y solicitarle su  ayuda para vencerlo, y si  el egoísta es capaz de dar estos pasos ante su pareja, éste será a su vez el mejor remedio para que su pareja se vea movida a examinar su propia conducta y a reconocer a su vez, si fuera necesario su propio comportamiento.

 ATENTO Y SERVICIAL.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: PARA QUE EL AMOR NO PASE NUNCA.

sanchoamigo.

VER COMENTARIOS MÁS ABAJO. GRACIAS.

Anuncios